lunes, 8 de diciembre de 2014

El Museo Británico cede una de sus piezas del Partenón al Hermitage pero vuelve a ignorar a Atenas

Los codiciados mármoles del Partenón han salido por primera vez del Museo Británico, rumbo al Hermitage de San Petersburgo, donde se exhiben desde hoy para celebrar por todo lo alto el 250 aniversario de la institución. La operación secreta, propia de una película de James Bond, ha provocado la protesta del Gobierno de Grecia, que reclama su devolución desde hace 40 años.
Los mármoles fueron extraídos del Partenón en el siglo XIX por el diplomático escocés Thomas Bruce Elgin, entonces embajador británico en el Imperio Otomano. Desde entonces figuran entre los tesoros más preciados del Museo Británico, junto a su colección de momias egipcias.
Este mismo año, el Gobierno griego decidió relanzar su ofensiva para intentar recuperar las piezas. La abogada Amal Ramzi, recién casada con George Clooney, ha asumido parte de la representación legal. Atenas ha pedido la mediación también a la Unesco la mediación para lograr la devolución de lo que considera su patrimonio cultural.
El director del Museo Británico, Neil MacGregor, ha defendido entre tanto la cesión de los mármoles al Hermitage como una muestra de la inmejorable relación entre las dos instituciones. "La política de los dos museos es que cuanto más tensa es la situación entre los gobiernos, más importante es mantener nuestras relaciones".
La clave de la operación ha sido la estrecha amistad de MacGregor con el director del Hermitage, Mickhail Piotrovsky, labrada durante más de una década en la que las dos instituciones han realizado intercambios históricos. Ante la inminencia del 250 aniversario, el Hermitage confeccionó su lista de "deseos" ante posibles préstamos de su 'hermano' británico, y la directora de arte clásico Anna Trofimova puso los mármoles del Partenón en el lugar más alto.
El visto bueno del Museo Británico se produjo en octubre, cuando aún coleaba el último paquete de sanciones económicas impuestas a Rusia como represalia por sus acciones en Ucrania. El director del Museo Británico decidió seguir adelante con sus planes, aunque prefirió hacerlo con total sigilo para no reventar la operación, destapada por primera vez hoy por el diario 'The Times'.
MacGregor entró al trapo sobre la posibilidad de que las esculturas de 2.500 años pudieran ser cedidas alguna vez a Grecia, como se hizo con el Cilindro de Ciro (la tableta de arcilla considerada por como la primera declaración de derechos humanos), cedida hace cuatro años para su exhibición en Irán.
"Con Grecia nunca ha habido una conversación sobre la posibilidad de prestar las esculturas del Partenón", confesó el director del museo británico. "Hasta la fecha nos han dejado muy claro que no las devolverían, y ése ha sido siempre el final de la conversación".

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/cultura/2014/12/05/5481698aca4741ce218b456e.html

No hay comentarios: