miércoles, 11 de marzo de 2015

Golpe ejemplar contra los 'buscatesoros' en Extremadura

"Sentencia pionera". Así ha calificado esta mañana la fiscal de Medio Ambiente de la provincia de Cáceres, Olga Suárez, la resolución judicial del mes pasado que ha terminado condenando a penas de cárcel a diez expoliadores de yacimientos arqueológicos de la provincia cacereña. Además, han sido condenados a 127.500 euros por responsabilidad civil a la Junta de Extremadura por los daños ocasionados en los yacimientos, que en caso de no pagarse les llevará a prisión.
Todo comenzó en la 'Operación Badía' que culminó con la detención de 7 personas y seis registros domiciliarios en el año 2010, desarrollada por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil en la región, con la colaboración del juzgado número 1 de Trujillo, la Fiscalía de Cáceres y personal de la Consejería de Cultura, que elaboró los informes técnicos.
Entre las piezas rescatadas destacan una arracada, pendiente de oro, de la segunda Edad de Hierro, un broche de cinturon de la época visigoda y un hacha de la Edad de Bronce. Todos los objetos los vendían a coleccionistas de España y del extranjero.
El grupo organizado lo formaban doce personas de las que han sido condenadas diez ya que uno ha fallecido y otro se encuentra pendiente de resolución por una grave enfermedad.
Suárez, ha explicado que se trata de una "sentencia pionera" ya que, aunque en otras ocasiones ha habido condenas en el ámbito penal por estos delitos, sí es la primera vez que se lleva a cabo con una banda organizada y porque se tiene en cuenta, sobre todo, el daño que efectuaron en los yacimientos arqueológicos al desenterrar los objetos ayudados de detectores de metales y azadas.
Otra característica a destacar en la investigación de este caso, que la Guardia Civil llevó a cabo en el año 2010 bajo el nombre de 'Operación Badia', es que el juez instructor autorizó, también por primera vez en este caso de delitos, proceder a escuchas telefónicas de los sospechosos que permitieron revelar la relación que tenían entre ambos y los posteriores registros domiciliarios que dieron con las piezas expoliadas.
Así, el teniente coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Jesús Gálvez, ha hecho hincapié en que la particularidad de esta sentencia es que se con ella se abre una puerta a otras condenas penales por similares delitos que, hasta ahora, en la mayoría de los casos eran sancionados por la vía contencioso-administrativa.
Durante la instrucción del caso, se practicaron seis registros domiciliarios y se recuperaron más de 7.500 objetos arqueológicos expoliados en diez yacimientos de la provincia cacereña situados en localidades como Jaraíz de la Vera, Monroy, Trujillo y Talayuela, en los que se estipula que ocasionaron unos daños de 127.500 euros.
Entre las piezas recuperadas se encuentra material de numismática como monedas, además de anillos, fíbulas, puntas de flecha, hebillas, botones y otros elementos originarios de la cultura íbera, romana, visigoda y árabe, de "gran valor histórico", según ha subrayado la directora general de Patrimonio de la Junta de Extremadura, Pilar Merino, en la rueda de prensa en la que se ha dado a conocer esta sentencia. Además se decomisaron once detectores de metales y material para realizar las extracciones como picos y azadas.
Tanto desde la Fiscalía como desde la Guardia Civil y la Administración regional, se ha incidido en que esta sentencia "refuerza la lucha contra esta modalidad delictiva" y ayuda a la prevención de estos delitos que, según ha dicho la fiscal "son una realidad" y están tipificados en el Código Penal, aunque sea una práctica que algunas personas no consideran delictiva.

Fuente: Hoy.es:
http://www.hoy.es/caceres/201503/11/golpe-ejemplar-contra-buscatesoros-20150311120218.html