lunes, 26 de marzo de 2012

Trazos de historia en busca de casa (Zamora)


BELÉN ALONSO

Los arqueólogos de la asociación ZamoraProtohistórica con sus excavaciones son desde hace cinco años la imagen habitual en el castro de El Castillón de Santa Eulalia de Tábara. Sin embargo, esta estampa puede no volver a verse si antes del mes de agosto no encuentran un lugar donde alojarse y poder guardar las piezas halladas durante los trabajos.
«Hasta ahora nos alojábamos en las antiguas escuelas de la localidad pero ahora las van a convertir en el tanatorio, con lo cual nos quedamos sin ningún lugar donde poder dormir, comer y asearnos. Esto, unido a la falta de recursos hará que no podamos seguir con las excavaciones en el recinto, ya que no podemos pagar para quedarnos en un lugar», explica Oscar Rodríguez, director de la excavación junto a José Carlos Sastre.
El arqueólogo asegura que «nuestras necesidades son básicas, simplemente alojamiento para 15 personas durante un mes y medio desde el 1 de agosto hasta el 15 de septiembre. Bastaría con un edifico que tenga, al menos dos habitaciones grandes, dos baños y un lugar acondicionado como cocina, se trata de edificios del tipo de viejas escuelas o polideportivos o escuelas que en verano no se usen, gimnasios... las camas nos las presta el ejército y las montamos nosotros así que solo con el espacio sería suficiente».
Los lugares donde podrían alojarse tendrían que estar ubicados en Granja de Moreruela, Tábara, el valle del Esla o Benavente «más lejos se tardaría en llegar y tampoco compensaría», continua.
El grupo de personas que cada año participan en las excavaciones de El Castillón está formado por un cuerpo fijo de arqueólogos y el presto por estudiantes de historia y arqueología de España y del extranjero, que suelen conformar el 45% de la agrupación. Las universidades de Salamanca y la Complutense y la autónoma de Madrid son las que más alumnos aportan y que se unen a los que vienen de Portugal, Polonia, Italia y Reino Unido.
Por otro lado, el arqueólogo comenta que «nosotros podemos colaborar con el lugar que nos acoja, o que nos de alojamiento con charlas sobre arqueología gratuitas en sesiones que sean compatibles con el trabajo arqueológico y de temática variada y con talleres de arqueología para los niños también gratuitos». Su estancia en el lugar deja siempre una aceptable cantidad de dinero, que ronda los 10.000 euros en la provincia de Zamora entre desplazamientos, visitas y gastos diarios para el mantenimiento de la excavación, así como el gasto de cada uno de los 45 voluntarios que por tres turnos van incorporándose a los grupos. «Hasta ahora, el 75% de esta cantidad se quedaba en las localidades de Tábara y Santa Eulalia de Tábara, el resto se repartía entre Zamora, Puebla de Sanabria, Moreruela, Faramontanos y otras localidades cercanas». Estos cinco años han permitido una excavación completa de la muralla y hacer una datación arqueológica exacta, entre los siglos IV y VI, así como el hallazgo de zona habitacional y donde se venía trabajando desde el año 2007, y que ha permitido conocer tres nuevas habitaciones, una de ellas de gran tamaño y con un suelo enlosado, que según los arqueólogos se trataría de un almacén. Rodríguez asegura que «hemos sacado más de un millar de fragmentos de cerámica de uso cotidiano y lo más llamativo de todo fueron las dos tinajas de almacenamiento».
El último año se ha llevado a cabo la excavación total del almacén con una superficie de 20x25 metros cuadrados, con varias estancias y un patio abierto. «La importancia de los hallazgos radican en la falta de información que tenemos de la época visigoda». Además, se ha realizado un levantamiento topográfico que ha permitido configurar «un panorama exacto del poblamiento y ver que no hay una de muralla, sino dos líneas defensivas, lo cual demuestra que las murallas son más complejas de lo esperado».
A parte de la muralla se han podido localizar hasta 30 estructuras de diferente tamaño y forma, lo que abre nuevas posibilidades de trabajo en el castro de El Castillón y que no podrán salir adelante «si no encontramos un lugar donde alojarnos y si no recibimos una subvención más fuerte de la que tenemos con Caja Rural», prosigue Oscar Rodríguez. Las piezas y fragmentos hallados durante los trabajos suelen ser materiales de vidrio y cerámica, partes orgánicas y sedimientos que se custodian en un almacén. Actualmente, de todos los hallazgos, tan solo hay expuestas dos vasijas de «terra sigillata» y un osculatorio (removedor de perfumes) en las vitrinas del Museo Provincial de Zamora.

Fuente: La Opinión de Zamora:
http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2012/03/25/trazos-historia-busca-casa/589360.html

sábado, 24 de marzo de 2012



II Jornadas de Jóvenes Investigadores del valle del Duero. Del Neólitico a la Antigüedad tardía. (León)

Lugar: León
Fecha: 25, 26 y 27 de octubre de 2012

Sesiones:

1.- Neolítico en valle del Duero
2.- Calcolítico en valle del Duero
3.- Edad del Bronce en valle del Duero
4.- Edad del Hierro en valle del Duero
5.- Romanización del valle del Duero
6.- Antigüedad tardía en valle del Duero
7.- Arqueología y Medios de Comunicación
8.- Arqueología y Nuevas tecnologías

contacto: zamoraprotohistorica@gmail.com

miércoles, 21 de marzo de 2012

Festa, cerveja e muito álcool na Europa Central da Idade do Ferro (Alemania)

Festa e álcool pode ter sido uma constante nas sociedades europeias da Idade do Ferro. A proposta desta interpretação social da vida das comunidades que habitaram o continente há mais de dois mil anos vem da arqueóloga Bettina Arnold.
Segundo esta investigadora da Universidade de Wisconsin-Milwaukee, os povos pré-romanos praticavam a "festa competitiva", em que as pessoas que disputavam uma posição social e política tentavam superar os outros através de festas de energia.
Artefactos recuperados a partir de túmulos com 2600 anos de idade, no sudoeste da Alemanha, oferecem algumas pistas sobre o modo de vida dessas pessoas, sendo que o álcool parece ter estado presente de uma forma muito intensa.
De facto, com base nos “vasos de beber” encontrados em túmulos perto do assentamento arqueológico de hillfort , e em outros objetos importados, os arqueólogos concluíram que os celtas que ocupavam a Europa Central negociavam todo tipo de produtos com o Mediterrâneo.
"A cerveja era a bebida consumida de uma forma mais massiva, por toda a população, enquanto o vinho era mais para a elite e especialmente consumido nos locais que se situavam próximo de uma rota de comércio com o Mediterrâneo", diz Kevin Cullen, um associado do projeto de arqueologia que foi parcialmente financiado pela National Geographic Society.
Uma vez que as uvas ainda não tinham sido introduzidas na Europa central, o vinho importado era, por isso, um produto raro e o seu consumo indicaria um estatuto social mais elevado. Os Celtas também fizeram o seu próprio vinho de mel (o hidromel), um liquido aromatizado criado à base de ervas e flores e que na altura teria sido mais caro do que cerveja, mas mais barato do que o vinho.
A cerveja era feita sobretudo a partir do trigo ou da cevada e sem lúpulo, e poderia ter sido misturada com o hidromel ou consumida individualmente, imediatamente a seguir à sua confeção.
Para a classe alta destas sociedades, a quantidade de álcool consumido era tão importante quanto a qualidade. Neste seu projeto Bettina Arnold escavou num dos túmulos em Heuneburg um caldeirão totalmente intacto que foi usado para servir bebidas alcoólicas.
Além desta sua predileção pelo álcool, as populações celtas foram também consumidoras de tecidos com padrões listrados e muito coloridos que eram importado, sobretudo, da zona do mediterrâneo. As escavações de Heuneburg mostraram evidência de ambos e embora nenhum dos ossos permanecessem no registo devido à acidez do solo, a equipa de arqueologia foi capaz de reconstruir alguns dos adornos e do vestuário usando novas tecnologias.
Ao invés de tentar escavar os restos metálicos frágeis, como grampos de cabelo, joias, armas e fíbulas, Arnold e os seus colegas optaram por escavar os blocos de terra que continham esses objetos e em seguida submeteram esses pacotes à técnica da tomografia computadorizada, ou TC scanner.
Com esta técnica descobriram quantidades impressionantes de pequenos adereços que de outra forma passariam despercebidos na escavação normal.
Surpreendentemente, foi o metal que esteve em contacto com roupa de lã e tecidos que forneceram os importantes dados sobre a indumentária desse período .Pedaços de tecido agarrados ao metal permitiram a recriação de cores e dos padrões utilizados.
“Quando você pode realmente reconstruir o traje, de repente, essas pessoas, tornam-se mais reais, em três dimensões, e até lhe podemos imaginar um rosto”. disse Arnold.

Fuente: Jornal de Arqueologia: http://jornaldearqueologia.blogspot.pt/2012/03/festa-cerveja-e-muito-alcool-na-europa.html

martes, 20 de marzo de 2012

La primavera de los íberos (Jaén)

El yacimiento de Puente Tablas vuelve a estar de actualidad. Menos de un año después de que saliera a la luz el primer palacio íbero excavado en Andalucía, los investigadores del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CAAI) de la Universidad de Jaén (UJA) han hallado en este enclave -a pocos kilómetros de la capital jiennense- signos de un ritual nunca antes constatado en la región.
"Se trata de una puerta con una estela en la que está representada una divinidad que, según las características que presenta, seguramente es una diosa de la fecundidad", ha comentado este lunes el director del CAAI, Arturo Ruiz, explicando que, coincidiendo con el equinoccio de primavera, el sol recorre los 15 metros de pasillo que llevan hasta la estela e ilumina la figura "desde la cabeza hasta abajo" durante media hora.
"Hemos hecho el experimento esta mañana y la verdad es que es espectacular", ha asegurado, señalando que este rito se completa con los restos de un sacrificio animal hallados en la misma zona. "Hemos encontrado los restos de 13 cerdos y dos cabras; en el caso de los cerdos, algunos eran neonatos o, incluso, podrían no haber nacido aún, de tal manera que se tratara de cerdas preñadas, lo que refuerza la hipótesis de que es un ritual de fecundidad", ha apuntado Ruiz.
"Es algo muy llamativo y novedoso", ha añadido el director del CAAI, destacando que es la primera vez que todos estos elementos se constatan juntos en un yacimiento íbero en la comunidad andaluza. "En Andalucía sí se han constatado pruebas de rituales de equinoccio, por ejemplo en Sierra Morena, donde hay cuevas en las que entra la luz hasta el fondo durante el ocaso. Sin embargo, no se ha dado nunca con la complejidad del sacrificio", ha afirmado.
El hallazgo se ha producido en la puerta de entrada al oppidum (zona elevada cuyas defensas naturales han sido reforzadas por el hombre), cuyo descubrimiento se dio a conocer el pasado mes de octubre. "Aquella era una puerta del siglo III a.C. que estaba realzada sobre otra del siglo IV a.C. -ha expuesto Ruiz-. Lo hablamos con la Junta de Andalucía y decidimos excavar completamente la que estaba debajo, sacando y numerando cada pieza de la otra para poder montarla de nuevo en cualquier momento".
Gracias a esa excavación ha salido a la luz este "ritual", parte del cual, según ha apuntado el responsable del CAAI, podría ser un "rito de fundación" de la puerta (el sacrificio), pero que en su conjunto apunta a la apertura de "algún tipo de fiesta" de celebración de la primavera, tiempo de fecundidad.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/19/andalucia/1332169022.html












lunes, 19 de marzo de 2012

Exposición fotográfica en Benavente: Excavaciones arqueológicas en El Castillón

Desde el 19 de Marzo al 7 de abril de 2012 estara expuesta en el Centro Cultural Soledad González de Benavente la exposición de fotografias sobre las Excavaciones Arqueológica en El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), en la cual se pretende mostrar al público los trabajos que se han desarrollado entre 2007 y 2011 en este yacimiento arqueológico, y la propia labor de los arqueólgos.
Horarios:
Lunes a viernes: 18:30-20:30 horas
Sábados: 12:00 -14:00 horas

Cincuenta años de un sueño llamado 'Atapuerca'


Junio de 1968. El espeleólogo burgalés José Luis Ulibarri escribe una carta a su colega Francisco Jordá. Es breve, precisa. Le indica que "unos 700 metros antes de la localidad de Ibeas de Juarros (Burgos) y a 200 metros a la izquierda de la carretera, en unas tierras labradas, ha encontrado numerosos sílex, la mayoría de buen tamaño. Muy pocos trabajados. De gran importancia. Similares a los primeros que aparecieron en 1962, pero de apariencia más antiguos".
Atapuerca está de enhorabuena. Se cumplen 50 años del comienzo de un sueño. Del inicio de una aventura emprendida por el destinatario y el autor de la anterior misiva en una época en la que poco o nada se conocía sobre la Evolución Humana, la Paleontología y la Arqueología en una España que intentaba superar los ecos de la posguerra para abrirse al exterior. Los primeros científicos que llegaron al que hoy es uno de los yacimientos más importantes de toda Europa, lo hicieron sin medios, por casualidad y sin la ayuda económica de ninguna administración.

Trinchera del Ferrocarril.

Todo comenzó en el otoño de 1962. Sin constancia del día exacto, los miembros más veteranos del grupo de espeleología burgalés Edelweiss lo sitúan en octubre. Fue el propio José Luis Uribarri, miembro del grupo, quien en una de las cavidades situadas en el trazado de la Trinchera del Ferrocarril localizó diversos huesos fosilizados, lo que le permitió evidenciar la gran antigüedad de aquel yacimiento inabarcable al que bautizaron como Trinchera, sin diferenciar como hoy entre los yacimientos de Galería y Gran Dolina.
Ana Isabel Ortega y Miguel Ángel Martín, miembros de Edelweiss y conocedores de aquella historia que después marcó sus vidas, hacen memoria desde el despacho que Ortega ocupa en la actualidad en el Centro Nacional de la Evolución Humana, anexo al Museo de la Evolución Humana. "Fueron los veteranos del grupo los que iniciaron el trabajo de campo en unas condiciones de extrema dureza, en las que prácticamente no había nada para picar aquella gigante pared en la que al parecer había restos humanos", explica Ortega.
Pese a que el descubrimiento tiene lugar en 1962 no es hasta abril del año siguiente cuando se produce la visita oficial al yacimiento. "Fueron muchas personas, se hicieron todos la foto y fue el momento en el que se dieron cuenta de lo viejo que tenía que ser aquello", relata Martín, quien escuchó en su momento contar esta historia a quienes la vivieron en primera persona, ya fallecidos. Es en este momento cuando comienzan a aparecer nuevas piezas que hacen que muchos arqueólogos y paleontólogos fijen su mirada en la sierra burgalesa. "Apareció el primer bifaz del que hay constancia y se dató en el Paleolítico Inferior".
Campaña para recordar
Por aquel momento, el Museo de Burgos era el único espacio dedicado a la Historia Antigua de una pequeña ciudad de provincias que se abría a vecinos de los pueblos limítrofes que llegaban a trabajar a las industrias que se iban instalando en los polígonos de las afueras. Basilio Osaba era el director por aquel entonces del Museo de Burgos y no dudó en ponerse en contacto con el mejor especialista del Paleolítico que había en aquel momento, Francisco Jordá, quien trabajaba en la Universidad de Salamanca.
Es el propio Jordá quien se pone en contacto con el director del Museo Paleontológico de Sabadell por aquel entonces, Miquel Crusafont, e inicia en el verano de 1964 la primera campaña de excavaciones. Poco o nada tuvo que ver aquella campaña con las que se realizan en la actualidad. Sin andamios ni útiles para hincar el diente a la pared de la Trinchera, sí que se hicieron otros importantes trabajos de campo como un croquis a mano del yacimiento de Gran Dolina, obra de Llopis Lladó que permitió conocer el entresijo de la cavidad en la que años después aparecerían los restos de la especie Homo Antecessor. "Era poca gente pero se hizo mucho", destaca Martín, quien agrega que en estas primeras campañas se desplazaron personas de todo el norte del país entusiasmados con el yacimiento.

Permisos y expolio

La ausencia de una ley estatal que velase por el patrimonio y la carencia de una administración centralizada en la que no existían gobiernos autonómicos, y mucho menos ayudas por parte de éstos, hizo que los primeros años de Atapuerca fuesen caóticos y algo confusos. El eco de las noticias que llegaban desde los medios de comunicación, que ya por aquel entonces hablaban de Atapuerca como "el yacimiento prehistórico más importante del país", llevó a paleontólogos de todo el país a intentar rascar algo en la sierra de Atapuerca. "No se ha contabilizado todo lo que pudieron llevarse, pero fue mucho", sentencia Martín, quien explica que muchos de los grupos de trabajo de la época eran "obreros" que pasaban horas y horas picando hasta encontrar fósiles que llevarse.
"No se ha contabilizado todo lo que pudieron llevarse, pero fue mucho"
Uno de los museos al que fueron a parar los restos de Atapuerca fue el de Sabadell. El equipo encabezado por Crusafont se llevó muchas de las piezas que encontró en la campaña de excavaciones a su museo y, ante la ausencia de reclamación alguna, exhibió durante años los restos en una vitrina en la que podía leerse "restos del Paleolítico Inferior del yacimiento de Trinchera. Atapuerca, Burgos".
Alarmados por la presencia de intrusos, el Boletín Oficial de la Provincia de Burgos publica el 24 de octubre de 1968 una norma en la que se indica que "queda absolutamente prohibida la entrada a las cuevas que poseen interés artístico o yacimientos prehistóricos a toda persona que no vaya debidamente provista de un permiso especial que otorgará el Servicio Espeleológico Provincial". Sin embargo, no sería hasta la promulgación de la Ley de Patrimonio en 1985 cuando todos estos incidentes quedasen resueltos por completo y ningún particular pudiese salir del yacimiento con restos en sus manos o furgonetas.

Primeros reconocimientos

La primera exposición que oficialmente exhibió el material más importante hallado en las cavidades de la sierra burgalesa tuvo lugar en 1968 en el Museo de Burgos, ubicado en la calle Calera. En junio de ese año, el grupo Edelweiss recibe los primeros restos paleontológicos estudiados por el profesor Villalta, datados en unos 500.000 años, que sirven de excusa para atraer la atención hacia el recién remodelado museo provincial de la capital.
La exposición coincide en el tiempo con el descubrimiento de otro gran hito del arte prehistórico: Ojo Guareña. La mayor parte de los estudiosos que participaban en Atapuerca se dieron cuenta de lo fácil que resultaba encontrar restos en Ojo Guareña y las horas que había que emplear en Atapuerca y deciden abandonar temporalmente el proyecto burgalés. Se inicia un parón de años, recuperado por Trinidad Torres. 'Trino', como le conocían sus amigos, inicia sus trabajos en la Sima de los Huesos en 1975.
"Queda muy sorprendido al entrar en la gran cueva de los osos", relata Martín, quien describe aquel espacio como una gran cavidad con restos de osos de todos los tiempos. En una de las campañas de Trinidad Torres aparecen junto a los restos de osos los primeros fósiles humanos que Trino muestra a su director de tesis, Emiliano Aguirre. "Eran dos trozos de mandíbula sin mentón que casaban perfectamente y de los que se supo nada más verlos que eran del Pleistoceno Medio".

Emiliano Aguirre y su equipo

El antes y después de Atapuerca lo marcó Emiliano Aguirre, considerado como el padre de Atapuerca, pese al camino emprendido antes por muchas otras personas. "Emiliano decidió montar su propio equipo, excavar la roca de arriba abajo y pasó años enteros preparando el yacimiento para que luego se fuera descubriendo lo que después se descubrió", agrega Ortega, quien recuerda con gran cariño su primera campaña en 1983 en la que conoció a "José Mari, Eudald y Juan Luis"; quienes con el paso de los años se convertirían en codirectores y el rostro vivo de Atapuerca.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/18/castillayleon/1332092499.html

miércoles, 14 de marzo de 2012

La calzada que moría en Ocelo Durii


S. RAMOS
El investigador José Luis Vicente González, ingeniero técnico forestal de profesión, asegura haber localizado un tramo de calzada romana, bastante bien conservado, de aproximadamente 500 metros de longitud, en las inmediaciones de Villalazán, zona donde se han encontrado muchos otros restos romanos, especialmente los de la ciudad de El Alba. El tramo que describe está a la salida del pueblo tomando el camino hacia el río a la altura de la primera curva a la izquierda de la carretera en dirección a Villaralbo.
El estudioso asegura que se trata de restos de una calzada porque el terreno circundante a la vía «es pura arcilla, sin ninguna piedra». Además hay otros indicios: «La calzada, cimentada de piedra a lo largo de todo su recorrido, se eleva notoriamente sobre el terreno natural que la rodea». Uno de los puntos más interesantes del tramo de calzada conservado, indica Vicente González, «es la trinchera artificial final de acceso al desaparecido puente que cruzaba río Duero (Durius.), a la que sigue un espectacular terraplén artificial integrado totalmente por cantos rodados». Del hallazgo indica que «según las investigaciones sobre la red viaria del occidente de la Meseta Septentrional que venimos realizando durante los últimos años, este tramo de vía pertenecería a la ruta XXIV del Itinerario de Antonino, que enlazaba las "civitates" de Augusta Emérita y Caesar Augusta». Más en concreto, el tramo hallado se localizaría entre las mansiones de Sibariam y Ocelo Duri. Esta calzada romana, siempre según la tesis del mencionado investigador, formaría parte del trazado «fantasma» (inexistente al norte de Salamanca) «de la mítica ruta histórica, y actual invento turístico denominada, sin ningún rigor científico Vía de la Plata».
Vicente González tiene una larga trayectoria investigadora, con teorías que en ocasiones chocan con las conclusiones más comúnmente aceptadas. Por ejemplo, piensa que «la villa de Ocelo Durii (o, al menos, una de ellas) tuvo que estar situada al norte del Duero, en la localidad de San Pelayo, que es un despoblado situado enfrente de "El Alba", actualmente transformado en cortijo, en el que, hasta las concentraciones parcelarias, confluyeron todos los caminos del contorno». Fijando la villa en este punto encaja perfectamente todo el viario situado al norte del Duero. «En la finca, que no figura como enclave romano en el Inventario Arqueológico, se puede observar una extraordinaria concentración de arenisca labrada, incluyendo lo que podrían ser los restos de algún miliario».
Esta constatación animó al ingeniero forestal a retomar el estudio del tramo de la vía 24 del Itinerario de Antonino entre Sibariam y Ocelo Durii, quien cita un estudio sobre el yacimiento de «El Alba» y áreas aledañas, publicado por Jesús Liz Guiral, catedrático de arqueología de la Universidad de Salamanca, que da noticia de «dos pequeños yacimientos romanos al noroeste de "El Alba" ("El Barrero y Las Ventanas") que no figuran en el Inventario Arqueológico de Zamora, y que, según nuestra propuesta se corresponderían con la «mansio» principal de Ocelo Durii, situada junto al acceso sur del puente que comunicaba ambas orillas del río Duero». Según prosigue José Luis Vicente, «la civitas de Ocelo Durii dispuso de dos mansiones más, aparte de la antes indicada». La siguiente en importancia debió de ser la emplazada en la dehesa de San Pelayo, que daría servicio a la mayor parte de los viajeros en movimiento al norte del río Duero, así como a los viajeros procedentes de Sibariam que se dirigieran a la calzada que conducía a Asturica Augusta a través de Petavonium.
Finalmente, destaca el yacimiento situado al norte del Duero, en las inmediaciones de la localidad de Fresno de la Ribera («La Cascajera») utilizado por los viajeros que se desplazaban siguiendo la ruta 26 del Itinerario del modo más directo hacia Caesar Augusta. «Para este tipo de transeúntes sería una pérdida de tiempo innecesaria tener que apartarse de su camino entre Vico Aquario y Albocela para descansar o reponer fuerzas en las dos mansiones mencionadas con anterioridad, que son las más próximas a "El Alba"».
Este investigador identifica la villa de Vico Aquario con el yacimiento de «La Manuela/La Salgada» (Aspariegos). La «mansio» de Albocela la situamos en el yacimento de Pobladura de Sotiedra, que se localiza debajo del yacimiento correspondiente a la civitas («Ermita de Nuestra Señora de Tiedra La Vieja»).
El recorrido de la vía XXIV entre Sibariam y Ocelo Duri «no lo tenemos ajustado todavía del todo, pero todos los datos que manejamos apuntan a localizar la civitas de Sibariam en San Cristóbal del Monte (Topas). El famoso yacimiento de Santa Colomba (Fuentespreadas) sería una "mutatio" de este tramo de vía.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2012/03/14/calzada-moria-ocelo-durii/586888.html

lunes, 12 de marzo de 2012



Os Encontros de História da Arte da Antiguidade, ENCONTRHARTE, são uma iniciativa do Instituto História da Arte organizado pela sua linha de Investigação ARTE CLÁSSICA E ANTIGUIDADE TARDIA.
ENCONTRHARTE irá decorrer no Edifício I&D da Faculdade de Ciências Sociais e Humanas da Universidade Nova de Lisboa no dia 11 de Abril e no Hotel Aqualuz em Tróia de Setúbal, no dia 12 do mesmo mês.
Uma oportunidade para reflectir sobre ABORDAGENS, METODOLOGIAS, ESPAÇOS, MATERIAIS, FORMAS E ICONOGRAFIAS que unem a Antiguidade Clássica e Tardia a todas as épocas e fazem do seu estudo específico um aliciante desafio à História da Arte.
Os primeiros Encontros de História da Arte da Antiguidade, Encontrharte, pretendem reunir um conjunto de estudiosos especializados em diferentes áreas de investigação (pintura, escultura, arquitectura, mosaico, cerâmica grega, entre outros) da História da Are da Antiguidade Clássica e Tardia em Portugal e em Espanha. É sua ambição, igualmente, dar a conhecer o potencial metodológico da História da Arte através da sua articulação com áreas disciplinares distintas como a Arqueologia, a História, a Filososofia, a Literatura, a Geologia.
O Encontrharte conta com o vigor da investigação científica na área da História da Arte da Antiguidade Clássica e Tardia em Portugal, herdeira dos trabalhos dos Professores Bairrão Oleiro e Justino Maciel, renovando-se numa geração de novos investigadores.
O tema deste 1º Encontrharte é Horizontes Artísticos da Lusitânia organizado em três sessões que tratarão as Abordagens e Metodologias, Espaços, Materiais e Formas e, finalmente, Iconografias.
A inspiração para a investigação em História da Arte será sempre a importância inteligível do olhar, numa aprendizagem constante da leitura e compreensão da linguagem da obra da Arte.

Programa

Programa provisório do 1º Encontrharte
Encontros de História da Arte da Antiguidade

Dia 11 de Abril (Quarta-Feira)
Edifício I&D – Sala Multiusos 2, Piso 4

8h30 – Recepção dos participantes e entrega de pastas.
9h30 – 9h45 - Início dos trabalhos; palavras inaugurais.
9h45-10h15 – Conferência Inaugural: Maria Angeles Gutiérrez Behemerid (Facultad de Filosofia y Letras/Universidad de Valladolid)

1ª Sessão. Abordagens e Metodologias.
Moderadora: Filomena Limão (IHA/FCSH-UNL)

10h15-10h35 – Joana Cunha Leal (IHA/FCSH-UNL)
10h35-10h55 - Maria Filomena Molder (IFL/FCSH-UNL)
10h55-11h15 - Paulo Varela Gomes (CEARQ/Universidade de Coimbra)
11h15-11h35 – Maria Helena Trindade Lopes (IO/FCSH-UNL)
11h35-11h55 - Leonor Santa Bárbara (CHC/FCSH-UNL)
11h55-12h15 – Maria do Rosário Laureano Santos (CHC/FCSH-UNL)
12h15-12h30 – Debate
12h30-14h00 – Almoço

2ª Sessão. Espaços, Materiais e Formas.
Moderador: Justino Maciel (IHA/FCSH-UNL)

14h00-14h20 – Vasco Gil Mantas (CECH/FL, Universidade de Coimbra)
14h20- 14h40 - João Carriço (IHA/FCSH-UNL);
14h40- 15h00 - Francine Alves (IHA/FCSH-UNL)
15h00-15h20 – Begoña Torras (IHA/FCSH-UNL)
15h20- 15h40 - Virgílio Lopes (CAM; Universidade de Huelva)
15h40-16h00 – Debate
16h.00-16h30 – Intervalo Para Café

2ª/ 3ª sessão. Formas e Iconografias
Moderadora: Licínia Wrench (IHA/FCSH-UNL)

16h30-16h50 - Teresa Caetano (IHA/FCSH-UNL)
16h50-17h10 - Maria de Fátima Abraços (IHA/FCSH-UNL)
17h10-17h30 - Maria de Jesus Duran Kremer (IHA/FCSH-UNL)
17h30-17h50 - Luís Ribeiro (FCSH-UNL)
17h50-18h10 - Cátia Mourão (IHA, FCSH-UNL).
18h10-18h30 - Debate
18h30-19h30 - Sessão de posters com a presença dos respectivos autores

Mafalda Marcos (FCSH-UNL)
Maria João Jerónimo (FCSH-UNL)
Rodrigo Ezequiel (FCSH-UNL)
Susana Durão (FCSH-UNL)
Vasco Resa (FCSH-UNL)


Dia 12 de Abril (Quinta-Feira)
Hotel Aqualuz – Tróia

10h00: Recepção dos participantes.

4.ª Sessão. Espaços, Materiais, Formas, Iconografias.
Moderadora: Maria Angeles G. Behemerid

10h30-10h50: Javier Magaña (Pós-Doc, Departamento das Ciências da Antiguidade, Sapienza – Università di Roma)
10h50-11h10: Justino Maciel (IHA/FCSH-UNL), Inês Vaz Pinto, Ana Patrícia Magalhães, Patrícia Brum (Equipa de Arqueologia de Troiaresort)
11h10-11h30: Filomena Limão (IHA/FCSH-UNL), Inês Vaz Pinto, Ana Patrícia Magalhães, Patrícia Brum (Equipa de Arqueologia de Troiaresort)
11h30-11h50: Jorge Carvalho (Unidade de Recursos Minerais e Geofísica, Laboratòrio Nacional de Energia e Geologia)
11h50- 12h00: Debate
12h00-12h15: Intervalo Para Café

5.ª Sessão.
Moderadora: Maria de Jesus Duran Kremer (IHA/FCSH-UNL)

12h15-12h35: Miguel Pessoa (AIEMA, APECMA; IHA/FCSH-UNL)
12h35-12h55: Licínia Wrench (IHA/FCSH-UNL)
12h55-13h15: Carina Vicente (IHA/FCSH-UNL)
13h15-13h30: Debate
13h30-14h30: Almoço

Sessão de encerramento.
Moderador: Javier Maganã

14h30-14h50 - António Lima (Estação Arqueológica do Freixo/Tongóbriga)
14h50-15h10 - Edgar Fernandes (Mestrando Arqueologia, FCSH/UNL)
15h10-15h30 - Jorge Feio (IHA/FCSH-UNL)
15h30- 15h50 - Paulo Brázia (IHA/FCSH-UNL)
15h50-16h10 - António Carvalho (Câmara Municipal de Cascais)
16h10-16h30 - Debate
16h30-16h45 - Intervalo Para Café
16h45 - Partida para visita à Estação Arqueológica de Tróia de Setúbal
18h00 - Partida de Tróia para Olisipo.

email: encontrharte@fcsh.unl.pt

http://encontrharte.wordpress.com/

sábado, 3 de marzo de 2012

Exposición de fotografias sobre las excavaciones de El Castillón: Universidad de León

Desde el próximo 6 de marzo hasta el 16 de marzo de 2012, estaran expuestas las fotografías sobre las excavaciones arqueológicas en el castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), en la Universidad de León, Campus de Venganza, en el hall de la Radio Universitaria, de Lunes a viernes, con un horario de mañana de miercoles a viernes de 12:00 a 14:00 h. y de tarde de lunes a viernes de 16:00 a 20:30 h.
Os animamos a que os paseis a ver esta exposición, y conozcais un poco los trabajos que llevamos a cabo.

viernes, 2 de marzo de 2012

El Museo Numantino abre una sala dedicada a la investigación en el Valle de Ambrona


CGP/DICYT El Museo Numantino ha abierto hoy al público una nueva sala, dentro de la exposición permanente, dedicada a la investigación en el Valle de Ambrona. El delegado territorial, Manuel López, ha acudido a la apertura de este nuevo espacio monográfico donde ha estado acompañado por el director del equipo de investigación que ha desarrollado el Plan de actuación integral en el Valle, Manuel Rojo; el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Carlos de la Casa; y el director del Museo, Elías Terés.
Este plan de trabajo de investigación, fruto de un convenio con la Universidad de Valladolid, se llevó a cabo de 1995 a 2011. Su objetivo principal fue el estudio de la introducción de rendimientos diferidos, agricultura y ganadería, en la economía del interior peninsular. Tras un intenso trabajo de prospección de una estrecha franja de terreno de unos 15 kilómetros de largo por 1’5 de ancho, se localizaron 107estaciones prehistóricas de distintas épocas, entre las que destacaban un importante conjunto de poblados del Neolítico Antiguo al aire libre (11 ejemplos) y una treintena de estructuras tubulares que albergaban sepulcros colectivos.
A partir de estas evidencias se planteó un programa de actuaciones arqueológicas que incidiese en el conocimiento de los primeros pobladores holocenos que ocuparon el valle, tanto en su vertiente doméstica como funeraria. Los resultados de esta intensa labor de investigación han satisfecho las expectativas iniciales y se han obtenido diversos logros científicos.
Entre ellos está la identificación de la primera ocupación neolítica del valle como un proceso de colonización por parte de grupos que introdujeron la agricultura y ganadería desde zonas periféricas y muy probablemente a través del Valle del Ebro; o la determinación de la precocidad del proceso en relación con el inicio del mismo fenómeno a nivel peninsular. Las dataciones absolutas obtenidas sobre muestras de vida corta (cereales y ganado doméstico), sitúan el inicio de la agricultura en un arco cronológico entre el 5500-5000 antes de Cristo (a.C.), mientras que las fechas más antiguas a nivel peninsular lo sitúan entre el 5600-5400.
Por otro lado, según la información de la Delegación Territorial de la Junta recogida por DiCYT, se han constatado los asentamientos al aire libre con estructuras monumentales (recintos) y campos de hoyos, como el yacimiento tipo de este momento; así como la existencia de una secuencia funeraria a lo largo del Neolítico, desde las tumbas individuales en fosa hacia el 5200 a.C. pasando por los monumentos megalíticos colectivos a lo largo del IV milenio (4200/3000 a.C.), hasta los monumentos tubulares de enterramiento individual, hacia mediados del tercer milenio (2500 a.C.). Finalmente, se han descubierto tipos especiales de tumbas colectivas como las tumbas calero o el Tholos que, según las dataciones radiocarbónicas, serían los ejemplares más antiguos de estos tipos en la Península Ibérica.

Una sala de 48 metros cuadrados

Hasta ahora, las salas de exposición permanente del Museo Numantino incluían poca presencia de piezas del periodo Neolítico ya que las investigaciones habían sido muy escasas y habían proporcionado poco material. Sin embargo, estas excavaciones arqueológicas realizadas en los últimos años en el Valle de Ambrona han sido tan fructíferas en cuanto a resultados científicos y han aportado tal número de piezas de alto interés, que han aconsejado su exposición.
La nueva sala inaugurada hoy, de 48 metros cuadrados de superficie, mostrará a los visitantes las piezas halladas más relevantes de los yacimientos La Lámpara, La Revilla, El Abrigo de la Dehesa, La Tarayuela, La Peña de la Abuela, La Sima, El Alto III y La Mina. Las piezas expuestas abarcan una dilatada cronología, de 5000 a 2000 años antes de Cristo, y están complementadas con varias maquetas e información gráfica.

Fuente: DICYT: http://www.dicyt.com/noticias/el-museo-numantino-abre-una-sala-dedicada-a-la-investigacion-en-el-valle-de-ambrona?handle=el-museo-numantino-abre-una-sala-dedicada-a-la-investigacion-en-el-valle-de-ambrona&newsId=