jueves, 27 de junio de 2013

Los principales investigadores que participan en la campaña de Atapuerca, en un ciclo de conferencias (Burgos)

 
CGP/DICYT 
 
El Museo de la Evolución Humana (MEH) ha organizado un ciclo de conferencias con algunos de los investigadores más destacados que participan en la campaña de excavación de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca del verano. El ciclo Charlando con los Investigadores reúne tres charlas que versarán sobre las relaciones e interacciones entre los grupos humanos y la diversa fauna que habitó la Sierra en la Prehistoria. Será también una gran ocasión para conocer esta fauna que pobló Atapuerca a lo largo del tiempo.
Desde hace 35 años los científicos que trabajan en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca han recuperado miles de fósiles y restos de la cultura material de los diferentes grupos humanos que ocuparon este territorio. A lo largo de estas tres conferencias se podrá conocer qué animales convivieron con las distintas especies de homínidos. Todas las charlas se celebrarán en el Salón de Actos del Museo a partir de las 20.15 horas, con entrada libre hasta completar aforo.
La primera de las conferencias será el miércoles, 3 de julio, y correrá a cargo de María Martinón Torres, investigadora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) quien hablará de Dolino, Miguelón y Neander: los otros humanos de la Sierra de Atapuerca. Martinón es responsable del Grupo de Investigación de Antropología Dental del CENIEH y desarrolla una línea de paleopatología para analizar las enfermedades que sufrían los homínidos y conocer de qué manera les afectaban en su supervivencia.
Además de los yacimientos de Atapuerca ha participado en las excavaciones del yacimiento de Dmanisi, en Georgia. Martinón, asidua colaboradora en el blog de la página web del Museo, podrá hablar también de la reciente investigación realizada por científicos del CENIEH y la Universidad de Nueva York que demuestra que el Homo Antecessor fue la primera especie en tener una cara moderna, lo que, sin duda deja claro, que se trata de una especie distinta al resto de las encontradas hasta ahora, según la información del MEH recogida por DiCYT.
 
Próximas charlas
 
La segunda de las conferencias será ofrecida por Rosa Huguet, investigadora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Socia (IPHES) que hablará el miércoles, 10 de julio, en una conferencia que lleva por título Cuando los hipopótamos se bañaban en el Arlanzón. Huguet es doctora en Geografía e Historia General y sus principales líneas de investigación son las referentes a las estrategias de subsistencia de los homínidos que habitaron Europa durante el Pleistoceno inferior. Además, ha realizado estudios sobre el conocimiento de la Paleoeconomía de los diferentes grupos de Neandertales que vivieron en la península ibérica. Huguet ilustrará acerca de las distintas estrategias de caza que empleaban los homínidos y qué tipo de animales constituían su dieta.
La última de las conferencias se celebrará el miércoles, 24 de julio, y correrá a cargo de Marina Lozano, también investigadora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social. Lozano ha participado varios años en las excavaciones de la Sierra de Atapuerca y ha realizado estudios sobre las Alteraciones y el Desgaste del Esmalte Dental de los Homínidos de estos Yacimientos y la contribución de Atapuerca a la Arqueología Prehistórica. Lozano disertará sobre las pautas de comportamiento en relación con el estudio del aparato dental, que aporta información sobre aspectos de los homínidos como si éstos eran zurdos o diestros.
 
 

miércoles, 26 de junio de 2013

Comienzan las obras de consolidación del yacimiento arqueológico de Tiermes (Soria)

 
CGP/DICYT
 
El delegado territorial de la Junta, Manuel López, ha visitado hoy el yacimiento arqueológico de Tiermes para conocer el estado de las obras de consolidación que se iniciaron hace unos días en el conjunto rupestre del Foro y la Casa del Acueducto. El proyecto pretende ayudar al visitante en la tarea de comprender el sentido del yacimiento arqueológico de Tiermes, así como de sus valores naturales.
La Consejería de Cultura y Turismo, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ha destinado 236.970,40 euros para esta actuación, adjudicada a la empresa Trycsa con un plazo de ejecución de cuatro meses, que complementa a los trabajos de recuperación del Foro ejecutados en 2009 y 2010.
Desarrolla, por un lado, una serie de actuaciones puntuales en la recuperación, protección y puesta en valor del Conjunto Rupestre del Foro y la Casa del Acueducto y, por otro, plantea una nueva estrategia en la comprensión del lado oeste del yacimiento, basada en la creación de sistemas de recorridos en forma de racimos, que permitan una articulación flexible y amplia de las visitas. Esto posibilitará varios tipos de recorridos, según su duración y el número de restos visitados.
Los arquitectos Miguel Ángel de la Iglesia y Darío Álvarez (directores del Laboratorio de Paisaje, Patrimonio y Arquitectura, como técnicos responsables de la Fundación General de la Universidad de Valladolid) han redactado el proyecto de la obra de consolidación del yacimiento, que se encuadra plenamente dentro de la filosofía del proyecto Tiermes. Laboratorio Cultural.
En este sentido, el proyecto va más allá de la mera consolidación y puesta en valor de una serie de estructuras de interés y plantea, mediante un grupo de mecanismos, una perfecta inserción del conjunto en el propio paisaje del yacimiento. Junto con los citados arquitectos, los responsables del área arqueológica, Emilio Illarregui y Pablo Arribas, han explicado al delegado territorial los trabajos que se están desarrollando en Tiermes.

Conjunto rupestre del Foro

Según la información de la Administración regional recogida por DiCYT, se trata de un conjunto de viviendas excavadas en la roca en la zona oeste del Foro, con algunos restos de muros en el exterior. Como complemento a las obras realizadas en 2009 y 2010 se contemplan labores de consolidación, que incluyen limpieza, drenajes, muros, etc. del conjunto rupestre que se encuentra en la zona suroeste del Foro.
No se plantean nuevos accesos para la visita, que se realiza únicamente desde la pasarela y miradores ya construidos en el Foro en la fase anterior. En este sentido, la nueva actuación tiene en cuenta aspectos no solo de conservación, sino visuales y de contemplación.

Casa del Acueducto y su entorno

Se trata de una vivienda particular, de unos 1.800 metros cuadrados, que consta de 35 habitaciones situadas a varios niveles unidos por escaleras. De corte clásico, la casa, en forma de ‘Domus’, se adapta de manera muy inteligente al terreno, jugando con dos geometrías, una referida a la calle norte y otra referida al borde sur de la roca en la que se asienta. Aparecen varios pequeños atrios con depósitos de agua. El zócalo de las habitaciones era la roca arenisca y el alzado se realizó con madera y adobe enlucido, con pinturas murales en las habitaciones principales.
En la actualidad, presenta un mínimo estado de protección y un débil estado de conservación que imposibilita la visita. Muchos de los muros se han disgregado por la debilidad de la arenisca frente a los agentes atmosféricos. La actuación atiende tanto al exterior como al interior para hacer posible la visita parcial en su interior y la explicación de los restos.
 

Camisetas Zamoraprotohistorica 2013


La Asociación Científico - Cultural Zamoraprotohistorica pone a la venta una serie de camisetas para que todos aquellos interesados en colaborar con las actividades que esta asociación realiza puedan adquirirlas.
Estan disponibles en color negro, blanco, gris, arena y verde, así como en modelo de tirantes para chica, en color nego y blanco. El precio de cada camiseta es de 10 €.
Todos aquellos que quieran una deben contactar en el siguiente email: zamoraprotohistorica@gmail.com
  

lunes, 24 de junio de 2013

Reconstrucción del paleorrelieve del Antiguo Egipto (Egipto)


 
BAC/DICYT

Un grupo internacional de geólogos trabaja en la zona de la antigua Tebas, a orillas del río Nilo, analizando la evolución geomorfológica de este lugar desde hace 45 millones de años. Uno de sus objetivos es reconstruir el paleorrelieve, la forma del relieve en tiempos pasados, para visualizar el paisaje físico del Antiguo Egipto, lo que tiene importantes implicaciones para las investigaciones históricas. A través de un Sistema de Información Geográfica (SIG), los científicos toman diferentes puntos de referencia para localizar tumbas y este estudio ha permitido establecer que los enterramientos no se producían de forma aleatoria, sino que su posición está relacionada con el estatus social del difunto.
El equipo de geólogos procede de universidades inglesas y españolas y tiene en marcha un proyecto sobre el análisis del paisaje egipcio durante el Imperio Nuevo, periodo histórico que va desde 1550 al 1070 a.C., en una parte de la necrópolis tebana, según ha explicado a DiCYT Antonio Martínez, investigador de la Universidad de Salamanca que es experto en geomorfología, la disciplina que estudia las formas de la superficie terrestre.
 El proyecto, denominado 'Development and Landsacpe of the sacred Space al Dra Abu El Naga: A case study within the theban necropolis', está integrado por el investigador del CSIC José Manuel Galán, la arqueóloga y egiptóloga de la Universidad de Liverpool Angie Jiménez, los topógrafos de la Universidad de Liverpool David García y Hanna Barret, la geomorfóloga de la Universidad de Alcalá de Henares Teresa Bardaji, y el geólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) Sergio Sánchez, además del representante de la institución académica salmantina.
 Su objetivo es reconstruir el paisaje físico y religioso de un fragmento de cinco kilómetros cuadrados de la Necrópolis de Tebas denominado Dra Abu El-Nagal. Desde el punto de vista geológico, esta zona presenta formaciones calizas y restos de organismos marinos y sus rocas se van deslizando hacia el Nilo. “La misión española es la referente al fragmento Dra Abu El-Nagal, pero hemos conseguido puntos referenciales de otras misiones cercanas, como son la de los Colosos de Memnon, el Valle de los Reyes o el Valle de las Reinas”, señala Antonio Martínez. Gracias a estos estudios geológicos, se pueden realizar interpretaciones acerca de la posible situación de las tumbas en la Antigüedad, ya que la geomorfológia actual ha variado y hace más difícil sacar conclusiones si sólo se tuvieran en cuenta los datos de los trabajos arqueológicos.

Metodología del proyecto

Los investigadores trabajan en una reconstrucción en 3D de toda la zona mediante GPS diferenciales, que permiten corregir la señal de GPS para obtener una mayor precisión. "La cartografía geológica nos permite identificar la litografía y los distintos estratos, medir fracturas y fallas", comenta. En este caso, para estudiar el paleorrelieve de la época del Imperio Nuevo, "tuvimos que analizar todas las colinas, que podían ser acumulaciones naturales o antrópicas, es decir, pertenecientes a los escombros de tumbas”, explica.
 En el trabajo se emplea el programa Arcgis, una base de datos digital, combinando la cartografía histórica con imágenes de satélites y ortofotos. “Nos hemos dedicado a georreferenciar las tumbas usando coordenadas UTM, ya que algunas estaban desubicadas”, puntualiza Antonio Martínez.

Resultados del análisis

Estas investigaciones interdisciplinares con base geológica ya están dando sus frutos. Una de las principales conclusiones es que la disposición de las tumbas de clase alta se orientaba hacia el campo visual de los templos religiosos principales, el de Luxor y el de Karnak, y, según el rango del difunto, la tumba tendría una posición más privilegiada respecto al templo del faraón gobernante.
 La orientación de las pirámides de cada tumba permite coger puntos de referencia para poder analizar las formas y procesos del terreno y, con ello, su evolución cronológica. De este modo, los científicos averiguan cuáles eran las vías procesionales desde Luxor, al margen derecho del Nilo, a Tebas, en el margen izquierdo, y esto se relaciona con la ubicación de los templos mortuorios.

Fuente: DiCYT: http://www.dicyt.com/noticias/reconstruccion-del-paleorrelieve-del-antiguo-egipto?handle=reconstruccion-del-paleorrelieve-del-antiguo-egipto&newsId=

Chactún: una milenaria ciudad maya recién descubierta en México (México)


En pleno siglo XXI, todavía hay lugares en el mundo inexplorados, 'blancos en el mapa', como dice el arqueólogo Ivan Sprajc. Y en uno de ellos, en el estado de Campeche, al sur de México, en medio de 723.000 hectáreas de selva declaradas por la UNESCO reserva de la biosfera, acaba de aparecer Chactún, una ciudad milenaria de la civilización maya a la que habían llegado lugareños de la península de Yucatán pero nunca una expedición científica. Hasta hoy.
"Llegamos al sitio y resultó ser tan grande que nos ocupó toda la temporada, seguramente va a aportar datos importantes", dice Sprajc. El equipo que lidera este arqueólogo esloveno, patrocinado por la Nacional Geographic Society y las empresas Villas (Austria) y Ars Longa (Eslovenia) con el aval del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), descubrió Chactún a principios de este año siguiendo el rastro a unas fotografías aéreas, pero el hallazgo no se ha dado a conocer hasta esta semana.
"Con las fotografías, examinadas estereoscópicamente, encontramos muchos rasgos que evidentemente eran vestigios arquitectónicos. A partir de ahí tomamos las coordenadas y el siguiente paso fue localizar los antiguos callejones utilizados por los chicleros y madereros para poder llegar a la zona", explicó Šprajc.
Los arqueólogos se internaron en la selva a través de senderos que continuamente había que desbloquear a golpe de machete y dos horas después de dejar atrás el poblado de Xpujil encontraron la ciudad milenaria que, dada la extensión del sitio (22 hectáreas) y la cantidad de monumentos, los expertos creen que fue el centro rector de una vasta región hace 1.400 años, desde el año 600 al 900 d.C., el periodo clásico tardío de la civilización maya.

751 después de Cristo

"Tenemos varias pirámides (la más alta de 23 metros de altura) y predominan edificios alargados, palaciegos, aunque en este momento no podemos decir si eran residencias de elite o edificios administrativos", explica Sprajc.
En total hay tres complejos monumentales con incluyen dos canchas de juego de pelota, patios, plazas, monumentos esculpidos y áreas habitacionales. Pero lo que más llamó la atención de los arqueólogos fueron los volúmenes constructivos de muchos edificios y hallar inscripciones talladas combinadas con estuco pintado, una técnica muy poco común en este tipo de monumentos. De hecho una de las 19 estelas encontradas es con la que optaron por bautizar el lugar.
"La inscripción dice que esta piedra Chactún, que significa la piedra roja o piedra grande, fue clavada por el gobernante K’inich B’ahlam en el año 751 después de Cristo", indica Sprajc.
Otra singularidad de la ciudad, según explica el INAH en un comunicado, es la reutilización de los monumentos por pobladores posteriores, posiblemente a finales del periodo clásico tardío o en el posclásico temprano ya que "algunas estelas fueron encontradas de cabeza, sin embargo, sabían que eran importantes y les rendían culto, pues se encontraron ofrendas de cerámica al frente de algunas de ellas", apuntó el epigrafista Octavio Esparza.
El hallazgo es uno de los frutos del Proyecto de Reconocimiento que tiene lugar en México desde 1996 y gracias al cual se han localizado cerca de 80 sitios arqueológicos.
Como Chactún se encuentra en una zona de tránsito, lo más importante de este hallazgo, según Sprajc son las investigaciones futuras que podrán esclarecer la relación entre las regiones Río Bec y Chenes, así como el vínculo de la primera con la dinastía Kaan, establecida en Calakmul durante el Clásico Tardío.
El INAH tiene bajo su resguardo 187 sitios arqueológicos de todo México, entre ellos, el reconocido como una de las maravillas del mundo, Chichen Itza, también en la península de Yucatán.
 

viernes, 21 de junio de 2013

Laboratorios científicos para conocer el trabajo en las excavaciones de Atapuerca (Burgos)


CGP/DICYT

El Museo de la Evolución Humana (MEH) pondrá en marcha dos laboratorios científicos para dar a conocer el trabajo en las excavaciones de Atapuerca. Además, la nueva programación para el verano 2013 incluye dos nuevas exposiciones temporales en ambos centros de recepción de visitantes de la Sierra de Atapuerca, seis actividades nuevas con respecto al verano anterior y 21 actividades paralelas.
Respecto a los laboratorios, aprovechando la Campaña de Excavación 2013 en los yacimientos de Atapuerca se han programado dos laboratorios científicos para que los visitantes se hagan una idea de cómo se trabaja en estas campañas. Miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca, coordinados por Gloria Cuenca, instalarán un Laboratorio de microvertebrados durante el mes de julio en el centro de recepción de visitantes de Ibeas de Juarros, para que se observe de primera mano cómo se procesan, analizan y estudian todos los restos fósiles pertenecientes a micromamíferos que cada día se recuperan en los yacimientos.
Por su parte, en el centro de recepción de visitantes de Atapuerca se instalará un Laboratorio de Industria Lítica, coordinado por Marta Navazo. De esta manera, los visitantes podrán ver de primera mano el procesado y análisis de todos los restos de herramientas de piedra que cada día se recuperan en el yacimiento de Fuentemudarra, según la información del MEH recogida por DiCYT.
 
Dos exposiciones temporales
 
La primera de las dos nuevas exposiciones programadas es El Bosque Interior, realizada por PhotoAlquimia, que se expone en el centro de recepción de visitantes de Atapuerca y que se presenta como una gran aventura en la que cada uno puede convertirse en un explorador y resolver un enigma gracias a las claves que el propio bosque le revelará. El visitante, que tendrá la sensación de estar en el interior de un gran bosque, es invitado a tocar, oír, oler y mirar a través de sus cinco sentidos.
En el centro de recepción de visitantes de Ibeas de Juarros se podrá ver la exposición La Dieta que nos hizo humanos para descubrir cómo comían nuestros antepasados, conseguían el alimento y lo procesaban. Aprender estas claves de la alimentación en la Prehistoria nos ayudará a entender algunos aspectos de nuestro presente. Esta muestra se podrá ver a partir de agosto con entrada libre.
 
Nuevas actividades
 
Además, otras novedades en el Espacio Atapuerca son Visita a fondo. Complejo Galería, Atapuerca, territorio minero y Encuentro con las Perseidas, visita nocturna. En la primera de ellas se visita uno de los primeros yacimientos que fueron excavados bajo la dirección de Emiliano Aguirre; los resultados de estas exploraciones han permitido conocer cómo Homo heidelbergensis explotó este territorio desde hace 500.000 hasta hace 200.000 años. En Atapuerca, territorio minero se descubre la riqueza mineralógica que alberga el interior de la Sierra de Atapuerca, en una visita especial con un guía.
Por su parte, Explorando Cueva Peluda permitirá acceder a esta cueva, justo a la entrada de la Trinchera del Ferrocarril, y comprender los secretos del sistema kárstico de Atapuerca. Encuentro con las Perseidas, visita nocturna, está pensada para contemplar una espectacular lluvia de estrellas desde uno de los lugares más emblemáticos de la sierra mientras se degustan productos típicos de la zona.
 

Descubren una ciudad maya con 15 pirámides perdida en la selva mexicana (México)


Un equipo de arqueólogos ha encontrado una antigua ciudad maya que permaneció oculta durante siglos en la selva del este de México, un hallazgo en una remota reserva natural que se espera de pistas sobre cómo colapsó esta civilización hace alrededor de 1.000 años. El equipo, liderado por Ivan Sprajc, profesor asociado de la Academia de Ciencias y Artes de Eslovenia, encontró 15 pirámides -incluyendo una de 23 metros de altura-, canchas donde se practicaba el juego de pelota, plazas y altas estelas esculpidas.
Los científicos han nombrado la ciudad como Chactun, que significa 'Piedra Roja' o 'Piedra Grande'. Sprajc dijo que probablemente fue menos poblada que la gran ciudad antigua maya de Tikal en Guatemala y que podría haber sido el hogar de hasta 30.000 a 40.000 personas, aunque es necesario investigar más para determinar la estimación exacta. Chactun probablemente vivió su época dorada a finales del período clásico de la civilización maya, entre los años 600 y 900 después de Cristo, afirmó Sprajc.
La investigación del equipo fue aprobada por el Instituto Nacional Mexicano de Antropología e Historia y fue financiada por la Sociedad Geográfica Nacional y dos compañías europeas. Sprajc dijo que el sitio, que cubre 22 hectáreas y está emplazado a 120 kilómetros al oeste de Chetumal, es uno de los más grandes encontrados en las tierras bajas del centro de Yucatán. El asentamiento más cercano a las ruinas es el pequeño poblado de Xpujil, ubicado a unos 25 kilómetros. "Todo el lugar está cubierto por la selva", comentó el arqueólogo.
Aunque el sitio era desconocido por la comunidad académica, Sprajc halló evidencia de que otras personas habían estado en el lugar hace tan solo unos 20 o 30 años. "Leñadores y recolectores de caucho estuvieron con certeza allí, porque vimos cortes en los árboles. Lo que pasa es que nunca se lo dijeron a nadie", afirmó Sprajc.
 
Con fotos aéreas

Mientras revisaban fotografías aéreas tomadas por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad hace 15 años para monitorizar la reserva natural, Sprajc y su equipo vieron indicios de ruinas y marcaron las coordenadas. Posteriormente pasaron tres semanas abriendo un camino de 16 kilómetros a través de la selva para llegar al lugar. Tras mapear el sitio durante seis semanas y documentar los monumentos, bloquearon el camino antes de salir para impedir el acceso.
La presencia de múltiples canchas de juego de pelota es una indicación de que Chactun era una ciudad muy importante, comentó Sprajc. Probablemente fue abandonada alrededor del año 1000, posiblemente debido a la presión demográfica, al cambio climático, a las guerras y a las rebeliones. El científico espera que el hallazgo pueda arrojar nueva luz sobre las relaciones entre las diferentes regiones del imperio maya durante ese período.
La civilización maya fue una de las más avanzadas en la América precolombina y en su época de apogeo gobernó sobre grandes extensiones de la península de Yucatán, Belice, Guatemala y Honduras. Tikal, que fue mapeada por primera vez por arqueólogos a fines del siglo XIX, tenía una población estimada de hasta 90.000 habitantes
 

Hallado un taller paleolítico de más de 200.000 años en Vicálvaro (Madrid)

   
El distrito de Vicálcaro sigue deparando sorpresas. Además de 824 tumbas visigodas en una de las parcelas y un poblado de la época aún por descubrir, las obras de urbanización del barrio de Los Ahijones han dejado al descubierto un taller de sílex del Paleolítico Inferior, bautizado como Charco Hondo. En el yacimiento, de entre 200.000 y 300.000 años de antigüedad, se fabricaban los utensilios y armas para la vida diaria.
 El nuevo hallazgo, cuya excavación comenzó hace dos semanas, se encuentra en el límite este de Los Ahijones, cuya extensión total es de 570 hectáreas. Tampoco se conoce aún con exactitud la antigüedad del hallazgo. Faltan nuevas pruebas para reducir la horquilla de 100.000 años. La datación más precisa permitirá delimitar si allí trabajaban neandertales o su predecesor, el homo Heidelbergensis.
El principal valor de Charco Hondo, cuyo perímetro está todavía por delimitar, aunque ya se han desenterrado unos 40 metros cuadrados, es su antigüedad, el hecho de que se haya mantenido completo pese al paso del tiempo, y el buen estado de conservación en el que se encuentra. “Es como si el taller se hubiera quedado congelado en el tiempo”, explica Sergio Bárez, geoarqueólogo y codirector de las excavaciones. En los trabajos participan la junta de compensación, la Dirección General de Patrimonio Histórico y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Esta parte del distrito donde están previstas 14.500 viviendas está enclavada entre la M-45, el arroyo de los Migueles, la ermita de la Virgen de la Torre y la autopista de Valencia.
En el taller de herramientas recién excavado se fracturaban a golpes hace cientos de miles de años los nódulos (rocas de sílex de forma ovalada dentro de arcilla) con percutores de cuarcita o cuarzo. Era un trabajo de cantería que se ha mantenido en buen estado gracias a la peculiar geología del terreno, añade Bárez.
Los arqueólogos que trabajan en el terreno desde 2007 han descubierto hasta ahora 14 yacimientos paleolíticos relacionados con el aprovechamiento de sílex, el equivalente al metal moderno para fabricar utensilios. Todos los excavados han sido vaciados por los expertos y sus restos están en estudio. Los yacimientos anteriores se encontraban “en posición derivada”, lo que significa que las piezas habían sido arrastradas por arroyos o desplazadas por movimientos de tierra. Solo este último, en el que media docena de arqueólogos trabajan ahora, mantiene todos los materiales in situ.
Los expertos obtuvieron las primeras pistas sobre el yacimiento en 2007, cuando comenzaron los trabajos de peritaje de la obra. Dejaron para el final este área porque está situada sobre una futura zona verde del planeamiento urbanístico en la que no habrá construcciones. “Esta es la verdadera oportunidad para Madrid, el sureste y Vicálvaro de hacer el primer museo en un yacimiento paleolítico in situ al aire libre”, pide la edil socialista Ana García D'Atri, que esta semana reclamó en la comisión municipal de Las Artes que se compatibilice la urbanización del área con la preservación del otro yacimiento encontrado cerca (824 tumbas y restos de 1.500 individuos de entre finales del siglo V y el VII). El grupo municipal socialista, que encabeza Jaime Lissavetzky, considera que preservar el entorno sería “una seña de identidad que podría situar a Madrid a la altura de ciudades que sí han sabido hacer de su patrimonio un reclamo identitario y turístico”.
Pero la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad ha decidido ya que no preservará el cercano enclave visigodo porque no tiene “relevancia”. Tampoco está previsto que el yacimiento del Paleolítico corra mejor suerte. Se excavará, se estudiará, se extraerán las piezas y luego se tapará. “No pensamos que se convierta en museo al aire libre, porque los científicos nos han asegurado que el interés visual es mínimo. Además, el lugar es de muy difícil acceso”, indican fuentes de la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura. “Cuando se haya terminado de estudiar, el lugar se reservará y se construirá la zona verde prevista”, indican. Lo que no quiere decir, puntualizan, que se destruya nada, porque si es necesario volver a abrir el yacimiento en algún momento se podrá hacer.
La arqueóloga Ana Crespo, que durante año y medio dirigió estas excavaciones, resalta la riqueza arqueológica de la zona. “No solo son las tumbas, es un área riquísima en Paleolítico, pero, claro, son piedras e interesan menos, aunque un taller lítico como este tiene el mismo valor que cualquier otra excavación. Es nuestro patrimonio”, comenta. Teme que la nueva Ley regional de Patrimonio, que protege menos este tipo de restos, pueda afectar a los hallazgos y pide que, si no se mantienen, al menos, se investiguen.

Fuente: El País: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/20/madrid/1371756656_033167.html

Valladolid, pasión por la Arqueología (Valladolid)

 
Su tierra ha dado alguno de los mejores vinos de la Península. De su tierra brotan los campos castellanos cuyo horizonte parece haber sido trazado con escuadra y cartabón. Y su tierra, también, tiene memoria. La de los pueblos que la habitaron desde tiempos inmemoriales y cuyos restos arqueológicos fascinan por igual a expertos y profanos en la materia.
 
Villa romana de Almenara
 
Todos hemos visto mosaicos romanos pero pocos conservan la riqueza de motivos y colores de Almenara. Fue la primera villa romana descubierta en la provincia (allá por 1887) y la única hasta la fecha que puede ser visitada. Este año está de celebración: ya ha pasado una década desde que fue recuperada e inaugurada dentro del Museo de las Villas Romanas (MVR), un espacio museístico para comprender la importancia y alcance de la vida rural romana. Los restos de la villa corresponden a un pequeño palacio que, aunque comenzó como hacienda rústica en los siglos I y II d.C., llegó a superar los 2.000 m2 en la segunda mitad del siglo IV: grandes habitaciones, comedores y salas de recepción con profusión de mosaicos en sus suelos, un patio y un peristilo, un balneum que sería la envidia de cualquier spa moderno...
◦Dónde: La villa romana de Almenara de Adaja-Puras se levanta en la Tierra de Pinares, a unos 50 kilómetros al sur de la capital vallisoletana.
◦Además: El museo cuenta con diversos talleres infantiles, un parque tematizado para niños y la recreación de una villa romana a tamaño real que se ha ganado muchos adeptos.
 
Pintia
 
Los vacceos fueron uno de los pueblos prerromanos con presencia estable en la Meseta Norte y, al decir de los expertos, buenos conocedores de la cultura del vino y del banquete. Uno de sus asentamientos más importantes en Valladolid era Pintia, entre Padilla de Duero y Pesquera de Duero. Los equipos que llevan investigando desde finales de los 80 lo han datado en el siglo IV a.C. y en sus más de 100 hectáreas han descubierto distintas áreas (crematorio, santuario, barrio artesanal, murallas...). Por el momento, las visitas guiadas se realizan tan solo en la necrópolis, donde decenas de estelas y un pequeño columbario despuntan entre los campos de trigo.
◦Dónde: A un kilómetro de Padilla de Duero. El yacimiento cuenta con aparcamiento y tienda. Pintia se integra, por otro lado, en el camino natural de La senda del Duero, muy agradable para el paseo. Cerca del asentamiento vacceo se encuentra la abadía de Retuerta, los castillos de Curiel y Peñafiel, el monasterio cisterciense de San Bernardo...
◦Además: En verano se realizan representaciones sobre la cultura vaccea, interesantes si viaja con niños.
 
Finca Coto Bajo de Matallana
 
Apenas queda nada del antiguo monasterio cisterciense de Santa María de Matallana, pues fue desmantelado durante la desamortización de Mendizábal para utilizar su piedra en la construcción del Canal de Castilla. Pero junto a sus ruinas se han encontrado asentamientos humanos que se remontan a la Edad del Bronce y que llevan siendo objeto de diferentes trabajos de investigación desde hace algo más de una década (la Universidad de Valladolid, por cierto, convoca el Curso de Arqueología -Campo de Trabajo en el pago denominado el Casetón de la Era del 15 de julio al 15 de agosto de 2013). La existencia de tal patrimonio no es casual, dado que la Finca del Coto Bajo de Matallana tuvo desde siempre un alto valor agrícola que la convirtió en foco de atracción de diferentes grupos humanos a lo largo de la Historia. Aunque los yacimientos más antiguos no están a la vista, sí se pueden visitar admirar el claustro, las letrinas, el patio de la cocina, el interior de la iglesia, la portería del monasterio...
◦Dónde: La Finca se enclava en Villalba de los Alcores, en plena naturaleza, entre los Montes Torozos y la Tierra de Campos.
◦Además: Aunque el espacio está orientado a la comunidad escolar, es perfecto también para familias y grupos. La Finca, que dispone de hospedería, bodega y restaurante (con una cocina de quitar el hipo), alquila bicicletas eléctricas para recorrer los parajes que circundan Matallana y se pueden realizar distintas rutas de senderismo.
 
Las Quintanas y Pago de Zorita
 
Ponemos ahora rumbo al Este, hasta llegar a Valoria la Buena, una pequeña localidad de espíritu amable donde se han hallado restos de al menos otras dos poblaciones: Las Quintanas y Pago de Zorita. La primera es una población romana del siglo I o II d.C. de la que se han encontrado molinos de grano, cerámicas y tégulas (tejas de la época de gran superficie), mientras que el segundo es un asentamiento probablemente vacceo del siglo VIII a.C. En este lugar, desde hace varias décadas, se vienen realizando modestas excavaciones en las que se han hallado una serie de crisoles de fundición de bronce, expuestos en el Museo Arqueológico Provincial. A pesar del abandono, los expolios y la erosión provocada por el río, se identifican restos de las paredes de algunas viviendas realizadas en adobe, que tendrían forma circular -al modo de los castros norteños- y cubiertas de techos de paja.
◦Dónde: Valoria la Buena se encuentra a menos de 30 kilómetros de Valladolid por la A-62.
◦Además: El pueblo dispone de un patrimonio considerable dadas sus pequeñas dimensiones. La iglesia de San Pedro Apóstol, de planta hexagonal, ha sido recientemente restaurada. La ermita del Cristo de la Esperanza es otro de los monumentos de Valoria. Sin olvidar un palacio reconvertido en hotel o un Museo del Cántaro con cientos de piezas procedentes de una colección privada.
 
Museo Provincial de Valladolid
 
Quien desee tener una visión general de las villas romanas de la provincia (por el momento más de un centenar contabilizado y, por el momento, oculto en el subsuelo) hará bien en acercarse hasta este museo en el centro de Valladolid. Hasta diciembre mantienen la exposición Villas Romanas de Valladolid que ayudará a los visitantes a tener una visión general del patrimonio arqueológico de la región, desde la mencionada villa de Almenara hasta las villas de Santa Cruz (Cabezón de Pisuerga), la de Becilla de Valderaduey, la villa de Prado en la propia ciudad...
◦Dónde: El museo abre sus puertas en el fabuloso Palacio de Fabio Nelli, en la plaza homónima. Abre todos los días de la semana.
 
Más información en www.diputaciondevalladolid.es
 

jueves, 20 de junio de 2013

Appalachian rock art reveals a conceptual universe (U.S.A.)

 
It is likely some of the most widespread and oldest art in the United States. Pieces of rock art dot the Appalachian Mountains, and research by University of Tennessee, Knoxville, anthropology professor Jan Simek finds each engraving or drawing is strategically placed to reveal a cosmological puzzle.
Recently, the discoveries of prehistoric rock art have become more common. With these discoveries comes a single giant one—all these drawing and engravings map the prehistoric peoples’ cosmological world.
The research led by Simek, president emeritus of the UT system and a distinguished professor of science, is published in this month’s edition of the journal Antiquity. The paper is co-authored by Nick Herrmann of Mississippi State University, Alan Cressler of the U.S. Geological Survey and Sarah Sherwood of The University of the South.
A three-dimensional universe
The researchers proposed that rock art changed the natural landscape to reflect a three-dimensional universe central to the religion of the prehistoric Mississippian period.
“Our findings provide a window into what Native American societies were like beginning more than 6,000 years ago,” said Simek. “They tell us that the prehistoric peoples in the Cumberland Plateau, a section of the Appalachian Mountains, used the rather distinctive upland environment to map their conceptual universe onto the natural world in which they lived.”
This art features a bird holding ceremonial maces and a ceremonial monolithic axe transforming into a human face. Credit: Jan Simek, Alan Cressler, Nicholas Herrmann and Sarah Sherwood/Antiquity Publications Ltd.
This art features a bird holding ceremonial maces and a ceremonial monolithic axe transforming into a human face. Credit: Jan Simek, Alan Cressler, Nicholas Herrmann and Sarah Sherwood/Antiquity Publications Ltd.
Simek and his team analysed 44 open- air sites where the art is exposed to light and 50 cave art sites in the Cumberland Plateau using nondestructive, high-tech tools, such as a high-resolution laser scanner. Through analysis of the depictions, colours, and spatial organization, they found that the sites mimic the southeastern native people’s cosmological principles.
“The cosmological divisions of the universe were mapped onto the physical landscape using the relief of the Cumberland Plateau as a topographic canvas,” said Simek.
The “upper world” included celestial bodies and weather forces personified in mythic characters that exerted influences on the human situation. Mostly open-air art sites located in high elevations touched by the sun and stars feature these images. Many of the images are drawn in the colour red, which was associated with life.
The “middle world” represented the natural world. A mixture of open air and cave art sites hug the middle of the plateau and feature images of people, plants and animals of mostly secular character.
The “lower world” was characterized by darkness and danger, and was associated with death, transformation and renewal. The art sites, predominantly found in caves, feature otherworldly characters, supernatural serpents and dogs that accompanied dead humans on the path of souls. The inclusion of creatures such as birds and fish that could cross the three layers represents the belief that the boundaries were permeable. Many of these images are depicted in the colour black, which was associated with death.
Heroes, monsters and creatures
“This layered universe was a stage for a variety of actors that included heroes, monsters and creatures that could cross between the levels,” Simek said.
Interestingly, weapons are rarely featured in any of the art sites.
Simek said the scale of the rendering is most impressive, noting the Cumberland Plateau was a sacred setting, spanning hundreds of miles, in which individual sites were only parts of a greater conceptual whole.

Stuff Matters

 
 
In 1961, Oxford archaeologists uncovered a pit at the site of General Gnaeus Julius Agricola’s headquarters at Inchtuthil in Scotland. Unsavoury Caledonians had made his troops’ position untenable. So the Romans decided to quit their empire’s northernmost outpost, though not before going to extraordinary efforts to ensure they left nothing behind that could aid their enemies.
They dismantled and burned their fort. Then they dug a large hole into which they dumped their most precious metal items: 763,840 2in nails, 85,128 medium nails and 25,088 large nails. “These had held the fort together and would have been as useful as leaving a cache of weapons, so the Roman troops buried them,” writes Mark Miodownik, professor of materials and society at University College London. All other steel items were taken south: weapons, armour – and the soldiers’ razors, which “allowed the Romans to retreat clean-shaven, groomed in order to distinguish them from the savage hordes that had driven them out”.
It is an intriguing observation. From this perspective, outlined by Miodownik, Roman civilisation appears to be the result not of advanced military expertise, but of an ability to manufacture and mould superior materials, in this case high-quality steel.
Nor is Miodownik short of other examples. Consider concrete. The Romans invented the stuff. Using cement from Pozzuoli near Naples, which they mixed with small rocks, they constructed ports, bridges, aqueducts and the rest of their empire’s infrastructure. Best of all, they used it to build the dome of the Pantheon in Rome. Still standing today, it is 2,000 years old but remains the largest unreinforced concrete dome in the world.
Then there is glass. Both the Egyptians and Greeks manufactured it. However, the Romans perfected glass-making and brought it into everyday life – with profound consequences. “Before the Romans, windows were open to the wind (the word means ‘wind eye’)”, we are told. Glass changed that experience and also transformed our appreciation of wine, after the Romans started using glass to create drinking vessels which had previously been made of opaque materials such as metal, horn or ceramic. As Stuff Matters tells us: “The invention of drinking glasses meant that the colour, transparency and clarity of their wine became important too.” Certainly, from this perspective, it’s not hard to pinpoint what the Romans have done for us.
There is more, however. The Chinese, although highly proficient at manufacturing steel, porcelain and paper, never quite got the hang of glass. Yet it led to the invention of the telescope and the microscope, each critical to the scientific and medical revolutions that started in the west but which failed to ignite in China. And you can see why. Without a telescope, you cannot observe Jupiter’s moons and make measurements that underpin an understanding of the universe. And without a microscope, you cannot see bacteria and understand their role in the spread of disease.
In short, a proficiency with materials has consequences, a point expertly illustrated in this deftly written, immensely enjoyable little book. A vast library of modern materials underpins our lives today and makes them bearable: chocolates that are artfully structured to explode like taste-bombs in our mouths; silica aerogel, the world’s lightest solid, which is actually 99.8% air and which provides almost perfect thermal insulation; and carbon-fibre technology, which has transformed sports including cycling, tennis and Formula One, and which might be used one day to construct a “space ladder”, an elevator that would rise from Earth’s equator to a satellite, carrying passengers and tourists.
Our awareness of the importance of materials is also revealed by the names we have given to the key stages of civilisation: the stone age, the bronze age and the iron age. The steel age probably arrived with the Victorians, while we can consider ourselves to be in the silicon age today. Who knows what will follow.
Whatever it is, it will define our world. As Miodownik says: “We may like to think of ourselves as civilised but that civilisation is in large part bestowed by material wealth. But without this ‘stuff’, we would quickly be confronted by the same basic struggle for survival that animals are faced with.”

La torres de Petavonium ya son visitables tras el desbroce de maleza (Rosinos de Vidriales, Zamora)

 
M. A. C.
 
La retirada de la abundante vegetación en el enclave arqueológico de los campamentos romanos de Petavonium en Rosinos de Vidriales ha permitido que los visitantes puedan acceder hasta las torres construidas como recreación de los accesos al antiguo recinto militar.
Los visitantes llegados hasta la zona arqueológica venían requiriendo la siega de la vegetación para poder pasear por todo el enclave con normalidad, ya que se habían practicado senderos para el paso hasta la llegada a las torres, tanto en uno como en otro campamento dividido por la carretera.
Un agricultor y ganadero de la zona realizó los trabajos de siega de la abundante hierba a petición del personal de la Junta. Los recortes en la mayoría de las partidas presupuestarias hacían temer que no se iban a limpiar las instalaciones, extremo que finalmente no ha sido así, gracias a la colaboración de un vecino de la zona.
 

miércoles, 19 de junio de 2013

La Comunidad busca un poblado junto a la necrópolis visigoda que destruirá (Madrid)



No tiene aún nombre, pero está en búsqueda y captura. Es la ciudad de la que proceden los 1.500 cuerpos hallados en la necrópolis visigoda de Vicálvaro que la Comunidad de Madrid ha autorizado a destruir porque no tiene “relevancia”. Sobre ellos, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto construir 15.400 pisos en el barrio de Los Ahijones, un enorme secarral pegado a la autovía de Valencia. Antes de empezar a levantar las nuevas casas, el Gobierno regional ha dado permiso para buscar la huella de los viejos moradores.
Se busca la ciudad mientras se deteriora su cementerio. En el solar de tres hectáreas, situado frente al Cerro Almodóvar, la mayoría de las 824 tumbas están ya cubiertas de matojos y amapolas. Apenas media docena, las más alejadas de la carretera, conservan las cistas visogóticas, lajas de piedra que rodean su perímetro de alrededor de medio metro de anchura. Quedan restos de algunos huesos sobre el terreno, piedras de molinos y otras amontonadas junto a los enterramientos. Se abren paso en la extensión de terreno calcáreo que dio origen al topónimo de Vicálvaro, Vicus Albus (pueblo blanco).
Jorge Vega, responsable de las excavaciones que han permitido descubrir el yacimiento, fechado entre los siglos V y VIII, explicó ayer que el Gobierno regional ya ha dado el visto bueno para que los arqueólogos busquen el poblado del que proceden los cuerpos. “No estará muy lejos, apenas uno o dos kilómetros. Tenemos un área delimitada, pero hay que ponerse a ello. Y empezaremos en breve”, explica. Vega replica que el descubrimiento de Vicálvaro es “muy valioso” porque permite desentrañar cómo era la vida en la región hace siete siglos. “El estado general de la necrópolis no era muy bueno. Cuando abres la tumba, y a causa de las inclemencias, pronto se degradan. Son bastante difíciles de conservar, pero hay elementos que sí se podrían mantener”, explica.
La Comunidad ha desechado el enclave argumentando que hay otros 60 en toda la región de esa época, con mejores comunicaciones que el de Vicálvaro, que está sin urbanizar. Dos de ellos han sido adaptados como museos. Si las obras de Los Ahijones hubieran empezado ahora, puede que esta polémica ni siquiera existiera. La nueva Ley de Patrimonio Histórico, aprobada con los votos en solitario del PP el pasado jueves, elimina la obligatoriedad de los informes arqueológicos preventivos en proyectos de construcción, lo que permite construir sobre yacimientos de los que no haya constancia. La oposición en bloque, y los arqueólogos de la región, consideran que la nueva normativa se ha hecho a la medida del proyecto de Eurovegas.
El PSOE reclamó el lunes en la comisión municipal de Las Artes que se preserve el yacimiento de Vicálvaro. El Ayuntamiento se remite a la decisión regional, aunque el PP rechazó en febrero en la Junta Municipal del distrito pedir a la Comunidad que declare la zona Bien de Interés Cultural (BIC), como reclamó IU. El vocal de la formación en el distrito, José Gordo, defiende la construcción de un museo para “que puedan visitarlo todos los que lo deseen”. También se han movilizado asambleas ciudadanas y de jóvenes. “En las próximas fiestas organizarán juegos para los niños y charlas para concienciar sobre el yacimiento”, añade Gordo.
En la zona del hallazgo se han documentado también vestigios romanos, de la Alta Edad Media, restos islámicos y otros hasta el siglo XIV. “Los informes definitivos aún no están acabados y todavía resta hacer las pruebas de ADN, pero ya se puede avanzar que se trataba de la necrópolis de una población cercana de unos 500 individuos”, explica Jorge Vega. “No hemos encontrado, de momento, ningún guerrero, lo que significa que se trataría de una población dedicada a la agricultura”. Saúl Martín, uno de los arqueólogos que participó en la excavación vecina de Los Berrocales, confirma que hace seis siglos Vicálvaro ya era un distrito obrero. “Eran trabajadores, no se han encontrado edificios espectaculares ni ajuares fastuosos”, señala sobre el terreno en una visita con el vocal de IU. Junto a las tumbas vacías hay piedras de molinos de mano para hacer pan, pozos y dos bocaminas previsiblemente más modernas, según Martín.
“Se trataría de hispanos que adoptaron las costumbres visigodas. Étnicamente no era un pueblo germánico”, abunda Vega. El responsable de las excavaciones anuncia que algunos de los restos óseos serán analizados en una universidad danesa y otra española para extraer el ADN. También se estudiarán las dentaduras para detallar la alimentación que seguía este grupo. El poblado estaba formado por casas del tipo “rehundido”. Los muros estaban enterrados a media altura y luego un armazón de madera cubría la techumbre. El pueblo, posiblemente, incluía una iglesia que previsiblemente fue desmontada durante las invasiones árabes. “Es otro elemento interesante que queremos encontrar”, dice Vega.
Dentro de los sarcófagos, los arqueólogos hallaron ajuares formados por pendientes, anillos o broches que han sido trasladados al Museo Arqueológicos Regional, en Alcalá de Henares. Las tumbas se agrupaban según familias “formando pequeñas agrupaciones”, explica Vega. “Imaginamos que la idea es que todos descansasen juntos”. Los individuos eran enterrados en féretros de madera remachados con clavos de bronce. Todas las tumbas están excavadas en la misma dirección: de este a oeste, la salida y la puesta del sol.

Fuentes: El País: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/18/madrid/1371582093_484561.html
 

martes, 18 de junio de 2013

La Diputación abre el plazo de inscripción al X Campo de Trabajo de Arqueología de Matallana (Valladolid)

 
CGP/DICYT

La Diputación de Valladolid y la Universidad de Valladolid organizarán del 15 de julio al 15 de agosto el X Curso de Arqueología, Campo de Trabajo, en la Finca Coto Bajo de Matallana en Villalba de los Alcores. El curso oferta un total de 46 plazas y se realizará en dos turnos de 23 alumnos cada uno, del 15 al 29 de julio y del 1 al 15 de agosto.
El plazo de inscripción termina el 21 de junio de 2013 y la matrícula incluye alojamiento en régimen de pensión completa en la Hospedería de Matallana, desplazamientos Valladolid-Matallana, excursiones, materiales y seguros para los participantes. Todos los inscritos recibirán un Diploma acreditativo de asistencia y aprovechamiento.
El curso está dirigido a estudiantes, graduados y licenciados preferentemente de las ramas de Historia, Arte, Restauración y otras áreas relacionadas con la conservación del Patrimonio Histórico, y tiene como objetivos ofrecer al alumnado un primer acercamiento a la Arqueología y sus técnicas mediante la participación en una excavación arqueológica real combinada con las clases teórico-prácticas sobre materias relacionadas con la disciplina.
Este curso se desarrolla como campo de trabajo en la excavación arqueológica del recinto de Fosos Calcolíticos de El Casetón de la Era (III Milenio antes de Cristo), según la información de la Institución provincial recogida por DiCYT.
 

lunes, 17 de junio de 2013

Découverte d’une chapelle du XIIe siècle aux abords de l’abbatiale Saint-Pierre de Moissac (Tarn-et-Garonne, France)

 
Les travaux d’aménagement et de mise en valeur de l’abbaye (« réhabilitation du patus de l’abbaye ») ont entraîné la découverte fortuite de caveaux et de murs. Après une prescription du service régional de l’Archéologie (Drac Midi-Pyrénées), la municipalité de Moissac a diligenté l’Institut national de recherches archéologiques (Inrap) pour une opération de sondage destinée à documenter et archiver les vestiges mis au jour. Compte tenu de leur importance, une réflexion quant à leur conservation et leur présentation au public a été engagée.

L’abbaye Saint-Pierre de Moissac, fleuron de l’art roman
 
L’abbatiale constitue l’un des plus beaux ensembles architecturaux français avec ses extraordinaires sculptures romanes, classée au titre des Monuments historiques par la liste de 1840. Fondée vraisemblablement vers le IXe siècle, l’abbaye est rattachée à la puissante abbaye de Cluny au milieu du XIe siècle et devient, dès le XIIe siècle, le plus éminent centre monastique du sud-ouest de la France. L’abbatiale Saint-Pierre constitue une halte majeure sur les chemins de Saint-Jacques-de-Compostelle, à mi-chemin entre le Puy-en-Velay et Saint-Jean-Pied-de-Port.
C’est au titre des Chemins de Saint-Jacques-de-Compostelle que l’ensemble abbatial Saint-Pierre de Moissac et le cloître sont classés au patrimoine mondial de l’Unesco.
Une découverte exceptionnelle au pied de l’abbatiale
 
L’intervention archéologique en cours a mis au jour une chapelle du XIIe siècle dans un état de conservation exceptionnel. Les murs, conservés sur plus d’un mètre de hauteur, présentent des marques de tacherons que l’on retrouve également dans la tour-porche de l’abbaye, signes que les mêmes artisans ont œuvré pour les deux édifices. Cette chapelle se distingue par la présence de banquettes le long des murs ; elles servaient à la réunion du chapitre de l’abbatiale. Le sol se présente avec des carreaux de terre cuite originels, sous un sol apparent, daté du XIIIe siècle, qui est décoré. Les traces d’usure des carreaux et des ouvertures, permettant d’accéder à d’autres niveaux, nous renseignent sur les espaces de circulation au sein de cet édifice.
Un niveau de destruction qui recouvre l’ensemble livre des éléments architecturaux qui nous permettent de nous rendre compte de l’aspect de cette chapelle et/ou de son environnement immédiat. Certains s’avèrent très importants pour l’histoire de l’art, selon l’expertise de Quitterie Cazes (Maître de conférence d’Histoire de l’art à l’Université de Toulouse-Le Mirail) ; des décors sculptés dans le marbre peuvent être en effet mis en rapport avec des éléments de décoration actuellement visibles dans le cloître.
Selon sa position, à l’est du cloître, à proximité de la salle capitulaire et dans l’environnement du jardin aux herbes médicinales de l’infirmerie, désigné par le terme occitan « erbolari » [erboulari], les recherches de Chantal Fraïsse (conservatrice du patrimoine de Moissac) permettent d’identifier cette chapelle. Des procès-verbaux de délibérations du chapitre des chanoines, qui ont remplacé les moines en 1626, font en effet état de tenues du chapitre « dans la chapelle Notre-Dame de Lemboulari ». Cette chapelle, dont toute trace avait disparu, n’est cependant pas inconnue des habitants de Moissac. Par tradition orale, une Pietà polychrome du trésor de l’église abbatiale Saint-Pierre, datée du XVe siècle, a traversé les siècles sous le nom de Notre-Dame de Lemboulari. La relation avec la chapelle mise au jour peut être avancée.

Une chapelle dédiée à la Vierge
 
Pour Chantal Fraïsse, la découverte de la « chapelle Notre-Dame de Lemboulari » viendrait ranger Moissac parmi les établissements parfaitement « clunifiés », du moins en ce qui concerne l’aménagement de l’enclos monastique et sans doute donc de la liturgie.
Christian Sapin (directeur de recherches au CNRS ; Centre d’études médiévales d’Auxerre) confirme l’importance de la découverte. Ce spécialiste des abbayes clunisiennes explore et connaît de mieux en mieux ce qui semble être une caractéristique de la topographie des groupes monastiques typiquement clunisiens : la présence à l’est du chevet de l’église principale (nord-est ou sud-est) d’une église vouée à la Vierge, reliée à la salle du chapitre et située non loin de l’infirmerie. Le plan de l’état de l’abbaye de Cluny peu après le milieu du XIe siècle (dit Cluny II) semble bien être une sorte de « plan-type » d’une telle organisation de l’espace sacré. Comme pour Charlieu, Marcigny, Paray-le-Monial, Polirone, Lewes etc.., Moissac adopterait donc un tel plan. Cet oratoire dédié à Marie, de belle facture, devait, de fait, jouer un rôle très important dans la liturgie pour les processions et les rites funéraires. Ce qui explique la présence de sépultures dans son environnement proche.

Portes ouvertes sur le site de Moissac, à l’occasion des Journées nationales de l’Archéologie

Samedi 8 et dimanche 9 juin 2013, de 14 h à 18 h

Rendez-vous rue de l’Abbaye, à Moissac.
Suite aux récentes découvertes réalisées sur le patus de la cité uvale, des visites commentées sur les dernières découvertes sont organisées sur le chantier de fouilles pour les Journées nationales de l’Archéologie.
Information et renseignements : service Patrimoine - Mairie de Moissac ; tél. : 05 63 05 08 05 - patrimoine@moissac.fr
 

Las cuevas de Altamira abrirán, pero con visitas reducidas (Cantabria)

 
 
El grupo de científicos encargado de garantizar la conservación de las cuevas de Altamira ha avanzado este viernes que las pinturas de la cueva no corren peligro porque evolucionan según el propio proceso natural de la cueva y, aunque han descartado la apertura masiva de la misma, se buscará una "solución intermedia" entre visitas y conservación. Así lo han manifestado el director científico y la coordinadora del 'Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso de la Cueva de Altamira', Gaël de Guichen y Marián del Egido. Es la primera vez que el grupo de científicos ofrece avances de la investigación desde que ésta se comenzase en septiembre de 2012.
De Guichen ha indicado en rueda de prensa que es "impensable" que vuelvan a entrar 270.000 personas al año a la cueva, como ocurriese durante años desde que la cavidad se abriese al público en 1972, pero que hay que buscar una "solución intermedia" para poder mostrar esta "maravilla" al tiempo que se conservan las pinturas. Y es que este científico ha considerado que nivelar "las visitas con la conservación", así como "el valor científico y el social". A este respecto, Del Egido ha indicado que la sociedad será la "verdadera beneficiaria" de ese equilibrio en el patrimonio y por ello, los 48 científicos que trabajan en el programa están poniendo "todo su esfuerzo".
De Guichen ha detallado que la situación de la cueva y las pinturas paleolíticas es "buena" y que las temperaturas en el interior se "mantienen" estables, con una oscilación de 1,2 grados entre invierno y verano. Ha asegurado que realizar estas investigaciones, que financia con cerca de un millón de euros la Secretaría de Estado de Cultura, es un "desafío muy importante" porque "todo el mundo quiere saber qué sucede en Altamira, al igual que quiere saber qué ocurre en la Capilla Sixtina". Los científicos tendrán que elaborar un plan de conservación preventiva para la cueva de Altamira, para decidir si es compatible su adecuada conservación con un régimen de acceso a la misma.
Por otro lado, los expertos han indicado que esperan poder cumplir el plazo previsto para la entrega del informe final de conclusiones en agosto de 2014, como se acordó en agosto de 2012 en el último Patronato. Además, De Guichen y Del Egido han afirmado que los análisis científicos realizados hasta el momento completan y confirman los estudios desarrollados tiempo atrás por la Universidad de Cantabria (UC), hace 30 años, y por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en 1996.
 

sábado, 15 de junio de 2013

Nuevas hipótesis para averiguar el origen de las primeras poblaciones humanas de Eurasia


CGP/DICYT
 
Durante las últimas décadas equipos interdisciplinares de Asia y Europa han llevado a cabo trabajos sobre yacimientos antiguos de Eurasia con el objetivo de avanzar en el conocimiento de las primeras poblaciones humanas que acogió. Los descubrimientos llevados a cabo tanto por parte del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA) como por otros grupos de en Europa y Asia han permitido obtener datos muy significativos en diferentes ámbitos como son el contexto geológico, paleontológico y paleocológico en que se desarrollaron, la evolución biológica y la paleobiología humana, así como la evolución tecnológica y la paleoeconomía.
Estos fueron los aspectos principales que se analizaron en el workshop internacional que se llevó a cabo en octubre de 2010 en Shanghai con motivo de la EXPO, en el que el pabellón español tuvo una presencia relevante. Ahora, la prestigiosa revista Quaternary International ha publicado un número especial sobre las primeras poblaciones humanes en Eurasia con el título de East meets west: First settlements and human evolution in Eurasia, fruto de aquel Workshops, según la información del IPHES recogida por DiCYT.
Entre los editores del volumen hay tres miembros del IPHES (Instituto Catalán de Palecología Humana y Evolución Social): Ethel Allué, Carlos Lorenzo y Eudald Carbonell, tarea que han llevado a cabo junto con Ya-Mei Hou (IVPP Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology), Ana Mateos (CENIEH, Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana), Juan Luis Arsuaga (Universidad Complutense de Madrid-Instituto de Salud Carlos III) y José María Bermúdez de Castro (CENIEH).
Tanto el workshop como la publicación de sus resultados ha sido posible gracias al apoyo de la SEEI (Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales), la Fundación Atapuerca y la Universidad de Fudan. De la coordinación se han encargo el IPHES, el IVPP y CENIEH.

Investigación multidisciplinaria
 "Uno de los intereses principales del workshop y que se constatan en el Quaternary International es el hecho de poder disfrutar de una doble perspectiva de la cuestión, con las visiones europeas y las asiáticas. De esta manera se ha podido dar un paso más en los estudios para el desarrollo de la investigación multidisciplinaria. Las evidencias sobre los diferentes temas tratados, la discusión sobre los aspectos más controvertidos contribuyen a la propuesta de nuevas hipótesis sobre las primeras poblaciones humanes de Eurasia ", apunta la investigadora Ethel Allué.
 

miércoles, 12 de junio de 2013

Une nécropole de l’âge du Bronze ancien au Bono (Morbihan)

 
L’Inrap mène actuellement des recherches sur le site de Mané Mourin au Bono, dans le cadre de l’aménagement d’une ZAC par EADM (Espace, aménagement et développement du Morbihan). Un diagnostic (sondages) avait préalablement mis en évidence la présence de vestiges du Néolithique et de l’âge du Bronze, conduisant l’État (service régional de l’Archéologie de Bretagne) à prescrire une fouille préventive sur une surface de deux hectares avant que les travaux ne se poursuivent. Une équipe d’une dizaine d’archéologues, dirigée par Laurent Juhel, intervient depuis début mars et jusqu’en juillet sur ce site remarquable par la mise au jour notamment d’une nécropole de l’âge du Bronze d’un type peu étudié jusqu’ici dans l’ouest de la France.
De nombreux fours et foyers du Néolithique
 
Les vestiges datant de l’époque néolithique consistent essentiellement en de nombreuses structures de combustion, dits « fours à pierres chauffées » et caractéristiques de la période du Néolithique moyen (vers 4200 avant notre ère). Ils permettaient une cuisson à l’étouffée, les aliments étant posés sur de nombreux blocs de granit préalablement chauffés puis déposés dans une fosse circulaire. Une trentaine de ces fours ont été découverts, plusieurs étant parfois regroupés dans un même secteur. Ces concentrations de fours pourraient témoigner de repas collectifs partagés à l’occasion d’évènements communautaires.
D’autres structures de combustion beaucoup plus inhabituelles
 
Quatre très grands fours rectangulaires (3 m de long environ pour 2 m de large) ont également été mis au jour. Ces structures sont exceptionnelles par leur taille et leur aménagement particulièrement soigné, le fond et les parois étant entièrement pavés de dalles de granit.
Leur découverte étant singulière, les archéologues s’interrogent actuellement sur leur fonction : servaient-ils pour la cuisson des aliments ? Étaient-ils liés à de l’artisanat ou à un tout autre usage, rituel par exemple ? La réalisation de datations radiocarbones permettra rapidement d’affiner la chronologie de ces structures (du Néolithique ou de l’âge du Bronze ?). Puis la poursuite des études, notamment l’analyse en laboratoire des prélèvements de sédiments et de pierres brûlées, à la recherche de résidus de cuisson, permettra d’affiner les hypothèses sur leur usage et de comprendre le lien entre ces fours, inédits pour la Bretagne, et les autres éléments mis au jour sur le site.

Une nécropole de l’âge du Bronze ancien
 
La découverte d’un ensemble funéraire daté du Bronze ancien (autour de 2000 avant notre ère) est l’élément majeur de la fouille conduite au Bono. Une dizaine de tombes sont regroupées sur une petite surface d’environ 300 m2. Cinq sépultures sont parfaitement alignées. La découverte au fond de l’une d’elles d’un petit vase déposé en offrande a permis de dater la nécropole : la forme du vase et les décors incisés sur cette céramique étant attribuables au début de l’âge du Bronze.
Les tombes regroupées sur le site de Mané Mourin constituent sans doute le petit cimetière, familial ou communautaire, d’une population relativement modeste. Les pratiques funéraires de cette période étant mieux connues par les nombreux tumulus – lieux de sépultures des élites sociales comme en témoignent les riches offrandes funéraires accompagnant parfois le défunt – la nécropole du Bono, par le type de sépultures, leur nombre et leur organisation, constitue une découverte inédite pour l’âge du Bronze ancien armoricain. Elle viendra compléter et enrichir notre perception des pratiques funéraires de ces sociétés très anciennes.
Portes ouvertes sur le chantier du Bono à l’occasion des Journées nationales de l’Archéologie
 
Samedi 8 juin 2013, de 10 h à 17 h 30, le site sera exceptionnellement ouvert à l’occasion des Journées nationales de l’archéologie. Visites commentées, présentation du mobilier mis au jour et atelier d’expérimentation autour des foyers à pierres chauffées seront proposés en continu par les archéologues de l’Inrap.
Les 7, 8 et 9 juin, la quatrième édition des Journées nationales de l’Archéologie, organisées par l’Inrap sous l’égide du ministère de la Culture et de la Communication, met à l’honneur le temps d’un week-end la diversité du patrimoine archéologique à travers des initiatives exceptionnelles : portes ouvertes sur les chantiers de fouille, expositions, conférences, animations, ateliers, « archéobalades », rencontre avec des archéologues…Un mini-site dédié aux Journées (journees-archeologie.inrap.fr) permet de retrouver le programme complet de la manifestation.

Aménageur
EADM
Contrôle scientifique
Service régional de l’Archéologie (Drac Bretagne)
Recherche archéologique
Inrap
Adjoint scientifique et technique
Michel-Alain Baillieu,  Inrap
Responsable scientifique

miércoles, 5 de junio de 2013

El dolmen del Tesoro de Morales, otra vez visitable tras un desbroce (Morales del Rey, Zamora)

 
M. A. C.
 
El Ayuntamiento de Morales de Rey ha intervenido en la limpieza y desbroce de la abundante vegetación que impedía las visitas al enclave arqueológico del dolmen del Tesoro. Tanto la estructura funeraria como el entorno del conjunto se encontraban invadidos por la vegetación impidiendo la llegada hasta el lugar de los reducidos visitantes que últimamente se venían acercando hasta el lugar. Una actuación de limpieza que ha venido siendo demandada en estos dos últimos años por los visitantes de la ruta arqueológica de los valles.

La existencia de un aula arqueológica del Neolítico y del Mesolítico en la localidad de Morales de Rey venía paliando el interés «in situ» de las visitas gracias a las explicaciones sobre la estructura dolménica ofrecidas en el propio aula por parte de la guía de la ruta arqueológica de la comarca.
 

lunes, 3 de junio de 2013

En Hispania no existía la crisis (Huelva)

 
Hubo un tiempo en el que la palabra crisis era difícil de concebir, cuando más allá de productos financieros virtuales y conceptos económicos abstractos, la riqueza se medía de una forma tangible, al peso. Por eso el sistema monetario romano se encuentra estrechamente relacionado con la actividad minera: era de las minas de donde salían las monedas, donde se obtenían esos materiales que, en sí mismos, constituían la fuente de riqueza.
De eso es de lo que se habla desde este jueves en Riotinto, donde se viene celebrando el coloquio internacional La importancia de la minería hispana para el desarrollo del sistema monetario romano, que ha reunido en esta localidad onubense a 21 ponentes llegados desde seis países.
"El objetivo no es otro que la transferencia de conocimientos y la exposición de los últimos avances en las investigaciones relacionadas", explica a ELMUNDO.es Aquilino Delgado, secretario del congreso y director del Museo Minero de Riotinto. Investigaciones que han permitido, entre otras cosas, que en el marco de este encuentro se afirme, por primera vez, que la mina de Riotinto no sólo era el yacimiento de plata más importante de todo el Imperio Romano, sino también el de cobre.
Y es que la denominada Faja Pirítica Ibérica, que se extiende a lo largo de 450 kilómetros desde Sevilla, en la zona de la Mina de las Cruces, por el norte de Huelva y adentrándose en Portugal, constituyó en la época romana la principal fuente de riqueza imperial, pues en un tiempo en el que el dinero era sinónimo de metal, era la principal fuente de suministro de dos de los principales metales amonedables.

El valor del metal

"En el sistema romano, era lo mismo tener, por ejemplo, un denario, que es una moneda de plata que pesa 4,25 gramos, que tener 4,25 gramos de plata, aunque no tuviesen la forma de moneda. El valor lo tenía el metal en sí mismo; el metal era dinero", expone Delgado, indicando que es el mismo sistema que podría existir, hoy en día, con respecto al petróleo. "Por eso, el Imperio Romano era tan rico, porque tenía minas, y solventar las crisis era tan fácil como acuñar más monedas, porque los filones estaban ahí".
Esta circunstancia "determina toda la economía romana", y la Faja Pirítica Ibérica "juega, en este sentido, un papel fundamental, ya que era el yacimiento más importante del imperio", asegura el experto, al tiempo que reivindica que esta riqueza sigue ahí, y que la mina de Riotinto aún es susceptible de volver a ser explotada. "Hay que tener claro que la mina no se cerró porque no haya metal, sino porque en ese momento el cobre no era rentable; pero ahora vuelve a serlo, y el yacimiento tiene un gran potencial".
Potencial que comparten, como ya lo hicieron en su día, las provincias de Huelva y Sevilla con el Alentejo portugués, en una suerte de hermandad en la que priman, por encima de las fronteras que marcan los mapas, los lazos que fomenta una actividad que fue, durante años, sustento de varias regiones.
"Los términos técnicos o las herramientas que se utilizan en la minería de la Faja Pirítica Ibérica son iguales en español y en portugués. En este sentido, tenemos mucho más en común con Portugal que con la propia actividad minera de otras zonas como Asturias, o Almería o Jaén, que tienen yacimientos de otra tipología".