jueves, 4 de diciembre de 2014

Petavonium cambia de cara (Zamora)

Las inclemencias del tiempo van a su ritmo, no tienen en cuenta ni la historia ni sus vestigios. Da lo mismo que sean elementos pétreos dispuestos hace dos mil años que los actuales. Los restos arqueológicos de los campamentos militares de Petavonium en Rosinos de Vidriales tampoco son ajenos a las lluvias, las heladas, los vientos porque se encuentran al aire para dar un testimonio fehaciente. Y precisamente esa es la característica fundamental de su deterioro.
Las estructuras que recrean las calles y construcciones donde se asentó hace 2.000 años el Ala II Flavia vienen siendo objeto de acondicionamiento por parte del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León. Unas intervenciones de obra que afectan a estos singulares documentos pétreos de finales del siglo I asentados sobre otros anteriores ocupados por la Legio X Gémina.
Cultura viene interviniendo en la mejora y consolidación de las estructuras permitiendo el rejuntado de las losas de piedra de las antiguas cimentaciones tanto de las edificaciones como de la que posiblemente fuera la estancia ocupada por los oficiales (pretorium), asi como de un amplio abanico de obras de mejora que incluyen elementos deteriorados por el transcurso del tiempo desde la recreación del enclave arqueológico para poder ser contemplado por los visitantes.
Tanto la empresa "Construcciones Manuel de Villalpando" como "Zacalum" de la localidad zamorana de Madridanos vienen ejecutando los trabajos de acondicionamiento general del enclave arqueológico.
Las actuaciones consisten tanto en la consolidación de los muretes y cimentaciones como la reposición de partes del vallado perimetral del campamento militar romano de Petavonium, asi como recolocación de algunos de los elementos pétreos del foso y la sustitución de algunas traviesas de madera que se encuentran deterioradas y sirven como recreaciones didácticas.
Otro tanto ocurre con el edificio de recepción a los visitantes, cuya cubierta metálica sobre la construcción de madera ha venido siendo objeto de los detritus de las aves provocando deterioros en su conjunto y en las partes de fijación del chapeado. Esta actuación en la cubierta permite ser aprovechada para la instalación de canalones con el fin de poder recoger las aguas pluviales en un aljibe que servirá para proveer el líquido necesario para los servicios y aseos de este edificio de visitas al recinto militar romano. Las actuaciones de obra que ahora se vienen realizando afectan también a la renovación de partes de la valla instalada en el perímetro del campamento militar romano, el que fuera ocupado por el Ala II Flavia.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/benavente/2014/12/04/petavonium-cambia-cara/807049.html