lunes, 2 de marzo de 2015

El castillo de Cea, al filo del abismo (León)

Parece que de nada han servido las continuas voces que desde hace ya muchos años vienen alertando de la situación ruinosa del castillo de Cea, una fortaleza del siglo XV única en España por su insólita planta en esvástica, algo más bien propio de Oriente. Ayer, los vecinos de esta villa leonesa comprobaban cómo una parte del lienzo se desplomaba sobre el río Cea, y aunque cuantitativamente no han sido demasiadas piedras, el hecho pone en muy serio riesgo, al menos, una de las paredes almenadas, ya muy resquebrajada y combada, cuando no la estabilidad de todo el monumento.
María Trancón, miembro de la asociación en defensa del patrimonio leonés Promonumenta, comunicó el suceso pero también manifestó la gran preocupación que actualmente tienen las personas implicadas en la defensa de esta singular fortaleza aupada a lo alto de un otero. Trancón, junto a vecinos del pueblo y geólogos, arquitectos y arqueólogos que han venido trabajando y luchando de forma desinteresada en pro de la salvación del monumento, pertenece también a la Plataforma en Defensa del Castillo de Cea, que cuenta con más de mil seguidores en Facebook.
«Llevamos cuatro años luchando por la consolidación y puesta en valor del castillo porque creemos que su conservación es básica para el futuro de Cea y de toda la comarca», recordó Trancón, quien repasó las muchas actividades que la citada plataforma y Promonumenta ha emprendido para sensibilizar a la población local y a las instituciones sobre la necesidad de mantener en pie un castillo que, además de sus raíces históricas, tiene el atractivo turístico de constituir un inmejorable balcón a toda la ribera del Cea.
Entre esos actos se contaron charlas en la propia localidad, reuniones con representantes públicos y hasta la redacción de un plan director cuya primera fase, la de la pura consolidación, contempla un presupuesto de tan sólo 25.000 euros. María Trancón detalló que uno de los principales problemas existentes a la hora de emprender acciones relacionadas con el castillo estriba en que éste había sido donado a la junta vecinal, en la década de los cincuenta, por cuatro herederos, junto a otros terrenos. «Pero, por desgracia, la junta vecinal se niega a firmar el documento por el que reconoce que es dueña de la fortaleza alegando un litigio con aquellos herederos, así que no se quiere hacer cargo de ella», añadió. «De hecho, la propia Confederación Hidrográfica del Duero está dispuesta incluso a desviar el cauce del río para impedir que siga erosionando el otero, pero para eso necesitan la firma de la junta vecinal, o sea que volvemos a las mismas», lamentó Trancón.
«Pero es que no estamos hablando sólo, de un desastre patrimonial, es que los futuros y más que posibles derrumbes podrían ocasionar también desgracias personales», avisó.

Fuente: Diario de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/el-castillo-cea-filo-abismo_960509.html