martes, 25 de marzo de 2014

Mosaicos romanos en la cocina (León)

Verónica viñas | León 25/03/2014     

El yacimiento romano de Los Villares es la obra cumbre de la desidia. Jamás ha sido excavado, pese a que el subsuelo esconde uno de los palacios romanos más importantes de la provincia. Únicamente ha habido hallazgos fortuitos y un saqueo consentido. Algunas cocinas de la comarca están ‘azulejadas’ con mosaicos del siglo IV encontrados por los vecinos, que también han localizado cerámicas, estatuas... La villa romana, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) conforme a la ley de 1985, acaba de entrar por méritos propios en la vergonzante Lista Roja que elabora Hispania Nostra con los monumentos abandonados, en ruina o en riesgo de desaparecer.
Los mosaicos de Los Villares se encuentran repartidos por La Bañeza, León, Madrid, Astorga e, incluso, Nueva York. Por si fuera poco, la concentración parcelaria acabó con los escasos restos visibles, que en los últimos años estaban además cubiertos por montañas de estiércol.
El mosaico de Hilas y las Ninfas es una de las pocas joyas de la villa romana que se ha salvado y uno de los tesoros del Museo de León. Mide 167 por 157 centímetros, pero, al parecer, no se extrajo completo, sino que fue cortado. Lo depositó en el museo Darío de la Mata en 1925, seis años después de que el Estado hubiera ofrecido comprarlo por 21.000 pesetas (unos 126 euros). El benefactor también se colocó otro mosaico en su casa de La Bañeza.
El busto de Marco Aurelio ‘emparedado’ en la espadaña de la iglesia de Quintana del Marco —uno de los tres localizados en la villa que no acabó en un anticuario— fue arrancado a principios del año pasado y localizado cinco meses después por la Guardia Civil en el maletero de un coche en Córdoba, donde iba a ser vendido por 80.000 euros. Es el último episodio de un saqueo que no ha tenido tregua en Quintana del Marco, donde, curiosamente, tras el robo del busto el alcalde pedía apoyo institucional para crear con esta pieza de mármol y otros restos romanos un museo en la localidad. La efigie del emperador fue finalmente entregada al Museo de León. Un busto similar se conserva en el Metropolitan Museum de Nueva York.

Pasto de la rapiña

Igualmente lamentable es el estado de conservación de la iglesia de Santa Eugenia en el pueblo de Quintana de la Peña, que acaba de ingresar en la Lista Roja. La iglesia, fechada en el siglo XVII y sin ningún grado de protección, es «una ruina total», según la ficha de Hispania Nostra.
La espadaña, que de momento se mantiene intacta, sufre riesgo de desplome, como los muros de la nave principal, los únicos que quedan en pie. Muchos de los sillares de la entrada han sido expoliados, al igual que el arco de acceso al cementerio.
2014 está siendo un año fatídico para el Patrimonio leonés. En apenas tres meses nueve monumentos han entrado la Lista Roja. Además del yacimiento de Los Villares y la iglesia de Quintana de la Peña, en el ránking ‘del abandono’ han ingresado en lo que va de año, las Cuevas Menudas, las Cercas medievales de León, la torre de la iglesia de Barriales, el castro Peña del Hombre, el Pozo Ibarra de Ciñera, la iglesia de Valdavida y el palacio de Orallo. Un goteo incesante de edificios históricos que caen en el limbo de la ruina por falta de restauraciones.

Fuente: Diario de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/mosaicos-romanos-cocina_877296.html

No hay comentarios: