viernes, 26 de septiembre de 2014

La crisis inmobiliaria arrastra a la arqueología

La crisis inmobiliaria ha hecho estragos en muchos sectores relacionados. Y entre ellos ocupa un lugar destacado el de la arquelogía, según ha puesto de manifiesto el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Santiago de Compostela, donde este miércoles ha presentado los principales resultados del proyecto Descubriendo los arqueólogos Europa (DISCO).
Los datos ponen de manifiesto el impacto de la crisis en el sector en Europa: mientras en 2009 se registraron 27.550 trabajadores, en 2012 la cifra no llega a 25.000. En general, el impacto ha sido mayor en los países del sur de Europa que en los del norte, y muy concretamente en España: entre 2009 y 2013 el número de puestos de trabajo relacionados con el sector se redujo en España un 66% (pasando de 2.358 trabajadores a 796), mientras en los Países Bajos, por ejemplo, se detecta un incremento del 43% (de 761 a 1.335).
En nuestro país, en ese período han desparecido el 42% de las empresas del sector. El 78,3% de las empresas que aún se mantienen declaran menos ingresos que antes de la crisis, con facturaciones que en el 56% de los casos no alcanza los 200.000 euros anuales.

Investigadores de 23 entidades han indagado en la evolución de la arquelogía en 21 países

“Por otra parte, la temporalidad sigue caracterizando el mercado de trabajo (aproximadamente, el 52% de los contratos se gestionan bajo esta modalidad) y los salarios no se corresponden con el elevado nivel formativo de los trabajadores”, apunta Rocío Varela-Pousa, de Incipit-CSIC.
“A pesar de estos datos, las empresas de arqueología no han introducido grandes modificaciones en su estrategia empresarial. Continúan ofertando sus servicios sólo en el mercado nacional o autonómico, por ejemplo; son pocas las que se han atrevido a internacionalizar su actividad como posible vía de escape a la situación de crisis” dice Felipe Criado Boado, director del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit-CSIC).
“La arqueología ha estado excesivamente vinculada al sector de la construcción y la ingeniería civil. Su oferta de servicios se orientaba a satisfacer las demandas de esos clientes: ingenierías, inmobiliarias, Administración Pública… Al estallar la burbuja inmobiliaria y frenar en seco la inversión en obras públicas, la actividad e ingresos de muchas empresas de arqueología ha caído en picado. Las empresas necesitan adaptarse a este nuevo escenario y el estudio que presentamos hoy muestra ya pequeños cambios”, destaca.
“Los cambios se detectan en una cierta diversificación en su actividad: no es que hayan variado su oferta de servicios (el trabajo de campo, la consultoría, la investigación y la divulgación siguen siendo los más ejecutados y no nos consta la oferta de nuevos servicios), sino que ahora son minoría las empresas que dedican prácticamente todo su tiempo a un único servicio, algo que ocurría antes por esa estrecha vinculación con el sector de la construcción” apunta.
“Por esa misma razón, la Administración Pública y las empresas relacionadas con la construcción eran los principales clientes de las empresas de arqueología. Ahora, lo siguen siendo (aunque con una cuota menor) pero irrumpe con fuerza un nuevo cliente: los agentes sociales no vinculados ni a instituciones públicas ni a corporaciones privadas. Esto indica claramente un cambio de orientación”, añade.

El 56% de las empresas no alcanza una facturación de 200.000 euros, según el informe DISCO

En la presentación participaron Felipe Criado Boado, Rocío Varela, el coordinador del proyecto DISCO, Kenneth Aitchison, y Miguel Lago (Associação Profissional de Arqueólogos de Portugal). “El proyecto se inició en 2008 con la financiación del Lifelong Learning Programme de la Comisión Europea. En 2012, en el marco de la crisis económica, la Comisión Europea apoyó una segunda edición con el objetivo de determinar el impacto de la crisis en el sector. Fue ahí cuando se inició la colaboración del CSIC a través del Incipit, que ya en 2009 había realizado la 1a encuesta a empresas de arqueología españolas”, explica Criado.
“Cada país tiene su propio modelo de gestión del patrimonio. Por ello, la metodología empleada en el estudio se ha adaptado a las características de cada territorio. En consecuencia, disponemos de datos comparables a escala transnacional y otros específicos de cada país. Nuestro estudio, por ejemplo, evalúa el grado de innovación de las empresas de arqueología, una información que otros socios del proyecto no han podido recopilar”, añade Rocío Varela.
El CSIC, a través del Incipit, ha realizado dos encuestas nacionales dirigidas a empresas de arqueología –una en 2009 y otra en 2012-, con el objetivo de analizar las dinámicas de este sector en España. Ambas encuestas se han realizado bajo la coordinación de la doctora Eva Parga Dans (anteriormente miembro del Incipit y hoy miembro de la Universidad de Ambato, en Ecuador) y Rocío Varela. Se ha contado también con la colaboración de otros centros del CSIC, como el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA), el Instituto de Gestión de la Innovación y del Conocimiento (INGENIO) y el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS).

Los salarios, menores a la media europea, no se corresponden con el elevado nivel de formación

El estudio identifica los puntos fuertes del sector: “Las empresas se estructuran en torno a capital humano muy cualificado, lo que las dota de una gran capacidad para adaptar sus modelos de negocio a las contingencias del entorno. Además, un número importante afirman haber realizado actividades de innovación con buenos resultados. Estos dos factores (capital humano y potencial innovador) constituyen una clara oportunidad para superar la crisis que atraviesa el sector, introduciendo fórmulas de innovación distintas a las tradicionales (orientadas a la producción y a la tecnología) como fuente de desarrollo y competitividad”, explica Varela.
“Apostar por la formación continua de los trabajadores, definir una estrategia de comercialización basada en la diferenciación, la especialización y la innovación, ampliar el ámbito de actuación, mejorar los procedimientos internos de trabajo y organización o fomentar los procesos de transferencia de conocimiento son algunas de las medidas concretas que pueden aplicarse”, añade.

Salarios de 24.900 euros

La distribución por género en los 21 países objeto de estudio es, en general, equitativa, aunque en Italia, Grecia y Portugal son más numerosas las mujeres (en torno al 70%), mientras que en Polonia, Rumanía u Holanda predomina el género masculino (en torno al 60%).  En cuanto a la edad, la mayor parte de los arqueólogos europeos tienen entre 30 y 40 años. Apenas se contrata personal con algún tipo de discapacidad ni se da la movilidad de trabajadores entre los países estudiados.
La formación de los arqueólogos de los 21 países objeto de estudio es muy elevada: gran parte de ellos son doctores y, además, mantienen un nivel de formación continua exigente. El salario medio anual percibido por un arqueólogo europeo es de unos 24.900€, si bien se dan enormes las diferencias entre países.
En paralelo a las actividades de investigación, el proyecto contempla actividades de difusión y valorización de los resultados obtenidos. El Incipit remitirá el informe final de proyecto a las empresas que han participado en el estudio y a distintas organizaciones e instituciones vinculadas al sector.
Además, se pondrá en marcha una página web destinada a promover y potenciar la competitividad del sector. Esta web incluirá un catálogo de empresas de arqueología, otro de legislación relacionada con el sector y una sección de publicaciones de carácter socio-económico.
Por otra parte, esta semana se está celebrando en Santiago de Compostela el Laboratorio de Ideas: Re-constructing scenographies, donde una veintena de especialistas en distintos ámbitos del patrimonio cultural exploran nuevos escenarios para la arqueología a partir de la diagnosis del sector realizada en el marco del proyecto DISCO.

Fuente: GCiencia Ciencia Galega: http://www.gciencia.com/industria/la-crisis-inmobiliaria-arrastra-la-arqueologia/

No hay comentarios: