martes, 25 de marzo de 2014

El primer arqueólogo de León

Cristina Fanjul | León 22/03/2014    

La provincia le ha olvidado a pesar de la deuda que aún no se ha saldado. Y es que Inocencio Redondo fue una de las personalidades que con más ahínco luchó por el patrimonio leonés. Toledano de nacimiento, académico de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, ejerció como catedrático de dibujo en la capital y fue el escultor que verificó todo el trabajo de modelado, vaciado y talla de las esculturas restauradas, especialmente la de San Froilán que puede verse en la fachada sur de la Catedral. Pero su empeño por los tesoros de la provincia no se quedaron en la Pulchra. Según detalla su bisnieta, Pilar Altamira, Inocencio Redondo, siendo miembro de la comisión de monumentos de León, fue el descubridor de varios sarcófagos de San Isidoro. «Habiendo observado ciertas anomalías en la parte inferior de los arcos del claustro de la Colegiata de San Isidoro, supusio que algo podría ocultarse en su fondo. «Solicitado el pertinente permiso al abad y al Cabildo de la Colegiata, se demolieron los arcos oriental y occidental, hallándose dos sarcófagos de piedra con tapa y un extenso epitafio, el primero perteneciente a Pedro Arias, primer prelado de la Colegiata, y el segundo al abad Pedro II», destaca.
Pilar Altamira resalta que posteriormente hizo lo mismo con los cerramientos de otros dos arcos, encontrándose otro sarcófago más de piedra y el último en mármol, con epitafio perteneciente a Melendo, tercer prelado y primer abad de la Colegiata. En el rincón sudeste del claustro, junto al altar del Santo Cristo, aún encontraron otro sepulcro, bárbaramente destrozado, que resultó ser del abad don Juan Álvarez de Valsalce, capellán del rey Enrique IV. «Los restos humanos hallados en los sarcófagos también eran escasos y revueltos, quizá como consecuencia de las profanaciones que sufrieron, durante la Guerra de la Independencia, cuando San Isidoro sirvió de cuartel y fortaleza, por la cual los sepulcros fueron trasladados de su primitivo lugar y escondidos. En el lado Este del claustro, estaba el sarcófago del abad don Fernando, y, finalmente, apareció un último sarcófago tapado por una gran piedra, entre las capillas de San Ignacio y San José», precisa.
El 27 de mayo de 1866 se recoge la Sesión celebrada en el salón de la Diputación para la solemne inauguración de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos. Desde ella, Inocencio Redondo trabajó activamente tanto en diversas excavaciones, en la restauración del Panteón de los Reyes, de San Miguel de la Escalada, y otras iglesias antiguas, como en la búsqueda y catalogación de objetos y piezas artísticas y se sitúa entre los fundadores del Museo Arqueológico. En Apunte para un Catálogo, de Eloy Díaz Jiménez se describe que, tras el desalojo de los Jesuitas del monasterio de San Marcos, en 1868, la Comisión de Monumentos estableció allí su Museo, autorizando la instalación provisional del de Bellas Artes, de la Biblioteca y del Archivo. La Comisión estaba formada, entre otros, por el Padre Pita, Juan López Castrillón, Juan de Madrazo, Juan Eloy Díaz-Jiménez, Inocencio Redondo y Patricio de Azcárate. El Museo Arqueológico se inaugura definitivamente, el 6 de Junio de 1869.
Pilar Altamira destaca que su bisabuelo aportó a los fondos de la Comisión, múltiples objetos. Gracias a su labor, León recuperó monedas cristianas y romanas en bronce, ladrillos procedentes de la Legión VII, herraduras antiguas y demás piezas, encontradas en diversas excavaciones, además de capiteles antiguos de San Pedro de las Dueñas y del antiguo pórtico de la parroquia de Santiago.
Inocencio Redondo fue también el director de la excavación del acueducto romano descubierto en las cercanías de León, en la zona de la Media Legua y descubrió dos arcos mudéjares en el antiguo Palacio de los Reyes de León desde Enrique II hasta Carlos V. Además, a lo largo de 1888, sus proyectos de la Comisión de Monumentos se centraron en la restauración de la Iglesia original de San Miguel de la Escalada, en la conservación de la villa romana de Navatejera, y en la reparación del Claustro de la Colegiata de San Isidoro, junto al Panteón de los Reyes leoneses.

Fuente: Diario de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/primer-arqueologo-leon_876557.html

No hay comentarios: