lunes, 17 de marzo de 2014

Un yacimiento íbero arrasado junto al escenario de 'Crematorio' (Alicante)

Una casa blanca frente al mar, en la partida de Aigües Baixes, en El Campello (Alicante), fue en la ficción el chalet del empresario interpretado por Pepe Sancho en 'Crematorio', la exitosa serie sobre corrupción y abusos urbanísticos ambientada en el Levante español.
Una vez más, la realidad supera -o, al menos, parece emular- a la ficción. A unos pocos metros, en la cima de una elevación junto a la desembocadura del Barranc d'Aigües, unas máquinas excavadoras han arrasado hace unas semanas un yacimiento defensivo de la época ibérica, descubierto en 2003 en el transcurso de una prospección voluntaria.
Se desconoce el autor o el motivo de esta destrucción intencionada, aunque quienes conocen el tema apuntan que es inevitable pensar en la presión urbanística que siempre ha planeado sobre la zona, catalogada como "rústica" en el PGOU de El Campello, pese a la oposición de algunos propietarios y empresas constructoras.
La agresión contra este yacimiento - inventariado en el Catálogo de Yacimientos Arqueológicos de la Conselleria de Cultura y declarado Bien de Relevancia Local por el consistorio- ya ha sido denunciada por los arqueólogos y codirectores de la intervención que puso en valor los restos el pasado mes de julio de 2013, un equipo entre los que se encuentran profesores de la Universidad de Alicante.
Estos trasladaron los hechos (junto con un extenso informe ) al Seprona, a la Conselleria de Cultura y al Ayuntamiento de El Campello, tras descubrir que las palas se habían ensañado, sin dejar prácticamente rastro de las piedras.
Según explican en la documentación facilitada a la Guardia Civil, el propietario del terreno sobre el que se asentaba el yacimiento (datado entre los siglos IV y III a.d.C) dio en su día permiso a los arqueólogos para que llevaran a cabo su trabajo.
Una vez finalizada la intervención, la zona se cubrió con material geotextil y tierra para protegerlo, mientras se llevaban a cabo los trámites para declararlo Bien de Interés Cultural, algo que se hubiese logrado en los próximos meses.
Precisamente, impedir este reconocimiento -que hubiese blindado la zona ante futuros cambios urbanísticos- es la razón que los denunciantes consideran podría haber motivado la agresión.
Sin embargo, tanto el propietario del terreno, como el dueño de la parcela adyacente niegan tener conocimiento alguno de los hechos. Así lo comunicaron, al menos, a la concejalía de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de El Campello, que requirió el testimonio de ambos, antes de abrir un expediente.
Fuentes municipales explican que, si se descubre al autor del expolio, este deberá ser sancionado ya que se trata de una intervención ilegal, en unos terrenos protegidos y afectados por la Ley de Costas.
Las mismas fuentes confirman que ninguno de los dueños había solicitado permiso para actuar con máquinas excavadoras en la zona. Curiosamente, sí se pidió días después una licencia para vallar la parcela, solicitud que ha sido paralizada de forma cautelar. El consistorio ha solicitado además a la Conselleria que realice un inventario para catalogar los daños.
Sea como fuere, el daño ya esta hecho sobre estos vestigios, "muy interesantes" según los autores de la excavación, quienes consideran que podrían tratarse de un fortín costero con unos muros perimetrales de un metro de grosor, tres estancias no comunicadas entre sí en el interior y anexas a un patio de armas. En su informe, los denunciantes exponen que podría tener un uso de vigilancia y defensa del entorno de la Illeta dels Banyets, de El Campello, "el verdadero emporion de esta parte de la costa alicantina de la antigüedad".

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2014/03/17/5325f3c3e2704e45108b4570.html


No hay comentarios: