viernes, 10 de agosto de 2012

Petra, la ciudad perdida del desierto (Jordania)


Hace 200 años emergía del desierto una ciudad legendaria que se ha convertido en uno de los iconos arqueológicos más celebrados de todos los tiempos junto al santuario de Machu Picchu, la acrópolis de Atenas, o las pirámides de Egipto entre otros. Su impresionante ubicación, entre los cañones del desierto, sumergida entre juegos de luz y sombras, acentúan sus tonos ocres y rojizos: una poderosa imagen que se ha utilizado como localización de varias películas, entre ellas, la más famosa, la tercera entrega de la saga del arqueólogo de Steven Spielberg, Indiana Jones.
Al margen de la ficción Petra, situada en Jordania, cuna de los Nabateos, es una ciudad acreedora de una originalísima arquitectura, posee una apasionante historia desde su época de esplendor hasta el redescubrimiento en 1812 por el suizo Johann Ludwig Burckhardt, después de ser paulatinamente abandonada a partir del siglo VIII, y lo que es aún más estimulante, sigue proporcionando nuevos hallazgos, ya que se sigue excavando en sus ruinas actualmente.
La Aventura de la Historia rinde tributo a tan magnífico material arqueológico con un artículo de la historiadora Carmen Blánquez, de la Universidad Complutense. En él analiza la emocionante crónica de Johann Ludwig Burckhardt, en la que relata cómo viajando por la actual Jordania “atravesó un recóndito lugar, un valle oculto por las montañas, donde había restos de edificios derrumbados y cientos de tumbas excavadas en la roca. ‘Parece muy probable que estas ruinas sean las de la antigua Petra’, escribió en su diario. No se equivocaba, había “descubierto” la capital del imperio de los Nabateos.
Petra, la ciudad perdida, relata las peripecias de Burckhardt, a menudo oscurecido por la sombra de otros ilustres arqueólogos como Heinrich Schliemann, -Troya- William Petrie -Naucratis-  o Hiram Bingham -Machu Picchu-, el creciente interés europeo por el orientalismo y su imbricación con la corriente romántica de la época, que tanto impulsó los hallazgos arqueológicos.
Además, nos sumerge en los nuevos e importantes hallazgos como el edificio del Gran Templo del Sol, cuyas inscripciones podrían dar lugar a una cronología distinta del Imperio de los Nabateos, así como las construcciones de siglos posteriores halladas entre sus ruinas, que corresponden a las etapas romana y bizantina. Un apasionante itinerario por los recovecos de la mítica ciudad de  Oriente Medio, en nuestro número de agosto que apreciarán sin duda nuestros lectores.

No hay comentarios: