jueves, 16 de enero de 2014

Morillo: «León aún no ha sacado a la luz los secretos de Legio VI» (León)

 
Cristina Fanjul | León 16/01/2014

¿Dónde está exactamente el primer campamento romano de León? ¿Cuáles son sus límites, sus defensas y sus fosos? ¿Cómo se trazan las líneas que vertebraron el acantonamiento augusteo? Para el profesor Ángel Morillo, que hoy ofrece junto a Victorino García Marcos, la quinta conferencia del ciclo Arqueoleón, este es uno de los principales secretos que aún esconde la ciudad. «Hemos avanzado mucho en el de la Legio VII Gémina y en el segundo de la Legio VI Victrix, pero aún nos queda por definir el primero, el fundacional», destaca el arqueólogo. Y es que si bien estos dos son prácticamente idénticos, el augusteo es todavía un enigma. «Parece que tendría que haber sido más pequeño, pero no nos atrevemos a decir casi nada. Puede que sea poligonal, como ocurre en otros casos. El de Halterm u Oberadem, en el norte de Alemania son algunos de los casos que podrían servirnos de orientación», sostiene, al tiempo que recuerda que el diseño de los otros dos es rectangular. Y es que, y a pesar de que las excavaciones en los últimos veinte años se han multiplicado, lo único que se ha encontrado de este primer acuartelamiento imperial en León es una parte de las defensas del lado norte, en Santa Marina. «Faltan los sistemas defensivos restantes», explica el profesor.
Asimismo, Ángel Morillo establece que la ciudad aún no ha sido capaz de desenterrar algunos de los edificios de la época flavia y tiberiana ya que todos ellos se encuentran bajo edificios como la Catedral, el Obispado o San Isidoro, con lo que resulta casi imposible descubrirlos.
También resulta inédita todavía la vida de la población civil aneja al campamento, que antes se conocía como cannabae, aunque hoy en día se denomina vicus militar, más allá del lienzo sur, de la que tan sólo se conoce el anfiteatro, o qué ocurrió, qué fenómeno forzó a los legionarios a iniciar la construcción de los cubos de la muralla. «No sabemos qué pudo acontencer a finales del siglo III y principios del IV, que llevó a ese afán defensivo», reflexiona, y añade que tampoco se ha descubierto si el núcleo civil se integró en el campamento y dónde estaban las necrópolis altoimperiales. «Pensamos que tuvieran que construirse en la salida de la ciudad, hacia el este, pero cuando se levantaron los cubos se desmantelaron lápidas, mausoleos y edificios que nos habrían dado muchas claves, con lo que hoy ya resulta casi imposible encontrar la brújula», precisa.
Sin embargo, Ángel Morillo considera que la ciudad aún puede dar muchas sorpresas sin necesidad de acudir a nuevas excavaciones. «Hay que seguir estudiando el resultado del gran número de excavaciones que ya se han realizado», destaca, y numera entre ellas Puerta Obispo, Botines, Pallarés o Santa Marina. «Sus materiales pueden contarnos mucho de aquel momento», asegura.
El arqueólogo alerta de la necesidad de continuar con la exploración del territorio que rodeaba el campamento, de la ocupación suburbana, de explotaciones agrícolas, casas, aldeas, establecimientos secundarios y núcleos viarios, así como los caminos que el Imperio trazó hacia la Asturias Transmontana. «Tenemos algunos indicios, pero necesitamos seguir realizando prospecciones sobre el terreno para encontrarlas», dice. El vicus de Puente Castro es un buen indicio de los secretos que puede guardar todavía la arqueología leonesa». El profesor de la UCM dirige en esos momentos un proyecto de investigación sobre el territorio que rodeaba tanto a León como a otros campamentos vecinos.
Avances de 20 años
Y es que en dos décadas la arqueología ha dado un vuelco. Hasta entonces, como reconoce el arqueólogo municipal, Victorino García Marcos, el único referente era García Bellido. Entonces apenas estaba claro el perímetro del campamento de la Legio VII y se habían extraído restos en la calle Abadía, Regueral y el Cid, «pequeñas pinceladas», dice, para lo que vendría después. «Hoy sabemos cómo fue el sistema constructivo del campamento, conocemos una puerta completa (la Principalis Sinistra), la infraestructura hidráulica, las termas, «aunque sigue siendo uno de los enigmas», la cannaba, la ciudad de Ad Legionem, el anfiteatro... Y se ha podido confirmar la presencia de la Legio VI con dos campamentos, el primero de finales del siglo I antes de Cristo.
Lugar: Museo Pallarés
Hora: 20.00 horas.
Entrada: libre y gratuita.
Fuente: Diário de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/morillo-leon-aun-no-ha-sacado-luz-secretos-legio-vi_859383.html

No hay comentarios: