viernes, 19 de abril de 2013

El Seprona recupera una estatuilla fenicia a punto de ser subastada a través de Internet (Huelva)

 
Su precio de salida era 1.800 euros, una cantidad irrisoria para una pieza de tan "incalculable valor". Agentes del Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, han recuperado una escultura de origen fenicio de 2.700 años de antigüedad que un particular estaba tratando de subastar a través de internet.
La pieza, una figura masculina en bronce que representa a una divinidad, estaba en posesión de un vecino de Sevilla al que, tras comprobar que no podía acreditar su lícita procedencia, le fue requisada.
Según ha explicado el teniente del Seprona en Huelva, José Antonio Alfaro, durante el acto de entrega de esta pieza al Museo Provincial, que la incorpora desde ahora a sus fondos, la investigación se inició el pasado 1 de abril, cuando los guardias civiles tuvieron conocimiento, a través de un arqueólogo de la Universidad de Huelva, sobre el intento de venta de una escultura de bronce y de origen fenicio que se estaba llevando a cabo en una conocida página web de subastas por Internet.
Ante el riesgo evidente de que dicha pieza pudiera salir del territorio nacional, y en colaboración con la Unidad Orgánica de Policía Judicial, se dispuso un operativo que fructificó apenas unos días después, el día 9 de abril, cuando los agentes requisaron la estatuilla, cuya autenticidad ya ha sido verificada por arqueólogos de la Delegación Territorial de Educación, Deportes y Cultura de la Junta de Andalucía en Huelva, junto con el conservador del museo.
La pieza intervenida es similar a otras dos que los agentes del Seprona ya entregaron al museo en 1999. Representa al dios egipcio Reshef o al dios sirio-cananeo Melqart, considerado por los orientales como el protector del comercio marítimo. Es especialmente destacable no sólo porque viene a completar a las otras dos que el museo ya tiene en su haber –existen varias tipologías, y ésta es la tercera-, sino también por sus dimensiones, ya que mide 38 centímetros de alto –algo más originariamente, pero ahora se encuentra fracturada- y pesa algo más de cuatro kilos, por lo que sería la más grande de las encontradas esta ahora. La estatua reproduce la iconografía característica de esta deidad fenicia, con una corona faraónica flanqueada por las dos plumas (Atef) de la diosa egipcia Maat (la justicia), si bien parte de la extremidad distal de ésta ha sido cortada con una radial.

Rota en cuatro partes

Tal y como ha señalado el director de Conservación del Museo de Huelva, Enrique Martín, pese al mal estado en el que ha sido recuperada –se encuentra fracturada hasta en cuatro partes- se confía en que tras "el proceso de análisis y restauración que se llevará a cabo en las próximas semanas la figura quede lista para ser expuesta". Asimismo, gracias a este proceso se espera poder confirmar su procedencia onuubense, puesto que "por ahora sólo sabemos lo que ha declarado la persona que la tenía, y es bastante factible, aunque no lo tenemos aún verificado al 100%".
Los paralelos de este tipo de piezas más próximos son el aparecido junto a la isla gaditana de Sancti Petri y el encontrado por un pescador en las inmediaciones del Muelle del Vigía en la Ría de Huelva. Así, "ocho de las 14 figuras similares conocidas provienen de Cádiz, y otras tres de Huelva, donde debió haber un santuario que, según se ha especulado, podría haber estado ubicado en la isla Saltés".
Según ha explicado Martín, este tipo de deidades no tenían un carácter de culto, "sino que por su tamaño eran más bien ofrendas exvoto, que se depositaban en los santuarios en agradecimiento por algún deseo cumplido".
 

No hay comentarios: