sábado, 30 de noviembre de 2013

Los principales descubrimientos africanos sobre el origen y la evolución humana (Madrid)


JPA/DICYT

La Junta de Castilla y León, a través del Museo de la Evolución Humana y la Comunidad de Madrid, a través del Museo Arqueológico Regional, han organizado una exposición única en España sobre el origen y la evolución humana basada en los hallazgos arqueológicos de Tanzania. ‘La Cuna de la Humanidad’ se podrá ver de enero a julio de 2014 en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, en Alcalá de Henares, y de julio a diciembre en el Museo de la Evolución Humana, en Burgos. La organización de esta muestra ha contado con la colaboración de la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares –IDEA (Institut of Human Evolution in África).
 Se trata una coproducción que tiene como objetivo dar a conocer la importancia que han tenido en la historia los descubrimientos de la Garganta de Olduvai, en Tanzania, en relación con el discurso de la evolución humana. Es una muestra nunca antes vista sobre la aparición y desarrollo del género humano y el desarrollo de las distintas especies homínidas fundamentales para comprender la formación de la humanidad, cuyo papel fundamental han desarrollado los yacimientos africanos.
 La exposición cuenta con dos comisarios de excepción con una larga trayectoria de trabajo de excavación en esta zona, como son Enrique Baquedano, director del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid y Premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio 2012 y Manuel Domínguez, director del Institute of Human Evolution in Africa, IDEA y conocedor de los yacimientos africanos, donde trabaja desde hace más de 20 años y donde lidera, en la actualidad, el grupo español que excava en la garganta de Olduvai con base en la Estación Emiliano Aguirre, situada en la zona.
 En la presentación de la exposición ‘La Cuna de la Humanidad’ en el Museo de la Evolución Humana en Burgos, han estado presentes la consejera de Cultura y Turismo de Castilla y León, Alicia García, y la consejera de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, junto a Manuel Domínguez y Enrique Baquedano, además del director científico del Museo de la Evolución Humana, Juan Luis Arsuaga.

Una oportunidad única en el Museo de la Evolución Humana

La consejera de Cultura y Turismo, Alicia García, ha destacado que la propuesta de realizar esta exposición fue planteada en el seno del Comité científico del Museo de la Evolución Humana por los codirectores del equipo investigador de Atapuerca en referencia a la oportunidad de iniciar en nuestro país exposiciones de alto nivel que reflejen el creciente liderazgo internacional de los equipos españoles de arqueología y paleo-antropología. En este sentido, la repercusión y transmisión a la sociedad de los hallazgos de Atapuerca, que tienen en el Museo de la Evolución Humana su principal plataforma divulgativa, están convirtiendo al espacio cultural Atapuerca en referencia mundial sobre evolución.
 Alicia García se ha referido a que con ‘La Cuna de la Humanidad’ se traza un hilo conductor entre los orígenes africanos de nuestra especie, que abarcan una cronología de casi 4 millones de años, y las primeras poblaciones europeas, con 1,2 millones de años, de la mano de unos equipos españoles con prestigio en el panorama internacional. La propia exposición supone un homenaje al trabajo de esos equipos de investigadores españoles.
 García se ha referido a que la exposición, cuando visite el Museo de la Evolución Humana, ofrecerá una oportunidad única para disfrutar durante seis meses en el mismo edificio de la relación entre los descubrimientos realizados en dos yacimientos Patrimonio de la Humanidad distantes en el tiempo y en el espacio pero reconocidos por ser escenarios excepcionales de la evolución humana en África y en Europa, los yacimientos de la Sierra de Atapuerca y los de la Garganta de Olduvai y Laetoli. En el Museo de la Evolución Humana se podrá, durante ese tiempo, realizar un paseo por la evolución humana africana y por la evolución humana europea.
 La consejera de Cultura y Turismo ha resaltado que la exposición supondrá además un aliciente más para los participantes en el XVII Congreso Internacional de la Asociación Científica Internacional de Ciencias Prehistóricas y Protohistóricas que se celebrará en Burgos en el otoño de 2014.

África: Cuna de la humanidad

La Garganta de Olduvai es conocida como la Cuna de la humanidad, es un territorio único al ser la región de todo el planeta donde se encuentran representadas las etapas más importantes de la evolución humana, desde hace 2 millones de años hasta la actualidad. Allí se describió el primer representante del género Homo, el Homo habilis. En Tanzania se encuentran los yacimientos ya legendarios de Olduvai, Peninj, Isimila o Laetoli y allí excavaron figuras legendarias como la saga de los Leakey. Se muestran los resultados de las fundamentales excavaciones e investigaciones de los españoles en la Cuna de la humanidad, donde realizan su trabajo científico desde el año 2006 y su destacable posición en la carrera por ampliar el conocimiento sobre el origen del hombre.
 España, una de las máximas potencias mundiales en la investigación sobre evolución humana, ha obtenido el máximo respeto en el seno de la comunidad científica internacional, dominada por la tradición anglosajona y francesa.

La exposición

Desde 1911 cuando por primera vez un científico alemán, Wilhelm Kattwinkel, visitó Olduvai Gorge hasta la actualidad, en el Norte de Tanzania se han escrito algunas de las páginas más importantes de la paleoantropología mundial.
 Por medio de más de 200 piezas, originales en su mayoría, el visitante podrá comprender el fenómeno de cómo surgió el género humano, remontándose a casi cuatro millones de años hasta el momento actual. Fósiles originales de animales extintos que convivieron con los homínidos, algunos con las marcas de consumo de los primeros Homo; útiles en piedra del olduvayense, achelense, middlestoneage y late stoneage, que ayudan a entender su aprovechamiento de los recursos y la evolución tecnológica o extraordinarias reproducciones de los cráneos y de algunas partes de su esqueleto de los homínidos más representativos en la línea evolutiva.
 Además, se podrán ver conjuntos de fósiles pertenecientes a animales de tamaño medio, entre 120-450 kilogramos y grande, de más de 450 kilogramos, que presentan marcas de percusión, fracturas en fresco y muescas, con más de 50 piezas, así como elementos óseos correspondientes a herbívoros de tamaño medio y grande que muestran marcas de corte en su superficie, entre ellos varias tibias distales de bóvido y équido que presentan un claro patrón de fracturación para la extracción de la médula ósea, con más de una docena de piezas.
 La exposición cuenta con los recursos museográficos más actuales que ayudan a contextualizar los objetos y el discurso de la muestra, haciéndolos más accesibles al gran público y contribuyendo a crear la espectacularidad que corresponde a la importancia de tales piezas y hallazgos: réplicas de moldes directos, escaners en 3D, reconstrucciones en su ambiente obra del gran ilustrador Mauricio Antón, así como un vídeo sobre los trabajos en OlduvaiGorge, obra de Javier Trueba.
 El catálogo además, de unas 500 páginas, consta de más de 30 textos en español e inglés de autores tan relevantes como Emiliano Aguirre, Donald Johanson, Ian Tattersall, Yves Coppens, Henry Bunn, Gail Ashley además de otros numerosos autores españoles. En 2015 la muestra comenzará una itinerancia internacional para finalmente instalarse de forma permanente en el Museo Dar es Salaam, en Tanzania.

Fuente: DiCYT:  http://www.dicyt.com/noticias/los-principales-descubrimientos-africanos-sobre-el-origen-y-la-evolucion-humana?handle=los-principales-descubrimientos-africanos-sobre-el-origen-y-la-evolucion-humana&newsId=

Descubierto en Asturias un enterramiento con ajuar del siglo VII (Asturias)


JPA/DICYT

La excavación de 60 tumbas de la necrópolis de la Iglesia de San Pedro de Vigaña (Belmonte de Miranda, Asturias), llevada a cabo el pasado verano en el marco de un proyecto de investigación denominado 'La formación del paisaje del Noroeste Peninsular', ha permitido documentar una amplia secuencia ocupacional, (desde al menos el siglo VII hasta la actualidad), y ha sacado a la luz un hallazgo excepcional en el panorama de la arqueología altomedieval: un enterramiento con un importante ajuar.
La investigadora principal, la profesora de Historia Medieval de la Universidad de León (ULE), Margarita Fernández Mier, ha explicado que “el enterramiento es el primero de este período que aparece en contexto arqueológico en Asturias y sería el más occidental de la Cornisa Cantábrica”. A pesar de su mala conservación, porque había sido modificado por tumbas posteriores y otras estructuras, “presenta una serie de objetos característicos de otras tumbas de este período en yacimientos de Cantabria, País Vasco y Navarra: lleva una espada (scramasax) que iría colocada en su vaina que colgaría de una suspensión de la que se conservan dos pequeñas hebillas, una de ellas de bronce; además lleva un cuchillo largo y otros objetos de metal”.
Según la información de la ULE recogida por DiCYT, este hallazgo resulta de especial relevancia ya que los siglos VI y VII son muy poco conocidos en Asturias, y el hecho de localizar este tipo de ajuar en una zona de montaña abre un amplio abanico de líneas de trabajo sobre la sociedad rural altomedieval y su forma de articulación.

Cronología tardoantigua

“Además de este enterramiento, -apunta la investigadora de la ULE- , se han documentado otros que posiblemente tienen una cronología tardoantigua, así como una amplia tipología de tumbas que pertenecen a un amplio periodo de tiempo, algunas de ellas con cierta monumentalización. Todas ellas permitirán avanzar en la compresión de los procesos de transformación del poblamiento y los espacios sacralizados, así como en el papel que desempeñan las iglesias como centro de articulación territorial en los siglos altomedievales”.
Todo ello hace que los hallazgos de Vigaña supongan un importante paso adelante en la conocimiento de la historia de las aldeas del Norte Peninsular. Finalmente hay que reseñar que en los próximos meses se continuará con los trabajos antropológicos de los restos exhumados que, tal y como explica Margarita Fernández, “permitirán ampliar la información y obtener una visión más completa de las sociedades rurales altomedievales, tan poco conocidas”.

Fuente: DiCYT:  http://www.dicyt.com/noticias/descubierto-en-asturias-un-enterramiento-con-ajuar-del-siglo-vii?handle=descubierto-en-asturias-un-enterramiento-con-ajuar-del-siglo-vii&newsId=

jueves, 28 de noviembre de 2013

Archaeological Site of Leptis Magna (Libya)



Leptis Magna was enlarged and embellished by Septimius Severus, who was born there and later became emperor. It was one of the most beautiful cities of the Roman Empire, with its imposing public monuments, harbour, market-place, storehouses, shops and residential districts.
Leptis Magna is a unique artistic realization in the domain of urban planning. It played a major role, along with Cyrene, in the movement back to antiquity and in the elaboration of the neoclassical aesthetic
The Phoenician port of Lpgy was founded at the beginning of the 1st millennium BC and first populated by the Garamantes. The city, which was part of the domain of Carthage, passed under the ephemeral control of Massinissa, King of Numidia. The Romans, who had quartered a garrison there during the war against Jugurtha, integrated it, in 46 BC, into the province of Africa while at the same time allowing it a certain measure of autonomy.
Although Leptis (the latinization of its Phoenician name) was comparable to the other Phoenician trading centres of the Syrtian coast, like Sabratha, after Septimius Severus became emperor in 193, its fortunes improved remarkably. Thanks to him, the renewed Leptis was one of the most beautiful cities of the Roman world. It is still one of the best examples of Severan urban planning.
Thereafter, Leptis felt prey to the same vicissitudes of fortune as the majority of the coastal cities of Africa. Pillaged from the 4th century and reconquered by the Byzantines who transformed it into a stronghold, it definitively succumbed to the second wave of Arab invasion, that of the Hilians in the 11th century. Buried under drifting sands, the city has only been disengaged, piece by piece, over the course of a long archaeological exploration.
The city, which was constructed during the reign of Augustus and Tiberius but which was entirely remodelled along very ambitious lines under the Severan emperors, incorporates major monumental elements of that period. The forum, basilica and Severan arch rank among the foremost examples of a new Roman art, strongly influenced by African and Eastern traditions.
The sculptures of the Severan basilica, which remain in situ, and that of the Severan arch, in the museum at Tripoli, are innovative in their linear definition of forms, the crispness of their contours and the angular delineation of their volumes: a comprehensive aesthetic, conceived as a function of the blinding African sun.
The ancient port, with its artificial basin of some 102,000 m2, still exists with its quays, jetties, fortifications, storage areas and temples. Dug under Nero and organized under Septimius Severus, it is one of the chefs d'oeuvre of Roman technology with its barrage dam and its canal designed to regulate the course of Wadi Lebda, the dangerous torrent that empties into the Mediterranean to the west. The market, an essential element in the everyday life of a large commercial trading centre, with its votive arch, colonnades and shops, has been for the most part preserved. The building, which dates from the Augustan period, was transformed and embellished under Septimius Severus.
Warehouses and workshops also attest to the commercial and industrial activity of a city whose large prestigious monuments, arches and gates, original forum and Severan forum, temples, baths, theatre, circus and amphitheatre, only occupy a very small part of the total area.

Source: UNESCO/CLT/WHC
 
Publications

Ennabli, Abdelmajid. "North Africa's Roman art. Its future" in North Africa's Roman art. Its future , September 2000, pp 18-29

Arqueología en el valle del Duero. Del Neolítico a la Antigüedad Tardía: Nuevas perspectivas


Arqueología en el valle del Duero. Del Neolítico a la Antigüedad Tardía: Nuevas perspectivas

José Carlos Sastre Blanco, Raúl Catalán Ramos y Patricia Fuentes Melgar (coordinadores)
Actas de las primeras jornadas de jóvenes investigadores del valle del Duero
Zamora, 16, 17 y 18 de Noviembre de 2011

El presente volumen recopila los trabajos de un nutrido grupo de investigadores que, desde las distintas zonas geográficas que configuran el Valle del Duero, y con enfoques muy distintos (desde el ámbito de proyectos de investigación hasta el desarrollo de actuaciones vinculadas a la arqueología contractual), se acercan al panorama actual de la arqueología de este amplio territorio, tanto en España como en Portugal.  Con el presente número damos inicio a una serie con la que se pretende completar los vacíos existentes en la investigación actual y establecer un punto de encuentro para los jóvenes investigadores de ambos países.
 
http//zamoraprotohistorica.jimdo.com

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El Proyecto Primeros Pobladores de Extremadura

 
Primeros Pobladores de Extremadura es un equipo multidisciplinar que centra el interés de su investigación en el Pleistoceno, es decir la etapa que va desde hace 2 millones de años hasta hace aproximadamente unos 10.000.
La investigación se encuentra diversificada. De este modo intentamos responder a la mayor cantidad de preguntas que nos plantea el registro arqueo-paleontológico. Los restos de cultura material, como herramientas de piedra y hueso, restos de comida, adornos o arte, se unen al estudio de las especies biológicas, el clima y el entorno en el que se desarrolló nuestra Historia más antigua. La excavación de los yacimientos arqueológicos, nos permite recoger materiales y observar las características y dinámicas que los conformaron. Posteriormente, los análisis de laboratorio nos permiten establecer hipótesis e interpretar la formación y funcionalidad de los distintos yacimientos.
El área geográfica en la que se centra el actual proyecto de investigación se sitúa en el entorno de la ciudad de Cáceres, en el denominado "Complejo Cacereño". Alrededor de este complejo paleoecológico y territorial, se han documentado distintos tipos de yacimientos paleolíticos que nos ayudan a reconstruir la evolución de nuestra propia especie desde hace un millón de años.
Sin embargo, el Paleolítico inferior, medio y superior no son las únicas etapas en las que el Complejo Cacereño ha sido el lugar elegido por los grupos humanos para establecer sus asentamientos. Los yacimientos neolíticos y de la Edad del Bronce se presentan como el final de la Prehistoria en el área cacereña.
Aparte del Complejo Cacereño, las investigaciones de Primeros Pobladores se extienden a otras zonas de Extremadura, la Península y Europa, contextualizado los materiales y problemáticas de los yacimientos extremeños en el marco de la prehistoria euro-asiática.
El Complejo Cacereño: Estudio del territorio.
Los yacimientos paleolíticos estudiados por Primeros Pobladores se sitúan en el denominado Complejo Cacereño. Esta unidad paleoecológica está articulada en torno a dos paisajes muy concretos, el Calerizo de Cáceres y las llanuras de humedales circundantes. El agua y la roca son los elementos fundamentales que componen estos dos entornos.
El karst
Por un lado, las calizas del Carbonífero del Calerizo presentes en el llamado Calerizo cacereño, han sido modeladas durante milenios por las aguas subterráneas, creando cavidades, simas y dolinas utilizadas por los homínidos como lugares de hábitat.
La llanura
La penillanura cacereña, se compone principalmente de granitos, lo que favorece la formación estacional de charcas y regatos. Estos dan lugar a humedales en los que los recursos bióticos se concentran en épocas de abundancia.
El território
La localización de distintos yacimientos en cueva (Maltravieso, El Conejar y Santa Ana) y de yacimientos (El Millar, Vendimia) y localidades (La Zafrilla, Motocross las Arenas, Arenales-El Majón, La Maruta, Las Gallinas), en los llanos de Cáceres y Malpartida de Cáceres nos informan sobre el intenso poblamiento del Complejo durante el Pleistoceno.
El estudio y la excavación de yacimientos al aire libre y de las cavidades del Calerizo cacereño nos han permitido constatar que estos dos ecosistemas son complementarios y dan como resultado una única unidad territorial.
Es en este contexto donde nace la idea de "Complejo Cacereño", un territorio con una variabilidad ecológica, con hábitats diversos y con una gran abundancia de materia prima. Todo esto hace que exista una gran movilidad entre las cuevas y los yacimientos al aire libre
Los humedales de los Barruecos (Malpartida de Cáceres) son un ejemplo del tipo de paisaje que debió existir durante el Pleistoceno en los alrededores de Cáceres
Las cuevas del kast fueron ocupadas por los homínidos al menos desde hace un millon de años.
Yacimientos
Los yacimientos excavados en la actualidad presentan caracteristicas muy diversas. Por un lado, los yaciemientos al aire libre de El Millar y Vendimia, se encuadran crono-culturalmente en el Paleolítico Medio. Estos dos yacimientos presentan abundantes restos de industria lítica aunque la acidez de los suelos no ha permitido la conservación de restos faunísticos.
Por el contrario, los yacimientos en cueva como El Conejar, Maltravieso y Santa Ana, contienen abundantes restos de industria lítica y fauna. En estas tres cavidades ha sido documentando un amplio lapso crono-cultural que se extiende entre el Paleolítico inferior y la Edad del Bronce.
Aparte de éstos, las prospeciones realizadas y los datos históricos nos informan de la existencia de un amplio número de yacimientos en el área cacereña. El Calerizo en si mismo, debe ser considerado como un gran yacimiento que quizás esconda aún algunos secretos sobre el pasado de la ciudad
Actividad científica: Los estudios multidisciplinares.
En la actualidad, la arqueología de Pleistoceno necesita ser abordada desde un gran número de disciplinas y subdiciplinas. Las líneas de investigación en Pleistoceno están muy influenciadas por las ciencias de la tierra, como la geología y la biología. La combinación de éstas con las ciencias arqueológicas se traduce en disciplinas como la Paleobotánica, Zooarqueología, Tafonomía o Geoarqueología entre otras.
Las líneas de investigación se desarrollan en distintos planos. En ocasiones, los estudios se reducen a trabajos puntuales que proporcionan resultados concretos. En otras, las líneas de investigación desarrollan aspectos mucho más complejos y se inscriben dentro de programas de ejecución a medio y largo plazo a través de la realización de tesis doctorales.
En la actualidad, Primeros Pobladores tiene abiertas varias líneas de investigación principales entre las que destacan: Tecnología lítica, traceología, estudios de materias primas, arqueología del territorio, geoarqueología, geocronología, paleontología de micro y macromamíferos, zooarqueología, tafonomía, paleoecología y arqueoestratigrafía.
Socializar el conocimiento
Una de las principales líneas de actuación de EPPEX es la SOCIALIZACIÓN, término bajo el cual se agrupan distintos proyectos que tienen un doble objetivo: por un lado, dar a conocer a la sociedad los avances experimentados en el conocimiento del Paleolítico en Extremadura y en la Prehistoria en general, es decir, concebir la investigación como un proceso que debe tener entre sus objetivos un beneficio social de extenso calado; por otro lado, la Socialización permitirá hacerle al ciudadano partícipe de la labor de preservación y difusión del patrimonio arqueológico extremeño, adoptándolo como algo propio.
Las acciones emprendidas por EPPEX en este ámbito se dirigen preferentemente a sectores concretos de la población, de forma que la actividad pueda estar diseñada específicamente, atendiendo a criterios de objetivos, metodología, comunicación, etc.
Las líneas de actuación son:
Ámbito Universitario:
Semana Expositiva "Cáceres Paleolítico" (2004, Fac. Filosofía y Letras de la Uex -Cáceres-), que incluía charlas, talleres y visitas a yacimientos paleolíticos de la ciudad de Cáceres.
1º Ciclo de conferencias del Pleistoceno (2005, Fac. Filosofía y Letras de la Uex -Cáceres-).
Congreso El mensaje de Maltravieso 50 años después, en colaboracaión con el Museo de Cáceres (2006, Fac. Filosofía y Letras de la Uex -Cáceres-).
Público en General:
Exposición La Cueva de Maltravieso: Cáceres hace 350.000 años, que entre 2006 y 2007 recorrió las principales ciudades extremeñas (Museo de Cáceres-2005; Centro Cultural Alcazaba, Mérida-2006; Biblioteca Regional de Extremadura, Badajoz-2006; Centro de Interpretación de la Cueva de Maltravieso, Cáceres-2007).
Feria de la Prehistoria, que en sus dos ediciones (2007 y 2008) ha contado con el apoyo directo del Ayuntamiento de Cáceres y de la Caixa Catalunya, y que aunaba en su programa diferentes actividades (Maltravieso Directo, Talleres de Prehistoria, Ciclo de Cine).
Institutos de Educación Secundaria:
Talleres de Prehistoria (Técnicas de Excavación en Arqueología, Caza y modos de vida en el Paleolítico, Arte en el Paleolítico,etc.) impartidos por miembros del Equipo en distintos institutos de otras tantas localidades extremeñas (Moraleja, Navalmoral de la Mata, Caminomorisco, Cáceres, entre otros).
Colaboración con el I.E.S. Al-Qazeres (Jornadas La Cueva de Maltravieso en el I.E.S. Al-Qázeres -2005/2008-, curso El Calerizo Cacereño: Maltravieso Ayer y Hoy, en colaboración con Cáceres 2016 -2008-).
Colaboración con el Centro de Profesores y Recursos de Cáceres y de Plasencia en cursos de formación (2005 y 2006).
 

Phallic obsidian cache intrigues archaeologists (Papua New Guinea)

 
A beautiful and expertly-flaked obsidian tool which formed part of a cache, rescued from a development site, offers a greater insight into the lives of ancient people that inhabited the island of New Britain, Papua New Guinea (PNG).
In October 2010 Dr Robin Torrence a Senior Principal Research Scientist at the Australian Museum Reseach Institute was contacted by the General Manager at Barema oil palm plantation on New Britain Island. The company was in the process of bulldozing the side of a hill to make a house terrace. In the process they had uncovered a group of finely worked obsidian (volcanic glass) tools. A workman had recognized the obsidian as something belonging to the time of his ancestors and rescued a large tool before it could be crushed by the bulldozer.
Stemmed tools
The shape belongs to a group known as ‘stemmed tools’ because the handles resemble the stem of a leaf. The tools are very rare artefacts that date to between about 10,000 and 3,000 years ago, a period for which there is very little archaeological information from the island regions of PNG.
Dr Torrence explained “what was even more amazing is that this particular stone was flaked into a shape whose profile is unmistakeably meant to be a penis.”
“Based on my astonishment at the find and my advice that it was extremely important, the General Manager stopped work at the site until I and my colleagues Dr. Peter White and Dr. Nina Kononenko from the University of Sydney could travel to Hargy Oil Palms, Ltd., on the north coast of the island near Bialla, a long dusty drive from Hoskins airport.”
“By the time we arrived late one afternoon, the workmen had recovered a number of broken parts of other tools identical to the complete artefact.”
A definite typology
All in all there were two definite and two possible tools with the same phallic shape. These brought into perspective a stemmed tool collected in the 1980’s from the Apugi Island offshore from the south coast of New Britain and another Dr Torrence had only recently discovered in the Ethnologisches Museum in Berlin.
The set suddenly came together to create a definite type that might have been widely used on New Britain. Using a portable X-ray fluorescence instrument set up on the veranda of the plantation guest house, Dr Torrence measured the chemical composition of the tool. The results showed that all the tools collected at Barema had come from the Kuatu-Bao obsidian source located some 100 km away by sea, where they were probably made and then reached Barema through trading networks.
What was their function?
Dr Torrence thinks that the high level of skill required to make the smooth rounded end of the tool and then retouch the stem cannot be overemphasised. “Modern knappers with long experience are unanimous in their praise of the prehistoric tool makers. This suggests that they were used to create and support status differences within local groups.”
“They could have been used to signify male potency or within initiation ceremonies for either sex. The finding of a cache may indicate a high status burial (bones do not preserve in these acidic volcanic soils) or perhaps a place where powerful objects were stored, such as a men’s house. From the shape it seems that the male sexuality was among the traits that played a significant role in the ceremonial and spiritual life of the ancient people at Barema.”
The researcher explained that archaeological work in PNG is still in its early stages and in New Britian there have been no villages excavated from this time period.
“Still this remarkable find opens up an ancient world peopled by individuals with meaningful and creative lives, some of whom skilfully crafted beautiful objects and others who used these to show off their prowess or wealth, to increase fertility, or through initiations to ensure perpetuity for their clan.”

Reconstrói-se pela primeira vez o pé de um ‘Homo heidelbergensis’


CGP/DICYT

Membros da Equipe de Pesquisa de Atapuerca (EIA) reconstruíram, pela primeira vez, o pé de um Homo heidelbergensis, um hominídeo que viveu na Serra de Atapuerca há 500.000 anos e do qual se tem um importante registro fóssil no sítio arqueológico da Sima de los Huesos. A importância da descoberta, que foi apresentada hoje no Museu da Evolução Humana (MEH) de Burgos, radica na dificuldade de assignar ossos a um mesmo individuo. A apresentação contou com a participação dos membros do EIA que desenvolveram o trabalho, orientados por Juan Luis Arsuaga, bem como do presidente da Junta de Castela e Leão, Juan Vicente Herrera, e do técnico nacional de futebol Vicente del Bosque, que foi homenageado.
Conforme explicam os pesquisadores, “a maioria dos dados que os paleontólogos tem para reconstruir a evolução humana procedem dos ossos da cabeça (crâneo e mandíbula) e dos dentes”. Das demais regiões do esqueleto “se dispõe de pouca informação das espécies humanas anteriores aos neandertais”. Contudo, a Sima de los Huesos constitui “uma exceção a esta norma”. Até agora foram encontrados mais de 500 ossos de pé, mas estão todos misturados.
 No último número do Jornal de Atapuerca, a equipe científica que realizou este trabalho detalhava que mais de três quartos dos fósseis que pertencem ao esqueleto pós-craniano do registro fóssil mundial anteriores a 100.000 anos procedem deste sítio arqueológico, “que é fundamental para conhecer a evolução do tamanho, a forma e as proporções do corpo do gênero Homo”. Não obstante, “para poder realizar muitos destes estudos é necessário associar os ossos que pertenceram a um mesmo individuo, o que não é uma tarefa nada fácil, já que na Sima se encontram os restos, fragmentados e dispersos, de pelo menos 28 esqueletos”.
“De fato, é extremamente difícil assignar diferentes elementos a um mesmo individuo, já que a maioria da população possui idade e complexão similar. Assim, qualquer associação realizada entre ossos de um mesmo individuo possui uma grande importância”, asseguram em palavras coletadas pela DiCYT.
Durante o terceiro congresso anual da Sociedade Europeia para o Estudo da Evolução Humana (ESHE), realizado em Viena (Áustria) em setembro, em um trabalho orientado por Adrián de Pablos, pesquisador do Centro Misto UCM-ISCIII de Pesquisa sobre Evolução e Comportamento Humanos e membro da Equipe Pesquisadora de Atapuerca (EIA), apresentou-se à comunidade científica internacional algo incomum na paleontologia, a primeira associação de ossos do pé procedentes do sítio arqueológico da Sima dos Huesos.
 Os pesquisadores puderam associar praticamente todos os elementos dos pés de um mesmo individuo adulto masculino: os ossos do tornozelo, calcanhar e peito do pé.
 Do mesmo modo, a partir do estudo dos tarsos e metatarsos desta associação, utilizando fórmulas de regressão robustas e combinando vários elementos, foram capazes de estabelecer uma estatura para este individuo de 1’73 metros, um valor similar ao obtido previamente a partir de outros ossos fósseis isolados como os fémures ou os úmeros.
 O Museu da Evolução Humana (MEH) de Burgos exibe outros importantes fósseis encontrados na Sima de los Huesos dos sítios arqueológicos de Atapuerca pertencentes à espécie Homo heidelbergensis, como o crâneo número 5, Miguelão, ou a pélvis Elvis, dentre outros.
 

martes, 26 de noviembre de 2013

Cine arqueológico en el Museo de Zamora

 
Mañana, miércoles 27 de noviembre a las 20:00 h, coincidiendo con la celebración del XIII Festival Internacional de Cine Arqueológico del Bidasoa (FICAB), se proyectarán en el Museo de Zamora dos producciones españolas exhibidas en anteriores ediciones del festival:
 
"Arte libre, Vale do Côa & Siega Verde". Dirección: Víctor Cid. 2010. Duración 10'
 
"El legado celta". Dirección: José Manuel Novoa. 2011. Duración 52'
 
La entrada es libre hasta completar el aforo. Os esperamos.
 
 
Museo de Zamora
Pza. Santa Lucía, 2
49002 Zamora
 
telfn. 980516150
 

Iron age hill fort threatened by plans to build 200 luxury homes

 
 
Old Oswestry is one of Europe’s best preserved iron age hill forts, a site that has existed for more than 3,000 years and can be seen for miles around.
The war poet Wilfred Owen completed his army training on the grassy mounds of Old Oswestry, which is also said to be the birthplace of King Arthur’s wife, Guinevere. It is likely that the Shropshire lad himself, AE Housman, would have spent time admiring the views from the fort’s majestic summit on the Shropshire-Wales border.
Now, in what critics say is a result of the government’s new planning policy, proposals have been drawn up to build almost 200 luxury homes next to the ancient site, angering local residents and heritage groups. Some 6,000 people have signed a petition opposing the development, part of the county council’s plan to build 2,600 homes by 2026 to comply with government targets.
One of 25 hill forts in Shropshire, Old Oswestry has a series of perimeter ditches, formed between ramparts, that were designed to slow down attackers. An archaeological survey in 2010 found man-made structures in fields to the north-east of the fort. Two years ago the discovery of an iron age road, thought to connect The Wrekin, near Telford, with fields near the site, indicated that there was likely to be important evidence of past cultures buried under the soil.
“If houses go up, access to important archaeology and further understanding of iron age culture will be lost indefinitely under bricks and concrete,” said Neil Phillips of Hands Off Old Oswestry Hillfort (Hoooh). “The sprawling infrastructure of the housing masterplan, with houses, roads, gardens, link paths and car parking, will severely erode a large part of the green farmstead setting which is an integral part of Old Oswestry’s appeal.”
English Heritage, which describes Old Oswestry as “a site of great national importance, one that helps to define our national story and identity”, has joined Oswestry town council in opposing the scheme, which locals say will do little to ease housing problems. They claim that the 188 homes planned for up to three sites around the fort will be expensive, low-risk developments “for affluent commuters, rich retirees, country retreat investors and holiday cottage landlords”. The development will be studied closely by the likes of the National Trust, which has warned that the government’s new “pro-development” planning framework will result in a glut of upmarket homes being built on greenfield sites because these offer the best returns for construction firms.
Campaigners have questioned the basis for the council’s new homes target. “Shropshire council has acknowledged that the 2,600 figure is both arbitrary and inexact,” said John Waine from Hoooh. “This is the sand on which they seem willing to allocate new homes, setting a precedent for future build around this and other Shropshire heritage sites.”
Local people have pressed their MP, environment secretary Owen Paterson, to raise their concerns. A spokeswoman for Paterson said: “He never becomes involved in planning decisions, which are entirely the responsibility of Shropshire council. However, he always passes on the concerns of any constituents who contact him to the leader of Shropshire council.”
A council spokesman said it was awaiting a response from local groups before commenting further: “We understand that the town council is to meet with representatives of English Heritage in early December and we expect a formal view from them shortly afterwards.
 
 
 

lunes, 25 de noviembre de 2013

Novos dados sobre a Idade do Ferro na província de Zamora (Espanha)

 
José Pichel Andrés/DICYT 
 
Diversas prospecções arqueológicas realizadas nos últimos anos na província de Zamora estão proporcionando muita informação sobre a Idade do Ferro, conforme os resultados apresentados hoje nas ‘III Jornadas de Jovens Pesquisadores do Vale do Douro: Do Paleolítico à Antiguidade Tardia’, realizadas na Universidade de Salamanca. Dentre os trabalhos científicos mais destacáveis estão as descobertas do sítio arqueológico da encosta de ‘El Pico’, que ocupa cerca de seis hectares e acerca da qual quase não existiam dados.
 A pesquisadora Raquel Portilla Casado, que realiza sua tese na Universidade de Salamanca, somente contava com informações de princípios dos anos 90, quando uma primeira prospecção foi realizada. Aquele trabalho não foi publicado e não foram analisados os materiais encontrados, que estivam datados de forma imprecisa entre o Calcolítico, a primeira Idade do Ferro e finais da Idade do Bronze.
 O projeto de Raquel Portilla pretendia estudar toda a Idade do Ferro no município de La Guareña, mas o único sítio arqueológico que ofereceu bons resultados foi a pequena fortaleza de La Guareña, precisamente, acerca da qual existia menos informação nos inventários anteriores. “Coletamos uma quantidade ingente de peças de cerâmica, mais de 1.000, deixando grande parte no campo”, indica em declarações a DiCYT.
 Estes materiais e sua decoração permitiram determinar com segurança que o local esteve povoado na Idade do Ferro. Além disso, é uma região limítrofe com Valladolid e Salamanca, e está relacionada com outros sítios arqueológicos dessas províncias, de modo que “a suposta lacuna que tínhamos nessa região acaba de ser preenchido com esta fortaleza”. De fato, está rodeada por cinco sítios arqueológicos do final da Idade do Bronze e os pesquisadores acreditam que aquelas populações se deslocavam a esta região.
 Além da cerâmica, a pesquisa revelou algumas utilidades líticas, grande quantidade de restos ósseos que aparentam ter sido manipulados com ferramentas e restos metálicos. Até que não sejam feitas escavações, não é possível tirar muitas conclusões sobre a história da encosta de ‘El Pico’, mas “não encontramos restos defensivos, pode ser um povoado dedicado à pecuária sem nenhum outro tipo de interesse”, afirma.

Serra da Culebra

Por outro lado, em alguns sítios arqueológicos da Serra da Culebra, também na província de Zamora, os arqueólogos proporcionam novos dados baseados quase exclusivamente nos restos de importantes sistemas defensivos, conforme explicou em outra palestra Óscar Rodríguez Monterrubio, da associação Zamora Protohistórica. Atualmente, o mais destacado são as muralhas desmoronadas, também podendo-se observar cerâmicas e instrumentos líticos quando a vegetação permite.
“Temos teoria de que o controle do território não era exercido de maneira separada em cada sítio arqueológico, mas em comunidade, porque a partir de um local era possível dominar um área concreta e outro, com melhores sistemas defensivos, controlaria uma área superior”, indica o especialista. Cada sítio arqueológico está relacionado com seu ambiente. Os cursos fluviais e os vales comunicavam os diferentes sítios arqueológicos e o objetivo era captar recursos através da mineração ou de pastos em uma região estratégica, situada entre o vale do rio Tera, ao Norte, e o vale do rio Aliste, ao Sul.
 Os trabalhos sobre a Idade do Ferro nesta região foram realizados entre 2006 e 2013 em lugares como o forte de El Castillán (Ferreras de Arriba). “Partimos de estudos feitos nos anos 80, listas de sítios arqueológicos e sua localização que serviram para localiza-los, mas com as novas técnicas hoje existentes e com os estudos já realizados estas prospecções atualizam a informação”, explica.

Romanização

Na jornada de hoje outras comunicações sobre a Idade do Ferro focaram-se em dois sítios arqueológicos de Sanabria: Las Muradellas e Santo Toribio. Do mesmo, apresentou-se um estudo sobre a relação dos grupos humanos da cultura das fortalezas com o vale dos rios Tera e Razón, das montanhas de Soria, na primeira Idade do Ferro.
 Fora desta época, outra sessão falou da romanização no Vale do Douro, com estudos sobre as províncias de Zamora, Valladolid, Palencia e León. Finalmente, a última sessão ocupou-se da arqueologia experimental.

 Arqueologia experimental: a hidromel
A jornada foi finalizada com demonstrações práticas de arqueologia experimental. Dentre elas, a empresa de arqueologia Arbotante, de Valladolid, explicou seu trabalho com a hidromiel, uma antiga bebida alcoólica resultado da mescla de mel e água fermentada com leveduras, com a adição de alguns frutos.
 Este trabalho está baseado nas descrições de fontes romanas e medievais, mas tem um caráter empírico. “Tentamos reconstruir como eram elaboradas essas bebidas”, comenta Miguel Ángel Brezmes, da Arbotante. Nos registros arqueológicos pode existir restos de mel ou cerveja que forneçam pistas sobre os processos de elaboração, mas a experimentação real também aporta muita informação sobre como ocorria a fermentação, como ficava a mescla ou em quais recipientes era armazenada, “elementos que estão fora do contexto arqueológico”. Assim, a Arbotante elabora sua própria hidromel para avançar o estudo.
 “Nosso projeto de pesquisa abrange das primeiras pinturas rupestres que fazem referencia à coleta de méis silvestres, em 9.000 a. C., até a elaboração e o significado social que tinham, relacionado com a coesão social e as crenças, pois era uma bebida ritual reservada à elite e a momentos de união do grupo”, indica Iván García.
Estes conhecimentos podem ser aplicados futuramente, pois “no âmbito arqueológico queremos tentar alertar sobre estruturas relacionadas com o mundo apícola que podem passar desapercebidas em algumas escavações”.
A arqueologia experimental “está levantando muitas perguntas”, asseguram os arqueólogos. Estudar as obras líticas ou a fabricação de moradias com adobes é muito mais prático através da experimentação. “Testamos quais eram os processos do passado, reproduzindo-os no presente”, resumem os pesquisadores.
 

Aplica-se o TAC ao estudo arqueológico de cerâmicas (Burgos)



José Pichel Andrés/DICYT

A Tomografia Axial Computadorizada (TAC) é uma técnica de imagem normalmente utilizada para realizar diagnósticos médicos. Contudo, o Laboratório de Evolução Humana (LEH) da Universidade de Burgos conta com um TAC para a pesquisa científica, o primeiro não hospitalar existente na Espanha. Os pesquisadores o utilizavam para analisar os fósseis de Atapuerca, mas agora iniciaram uma nova linha de pesquisa arqueológica para o estudo de cerâmicas. Este trabalho foi apresentado hoje nas ‘III Jornadas de Jovens Pesquisadores do Vale do Douro: Do Paleolítico à Antiguidade Tardia’, realizadas na Faculdade de Geografia e História da Universidade de Salamanca.
 Marta Francés Negro, pesquisadora do LEH, explicou à DiCYT que o TAC de seu laboratório está sendo utilizado principalmente no campo da antropologia para o estudo dos fósseis da Sima de los Huesos, uma das jazidas mais importantes de Atapuerca, mas no seu caso “é um estudo arqueológico que permite estudar as peças sem destruí-las nem modifica-las”.
As pastas cerâmicas estudadas há apenas três meses procedem de outra jazida da Serra de Atapuerca, o Portalón de Cueva Mayor, em que existem restos de assentamentos humanos da Pré-história recente, como a Idade do Bronze e o Calcolítico, épocas às que pertencem os materiais analisados neste estudo.

Vantagens tecnológicas

Geralmente, no estudo das cerâmicas sem intervenção “somente pode-se saber qual é a tipologia”. Quando se realizam cortes em forma de lâminas finas para sua análise em laboratório corre-se o risco de que o corte escolhido não seja representativo. Por outro lado, o TAC permite estudar peças completas, “todo o interior”, chegando às “zonas que não são visíveis e que teriam que ser destruídas para analisar”. Isto torna possível saber quais são os componentes das cerâmicas e inferir quais eram as características de todo o conjunto.
 A técnica também permite analisar inclusões que não deixam restos, por exemplo, vegetais que em muitos casos são queimados durante o cozimento da própria cerâmica. “Pensamos que no futuro, dependendo do tamanho e da forma, podemos deduzir o tipo de material de uma inclusão e saber quando se trata, por exemplo, de uma semente”, indica Marta Francés, uma informação muito valiosa para os arqueólogos.
 O TAC também começou a ser utilizado na geologia para estudar estalactites e estalagmites. Assim como no caso da arqueologia, um programa informático permite dar sentido às imagens e reconstruir virtualmente as peças. “Esperamos poder avançar neste estudo o suficiente para pesquisar materiais de certa importância que não possam ser alterados”, afirma Marta Francés.

Várias sessões

Além desta pesquisa, a primeira jornada deste encontro de jovens arqueólogos organizado pela Associação Científico-Cultural Zamora Protohistórica incluiu diversas sessões. Uma delas foi dedicada ao Paleolítico, com apresentações da jazida de Siega Verde (Salamanca), da caverna de La Griega e do Abrigo del Molino (Segovia). Na sessão do Neolítico e do Calcolítico foram apresentadas pesquisas sobre as condições de vida durante a Pré-história em Atapuerca e estudos funerários no Alto Duero. A parte do programa dedicada à Idade do Bronze inclui trabalhos sobre enterros infantis, cerâmicas de Numancia, petroglifos da Maragatería, aproveitamento animal e arte esquemática de Zamora e Salamanca. Do mesmo modo, os participantes disfrutaram de uma visita ao Cerro de San Vicente, origem da capital de Salamanca.
 

Pesquisas na jazida de El Castillón revelam um longo tempo de ocupação (Zamora, Espanha)


José Pichel Andrés/DICYT

A última campanha de escavações arqueológicas no vilarejo fortificado de El Castillón, localizado em Santa Eulalia de Tábara (Zamora), revelaram que este assentamento da Antiguidade Tardia foi ocupada por um período de tempo mais longo do que acreditavam os cientistas até agora. As datações realizadas antes localizam os últimos habitantes no século V, mas após a campanha de agosto de 2013 os especialistas aumenta a data desta ocupação a um período compreendido entre os séculos VI e VIII.
“Os trabalhos arqueológicos foram desenvolvidos em várias zonas, dentre as quais temos o setor metalúrgico, em que se identificaram novas estruturas e níveis relacionados com a produção de ferro”, explica à DiCYT Jose Carlos Sastre Blanco, arqueólogo que co-orientou a campanha de escavação junto com Patricia Fuentes Melgar e Manuel Vázquez Fadón, todos do Projeto de Pesquisa Arqueológica Zamora Protohistórica.
 Outra zona destacável é a área habitacional e, graças às escavações realizadas nesta, deu-se a descoberta mais importante deste ano. “Foi feita uma intervenção na moradia localizada na zona central do vilarejo, na qual haviam sido registrados níveis de ocupação posteriores aos conhecidos até agora, do século V d.C. Esta ocupação mais tardia da moradia corresponderia a um momento situado entre os séculos VI-VIII”, indica o especialista. O estudo que atualmente está sendo realizado dos materiais poderá datá-lo com maior precisão.
 Este nível de ocupação está relacionado com a presença de vários fornos domésticos, dos quais foram coletadas amostras para realizar análises de paleomagnetismo e termoluminescência que permitam saber qual é a sua data e como funcionavam.
 Na estrutura habitacional da zona Sul do vilarejo “identificamos uma grande moradia, e fizemos uma intervenção em uma sala com um solo formado por lajes de ardósia”, indica Jose Carlos Sastre. Esta nova moradia se relaciona com uma ocupação mais tardia do vilarejo com relação aos materiais encontrados, “o que nos indica que El Castillón teve uma perduração mais longa do que em principio se acreditava”.

Materiais encontrados

Alguns dos materiais mais significativos desta campanha se relacionam com as cerâmicas, destacando-se exemplares semelhantes aos do Cerro de San Esteban, localizado em Muelas del Pan (Zamora), também junto ao rio Esla, a jusante da própria jazida de El Castillón, com o qual guarda uma grande quantidade de semelhanças.
 Do mesmo modo, “destacam-se objetos de adorno pessoal como esferas de vidro, e um significativo objeto com uma pequena ponta de lança de ferro, que tinha sido utilizada com fins cinegéticos”.

47 arqueólogos

Nesta última campanha de escavações participaram 47 arqueólogos provenientes das Universidades de Valladolid, Oviedo, Santiago de Compostela, Málaga, Granada, Castilla la Mancha, Rey Juan Carlos, León, Salamanca, Extremadura, Barcelona, Zaragoza, Autónoma de Madrid, Complutense de Madrid, Jaén, Burgos, UNED, Coimbra (Portugal), Pisa (Itália), Bourdeaux (França) e British Columbia (Canada).
 A jazida de El Castillón foi escavada durante cinco verãos consecutivos, entre 2007 e 2011. Em 2012 foi impossível continuar por falta de apoios, mas neste ano a Zamora Protohistórica conseguiu os fundos necessários para recomeçar os trabalhos graças ao ‘crowdfunding’ (doações através da internet). Antes de começar a escavação, trabalhos de magnetometria já revelavam estruturas ocultas, mas foram os trabalhos arqueológicos que proporcionaram maior informação.
 Este local se destaca por aportar valiosa informação de um período muito pouco conhecido pelos historiadores, a Antiguidade Tardia, abrangendo a Antiguidade e a Idade Média, especialmente no Nordeste da península ibérica.
 

sábado, 23 de noviembre de 2013

Epílogo: III Jornadas de Jóvenes Investigadores del valle del Duero (Salamanca)


Las III Jornadas de Jóvenes Investigadores del valle del Duero (Salamanca - 2014), celebradas los pasados dias 20, 21 y 22 de Noviembre de 2014 en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca, organizadas por la Asociación Científico - Cultural Zamoraprotohisotrica, con la colaboración de la Universidad de Salamanca y Tras las Huellas del Tiempo.
En esta ocasión han estado inscritos un total de 128 asistentes y ponentes, superando las cifras de las anteriores jornadas: Zamora (103) y León (120).
En esta ocasión las sesiones se han dividido entre el Paleolítico, el Neolítico - Calcolítico, la Edad del Bronce, la Edad del Hierro, la Romanización y la Antiguedad tardía en el valle del Duero, además de una sesión especial dedicada a la Arqueología experimental. Contando con trabajos de todas las provincias de Castilla y León, y Portugal.
Dada la buena acogida que año tras año reciben estas jornadas, durante el año 2014 Zamoraprotohistorica continuará celebrabdo este evento, en otro lugar distinto, con el objetivo de difundirlo a un mayor número de porsonas, yque los jóvenes investigadores que estan llevando a cabo diversos trabajos puedan darlos a conocer a la comunidad científica y social.

http://zamoraprotohistorica.jimdo.com

Una punta de jabalina única en la península ibérica (Zamora)


JPA/DICYT 

La campaña de excavaciones del pasado verano en el yacimiento de El Castillón, situada en la localidad zamorana de Santa Eulalia de Tábara, permitió el hallazgo de una puta de jabalina de hierro muy singular, que los investigadores sitúan en torno al siglo VI, al final de la ocupación de este enclave. El hallazgo se ha presentado esta mañana en las ‘III Jornadas de Jóvenes Investigadores del Valle del Duero: Del Paleolítico a la Antigüedad Tardía’, que han concluido hoy en Salamanca.
 “Es uno de los artefactos más singulares que hemos hallado en El Castillón”, afirma en declaraciones a DiCYT Jose Carlos Sastre, arqueólogo de la asociación Zamora Protohistórica, responsable de los trabajos de excavación. La interpretación de los expertos es que su uso habría estado relacionado con la caza y no con aspectos defensivos, aunque están a la espera de realizar más análisis para sacar conclusiones.
 Por el momento, se trata de una pieza única en la península ibérica, ya que sólo guarda cierta similitud con otros restos arqueológicos hallados en un yacimiento de Sant Julià de Ramis (Gerona). De hecho, en otros enclaves de la provincia de Zamora se han encontrado puntas de flecha, pero que no tienen “nada que ver con la tipología” de la pieza hallada este año en El Castillón. Habría que ir hasta el centro de Europa para encontrar un objeto de estas características, sobre todo por las aletas que marcan su forma.
Como han hecho en otras ocasiones, los responsables del yacimiento de El Castillón tienen pensado enviar esta pieza al Laboratorio de Tecnología Mecánica y Arqueometalurgia de la Universidad Complutense de Madrid para tratar de averiguar más sobre la pieza, por ejemplo, si fue fabricada en el propio castro de Santa Eulalia de Tábara o procedía de otro lugar.

Antigüedad Tardía

El último día de estas jornadas ha estado dedicado a la Antigüedad Tardía en el Valle del Duero. Acerca de El Castillón, se ha presentado también un estudio de magnetometría. Asimismo, ha habido presentaciones sobre el territorio conocido como Sabaria, figuras humanas y animalísticas del yacimiento de La Olmeda (Palencia), los primeros trabajos de prospección en el valle del río Odra (Burgos) y sepulcros rupestres del Baixo Sabor (Portugal).
 El balance general de los tres días de jornadas, que se han celebrado en la Facultad de Geografía de la Universidad de Salamanca, es muy positivo, según los organizadores, ya que ha aumentado el número de participantes con respecto a las ediciones anteriores, llegando a 128. Además, se han presentado nuevas metodologías, por primera vez ha habido comunicaciones científicas en posters y algunas de las ponencias han resaltado la utilidad de las nuevas tecnologías en el campo de la arqueología, “un avance que va a ser muy importante en el futuro”.

Fuente: DiCYT:  http://www.dicyt.com/noticias/una-punta-de-jabalina-unica-en-la-peninsula-iberica?handle=una-punta-de-jabalina-unica-en-la-peninsula-iberica&newsId=

When hunter met farmer (Poland)


In the area of the southern Baltic coasts Dąbki is a unique site as it is the only known Mesolithic settlement with a collection of artefacts that shows a connection to the farmers from central and southern Europe.  Because of this, archaeologists had to approach to the analysis of discovered historical objects with great caution.
“We believe that Mesolithic hunters-gatherers, the people inhabiting these areas 7-6 thousand years ago, carried out an extensive exchange of goods with farmers arriving in northern Europe” , said Prof. Kabaciński.
Research on the archaeological site in Dąbki can provide important insight into the changes that took place during the period towards the end of the absorption economy and into the beginning of the productive economy. Dąbki, seems to be the place where communities with very different cultural and economic traditions came into direct contact.

Expanding agricultural tradition

The expansion of agricultural communities can be seen in the northern part of the North European Plain from mid sixth millennium BCE. Then, stable settlement of farmers appeared from the Paris basin to Ukraine.
“This colonisation, however, did not cover the lowlands of northern Europe and the Baltic Sea region, still inhabited by groups practising an economy based on gathering and hunting. It was not until the middle of the fourth millennium BCE, when farmers appeared in these areas, so the Dąbki site is an extraordinary mystery”, explained Kabaciński.
The first farmers in today’s Poland settled in the areas where they found fertile soil, including the area of Kujawy from the mid sixth millennium BCE. According to the researchers, that was where many of the vessels discovered in Dąbki were made.
The researchers emphasise that the discovered vessels are very well made. Dr. Agnieszka Czekaj-Zastawny, the project archaeologist working on ceramic imports said, “This is high quality thin-walled pottery. Interestingly, some of the products also come from areas west of the Oder” .
“Dąbki is undoubtedly the place of large scale exchange of goods. People probably arrived there from distant parts, crossing distances of a few hundred kilometres. Or was it the result of expeditions of local communities? It is difficult to clearly determine”, commented Prof. Kabaciński . However, ceramic vessels coming from the area of present-day Hungary are almost certainly the result of the work of intermediaries, since it is difficult to believe that the inhabitants of that area ventured so far.
People of Dąbki probably offered farmers antler products, furs, objects made of bone and amber. The design of some of the objects found on Neolithic sites suggests the assumption is possible.
The current results of the international team have been published in the Journal of Field Archaeology Vol. 38, 2013

Source: PAP – Science and Scholarship in Poland www.naukawpolsce.pap.pl

Source: Past Horizons: http://www.pasthorizonspr.com/index.php/archives/11/2013/when-hunter-met-farmer

Enterrados en posición fetal (Barcelona)


No se conocía en España hasta ahora un modelo funerario como el descubierto en una cueva de las afueras de Barcelona: cuerpos inhumados hace 6.400 años siguiendo un rito inédito hasta ahora en estos pagos. Un sorprendente conjunto de inhumaciones lo ha puesto al descubierto en Begues, un pequeño pueblo de montaña situado en la segunda corona metropolitana de Barcelona.
Los restos inhumados de cuatro individuos (un adulto de unos 50 años y 1,55 metros que sufría, al parecer, una severa artrosis vertebral y un tumor óseo; dos adolescentes, y un niño) del Neolítico medio inicial fueron dispuestos en posición fetal, alineados en círculo a un metro de distancia entre sí, reposados en el lado derecho de su cuerpo, encarados a la entrada de la gruta, siguiendo el contorno de la pared norte de la propia cueva. Junto al adulto, se han hallado trozos de animales domésticos muertos y un ajuar fúnebre compuesto por un vaso con dos asas (probablemente, para beber cerveza) y un colgante de hueso bajo su brazo izquierdo con una perforación para sostenerlo.

Práctica de dos siglos

"Para ellos, la posición en la que naces era también con la que te ibas del mundo", explican los investigadores
Calculan los expertos que esta práctica funeraria duró en torno a dos siglos. El sistema aprovechaba un hueco en la superficie de una caverna dedicada en exclusiva al uso fúnebre, pues los residentes "pasaban la mayoría del tiempo en la terraza y el porche de la cueva, que era oscura y tenebrosa", según los investigadores. Antes de ser inhumados, siempre bien aseados, los cadáveres eran atados con cuerdas en brazos y piernas para, a continuación, ser envueltos con una mortaja.
La manera de inhumar los cuerpos (nunca dejada al azar) era siempre idéntica. Los sujetos eran sepultados en posición fetal, como se estilaba en el Neolítico. "Para ellos, la posición en que naces era también con la que te ibas de la Tierra", explican los investigadores.

Restos de animales domésticos

El resto de media cabra de unos tres años de edad, hallado sobre el pecho de uno de los cuatro esqueletos humanos, "no era en ningún caso comida", señalan con cierto misterio los arqueólogos responsables de la excavación. "Cabe pensar que esas piezas animales, no sólo de cabras sino también de terneros, eran más objetos que otra cosa", explica el arqueólogo Manel Edo, quien está convencido de que los hacedores y beneficiarios de esta manera de sepultar fueron, además, "los primeros en ir a excavar" en la mina de Can Tintoré, en Gavà, en busca de la preciada piedra variscita.
Hoy, transcurridos casi seis milenios y medio desde el conjunto de inhumaciones de Can Sadurní, los restos humanos siguen en la cueva, al alcance del agua de lluvia.
Un accidente hizo posible la conservación de los restos de unos individuos de épocas diferentes que iban siendo colocados, en una suerte de servicio funerario del Neolítico, a medida que avanzaba el intento de necrópolis.
Bendito accidente. Un desprendimiento de piedras desde el exterior de la cueva colapsó la entrada. En consecuencia, se produjo una caída de bloques que provocó que los restos de los sujetos quedasen cubiertos, protegidos.

Modelo funerario diferente

Una mesa y cuatro sillas de camping dispuestas en el interior de la cueva, de tres metros de profundidad y anclada desde hace varios millones de años en una montaña de Begues, configuran una imagen singular para una rueda de prensa, pero la ocasión lo merece: un año después del hallazgo de la figura de cerámica más antigua de la Península Ibérica en la cavidad de Can Sadurní, dos años más tarde del descubrimiento de la cerveza más pretérita de Europa, los arqueólogos han descubierto ahora cuerpos inhumados según un rito funerario de hace 6.400 años que era desconocido hasta la fecha en la península ibérica.
El descubrimiento confirma, según Edo, la existencia de un modelo funerario diferente al de otros lugares "a causa de que aprovecharon las circunstancias de la cueva". Al mismo tiempo, los investigadores han encontrado restos de una hoguera que podría estar relacionada con los rituales de inhumación de los cadáveres en el Neolítico.

Cuevas vivas

Apostados en un andamio situado dos metros por encima de los restos inhumados hallados, los periodistas comprueban que las cuevas están más vivas de lo que parece. "Los muertos siguen aquí, en la cueva", señala Edo, el hombre al frente de un equipo que ha empleado 35 años en el yacimiento de la cueva Can Sadurní. Los muertos ya estaban ahí hace un año, a apenas cinco metros de distancia de la célebre figurita de cerámica, conocida como 'El Encantat de Begues'. Pero nadie lo sabía entonces. La falta de subvenciones por parte de la Generalitat casi deja en el aire el nuevo hallazgo en este lugar de sepultura colectiva neolítica.
De los habitantes del Neolítico en la cueva de Can Sadurní, situada a unos 20 kilómetros de Barcelona, se conocía su afición por los vasos de cerámica y la elaboración de cerveza. El hallazgo ha permitido saber ahora que también eran amigos de los colgantes decorativos, así como de herramientas como hachas y de armas como flechas.

Conjunto de inhumaciones

Edo es el máximo responsable del Colectivo para la Investigación de la Prehistoria y la Arqueología del Garraf-Ordal (CIPAG), artífice de un hallazgo en que ha también ha cooperado el Seminari d'Estudis i Recerques Prehistòriques (SERP) de la Universitat de Barcelona. El arqueólogo pide puntualizar un extremo: "Los esqueletos no fueron enterrados, sino depositados tras haber sido inhumados. Así que no sería correcto decir que estamos ante unas tumbas colectivas, sino ante un conjunto de inhumaciones".
Las cuevas fueron utilizadas como lugar de entierro colectivo hasta que, hace 4.000 años, los cuerpos empezaron a sepultarse bajo tierra y de forma individual. El arqueólogo zanja su explicación con una broma: "Ojalá pudiera saber la causa de las muertes de los cuatro individuos, pero no se les hizo la autopsia".

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/ciencia/2013/11/21/528df48e0ab740440d8b4588.html

Nuevos datos sobre la Edad del Hierro en la provincia de Zamora


José Pichel Andrés/DICYT 

Diversas prospecciones arqueológicas que se han llevado a cabo en los últimos años en la provincia de Zamora están aportando mucha información sobre la Edad del Hierro, según los resultados que se han presentado hoy en las ‘III Jornadas de Jóvenes Investigadores del Valle del Duero: Del Paleolítico a la Antigüedad Tardía’, que se celebran en la Universidad de Salamanca. Entre los trabajos científicos más destacados están los hallazgos del yacimiento de Cuesta de ‘El Pico’, que ocupa unas seis hectáreas y del que apenas existían datos.
 La investigadora Raquel Portilla Casado, que realiza su tesis en la Universidad de Salamanca, sólo contaba con información de principios de los años 90, cuando se había realizado una primera prospección. Aquel trabajo no se publicó y no se analizaron los materiales encontrados aunque se situaron de forma imprecisa unos en el Calcolítico y otros entre la primera Edad del Hierro o finales de la Edad del Bronce.
 El proyecto de Raquel Portilla pretendía estudiar toda la Edad del Hierro en la comarca de La Guareña, pero el único yacimiento que ofreció buenos resultados fue el Castrillo de La Guareña, precisamente, el menos destacado según los inventarios anteriores. “Recogimos una cantidad ingente de piezas cerámicas, más de 1.000, a pesar de que dejamos más en el campo”, señala en declaraciones a DiCYT.
 Estos materiales y su decoración han permitido determinar con seguridad que el enclave estuvo poblado en la Edad del Hierro. Además, es una zona limítrofe con Valladolid y Salamanca y parece relacionado con otros yacimientos de esas provincias, de manera que “el supuesto vacío que teníamos en esa zona, se rellena con este castro”. De hecho, está rodeado por cinco yacimientos del final de la Edad del Bronce y los investigadores manejan la teoría de que aquellas poblaciones se pudieron desplazar hacia esta zona.
 Además de la cerámica, la investigación ha sacado a la luz algunos útiles líticos, gran cantidad de restos óseos que tienen señales de haber sido manipulados con herramientas y restos metálicos. Hasta que no se excave no se pueden sacar muchas conclusiones sobre la historia del enclave de Cuesta de ‘El Pico’, pero “no hemos encontrado restos defensivos, puede ser un poblado dedicado a la ganadería sin ningún otro tipo de interés”, apunta.

Sierra de la Culebra

Justo lo contario ocurre con algunos yacimientos de la Sierra de la Culebra, también en la provincia zamorana: los arqueólogos están aportando nuevos datos basados casi exclusivamente en los restos de importantes sistemas defensivos, según ha explicado en otra ponencia Óscar Rodríguez Monterrubio, de la asociación Zamora Protohistórica. En la actualidad, lo más destacado son las murallas derrumbadas, aunque también se pueden observar cerámicas e instrumental lítico si la vegetación lo permite.
“Nuestra teoría es que el control del territorio no se ejercía de manera separada desde cada yacimiento, sino en comunidad, porque desde un enclave se podía dominar un área concreta y otro con mejores sistemas defensivos controlaría una área superior”, señala el experto. Cada yacimiento tiene relación con su entorno. Los cursos fluviales y las cañadas comunicaban los diferentes yacimientos y el objetivo era la captación de recursos a través de la minería o de pastos en una zona estratégica, situada entre el valle del río Tera, al Norte, y el valle del río Aliste, al Sur.
 Los trabajos sobre la Edad del Hierro en esta zona se han realizado entre 2006 y 2013 en lugares como castro de El Castillán (Ferreras de Arriba). “Partimos de estudios que se hicieron en los años 80, listados de yacimientos y su ubicación que nos sirven para localizarlos, pero estas prospecciones actualizan la información, con las nuevas técnicas que tenemos hoy en día y con los estudios que se van realizando”, explica.

Romanización

En la jornada de hoy, otras comunicaciones sobre la Edad del Hierro se han centrado en los yacimientos sanabreses de As Muradellas y Santo Toribio. Asimismo, se ha presentado un estudio sobre la relación de los grupos humanos de la cultura de los castros con el valle de los ríos Tera y Razón de la serranía soriana en la primera Edad del Hierro.
 Fuera de esta época, otra de las sesiones se ha ocupado de la romanización en el Valle del Duero, con estudios al respecto de las provincias de Zamora, Valladolid, Palencia y León. Finalmente, la última sesión se ha ocupado de la arqueología experimental.
    
Arqueología experimental: hidromiel    
 La jornada ha finalizado con demostraciones prácticas de arqueología experimental. Entre ellas, la empresa vallisoletana de arqueología Arbotante ha explicado su trabajo con hidromiel, una antigua bebida alcohólica resultado de la mezcla de miel y agua que fermenta con levaduras y a la que también se le añadían algunos frutos.
 Este trabajo se basa en las descripciones de fuentes romanas y medievales, pero tiene un carácter empírico. “Intentamos reconstruir cómo se elaboraban esas bebidas”, comenta Miguel Ángel Brezmes, de Arbotante. En los registros arqueológicos puede haber restos de miel o cerveza que den pistas sobre los procesos de elaboración, pero la experimentación real también aporta mucha información sobre cómo se produce la fermentación, cómo queda la mezcla o cuáles podrían ser los recipientes que la albergaban, “elementos que quedan fuera del contexto arqueológico”. Por eso, Arbotante elabora su propio hidromiel para avanzar en su estudio.
“Nuestro proyecto de investigación abarca desde las primeras pinturas rupestres que hacen referencia a la recolección de mieles silvestres, en el 9.000 a. C., hasta la elaboración y el significado social que tenía, relacionado con la cohesión social y las creencias, ya que era una bebida ritual reservada a élites y a momentos de unión del grupo”, señala Iván García.
Estos conocimientos se pueden aplicar más adelante, ya que “en el plano arqueológico queremos intentar alertar sobre estructuras relacionadas con el mundo apícola que pueden estar pasando desapercibidas en algunas excavaciones”.

La arqueología experimental “nos está sacando de muchos interrogantes”, aseguran los arqueólogos. Estudiar la talla lítica o la fabricación de vivienda a base de adobes resulta mucho más práctico a través de la experimentación. “Intentamos ver cómo eran los procesos del pasado reproduciéndolos en el presente”, resumen los investigadores.




Fuente: DiCYT: http://www.dicyt.com/noticias/nuevos-datos-sobre-la-edad-del-hierro-en-la-provincia-de-zamora?handle=nuevos-datos-sobre-la-edad-del-hierro-en-la-provincia-de-zamora&newsId=
 

Finalizan los trabajos que sacan a la luz el origen astur de los castros de Laciana

 
Vanessa Araujo | León 23/11/2013
Las excavaciones de los poblados castreños del Valle de Laciana han finalizado tras cinco meses de trabajo en donde se han detectado elementos y formas de vida utilizados en la época astur y romana.
Este proyecto turístico ha sido subvencionado por el plan del carbón con un presupuesto de un millón de euros y promovido por el Ayuntamiento de Villablino. Las excavaciones han sido llevadas a cabo por la empresa Alacet Arqueólogos, cuya dirección corre a cargo de Javier Quintana y Rubén Rubio. El proyecto quedará completado con el aula museística de Rioscuro, en donde el visitante podrá tener un contexto general del mundo astur y las minas de oro y una visión sobre los resultados obtenidos en las excavaciones en los castros lacianiegos, como la morfología, las defensas o las formas de vida.
Este aula tendrá dos salas para exposiciones y un salón de actos en su primera planta, mientras que en la planta baja se ubicarán los aseos, el almacén y el cuarto de calderas. En la zona exterior del inmueble habrá un patio de esculturas. Además se habilitará una ruta que comunicará este museo con el castro de La Muela. Todo esto deberá estar finalizado para este próximo mes.
En la pedanía lacianiega de Rioscuro se localiza un castro, denominado de La Muela y en él se encuentra, tras las primeras excavaciones, una muralla que defiende el acceso al yacimiento por la zona sur. Además la intervención recientemente finalizada ha permitido conocer el urbanismo en un sector al interior del castro, con una vivienda construida a dos niveles cuando el poblado estaba romanizado y varios muros que corresponderían a estructuras también romanas, mientras que algunos indicios hacen pensar en la presencia de viviendas astures, cuando en Laciana se encontraban las explotaciones mineras aurífera y esta edificación servía como punto de control de salida del mineral. Además, al lado de esta muralla también se puede apreciar una de las primeras viviendas de esa época.
Por su parte, en Sosas de Laciana se encuentra el castro de La Zamora que tras los análisis de Carbono 14 se ha podido conocer su fecha de ocupación en torno al siglo VII a.C., cuando se construyo una línea defensiva que posteriormente sería remodelada en dos ocasiones a lo largo de la primera y segunda Edad de Hierro. En este castro se ha descubierto el sistema defensivo del poblado en dos sectores alejados entre sí, además de un ejemplo del urbanismo castreño y un reducido lote de cultura material mueble.
Los objetivos que pretende este proyecto son profundizar en el conocimiento de las etapas más antiguas de la historia del valle y diseñar un núcleo arqueológico para incrementar el número de visitantes, estimular la inversión e intensificar la actividad turística a lo largo de todo el año.
La Casa de Cultura de Villablino acogerá los próximos días 28 y 29 de este mes, unas jornadas arqueológicas que versaran sobre este tema. A partir de las 17.30 horas del primer día, un miembro del Instituto de Historia (CSIC), Francisco Javier Sánches hablará sobre El doblamiento castreño y minería en el Noroeste penínsular. Las Médulas. A continuación, la profesora de la ULE, Margarita Fernández tratará la Articulación territorial del Noroeste peninsular en época tardoantigua.
Al día siguiente, los co-directores del proyecto arqueológico Poblados Castreños, Javier Quintana y Rubén Rubio hablarán sobre el castro de la Muela y La Zamora, donde han trabajado.

Fuente: Diario de León:  http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/finalizan-los-trabajos-que-sacan-a-luz-origen-astur-de-los-castros-de-laciana_846133.html

martes, 19 de noviembre de 2013

Las investigaciones arqueológicas se incrementan en el Valle del Duero pese a la crisis (Salamanca)


José Pichel Andrés/DICYT 

Más de 120 asistentes estarán presentes desde mañana, 20 de noviembre de 2013, hasta el viernes 22 en las ‘III Jornadas de Jóvenes Investigadores del Valle del Duero: Del Paleolítico a la Antigüedad Tardía’, que se celebran en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca, donde podrán conocer más de una treintena de comunicaciones acerca de las más recientes investigaciones sobre el Paleolítico, el Neolítico, el Calcolítico, la Edad del Bronce, la Edad del Hierro, el periodo romano, la Antigüedad Tardía y también sobre arqueología experimental en el ámbito de Castilla y León y el Norte de Portugal.
Tras celebrarse en Zamora en 2011 y en León el pasado año, estas jornadas se consolidan como un referente de la investigación arqueológica en la Cuenca del Duero, que no deja de crecer en los últimos años a pesar de buena parte de ella se basa en tesis doctorales, tesinas, trabajos fin de máster o proyectos de investigación de jóvenes que carecen de becas o financiación.
“La situación es complicada por los recortes y la falta de proyectos, como ocurre con todas las ramas de la ciencia, pero la investigación arqueológica del Valle del Duero vemos cómo ha ido aumentando y, fruto de ello, en nuestras jornadas tenemos cada año un mayor número de comunicaciones”, ha explicado a DiCYT Jose Carlos Sastre Blanco, investigador de la Asociación Científico-Cultural Zamora Protohistórica, responsable de la organización de estos encuentros.

Nuevos yacimientos

Por eso, a lo largo de los tres próximos días se presentarán algunas ponencias sobre yacimientos desconocidos hasta ahora y que han salido a la luz o han comenzado a estudiarse muy recientemente. Uno de ellos es el de Cuesta de ‘El Pico’, en la localidad zamorana de Castrillo de la Guareña, que será presentado por Raquel Portilla Casado, de la Universidad de Salamanca. En la misma provincia se encuentra otra novedad, el yacimiento de Pico Naval de Castrogonzalo, que explicarán varios investigadores de las universidades de Salamanca y Valencia. En León, Feliciano Cadierno Guerra, científico de la Universidad de Valencia, mostrará nuevos hallazgos petroglifos de la Maragatería.
Investigadores de Portugal presentarán los resultados de un trabajo que también se ha llevado a cabo en fechas muy cercanas, a lo largo del último año, el hallazgo de los sepulcros rupestres del Baixo Sabor, ubicados en la zona de Braganza.
El campo de la arqueología experimental es otra de las cuestiones más atractivas de estas jornadas, ya que trata de explicar de forma empírica algunos aspectos del pasado. Por ejemplo, una de las comunicaciones científicas explica una aproximación al proceso de elaboración de hidromiel en contextos de la Edad del Bronce y la Edad del Hierro.
Por otra parte, las nuevas tecnologías y su relación con la arqueología tendrán también su hueco en las jornadas. Por ejemplo, la empresa Arbotante ha aplicado magnetometría para estudiar el yacimiento de El Castillón, en Zamora, y el Laboratorio de la Evolución Humana de la Universidad de Burgos mostrará sus trabajos de Tomografía Axial Computerizada (TAC) aplicados al estudio de pastas cerámicas.

Interés y repercusiones económicas

También procedentes de Burgos, jóvenes arqueólogos del equipo de Juan Luis Arsuaga, codirector de las excavaciones de Atapuerca, mostrarán un trabajo sobre las condiciones de vida durante la prehistoria. El estudio de la cueva de La Griega, en Segovia; de Numancia, en Soria; o de Siega Verde, en Salamanca; serán otras presentaciones de gran interés sobre lugares cada vez más conocidos por el público general.
Precisamente, el interés que para la sociedad tiene este tipo de investigación es uno de los grandes motivos por los que los jóvenes arqueológicos reclaman la importancia de su trabajo. “Aparte del interés científico que tienen estos estudios, conocer la historia de un enclave tiene grandes repercusiones desde el punto de vista económico, porque los yacimientos se convierten en reclamo turístico”, asegura Jose Carlos Sastre, que a pesar de la situación económica ve buenas perspectivas de futuro para la arqueología del Valle del Duero.

Fuente: DiCYT:  http://www.dicyt.com/noticias/las-investigaciones-arqueologicas-se-incrementan-en-el-valle-del-duero-pese-a-la-crisis?handle=las-investigaciones-arqueologicas-se-incrementan-en-el-valle-del-duero-pese-a-la-crisis&newsId=