jueves, 24 de julio de 2014

Jesús Liz: «La solución sobre Lancia debe incluir su excavación completa» (León)

El yacimiento de Lancia es objeto de debate, polémica y protesta desde el verano de 2010, cuando las obras de construcción de la autovía León-Valladolid (A-60), en concreto del tramo que discurre entre la capital leonesa y Santas Martas, sacaron a la luz un gran número de restos arqueológicos de relevancia al pie del cerro donde se asienta la histórica ciudad astur-romana, entre ellos una mutatio o edificio de postas considerado único en España.
El hallazgo paralizaba entonces las obras —el área afectada, de unos 40.000 metros cuadrados, se ubica entre Puente Villarente y Mansilla de las Mulas— pero ayer la titular de Fomento, Ana Pastor, aseguraba en Valladolid que su ministerio cuenta ya con dinero suficiente para retomar la autovía y que técnicos del Gobierno y de la Junta trabajan juntos con objeto de encontrar una solución que compatibilice la apertura de esta vía de comunicación con la conservación y puesta en valor de los restos. Una solución que arqueólogos y expertos aguardan con expectación y con no poco escepticismo. Uno de los especialistas que más a fondo ha trabajado en este yacimiento, el catedrático de la Universidad de Salamanca Jesús Liz, alertaba ayer de que «lo primero de todo es terminar la excavación», unas declaraciones que sorprenden dado que los estudios se daban por concluidos después de que la empresa Strato las llevase a cabo y hallase hornos de varias épocas, plantas de edificios nobles, restos de alcantarillado y una gran necrópolis cuyos objetos de uso común fueron trasladados al Museo de León. «Hay zonas que faltan, zonas que no se han excavado —explicaba a este periódico—; no sabría decir exactamente de qué superficie estaríamos hablando pero hay más puntos que habría que tocar, incluso hasta Puente Villarente por el Norte, y que sin duda nos pueden ofrecer más materiales significativos».

Falta de previsión

A Liz, que lleva quince años trabajando en la parte alta de Lancia y que es autor de diversos estudios sobre la que fue, a decir de los autores clásicos, «la mayor ciudad de los astures», le resulta difícil comprender cómo se ha llegado a la actual situación. «Esto es como si te pones a hacer obras en tu casa y no evalúas si hay un tabique maestro, o una columna antes de ponerte a trabajar», en referencia a que el yacimiento de Lancia es Bien de Interés Cultural desde 1994 y que desde hace décadas su parte baja había deparado numerosos hallazgos que hacían pensar en que su auténtica área afectaba una extensión muy superior. A pesar de eso, de las varias advertencias de los expertos y de los posibles trazados barajados, se eligió el que discurría justo al pie del cerro lanciense.
«Los restos requieren una adecuada consolidación y diseñar un plan para explicar su significado a todo el mundo», aconsejó Liz, quien hizo ver cómo la puesta en valor de Lancia debería enmarcarse en el amplio patrimonio de la zona, tanto romano (Marialba, Ad Legionem, Navatejera) como medieval y de otro tipo (monasterios de Sandoval, Gradefes, Escalada, villa amurallada de Mansilla, León).
En cuanto a las posibles soluciones técnicas, se ha hablado hasta ahora de que o bien el tramo pase justo por encima, tapando los restos, o de elevarlo para que el propio tablero sirva de protección a los mismos. La costosa opción de desviar el trazado no parece, en estos momentos, viable.

Fuente: Diario de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/jesus-liz-la-solucion-lancia-debe-incluir-excavacion-completa_907513.html

No hay comentarios: