sábado, 25 de mayo de 2013

La Puerta Villa estrena nueva cara (Villalpando, Zamora)

 
M. J. F.
 
El ambicioso proyecto de rehabilitación realizado en la Puerta Villa de Villalpando permite contemplar el antes y el después de un monumento que ha recuperado su esplendor y ofrece una interpretación del legado histórico no sólo del recinto amurallado sino de la propia localidad villapaldina. Antes de ser sometido a esta restauración integral, realizada a lo largo del año pasado, el acceso sufría un grave y avanzado deterioro, sobre todo a causa del efecto corrosivo originado por las filtraciones de agua y de la humedad. Delante de la puerta principal existió una laguna, todavía presente en niveles subterráneos, taponada por la pavimentación instalada alrededor del acceso. Como consecuencia, los muros absorbían el agua, que entraba por capilaridad y provocaba un progresivo destrozo de las fábricas o paredes de la puerta. La recuperación del antiguo foso ha permitido eliminar esa capa pavimentada para favorecer la respiración de las piedras.
A mayores de la propia recuperación del monumento, otra de las principales pretensiones del proyecto, financiado por la Junta de Castilla y León con 700.000 euros y ejecutado por la empresa zamorana Rearasa, ha sido fomentar la comprensión de una estructura tan compleja por parte de los visitantes. Para ello, se ha llevado a cabo una reconstrucción parcial del primitivo terraplén existente en el siglo XII, ya que la muralla original consistía en un gran muro de tierra. Sin embargo, este terraplén no llega a los bordes de la puerta como en el pasado, sino que se ha dejado un hueco que evita las humedades y que se ha marcado con unos cortes de acero para diferenciarlos de la estructura original. Para ello también ha sido necesario demoler dos viejas viviendas situadas en los laterales de la puerta. Los espacios habilitados a los dos lados de la misma permiten reconocer los elementos de las distintas fases constructivas, tanto el barro del terraplén de la puerta primitiva del siglo XII, como la posterior pared de sillarejo construida en el siglo XIII. La intención era construir después una muralla de cal y canto, que finalmente no se llega a levantar puesto que en 1230 se reunifican Castilla y León con Fernando III, lo que hace innecesario completar este elemento defensivo. La obra también ha conllevado una intervención activa en toda la estructura, en la que se ha llevado a cabo importantes reposiciones de sillares y sillarejos de piedra. Como elemento nuevo se han incorpora una escalinata que permite a los visitantes acceder a la primitiva ronda situada sobre la puerta y observar la parte posterior de la misma. El actual horario de visitas, de carácter gratuito, se limita a los fines de semana.
 

No hay comentarios: