jueves, 23 de octubre de 2014

El Hobbit sigue provocando controversia diez años después de su hallazgo

Los restos del homínido conocido como el Hobbit cumplen diez años desde su descubrimiento por los arqueólogos Mike Morwood y Peter Brown.
Un esqueleto de homínido de un metro de altura, con una excepcionalmente pequeña estatura y cráneo, encontrado en la cueva de Liang Bua en la isla de Flores, en Indonesia. Una serie de artículos publicados en 2009 describió incluso más fósiles en este yacimiento, incluyendo ocho más individuos Hobbit.
Conocido por los científicos como Homo floresiensis, el Hobbit no tiene un esqueleto ordinario. Aunque partes de su anatomía se parecían a las de los seres humanos más antiguos, la edad del esqueleto se cifra en unos 18.000 años.
Eso significa que esta especie aparentemente primitiva vivió al mismo tiempo que los seres humanos modernos (Homo sapiens), que aparecieron hace unos 200.000 años. En otras palabras, el Hobbit parece ser una de las últimas especies humanas supervivientes, junto a la nuestra.
Esta semana marca el aniversario de las primeras publicaciones en Nature que describen el Hobbit, e incluso después de una década de debate, el diminuto esqueleto sigue provocando controversia. Algunos expertos sostienen que el esqueleto no representa su propia especie y no es más que un ser humano moderno enfermo. Es fácil perderse en las teorías sobre de dónde H. floresiensis viene y cómo llegó a Indonesia.

CONEXIÓN CON EL HOMO ERECTUS

Al principio, los arqueólogos sospecharon que estaban viendo los huesos de un niño humano moderno. Pero un análisis más profundo les hizo cambiar de opinión. Los homínidos más antiguos, como Australopithecus afarensis, de 3,2 millones de años, conocido desde el famoso fósil de "Lucy", reforzaron las mandíbulas, los huesos de la cadera y acampanaron sus patas cortas. Esas mismas características se muestran en H. floresiensis. El pequeño cráneo del Hobbit indica que la especie tenía un cerebro del tamaño de una naranja, y se asemeja asi al Homo habilis, que vivió hace 2,4 a 1,4 millones de años. El Hobbit también posee la estructura del cerebro de Homo erectus, que apareció hace casi 2 millones de años.
A medida que los investigadores profundizaban, se hizo evidente que H. floresiensis tenía una curiosa mezcla de rasgos modernos y primitivos. "Es algo como si, de repente, hubiera un laboratorio de la evolución humana que registraba lo que estuvo ocurriendo" dice Rick Potts, un paleoantropólogo que dirige el programa Orígenes Humanos del Museo Nacional de Historia Natural .
Dada la 'juventud' del esqueleto, algunos expertos han sugerido que H. floresiensis representa un humano moderno con enanismo, síndrome de Down u otras patologías que podrían explicar la baja estatura y el cerebro. Pero ninguna patología humana moderna puede explicar todas las características de El Hobbit. En particular, los huesos de la muñeca de H. floresiensis no contienen ciertas características distintivas de los pies, la cara y la muñeca presentes en los huesos de humanos modernos.
En cuanto a su procedencia, no es La Comarca. Quizás el escenario más ampliamente aceptado es que H. floresiensis evolucionó a partir de una versión de H. erectus. Coincidentemente, los restos del Homo erectus han aparecido en la isla indonesia de Java. Los primeros fósiles de H. erectus descubiertos fuera de África, en Dmanisi en Georgia, también han demostrado que estos homínidos no eran siempre los grandes ejemplares que sospechábamos que eran. Esqueletos de Dmanisi son más pequeños y conservan algunas características primitivas. Todo esto aporta indicios de que un grupo de H. erectus pudo haber hecho su camino hacia el sudeste asiático continental, y una población podría haber varado en Flores y dado lugar al Hobbit.

ENCOGIÓ EN RESPUESTA A LA FALTA DE RECURSOS

Respecto a qué lo hizo tan pequeño, las principales teorías sugieren que el ancestro de H. floresiensis podría haber sido objeto de enanismo insular. Las islas producen un conjunto único de presiones evolutivas, entre ellas recursos limitados y en ocasiones poco fiables. Para compensarlo, algunos animales evolucionan a tamaños corporales más pequeños que requieren menos energía para mantener.
Los defensores de los orígenes modernos de H. floresiensis han vinculado el tamaño del cerebro pequeño con trastornos del desarrollo como microcefalia, lo que impide el crecimiento del cerebro. Inicialmente, los investigadores se preguntaron si el enanismo insular podría de hecho reducir el tamaño del cerebro con el grado visto en H. floresiensis. Sin embargo, un estudio de 2009 publicado en la revista Nature encontró que en hipopótamos sometidos a enanismo isla en Madagascar, el cerebro es desproporcionadamente menor que el cuerpo. Un gran cerebro requiere mucho mantenimiento, así que tiene sentido que el cerebro puede estar sujeto a presiones evolutivas más fuertes.
En cuanto a cómo pudo llegar a la isla, los ancestros de H. floresiensis habrían necesitado un bote o balsa. Aunque no queda fuera del reino de la posibilidad, no hay evidencia de que H. erectus construyera barcos. Lo más probable es que una población de H. erectus temprana quedase varada en un trozo de vegetación que formase una microisla, que se desprendió de la parte continental y chocó con Flores. Esto es en realidad bastante común en las zonas costeras durante un tifón o tsunami.
La datación inicial de ceniza volcánica en el sedimento alrededor de los fósiles de H. floresiensis pone los huesos entre 38.000 y 18.000 años de antigüedad. Pero otras pruebas arqueológicas, tales como herramientas de piedra en la cueva Liang Bua cueva, se extiende desde hace 94.000 a 13.000 años. Investigadores del Smithsonian Institute están realizando citas análisis sobre los esqueletos con la esperanza de perfeccionar la edad del Hobbit. Las herramientas más antiguas de piedra datadps hace 1,02 millones años pueden haber pertenecido a H. floresiensis, o más probablemente sus antepasados.

Fuente: Europapress: http://www.europapress.es/ciencia/ruinas-y-fosiles/noticia-hobbit-sigue-provocando-controversia-diez-anos-despues-hallazgo-20141023104642.html

No hay comentarios: