viernes, 28 de septiembre de 2012

La Troya de Murcia (Murcia)

 
“Una obra pensada para el combate”. Así describen los arqueólogos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) que la han descubierto la imponente fortificación hallada en el rico yacimiento de La Bastida (Totana, Murcia) y cuyo hallazgo fue anunciado ayer. La construcción, para la que los asombrados investigadores no ahorran superlativos, es una maravilla de la poliorcética (el arte de defender y atacar las plazas fuertes). Fue construida con gran conocimiento del asunto y espíritu rupturista hace 4.200 años, en la Edad del Bronce, y es, aseguran, única en la Europa continental. Qué diablos hacía en Murcia es algo que hay que dilucidar. Seguramente responde a un momento de cambio social y político —posiblemente la instauración de una primera estructura de tipo estatal— que requirió un aumento espectacular de la violencia.
Cuenta con muros macizos de tres metros de espesor, torres cuadradas que tendrían una altura original de siete metros, una entrada monumental y una poterna de arco apuntado que se conserva completa y que es excepcional para la época. La muralla protegía una ciudad de cuatro hectáreas situada en una colina. Los arqueólogos cuyas excavaciones están patrocinadas por la Consejería de Cultura de la Región de Murcia, el Ayuntamiento de Totana, la UAB y el Gobierno central, creen que la fortificación fue concebida por “gente con grandes conocimientos militares procedente de Oriente”, puesto que su modelo, inédito en Occidente, “remite a las antiguas civilizaciones del Mediterráneo”. En concreto, los descubridores, dirigidos por el catedrático de Prehistoria de la UAB Vicente Lull, citan —y ya me dirán si no es para ponerse a soñar— la segunda ciudad de Troya. Recordarán que existen en el yacimiento de la colina de Hisalrik (Turquía), hasta diez ciudades de Troya superpuestas. La legendaria de la Ilíada correspondería a Troya VII A. La II se sitúa entre los años 2.600 al 2.350 antes de Cristo y es contemporánea de la ciudad fortificada murciana (2.200 a. C.).
El trazado y las características de la fortificación, apuntan los entusiasmados arqueólogos, “revelan una astuta estrategia de defensa que supuso una nueva manera de combatir y la instauración de un poder violento y clasista que condicionó el desarrollo de las comunidades del resto de la Península durante siete siglos”. El hallazgo “replantea lo que se conoce sobre el origen de las desigualdades económicas y políticas de Europa, la formación del estamento militar y el papel de la violencia en la formación de tradiciones de identidad”. En La Bastida se ha encontrado también armamento innovador, como alabardas.
El descubrimiento de este impresionante sistema de fortificación reafirma que la ciudad que se ha ido excavando desde hace años en el yacimiento de la Bastida (cultura de El Argar) fue en su día “el asentamiento más avanzado de Europa en términos políticos y militares durante la Edad del Bronce, solo comparable con la civilización minoica de Creta” (la de Cnosos y la leyenda del Minotauro). Hasta el momento se han hallado seis torres en un tramo de 70 metros de muralla. El perímetro de la fortificación habría alcanzado originalmente los 300 metros. La entrada al recinto se realizaba a través de un pasadizo flanqueado por potentes muros que estaría cerrado con grandes puertas. La poterna excavada remite a la de Troya II y al mundo urbano del Próximo Oriente influido por las civilizaciones de Mesopotamia y Egipto. Los arqueólogos especulan con que ello probaría que gente llegada de Oriente después de la crisis que asoló sus regiones hace 4.300 años participó en la construcción. La innovación militar de la poterna, que permite escapar o atacar por sorpresa a los asaltantes, no fue adoptada por los hititas y los micénicos sino entre 400 y 800 años después de en Murcia.
La Bastida fue probablemente, sintetizan los arqueólogos, la ciudad más poderosa de la Europa continental durante la Edad del Bronce. En el yacimiento ya se habían encontrado entre 2008 y 2011 residencias de más de 70 metros cuadrados y una gran balsa con dique capaz de almacenar casi medio millón de litros de agua.
 
 

martes, 25 de septiembre de 2012

Sistemas defensivos de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora)


Las investigaciones que se han llevado a cabo entre los años 2007 y 2008 en el castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), han permitido hacernos una idea de las murallas y estructuras defensivas con las que contaría este yacimiento arqueológico.
Este poblado fortificado se encuentra ubicado a orillas del río Esla, en un altozano que se eleva en el estrechamiento que el cauce de río sufre a escasa distancia del conocido como Puente Quintos. Se ubica dentro de la denominada Dehesa de Tardajos. 
Gracias a las ilustraciones realizadas por Francisco Tapias (http://frantapias.blogspot.pt/), hemos podido recrear en esta imagen una recreación idealizada, de como podría haber sido esta muralla, realizada con bloques de cuarcita de diversos tamaños, y que de forma perimetral rodearía la totalidad del poblado, excepto por la zona Este, donde nos encontraríamos con un imponente farallón rocoso que imposibilitaría el acceso por este lugar.
Además de esta muralla se ha descubrió una segunda linea de muralla de menor tamaño, que se extendería por las zonas Oeste y Sur. Sin embargo no se han podido localizar restos de otro tipo de elementos defensivos, como torres, bastiones, etc.
Durante las excavaciones llevadas a cabo bajo la dirección de José Carlos Sastre Blanco, Óscar Rodríguez Monterrubio y Patricia Fuentes Melgar, dentro del Proyecto de Investigación y Difusión sobre el PAtrimonio Arqueológico Protohistórico de la Provincia de Zamora (P.I.D.P.A.D.Z.), se documentó una estructura adosada al interior de la muralla en su zona Oeste, la cual podría estar relacionada con algún tipo de vivienda o lugar de almacenamiento.
Cronológicamente la muralla del Castillón se situaría en el siglo V d.C., sin encontrarnos con restos de una muralla anterior, aunque si que han podido ser localizados en este lugar otros vestigios correspondientes a otros periodos, principalmente cerámicas de la Edad del Hierro y las pinturas esquemáticas del Abrigo del Castillón.
Aguas abajo del río Esla nos encontramos con el poblado del Cristo de San Esteban (Muelas del Pan, Zamora), con características similares a las del Castillón.

domingo, 23 de septiembre de 2012

La Junta destina 79.160 euros a la campaña de excavaciones 2012 en los yacimientos de Atapuerca (Burgos)

 
CGP/DICYT
 
El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado hoy una subvención de 79.160 euros para financiar el proyecto de excavación e investigación arqueo-paleontológica en la Sierra de Atapuerca en 2012. En concreto, esta subvención se reparte entre la Universidad de Burgos, que recibirá 50.000 euros, y la Fundación Atapuerca, a la que se destinarán 29.160 euros.
Con los 50.000 euros que recibe la Universidad de Burgos se financiará la excavación e investigación arqueo-paleontológicas y su contribución a la conservación, mantenimiento, conocimiento y difusión de una parte importante del patrimonio cultural de Castilla y León.
La Fundación Atapuerca, con una ayuda de 29.160 euros, financiará actuaciones de la campaña de excavación, así como las de investigación, conservación, protección, y difusión del patrimonio cultural para promover la defensa y mejora del patrimonio histórico, cultural y natural que conforman los hallazgos y descubrimientos presentes y futuros de los yacimientos arqueológicos y paleontológicos de la Sierra de Atapuerca.
Los yacimientos de la Sierra de Atapuerca y los destacados hallazgos que se están produciendo en ellos están permitiendo dar a conocer a la comunidad científica internacional la gran trascendencia de este singular complejo arqueológico, que se ha convertido en referencia obligada para el conocimiento de la presencia y evolución humana en nuestro continente.
El Sistema Atapuerca se ha convertido en un ejemplo de gestión y colaboración en torno al Patrimonio Cultural y un modelo pionero en la divulgación del patrimonio. Una tarea posible gracias a la conjunción de esfuerzos entre el equipo de investigación de Atapuerca, los co-directores de los yacimientos y la Junta de Castilla y León, que ha apoyado desde el inicio las investigaciones y la protección de Atapuerca y ha creado y convertido al Museo de la Evolución Humana en un referente mundial en la difusión de la evolución Humana. La aparición de Museo supuso que, por primera vez, los yacimientos, las investigaciones, los centros de recepción de visitantes y los centros de conocimiento y divulgación, conformaran una red de recursos y actividades interconectadas en torno a Atapuerca: el Espacio Cultural Atapuerca.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Sur les traces des hommes de la Préhistoire (France)

 
Préhistoire(s), l'enquête. Le premier volet de l'exposition se déroule au Pôle international de la Préhistoire. Il aborde la Préhistoire de manière originale, en transposant le visiteur dans la peau d'un archéologue qui va mener une investigation sur la sépulture de Téviec.
Découverte en 1928 près de Quiberon, cette sépulture pose de nombreuses questions. Qui sont les deux êtres humains qui ont été enterrés l’un contre l’autre ? Pourquoi sont-ils décorés de bijoux et de coquillages ? S’agit-il d’un couple ? Que leur est-il arrivé? A quelle époque vivaient-ils ? A quel âge sont-ils morts ?
Des outils empruntés aux sciences traditionnelles et aux nouvelles technologies d'investigation sont mis à disposition des chercheurs et des visiteurs pour les aider à résoudre cette énigme. Un livret et des écrans tactiles leur sont également proposés pour les guider dans leur parcours.
Préhistoire(s), complément d'enquête.En complément, le musée national de la Préhistoire présente une exposition où des ensembles funéraires mésolithiques sont montrés pour la première fois au public. Provenant de fouilles faites au cours des vingt-cinq dernières années en Charente-Maritime (gisement de La Vergne),d'Eure-et-Loir (Auneau) et de la Somme (La Chaussée-Tirancourt), ils illustrent le comportement des hommes vivant à la période du Mésolithique. Située entre 10 000 et 6 000 avant notre ère, cette période est marquée par un adoucissement du climat, entraînant la transformation du paysage en France avec la naissance de massifs forestiers, l'émergence de l'agriculture et de nouveaux modes de vie comme la chasse et les rites funéraires.
 
Préhistoire(s), l'enquête au Pôle international de la Préhistoire, Les Eyzies de Tayac
Jusqu'au 12 octobre

Préhistoire(s), complément d'enquête
au musée national de Préhistoire, Les Eyzies de Tayac
Jusqu'au 12 novembre
 

 

El cementerio faraónico del toro sagrado (Egipto)



 
 
Cuentan que durante siglos los sacerdotes egipcios recorrieron el país en busca del toro Apis. Antes de convertirse en la manifestación terrenal de Osiris, el animal debía aprobar una rigurosa prueba de selección y cumplir con cierto canon de pelo, color o fecha de nacimiento. El elegido, fetiche de tiempos prósperos y buenas cosechas, tenía garantizada una vida a cuerpo de rey y la muerte más sagrada.
El semental, considerado una estatua viviente de dios, disfrutaba de corral propio en el recinto del templo y consumía sus días entre ofrendas y oráculos. Adorado desde la I dinastía, el toro sagrado de Menfis –representado con un disco de sol entre sus cuernos- era una especie de cordón umbilical entre lo mortal y lo divino que fascinaba e irritaba a los invasores. Incluso su muerte resultaba tan dulce como su existencia: era embalsamado y enterrado en un Serapeum bajo las dunas de la meseta de Saqara, a unos 25 kilómetros de El Cairo.
Enclavado al noroeste de la pirámide escalonada de Zoser, este particular cementerio de bovinos había envejecido mal. Fue usado desde la dinastía XVIII (1552–1305 a. C.) hasta el periodo ptolemaico (305–30 a. C.). Pero permanecía cerrado al público desde 1986 y habían surgido voces que alertaban de su posible colapso.
Tras seis años de restauración, ha reabierto sus puertas. "Este es un lugar único en el Antiguo Egipto. La pequeña y la gran galería son suntuosas desde el punto de vista histórico y arquitectónico", ha declarado el ministro de Antigüedades Mohamed Ibrahim a varios de comunicación, entre ellos, ELMUNDO.es.

Hierro y acero para salvar las catacumbas

El interior de las catacumbas es aún un territorio de misterio. Un entramado de pasadizos horadados en la roca y salpicados de cámaras laterales con sarcófagos de granito de hasta 80 toneladas. Los ataúdes alojaron, antes de su expolio, los restos momificados de los toros. El primer túnel fue construido por el hijo de Ramsés II y la dinastía ptolemaica excavó el segundo.
El páramo, sin embargo, continúa huérfano de uno de sus mayores tesoros: las teselas que adornaban los muros y que se encuentran repartidas por varios museos del mundo. Lo que hoy se reduce a huecos en la piedra aportó una valiosa información sobre el tiempo de vida de los bovinos y la fecha de su sepelio. Los datos han proporcionado además los nombres de los visitantes o han servido para ajustar la cronología de determinados periodos faraónicos.
La estrella de Apis logró sobrevivir a los faraones. Los griegos lo unieron a sus divinidades Zeus y Hades, lo rebautizaron como Serapis y levantaron en su honor el Serapeum de Alejandría, destruido luego por el patriarca cristiano Teófilo. El tiempo amenazaba con arruinar a su hermano de Saqara. Y, entonces, el bálsamo recetado por un comité de expertos fue colocar estructuras de hierro y acero para apuntalas las zonas más débiles.

Un descubrimiento cinematográfico

El esqueleto artificial, que incluye un nuevo sistema de ventilación, ha curado las heridas que un terremoto abrió en 1992 en las bóvedas y las paredes. Y ha resucitado una joya de la necrópolis de Saqara que fue descubierta en 1851 por arqueólogo francés Auguste Mariette. Como le gustaba decir al defenestrado ministro Zahi Hawas , "la historia de su descubrimiento es tan emocionante como cualquier película de Hollywood".
Y es que Mariette, que había sido enviado por el Louvre a El Cairo en busca de unos manuscritos coptos, dio con su paradero al percatarse de una esfinge que despuntaba en la arena y recordar la narración de Estrabón. El griego detalló en el siglo I a.C. que un camino de esfinges conducía a la entrada del serapeum. Casi en secreto, el galo comenzó unas excavaciones que acabarían abriendo la puerta a este singular universo.
Durante cuatro campañas, Mariette guió a un equipo de arqueólogos por los corredores subterráneos hasta rescatar del olvido las tumbas de los toros Apis. Una revelación probablemente inconclusa, pues algunos expertos barruntan que las dunas mantienen todavía a buen recaudo una parte de los enterramientos.
La rehabilitación del serapeum no es una aventura aislada. También se han reparado las mastabas de dos nobles pertenecientes a las quinta y sexta dinastías: la del administrador de la ciudad Petahotep y la majestuosa de Mereruka, visir del rey Teti, su esposa y su hijo.
Una reapertura a la que, según el ministro, se sumarán la próxima semana otras cinco tumbas en la meseta de Giza y que depende de "los recortes económicos" de una transición política con las arcas vacías. De ahí la súplica de Ibrahim: "En el gran Egipto no hemos dejado de trabajar y es una tierra segura. Necesitamos la ayuda de todo el planeta. Estamos esperando su visita".
 

Nueva campaña de excavación en la ciudad romana de Contributa Iulia (Medina de las Torres, Badajoz)


Se abre el plazo de inscripción para participar en la campaña de excavación de la ciudad romana de Contributa Iulia (Medina de las Torres, Badajoz). El trabajo a desarrollar se concentrará en el área forense del antiguo núcleo urbano romano.
La convocatoria está destinada a alumnos, licenciados o doctores interesados en Arqueología, así como a profesionales e investigadores independientes.
El alojamiento y la manutención de los participantes corren a cargo de la organización.
Los turnos de trabajo se establecen en dos períodos:
 
1 – Del 15 de octubre al 27 de octubre.
 
2 – del 28 de octubre al 9 de noviembre.
 
Las personas interesadas deberán enviar su CV a: tcordero@iam.csic.es
 
 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El 'reciclaje' en la Edad de Piedra (Tarragona)


El reciclaje no es solo un asunto propio del hombre moderno. Una reciente investigación ha hallado evidencias de que el ser humano reciclaba sus artefactos de piedra en el Paleolítico.
Los equipos de investigación de la Universitat Rovira i Virgili y el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) han analizado artefactos quemados encontrados en el yacimiento de Molí del Salt en Tarragona.
Los resultados del estudio indican que el reciclaje de utensilios fue un fenómeno habitual durante el Paleolítico superior, hace 13.000 millones de años. El hecho de que estén quemados es esencial a la hora de valorar el posible reciclaje de las herramientas. "Escogimos estos artefactos quemados porque pueden demostrar de forma sencilla si se ha producido una modificación posterior a la exposición al fuego", explica a SINC Manuel Vaquero, investigador en la Universitat Rovira i Virgili.
Los arqueólogos encontraron un alto porcentaje de restos quemados en el yacimiento de Molí del Salt, que corresponden al Paleolítico superior final.

Reciclar para satisfacer necesidades inmediatas

Sin embargo, esta práctica no se documenta de la misma manera en todas las clases de artefactos. Por ejemplo, el uso de herramientas recicladas es más común en el caso de las actividades domésticas y parece asociado a necesidades inmediatas.
El reciclaje se asocia a un comportamiento expeditivo, a una forma fácil y rápida de disponer de un utensilio cuando surge la necesidad. Las herramientas utilizadas en la caza, como las puntas de proyectil, por ejemplo, no fueron casi nunca fabricadas a partir de artefactos reciclados. En cambio, los artefactos dobles –los que combinan dos herramientas en una misma pieza– se reciclaron más.
Según Vaquero, "esto es importante sobre todo desde el punto de vista del valor cultural de los objetos, especialmente en periodos como el Paleolítico Superior, en los que se tiende a asumir que la forma es siempre el reflejo de una imagen mental bien definida".
El reciclaje pudo haber sido determinante en las poblaciones cazadoras y recolectoras del Paleolítico, si se toma como referencia el comportamiento de los indígenas actuales.
"Tiene importancia económica, ya que incrementa la disponibilidad de los recursos líticos, especialmente en contextos de escasez. Además, es un factor relevante en la interpretación de los yacimientos porque se convierten, no solamente en territorios donde se puede vivir, sino también en lugares de aprovisionamiento de recursos", subraya el investigador.
Esta investigación es importante dada la escasez de estudios sobre reciclaje de herramientas durante la Prehistoria. Los resultados, publicados en 'Journal of Archaeological Science', por tanto arrojan luz sobre un tema desconocido: los hombres ya reciclaban en la Prehistoria.
 

Los neandertales usaban plumas de aves para fines ornamentales

 
Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha confirmado que los neandertales usaban plumas de aves rapaces y de córvidos para fines ornamentales.
Según ha explicado hoy el CSIC, esta teoría destierra la idea de que los neandertales no poseían pensamiento simbólico y los acerca más al Homo sapiens.
La investigación se suma así a otras recientes que han apuntado también la existencia para el Hombre de Neandertal de un mundo simbólico, de cultos y ritos chamánicos.
El trabajo, publicado en el próximo número de la revista científica PLoS ONE, se ha centrado en el estudio de los restos óseos de 21 especies de rapaces y córvidos encontrados en tres cuevas de Gibraltar.
Los análisis de estos restos demuestran que de 124 individuos, al menos 18 presentaban en sus alas marcas de herramientas neandertales e incluso de dientes.
Según ha explicado el investigador del CSIC Juan José Negro, de la Estación Biológica de Doñana, estas extremidades "están destinadas a funciones de vuelo, son muy ligeras y apenas tienen carne, por lo que creemos que no tenían un fin alimenticio, sino que empleaban las enormes plumas como ornamentación, tal y como siguen haciendo muchos pueblos indígenas en la actualidad".
Los restos analizados proceden de diferentes estratos arqueológicos que abarcan miles de años y han sido comparados con datos de otros 1.700 yacimientos de Eurasia procedentes del Pleistoceno.
Los resultados ponen en evidencia que la manipulación de plumas por parte de los neandertales "era una práctica extendida" y que no pudo ser una pauta aprendida del Homo sapiens, ya que las muestras son anteriores a la llegada de éstos a Gibraltar.
Así, Negro ha subrayado que "la ausencia de arte rupestre realizado por neandertales no significa que su capacidad cognitiva fuera inferior a la de nuestros antepasados", sino que empleaban otro tipo de materiales -como las plumas- para expresar su pensamiento cognitivo.
El trabajo revela, asimismo, que los neandertales preferían las aves planeadoras con grandes plumas de color oscuro, como el quebrantahuesos, el buitre leonado, el milano real o el águila real.
Los investigadores apuntan, como causa de esta elección, el hecho de que gran parte de las aves encontradas formaban parte de la vida diaria de los neandertales.
 

martes, 18 de septiembre de 2012

Cripta arqueológica del atrio de Notre Dame (París, Francia)



La cripta arqueológica está situada frente a la Catedral de Notre Dame de Paris. El acceso se situa en la Place du Parvis de Notre-Dame.
En esta cripta se localizan restos encontrados en excavaciones arqueológicas pertenecientes a restos edificios de diversos periodos, desde la Antigüedad (galo-romano), pasando por la Edad Media (restos medievales de la calle Neuve Notre-Dame) y llegando al siglo XIX (cimientos del Hospicio des Enfants-Trouvés).
En esta zona se han llevado a cabo numerosas campañas de excavación, entre las que destacan dos, por ser las que dejaron al descubierto restos destacables de las épocas romana y altomedievales: la primera en 1847, fue dirigida por el profesor Théodore Vacquer (con quien se redescubre el París antiguo), y la segunda de 1965 a 1967, por Michel Fleury (Vicepresidente de la Comisión du Vieux París y entonces director de las Antigüedades históricas de la región Île-de-France).
Hay restos de una vivienda galo-romana de la ciudad de Lutecia, asentamiento de los parisii, la tribu celta que habitó la isla 2000 años antes y que le dio nombre posteriormente a la ciudad de Paris. Estas ruinas se descubrieron durante unas excavaciones llevadas a cabo en el lugar entre 1965-1967. La cripta arqueológica se abrió al público en 1980.
Del Alto Imperio Romano se conservan diversos vestigios de las zonas de hábitat, se halló una estatua de bronce del dios Génius, sectores del muelle y puente de Lutecia, además de un importante contrafuerte (del que todavía no se ha sabido dar una interpretación).
Del Bajo Imperio se han hallado las huellas de la fundación de un muro de defensa levantado en el siglo IV d. C. Éste está realizado a base de grandes bloques de sillares, algunos de los cuales son de antiguos edificios, y además al pie del mismo se halló un “tesoro” con más de 800 monedas.
En esta misma época la isla fue ampliamente reconstruida. Así, tras las obras subsisten los vestigios de una casa que poseía hypocaustos, es decir, un sistema de calefacción que los romanos utilizaban para los edificios de termas y baños públicos.
 Las construcciones de la Alta Edad Media están representadas por los cimientos de un gran edificio con forma de basílica, que cuenta con nada menos que cinco naves. Estos vestigios han sido interpretados como la basílica de Saint-Etienne. Ésta fue construida, según parece, en el siglo VI por Childeberto I, hijo de Clodoveo. Mide nada menos que 36 metros de largo y otros 70 metros de alto, unas dimensiones que evidencian que se trataba de una de las iglesias más grandes de la Galia.

Los neandertales usaban plumas para 'ponerse guapos'

 
 
Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los neandertales empleaban las alas de aves rapaces y córvidos para fines no alimenticios. Los investigadores creen que esta especie pudo haber usado las grandes plumas de estos animales como ornamentación, teoría que destierra la idea de que no poseían pensamiento simbólico y los acerca aún más al 'Homo sapiens'. Los resultados serán publicados en el próximo número de la revista 'PLoS ONE'.
Los resultados de este trabajo se basan en el estudio de los restos óseos de 21 especies de rapaces y córvidos encontrados en tres cuevas en Gibraltar. Los análisis indican que de 124 individuos, al menos 18 presentaban marcas de herramientas neandertales e incluso de dientes en las alas. "Estas extremidades están destinadas a funciones de vuelo, son muy ligeras y apenas tienen carne, por lo que creemos que no tenían un fin alimenticio, sino que empleaban las enormes plumas como ornamentación, tal y como siguen haciendo muchos pueblos indígenas en la actualidad", explica el investigador del CSIC Juan José Negro, de la Estación Biológica de Doñana.
Los fósiles de Gibraltar proceden de diferentes estratos arqueológicos que abarcan miles de años y han sido comparados con datos de otros 1.700 yacimientos de Eurasia procedentes del Pleistoceno. Los resultados confirman que la manipulación de plumas por parte de los neandertales era una práctica extendida que, por ser las muestras más antiguas anteriores a la llegada del Homo sapiens a Gibraltar, no pudo ser una pauta aprendida de estos.

Unas plumas grandes y oscuras

"La ausencia de arte rupestre realizado por neandertales no significa que su capacidad cognitiva fuera inferior a la de nuestros antepasados. Simplemente empleaban otro tipo de materiales para expresar su pensamiento cognitivo, como las plumas", añade el investigador del CSIC.
Según este estudio, los neandertales mostraban predilección por las aves planeadoras con grandes plumas de color oscuro, como el quebrantahuesos, el buitre leonado, el milano real y el águila real, entre otras. Como posible causa de la elección de estas aves y no otras, los investigadores apuntan al hecho de que gran parte de las aves encontradas formaban parte de la vida diaria de los neandertales: eran carroñeras y rapaces, moradoras de acantilados escarpados cercanos a sus abrigos y cuevas.
"Las plumas son objetos muy ligeros, aportan belleza y volumen. Fueron seleccionadas en la naturaleza, además de para permitir el vuelo, como ornamento en las aves, por lo que es lógico pensar que los neandertales hicieran lo mismo", concluye Negro.
 

lunes, 17 de septiembre de 2012

¿Un Atapuerca en Andalucía? (Córdoba)


La Cueva del Ángel, a la que algunos consideran ya la Catedral de la Prehistoria, podría convertirse en el yacimiento arqueológico más importante del mundo si finalmente se encontraran durante sus excavaciones restos de homínidos. Hasta la fecha la Sima de los Huesos de Atapuerca (Burgos) es el único yacimiento en el que se han hallado restos óseos de Neandertal pertenecientes a una treintena de cuerpos.
Lo que hace diferente a este yacimiento, situado en la sierra de Ara (Lucena), es su capacidad para explicar el comportamiento humano de hace 350.000 años. Según los estudios realizados desde 1995, fecha en la que comenzaron las excavaciones, los asentamientos que se produjeron en el entorno se mantuvieron durante miles de años.
Las primeras excavaciones sacaron a la luz una cueva a la que los primeros hombres posiblemente trasladarían a los animales cazados. Allí los despellejarían, los despedazarían, cortarían la carne y la prepararían para comerla, probablemente asándola.
En esta primera fase se encontró un pozo con relleno del Cuaternario, en el que se observaba gran cantidad de huesos de animales y de herramientas de piedra. La estratigrafía realizada en una profundidad de 6 metros arrojó un dato revelador: la existencia de un fuego continuo hace más de 200.000 años.
Según el arqueólogo y jefe de la excavación, Cecilio Barroso, se han encontrado más de 100.000 huesos de animales, todos están fracturados, lo que lleva a pensar que los primeros moradores del planeta comían también la médula para alimentarse. Barroso señala que a diferencia de Atapuerca en la que sólo se han encontrado huesos humanos, en la Cueva del Ángel hay comportamientos. Gracias a los restos hallados es posible conocer el tipo de clima en el que vivieron, la vegetación y los animales que existían en aquel momento.

Diferenciación de estancias

En 2008, año de las últimas excavaciones, se halló una nueva cueva en la que según los instrumentos encontrados llevó a los investigadores a pensar que se trataba del lugar en el que los homínidos vivían y dormían. Es decir, aparece por primera vez una diferenciación de las estancias de un hogar, un sitio para cocinar y otro para hacer vida y dormir.
Pero realmente el gran descubrimiento en la Cueva del Ángel fue el de un fémur fosilizado. La pieza fue encontrada por un espeleólogo en una gran grieta situada debajo de la segunda cueva, ambas conectadas por un agujero. Los arqueólogos sospechan que este agujero hacía las veces de vertedero y que a través de él se arrojaban los huesos y restos de los humanos que allí vivieron. Respecto al fémur encontrado, los expertos dicen que no hay una datación absoluta pero si se basan en el grado de fosilización y en la industria encontrada, la achelense, podríamos estar hablando de un pre-neandertal.
Cecilio Barroso afirma que si se llegasen a encontrar más restos humanos, el yacimiento de la Cueva del Ángel sería uno de los más importantes del mundo. Según sus estudios, calculan que a lo largo de 200.000 años, unos 8.000 homínidos pudieron vivir en la sierra de Ara, por lo que les extraña no haber encontrado ningún resto todavía.
La investigación está paralizada desde hace cuatro años debido a un problema administrativo de la Junta de Andalucía, explica Barroso. "Llevamos cuatro años pidiendo permisos sin recibir respuesta, nos ignoran". No es un problema de financiación. Para ello se ha creado este mismo año la Fundación Privada Cueva del Ángel, con un presupuesto de 30.000 euros: "Tenemos el dinero, pero nos falta el permiso para seguir excavando", comenta Barroso.
En la Cueva del Ángel se han encontrado más de 80 bifaces de sílex mientras que en Atapuerca sólo se ha hallado uno, el mundialmente conocido como Excalibur, explica el jefe de la excavación. Esto demuestra, afirma, que el potencial de este yacimiento es inabarcable.
 

domingo, 16 de septiembre de 2012

Roman military camp dating back to the conquest of Gaul throws light on a part of world history


In the vicinity of Hermeskeil, a small town some 30 kilometers southeast of the city of Trier in the Hunsrueck region in the German federal state of Rhineland-Palatinate, archaeologists from Johannes Gutenberg University Mainz (JGU) have confirmed the location of the oldest Roman military fortification known in Germany to date. These findings shed new light on the Roman conquest of Gaul. The camp was presumably built during Julius Caesars’ Gallic War in the late 50s B.C. Nearby lies a late Celtic settlement with monumental fortifications known as the “Hunnenring” or "Circle of the Huns," which functioned as one of the major centers of the local Celtic tribe called Treveri. Their territory is situated in the mountainous regions between the Rhine and Maas rivers. "The remnants of this military camp are the first pieces of archaeological evidence of this important episode of world history," comments Dr. Sabine Hornung of the Institute of Pre- and Protohistory at JGU. "It is quite possible that Treveran resistance to the Roman conquerors was crushed in a campaign that was launched from this military fortress."
The existence of this site with a size of about 260,000 square meters had been known since the 19th century, but its interpretation was controversially discussed. "Some remains of the wall are still preserved in the forest, but it hadn't been possible to prove that this was indeed a Roman military camp as archaeologists and local historians had long suspected," Hornung explains. The breakthrough came through systematic investigations closely linked to archaeological research conducted in the vicinity of the Celtic settlement "Hunnenring" near Otzenhausen in the St. Wendel district. The Celtic fortification is located just 5 kilometers from the military camp at Hermeskeil and can be seen directly from the site of the Roman stronghold. As a result of agricultural development, large sections of the former military camp can no longer be recognized and are in danger of being lost forever.
Sabine Hornung and her team began their work in Hermeskeil in March 2010, supported by the Rheinische Landesmuseum Trier. Initial research enabled them to determine size and shape of the military camp that was fortified by means of an earth wall and a ditch. They determined that the fortress consisted of an almost rectangular earthwork enclosure with rounded corners, which, by its size of about 182,000 square meters, provided space for several thousands of soldiers, including both legionaries and mounted auxiliaries. An extension of additional 76,000 square meters encompassed a spring, which thereby secured water supply for the troops.
These findings made it possible to undertake targeted excavations in which one of the gates of the camp was discovered in summer 2011. This consisted of a gateway paved with stones crossing the fortifications consisting of wall and ditch. In the gaps between these paving stones, Hornung's team of archaeologists found numerous shoe nails originating from the sandals of Roman soldiers that had loosened as they marched along. The size and shape of the nails were among the first indications that the military camp at Hermeskeil dated back to the time of the late Roman Republic or the Gallic War. This theory was subsequently confirmed by shards of earthenware vessels discovered during excavations and further verified using scientific dating methods.
The special historical significance of the Hermeskeil military camp lies in its relationship to the neighboring Treveran settlement "Hunnenring". Based on the findings of their recent excavations, Hornung and her team were able to confirm that this settlement was abandoned by its inhabitants around the middle of the 1st century B.C. Before the identification of the camp near Hermeskeil, however, it was only possible to speculate that this abandonment had had something to do with the Gallic War. In his "De Bello Gallico," Julius Caesar reported that the tribe of the Treveri was split into anti-Roman and pro-Roman factions. The anti-Roman faction, led by the aristocrat Indutiomarus and his relatives, fomented unrest that resulted in Roman reprisals in 54/53 B.C. and 51 B.C., over the course of which the Treveran resistance to the invaders was broken. The discoveries near Hermeskeil have potentially provided the first direct archaeological evidence for this dramatic episode in world history.
 

sábado, 15 de septiembre de 2012

Castelo dos Mouros (Vilarinho dos Galegos, Portugal)


O Castro de Vilarinho dos Galegos ergue-se no topo de um esporão, formado por enormes afloramentos graníticos, situado na bordadura oriental do planalto mirandês, sobre o rio Douro e na margem direita da ribeira de Vilarinho dos Galegos.
Situa-se no monte denominado de Castelo dos Mouros, freguesia de Vilarinho dos Galegos, concelho de Mogadouro e distrito de Bragança.
O Noroeste Peninsular é caracterizado, durante a Idade do Ferro, por um tipo particular de povoamento, ou seja, por povoados fortificados em posições elevadas, geralmente denominados de castros. Esta designação levou a denominar este tipo de povoamento de “Cultura Castreja”.
A nível cronológico, os vestígios arqueológicos, de acordo com alguns autores, têm periodizado a emergência deste tipo de povoamento no final da Idade do Bronze, inserindo-se no grande período histórico da Proto-História. No entanto e segundo alguns autores, este tipo de povoamento terá conhecido o seu período áureo no decorrer da Idade do Ferro (inícios do século VI a.C. até ao começo da romanização) e em muitos casos a sua ocupação prolongou-se durante o domínio romano da Península Ibérica.
O território do Nordeste transmontano, delimitado pelas Serras de Bornes, Nogueira e Coroa, foi habitado pelo povo denominado Zoela pelos autores clássicos, zona onde se insere o Castro de Vilarinho dos Galegos.
A ocupação do Castro de Vilarinho dos Galegos terá ocorrido durante a Idade do Ferro e prolongou-se durante o domínio romano. Os vestígios arqueológicos que surgem à superfície, nomeadamente cerâmica da Idade do Ferro e de época romana, colocam a hipótese da ocupação deste povoado fortificado ter sido iniciada no século II a.C. e ter-se mantido no decorrer dos séculos II/V d.C.
A particular implantação topográfica do Castro de Vilarinho dos Galegos proporciona-lhe uma barreira natural de defesa.
Os povos da época procuravam estabelecer os seus povoados em plataformas de média e/ou elevada altitude, em montes escarpados de vertentes íngremes e perto de recursos hídricos. No entanto, podemos destacar a localização do Castro de Vilarinho dos Galegos, pois este insere-se num conjunto de povoados fortificados (Castros) que se dispõe ao longo do Douro, em arribas que caem a pique sobre o fundo do seu vale.
O relevo do terreno onde se instala o Castro de Vilarinho dos Galegos permite a implantação deste tipo peculiar de habitat, pois apresenta as características geográficas fundamentais para a construção destes povoados fortificados.
Aliada a estas condições naturais de defesa, a grande maioria destes povoados possuía linhas de defesa artificiais, muralhas pétreas que geralmente eram dispostas concentricamente.
O Castro de Vilarinho dos Galegos conserva na parte superior do acesso um torreão circular, de onde arranca a linha de muralha do povoado e que se prolonga, pelo menos, ao longo do flanco Oeste.
Os povoados fortificados não possuem uma planta predefinida, antes procuravam adaptar-se às condições geográficas do terreno. Por este motivo, a construção das estruturas defensivas, assim como das habitações e dos arruamentos que as serviam, não obedecia a um programa de ordenamento urbano predefinido, mas sim a um programa idealizado que posteriormente era adaptado à morfologia do terreno.
O Castro de Vilarinho dos Galegos conserva, também, um campo de pedras fincadas, que ocupa o istmo em frente ao fosso escavado na rocha. A construção destas estruturas demonstra a necessidade de proteger o colo do esporão (a Noroeste) que era o acesso principal ao castro e consequentemente a área mais vulnerável.
A economia destes povos baseava-se na produção agro–silvo-pastoril, com a exploração dos recursos naturais que a floresta e solos agrícolas da área circundante podia proporcionar. Esta economia podia ser complementada com a exploração mineira. A nossa região é rica em metais, existindo evidências arqueológicas de exploração de ouro, prata e estanho. Esta exploração podia ter como finalidade a produção de ourivesaria (colares, anéis, pulseiras, fios e outros adornos). O estanho era importante para o fabrico do Bronze, sendo este usado no fabrico de diferentes tipos de utensílios, nomeadamente no armamento.
A exploração do ouro intensificou-se com o domínio romano em toda a Hispânia, tornando-se num dos motivos da contínua ocupação destes povoados fortificados.
A produção de cerâmica era importante para o quotidiano destes povos, para o fabrico de cerâmicas de uso doméstico como pratos, potes, tigelas, jarros, etc.
Com a realização de escavações arqueológicas vão surgindo vestígios arqueológicos que podem ser constituídos por fragmentos de cerâmica, peças metálicas, elementos de ourivesaria, entre outros materiais, que podem provar a existência de intercâmbios entre os povoados, enquanto elementos de relacionamento económico e social entre as várias comunidades, que assim trocavam produtos e ideias. Este intercâmbio pode justificar a semelhança que se verifica na tipologia de construção destes povoados fortificados.
Para manter o equilíbrio social, e de acordo com alguns autores, estes povoados detinham uma figura central, o chefe (princeps) que coordena a actividade social e económica. Esta figura de poder podia ser apoiada por um conselho, ou por uma classe dirigente (aristocracia militar).
No caso do castro de Vilarinho dos Galegos este por ter sido habitado pelos Zoelas, tendo conhecido um modelo de organização social baseado nas “linhagens”, aliado com acordos de hospitalidade entre os diversos povoados. Estes acordos permitiam o relacionamento entre os membros de cada comunidade.
A Arqueologia tem fornecido dados que comprovam a existência destas diferenças sociais, através das escavações arqueológicas nas necrópoles destes povoados. Em alguns túmulos foram recolhidos artefactos de prestígio que denotam a diferenciação na posição social do indivíduo.

Emanuel Campos, Arqueólogo Municipal de Mogadouro.

Bibliografia
LEMOS, Francisco Sande: O Povoamento Romano de Trás-os-Montes Oriental, Universidade do Minho. Braga, 1993.
SILVA; Armando Coelho Ferreira da: A Cultura Castreja no Noroeste de Portugal, Museu Arqueológico da Citânia de Sanfins, Paços de Ferreira, 1986.
 
http://mogadouro.pt/arqueologia-e-patrimonio-mogadouro/294-castro-de-vilarinho-dos-galegos

viernes, 14 de septiembre de 2012

Monte Cildá (Olleros de Pisuerga, Palencia)


El Monte Cildá (Olleros de Pisuerga, Palencia) ha deparado importantes vestigios arqueológicos, de asentamientos cántabros, romanos y visigodos, llegando a situarse en este lugar la  en él la ciudad cántabra de Vellica. Con una extensión de algo más de 1 km, se encuentra a 976 metros de altura, protegida en sus frentes Norte y Oeste por una muralla tardorromana de la que se conservan abundantes restos. Algunas de las piedras de sus fortificaciones fueron aprovechadas para construcciones cercanas.
Las primeras prospecciones fueron llevadas a cabo en 1891 por encargo de Claudio López Bru, Marqués de Comillas. Se hallaron una treintena de estelas funerarias del s. III.Desde 1963 la Diputación de Palencia financió estudios llevados a cabo por Miguel Ángel García Guinea. Se localizaron las murallas defensivas, una importante cantidad de elementos epigráficos, estelas sepulcrales, aras e inscripciones honoríficas. Se descubrió una tésera de hospitalidad estudiada por Eduardo Peralta Labrador. A partir de 2002 se reanudaron las excavaciones, financiadas por la Junta de Castilla y León.
Este lugar fue habitado desde el siglo I a.C. Autores como Schulten, García Guinea e Iglesias Gil han situado en Monte Cildá la ciudad de Vellica.
Durante el siglo III d.C. se levanta una primera muralla, reforzada en el siglo V. En este mismo momento se construye una nueva muralla más fuerte y adelantada que protege a sus habitantes hasta que con la llegada de los visigodos, el enclave es conquistado por Leovigildo en el año 574.
Tras la invasión musulmana, Monte Cildá es ocupado de nuevo desde los primeros siglos de la reconquista por una pequeña población que se mantiene hasta que su abandono definitivo en el siglo XII.
 

jueves, 13 de septiembre de 2012

Château d´Angers (Angers, France)


Le Château d’Angers, implanté sur des constructions néolithiques puis gallo-romaines, surplombe la Maine. Cet édifice conjugue deux architectures qui s’imbriquent l’une dans l’autre : la forteresse de Saint Louis, avec le gigantisme de ses tours et la massivité de son enceinte ; et le château de cour des dynasties d’Anjou aux élégants bâtiments et agréables jardins.
Construite au XIII siècle, la fortresse de 17 tours devient résidence des ducs de Anjou aus XIV et V siècles. Elle s´orne alors de b^timents et de jardins, où prend place, du temps du Roi René, une mènagerie. Le château abrite la tenture de l`Apocalypse (fin du XIV siècle) qui, par ses dimensions, son ancienneté et ses ualités plastiques, es incontestablement une oevre majeure de la tapisserie mèdievale.
 

martes, 11 de septiembre de 2012

Que sabemos dos castros? (Vimianzo, A Coruña)


XORNADAS SOBRE INVESTIGACIÓN, DIDÁCTICA E COMUNICACIÓN DA IDADE DO FERRO.
 
VIMIANZO, DO 28 AO 30 DE SETEMBRO DE 2012
 
ORGANIZA:  CONCELLO DE VIMIANZO           
COLABORAN: SEMINARIO DE ESTUDIOS COMARCAIS COSTA DA MORTE; ASOCIACIÓN XUVENIL CHERINKAS
COORDINA: ÁNGEL CONCHEIRO COELLO

PROGRAMA

VENRES 28

Tarde: 16,30. Unha viaxe pola historia de Vimianzo. Itinerario activo e visita guiada

19,00: Sesión inagural
Alcalde de Vimianzo
Director Xeral de Patrimonio Cultural
Presidente do Seminario de Estudios da Costa da Morte

Conferencia inagural
Ángel Concheiro Coello (Arquestudio S.L.): Arqueoloxía en Vimianzo: o Castro das Barreiras

SÁBADO 29

9,30. Entrega de documentación

1ª Sesión: ¿Existe unha Fisterra Castrexa? ¿Estaban sos ou acompañados?
10,00. Alfredo González Rubial (INCIPIT, CSIC) e Rafael Rodríguez (Deputación de Pontevedra): Gallaecia para o mundo. Os contactos exteriores dos castrexos
2ª Sesión: A paisaxe dos castros e a explotación dos recursos naturais
10,30. Manuela Costa Casais (INCIPIT, CSIC): Transformacións na paisaxe na Idade do Ferro
11,00. María Martín Seijo (GEPN, USC): Arqueobotánica e Arqueoloxía: a explotación dos recursos forestais polas comunidades da Idade do Ferro no NO peninsular
Descanso
11,30. Eduardo González Gómez de Agüero (Universidade de León): Pescando entre castreños
12,00. Víctor Bejega García (Universidade de León): Mariscada a la antigua
3ª Sesión: Os poboados ¿Cómo eran realmente?
12,30. Iolanda Álvarez González, Luís F. López González e Miguel A. López Marcos (Terra Arqueos S.L.): ¿Cómo se construían os castros?

1,00. Coloquio e debate

4ª Sesión: No Oeste da Idade do Ferro: a minería e os metais
16,30: Xosé Lois Armada Pita (INCIPIT, CSIC): Do obradoiro ó corpo: producción metalúrxica e expresións de poder nos castros do Noroeste
17,00. Mónica Montero  Borrazás (Arqueóloga): O estaño dos ártabros
17,30. Descanso

5ª sesión: ¿Existe unha periferia castrexa?
18,00. Carlos Marín (Universidade Complutense): ¿Cultura(s) Castreña(s) o grupos castreños de la Edad del Hierro?
18,30. José C. Sastre Blanco e Óscar Rodríguez Monterrubio (Asociación Zamoraprotohistórica): El poblamiento de la Edad del Hierro en la zona occidental de la provincia de Zamora y su relación con la Cultura Castrexa
19,00. Joao Fonte (INCIPIT, CSIC):  A especificidade da transição entre a Idade do Ferro e Época Romana no Alto Trás-os-Montes Ocidental, Norte de Portugal

Coloquio e debate

DOMINGO 29

6ª sesión: Castros para todos os públicos: ciencia e divulgación da Idade do Ferro
10,00. Ramón Boga Moscoso (Museo Romano de Cambre): Iniciativas de dinamización do xacemento romano de Cambre. As xornadas castrexas
10,30. Xurxo Ayán Vila (INCIPIT, CSIC): Abre la muralla: castros, públicos e comunidades locais
Descanso
11,00. Gonçalo Cruz (Sociedade Martins Sarmento, Guimarães, Portugal): A Idade do Ferro no século XXI. Atividades de extensão cultural em Briteiros
11,30. Manuel Gago Mariño (USC): O coñecemento construído: web 2.0, redes sociais e memoria cultural

Foro aberto

14,00.  Despedida e peche
 

La Salina recupera las casas vetonas junto al castro de Yecla en la comarca de Vitigudino (Salamanca)


M.H. La Diputación de Salamanca iniciará “de inmediato” los trabajos para sacar a la luz las casas vetonas que se encuentran junto al castro de Yecla de Yeltes, según señaló este martes el diputado de Turismo, Antonio Gómez Bueno.

Tras meses esperando el visto bueno de Patrimonio, La Salina cuenta ya con los permisos para desarrollar estos trabajos: “Presumiblemente la próxima semana se iniciarán los trabajos que permitirán que estos restos, que se encuentran ahora tapados, puedan ser contemplados por los turistas y por los propios vecinos de Yecla de Yeltes”, manifestó Gómez Bueno. Según el diputado, el proyecto ya está encargado al arqueólogo que desarrollará las labores junto a otras dos personas durante las próximas semanas, de modo que antes de fin de año pueda darse por finalizada la intervención. Estas casas serán junto al castro vetón el principal atractivo de esta pequeña localidad situada en las cercanías de Vitigudino.

El presupuesto de este proyecto de recuperación será de 30.000 euros, aunque según el diputado lo de menos es el dinero: “Económicamente no tiene gran importancia, pero el valor añadido que se le da al castro es mucho más importante con este complemento”, recalcó Gómez Bueno, quien informó que con esta actuación y las desarrolladas en Las Merchanas se pone fin al plan de castros y verracos puesto en marcha por la Diputación de Salamanca hace dos legislaturas.
 

Analizan osamentas correspondientes a una etnia que habitó los canales patagónicos hace 2.000 años


CIEP/DICYT El Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), encabezado por el arqueólogo e investigador asociado del Centro de Estudios del Hombre Austral de la Universidad de Magallanes, Omar Reyes, analiza osamentas correspondientes a una etnia que habitó los canales patagónicos hace 2.000 años. El estudio es parte de un proyecto Fondecyt que pretende caracterizar las muestras óseas clasificándolas por sexo, edad, presencia de enfermedades, forma de vida y tomar muestras de ADN para determinar si los llamados históricamente como Chono, tienen una diferenciación genética, bioantropológica y cultural respecto de los grupos canoeros de la zona Sur-Austral (Kaweskar y Yámana) o si están relacionados con grupos de filiación Huilliche procedentes del Archipiélago de Chiloé.
 Dentro de los pueblos que habitaron el litoral el Chono es el menos estudiado, por ende no se tiene un conocimiento sistematizado sobre su forma de vida y relación con otros grupos. Este pueblo cazador recolector marino, es parte de los llamados “canoeros” y particularmente habitaron las islas y canales que componen la zona litoral de la Región de Aysén. Hace algún tiempo, han aumentado las investigaciones tendientes, tanto a develar el origen y forma de vida de este pueblo, como a preservar los hallazgos con fines patrimoniales resguardándolos del saqueo al que han sido sometidos.
El trabajo realizado en el laboratorio de arqueología del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP) es fundamental para las investigaciones arqueológicas en el litoral. El análisis pretende, mediante un examen macroscópico enfocado en revisar, observar, medir y fotografiar todos los huesos de la muestra, además de escanear los cráneos y tomar muestras de ADN, para aportar de manera significativa al conocimiento sobre los Chono y sus ancestros y su posible relación genética con otros grupos cazadores recolectores marinos, como los que habitan en la zona Sur-Austral (Kaweskar y Yámana) o al sur de Chiloé en la X región (Huilliche).
Como explica Reyes los osarios, saqueados y destruidos intensamente por gente sin conocimiento o simplemente por maldad, no han sido objeto de investigación sistemática, por ello la importancia de este sitio que, pese a ya estar intervenido y manipulado, tiene las condiciones para realizar un estudio bioantropológico integral. De esta manera, se podrán develar los misterios que giran en torno a este grupo étnico extinto en el siglo XVIII, del cual sólo se tienen antecedentes a través de los relatos escritos por los cronistas que recorrieron la zona litoral de Aysén.
La caracterización bioantropológica “comprende determinar el número de individuos, clasificar por sexo y edad, luego analizar cómo vivían, si hay presencia de enfermedades, etc. Eso lo complementamos con el trabajo que se hace en los sitios arqueológicos determinando cuál era su dieta mediante –en este caso- el análisis restos de fauna ubicados en los conchales y la cultura material recuperada”, señaló el arqueólogo.
Cabe señalar, que el equipo que está realizando este trabajo de laboratorio está compuesto por el citado arqueólogo, Constanza de la Fuente, quien realiza el escáner de los cráneos y recolecta muestras de ADN e Ismael Martínez, quien es conservador y arqueólogo y trabaja en el registro bioantropológico mediante la obtención y clasificación de fotografías en alta definición. Los análisis genéticos los realiza el Doctor Mauricio Moraga, en el Programa de Genética Humana del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

El hallazgo

El sitio prospectado por los arqueólogos corresponde a un osario situado en el Estero Sur del Seno Gala, en este lugar se levantaron desde la superficie los restos óseos correspondientes a 14 individuos, cuya data corresponde a 2.000 años de antigüedad aproximadamente, muy anterior a lo etnohistóricamente conocido como Chono.
El material recuperado, con la aprobación del Consejo de Monumentos Nacionales, corresponde a las osamentas expuestas en los pasillos de un gran reparo rocoso y que ya evidenciaban traslados, movimientos, pisoteos y fragmentaciones de origen humano. Se dejo la evidencia ósea presente en grietas y en sedimentos que necesitan ser excavados. Así, se logró aunar criterios para hacer una muestra representativa que se espera sea suficiente para esclarecer parte del pasado cultural de los canales patagónicos.
Finalmente, el arqueólogo expresó que dentro de estas investigaciones es muy importante extender los resultados a la comunidad de los lugares donde se realizan los levantamientos, por lo que luego que haga un estudio completo se va a llevar la información a los pobladores de Gala (comunidad próxima al sitio arqueológico) a través de trípticos, fotografías, documentos y charlas informativas que permitan darle un valor patrimonial al área, para luego conservarla en un lugar adecuado de resguardo con condiciones de humedad y temperatura controlada.
 
 
 

lunes, 3 de septiembre de 2012

Los parques arqueológicos cierran sus puertas para variar su modelo de gestión (Castilla - La Mancha)


Tres de los cuatro parques arqueológicos de Castilla-La Mancha cerrarán sus puertas al público a principios de septiembre. A pesar de que la información ha ido llegando a los parques en distintos días, a principios del mes de septiembre se dejarán de recibir visitas en sus instalaciones.
Javier Morales, director general de Cultura, ha confirmado a La Tribuna el cierre «indefinido» de los parques arqueológicos de Carranque, Alarcos y Recópolis, una medida necesaria para llevar a cabo el cambio a una gestión público-privada de los yacimientos, tal y como adelantó el pasado mes de mayo el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín.
El objetivo del cierre es desarrollar un trabajo de catalogación y análisis de los parques y sus recursos, para posteriormente desarrollar un pliego de condiciones para poder sacar a licitación la explotación de los parques y, así, las empresas interesadas se hagan cargo de su gestión.
No obstante, las labores de conservación del patrimonio seguirá en manos de la Junta y, por tanto, no se cederá esta función a ninguna empresa.
A pesar de que el cierre es inminente, puesto que las visitas finalizarán el 9 de septiembre, como señala Javier Morales, se espera que todas estas labores estén concluidas entre finales de 2012 y principios de 2013, momento en el que alguna empresa se haya hecho cargo de los parques y los reabra. El cierre de los tres parques está en consonancia con la política puesta en marcha por el Gobierno regional de adelgazar el gasto público y racionalizar los recursos para una mejor gestión de los mismos, además de potenciar la colaboración público-privada.
No obstante, hay que resaltar que los parques sólo cerrarán de cara al público, puesto que, en ellos se seguirá desarrollando labores de investigación, catalogación, documentación y, por su puesto también habrá vigilancia. Es decir, no quedarán abandonados, matiz que aclara los temores a que todos los trabajadores fueran a ser despedidos, tal y como se temían los empleados de los propios parques.
Los parques de Carranque, Alarcos y Recópolis recibieron la noticia del cierre indefinido hace tan sólo quince días. Los trabajadores no saben qué pasará ni con el parque ni con sus puestos de trabajo, sin embargo, esta misma suerte no la corre el parque Arqueológico de Segóbriga, en Cuenca, quien de momento no cerrará sus puertas al público. Así pues, hasta la fecha, siguen con su rutina diaria y siguen cogiendo visitas para más adelante.
De este modo, el parque de Carranque en Toledo recibirá su última visita el día 8 se septiembre a la una de la tarde. En un primer momento se comunicó el cierre para el 31 de agosto, pero se acordó finalmente mantener la actividad una semana más. El de Recópolis que se encuentra en Guadalajara cerrará el sábado 1 de septiembre y el de Alarcos situado en Ciudad Real abrirá sus puertas hasta el 9 de septiembre. Pasadas estas fechas será imposible visitarlos.
El cierre de todos los parques arqueológicos de la región supone que los guías y otros trabajadores hayan sido despedidos. En los propios parques se desconoce qué ocurrirá con ellos, es decir, si volverán a abrir bajo la gestión de una empresa privada o será la Junta quien de nuevo se haga cargo de ellos.