jueves, 17 de julio de 2014

Mr. Tutankhamon, supongo

El arqueólogo Howard Carter (1874-1939) empezó en 1891, con 17 años de edad, a buscar tumbas de faraones, mausoleos repletos de provisiones para lo que ellos creían la vida después de la muerte. Cuando el egiptólogo encontraba alguna, el regocijo duraba poco porque los cierres de la sepultura ya habían sido forzados y el contenido del sepulcro saqueado. Adonde él llegaba, alguien se le había adelantado. Hasta el día 4 de noviembre de 1922 cuando, con 47 años y 30 de búsqueda, descubrió la tumba de Tutankhamon, el rey niño o el rey Tut, fallecido en 1323 antes de Cristo, a los 18 años. El faraón se iba a la otra vida con 5.398 objetos que Howard inventarió, fotografió, dibujó y describió con una precisión y metodología hasta entonces desconocida en la arqueología.
Las expediciones del londinense Howard a Egipto fueron interrumpidas por falta de financiación o por la Primera Guerra Mundial. Pero en noviembre de 1922 escribió con entusiasmo a su mecenas Lord Carnarvon para que viajara a Egipto y redactó en su diario personal lo siguiente: "Al final hemos hecho un descubrimiento maravilloso en el valle, una magnifica tumba con los lacres intactos". Era la sepultura del rey Tut que inmortalizaría también al arqueólogo en la historia de Egipto como el descubridor de la tumba de Tutankhamon.
Los archivos de Howard, donados por él y por su sobrina, fueron destinados al Instituto Griffith de la Universidad de Oxford y ahora el museo Ashmolean de la ciudad universitaria los expone por primera vez para recorrer paso a paso el descubrimiento de la cripta más famosa del antiguo Egipto. La exposición 'Descubrir a Tutankhamon' permanecerá abierta al público del día 24 de julio hasta el 2 de noviembre de 2014. La documentación de Howard permite descubrir el descubrimiento del sarcófago de Tut.
Los comisarios de la muestra opinan que la fama que cogió enseguida el joven faraón le ha creado un halo de celebridad que no va más allá del conocimiento superfluo y, en realidad, los egiptólogos saben muy poco del rey niño. El 80% de los 5.398 objetos inventariados por Howard no han sido estudiados con detalle ni se ha publicado estudio exhaustivo alguno sobre ellos. Los arqueólogos Paul Collins y Jaromix Malex coinciden en que "Tut fue enseguida enaltecido de glamour y misterio y eso le ha creado un halo que ha impedido profundizar en él, asumimos que lo sabemos todo de él y, en realidad, sabemos muy poco".
Howard Carter tardó 30 años en encontrar lo que buscaba y murió sin haber completado la tarea erudita entorno al preciado sepulcro. La exposición de Oxford mostrará el archivo del egiptólogo y las fotos tomadas por Harry Burton que seguía a Howard para inmortalizar gráficamente su trabajo. El diario del egiptólogo con la cita sobre "el maravilloso descubrimiento" se podrá leer entre el resto de la documentación y las acuarelas que hizo Howard y que se exponen por primera vez en público. Además de arqueólogo, las dotes artísticas de Howard serán ahora escrutadas.
Los objetos de la tumba permanecen en el Museo Egipcio de el Cairo bajo la tutela de Zahi Hawas, quien de 2004 a 2013 ha organizado una exposición itinerante de algunos de ellos para financiar el nuevo Gran Museo Egipcio que se está construyendo en Giza para inaugurar en 2015. La tumba fue hallada en el valle fe los Reyes, cerca de Luxor. La tumba atrae tal avalancha de turistas que en mayo pasado se inauguró una réplica para mostrar al público y proteger la original. El calco lo hizo una compañía con sede en Madrid, Factum Arte.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/cultura/2014/07/17/53c5029e22601daf0b8b4575.html


No hay comentarios: