sábado, 1 de marzo de 2014

La momia de una mujer inca sacrificada a golpes

Hace 500 años, en el sur de Perú, una mujer inca fue sacrificada a golpes en una macabra ofrenda ritual. Ésta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de científicos alemanes tras analizar su cuerpo momificado, descubierto hace más de 100 años, en 1904.
Además, a partir de las pruebas de ADN realizadas a esta impresionante momia, los investigadores han comprobado que esta mujer padecía la enfermedad de Chagas, considerada en la actualidad como una de las enfermedades tropicales más desatendida del mundo, según la Organización Mundial de la Salud, y que afecta sobre todo a poblaciones de países pobres o en vías de desarrollo.
En su estudio, publicado en la revista Plos One, los científicos detallan que la víctima del sacrificio ritual tenía aproximadamente 20 años, y que murió «probablemente en alguna costa del sur de Perú», declaran. Después, fue momificada.
También han comprobado que las cuerdas, que utilizó para las dos trenzas que llevaba cuando se produjo su sacrificio, se fabricaron con un material característico de Sudamérica, y que las facciones de su rostro son típicos del pueblo Inca.
La momia se encontró en Alemania en 1904. Se cree que llegó hasta Europa después de que una princesa bávara la trajera de regreso de una expedición a Sudamérica en 1898. No se sabe su procedencia concreta, pero, en base a un análisis de isótopos estables de sus huesos y el cabello, se ha determinado que su dieta era rica en pescado. Por tanto, los investigadores consideran probable que vivía cerca de la costa.
Gracias a las técnicas de reconstrucción tridimensional que realizaron en su laboratorio, el equipo de científicos, de la Universidad de Munich, encontró una profunda lesión en el cráneo de la momia. El análisis de este impacto les llevó a concluir que debió sufrir una muerte rápida a causa del golpe.
«Las técnicas actuales ofrecen tal riqueza de información que podemos reconstruir aspectos de las vidas, las enfermedades y la muerte de personas que vivieron hace cientos y miles de años», señala Andreas Nerlich, uno de los autores del estudio.
Nerlich apunta a que la niña probablemente nació en un entorno pobre. «El parásito del Chagas que le había infectado vive en las paredes de adobe típicas de clases sociales bajas, no en casas de piedra o mejor equipadas, con un entorno más limpio», explica en declaraciones a la BBC.
La enfermedad de Chagas, según destaca este investigador, sigue siendo endémica en Sudamérica, especialmente entre la población que viven en la pobreza, y puede ser mortal si no se trata a tiempo. De hecho, Nerlich considera que por los síntomas que presenta la momia, le quedaba poco tiempo de vida, incluso aunque se hubiera escapado de sus asesinos.
En el imperio Inca, las jóvenes se sacrificaban a menudo como ofrendas al dios del Sol en sus rituales religiosos. Tras el sacrificio, los padres de la hija sacrificada y la comunidad donde vivía adquirían un gran prestigio y respeto. Sin embargo, la arqueóloga Emma Brown, del departamento de ciencias arqueológicas en la Universidad de Bradford (Gran Bretaña), que no ha participado en el estudio, considera que no hay suficientes datos para concluir que esta mujer fue víctima de un sacrificio ritual.
Según señala esta experta, los sacrificios solían llevar a cabo cuando la chica tenía 13 o 14 años. «Esta joven, por tanto, tenía más edad que las mujeres que generalmente morían en estos rituales», concluye.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/ciencia/2014/02/28/5310607e268e3eb1138b4571.html

No hay comentarios: