jueves, 26 de septiembre de 2013

Cae una banda que expoliaba pecios en Menorca (Baleares)

 
La Guardia Civil ha detenido a diez personas como presuntos integrantes de una red que expoliaba pecios en aguas de Cataluña y Menorca. La banda se presentaba como una entidad sin ánimo de lucro, la Fundación Argo Maris, especializada en la investigación y exploración submarina, pero que presuntamente se dedicaba a la extracción de piezas arqueológicas para coleccionismo particular. Los agentes han recuperado ya más de un centenar de objetos.
Cuatro de las detenciones se produjeron a mediados de este mismo mes en Menorca a sendos varones españoles, dos de ellos pescadores, según explicaron ayer a este periódico fuentes de la investigación. Según los agentes, esta banda actuaba principalmente en verano y obtenía información sobre la localización de los pecios a través de pescadores, a quienes gratificaban con algunos de los objetos expoliados.
«Por lo que hemos podido saber las piezas no se destinaban a la venta, sino que eran para coleccionismo particular», afirmaba ayer el subteniente Pastor, uno de los responsables de la investigación que desarrolla el Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y el Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Comandancia del mismo cuerpo de Girona.
Entre el material incautado se encuentra un centenar de piezas que incluyen vasijas, ánforas, compases, cartas de navegación y otros objetos. Una docena de ellos se han requisado en Menorca.
Al parecer, esta supuesta fundación utilizaba embarcaciones propias y aparatos muy sofisticados para el estudio del fondo marino, como un robot que podía sumergirse hasta los 400 metros de profundidad y recoger muestras y que tiene una capacidad de carga de hasta 35 kilos. Durante la operación se han incautado también dos barcos: Bon Geni y Bon Figall, de 18 y 23,8 metros de eslora, respectivamente.
«Aún queda por investigar mucha documentación ya que esta banda tenía por costumbre fotografiar y filmar todas sus salidas», señalaba Pastor. De hecho, en el registro de los 13 domicilios –seis en Barcelona, tres en Girona y cuatro en Menorca– se ha intervenido gran cantidad de archivos fotográficos y videográficos. En ellos, según el comunicado de la Guardia Civil, «se aprecia a las personas y embarcaciones investigadas extrayendo objetos arqueológicos del fondo del mar».
La investigación se inició en 2010 dentro de la operación Circinus cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una fundación privada con sede en Terrassa (Barcelona) podía estar extrayendo restos arqueológicos de barcos hundidos sin la autorización de las autoridades competentes. Las detenciones anunciadas ayer por la Benemérita también se produjeron el pasado 17 de septiembre en Cataluña donde se detuvo a cinco personas en Barcelona y a otra en Girona. Entre ellos, el presidente de la Fundación Argo Maris, Josep Quera y su mujer, informa Efe. Asimismo han sido imputadas otras tres personas por su presunta vinculación con la red.
Tras las primeras investigaciones, el Juzgado de Instrucción número 1 de La Bisbal de L’Empordà (Girona) ha dirigido la operación. Los detenidos se encuentran ahora en libertad con cargos acusados de un delito contra el patrimonio histórico. Según la Ley 16/85 de Patrimonio Histórico Español se prohíbe la búsqueda sin autorización de restos arqueológicos y obliga a que estos se entreguen a la administración en caso de encontrarse de manera casual.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/09/25/baleares/1380100279.html


 

No hay comentarios: