miércoles, 30 de marzo de 2011

Ceramica estampillada de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora)


En las excavaciones que desde 2007 se vienen realizando periódicamente en el castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), enmarcadas dentro del Proyecto de Investigación y Difusión sobre el Patrimonio Arqueológico Protohistórico de la Provincia de Zamora (P.I.D.P.A.D.Z.), hay unos materiales que sobresalen dentro de todos los recuperados hasta el momento, como son las cerámicas estampilladas.

Estas cerámicas se corresponden a un periodo tardoantiguo, entre los siglos IV - V d.C. Se caracterizan por su coloración grisácea o negruzca, con un importante bruñido exterior en muchos de los casos. Destacan las decoraciones que sobre ellas se realizan mediante la técnica del estampillado, encontrándonos con una gran variedad de motivos, entre los que destacan las palmetas, círculos, cenefas, motivos florales, círculos concéntricos, puntillados, etc.

De todas las piezas recuperadas hasta el momento sobresale el cuenco carenado que aquí se muestra, y que se encuentra actualmente expuesto en el Museo de Zamora. Este cuenco fue encontrado en el interior de una estructura asociada a un lugar de almacenaje, dada la gran cantidad de cerámicas recuperadas en su interior.

Es posible encontrarnos una gran cantidad de paralelos para este tipo de cerámicas sobresaliendo los casos más cercanos de Muelas del Pan (Zamora) y Navasangil (Ávila).

martes, 29 de marzo de 2011

Cazatesoros en Pintia (Valladolid)

La presencia de furtivos merodeando con detectores de metales por las inmediaciones del yacimiento vacceo de Pintia (siglo IV antes de Cristo), en el término de Padilla de Duero, ha generado inquietud y alarma. El Centro de Estudios Vacceos Federico Wattemberg ha recibido avisos de que al menos tres individuos han sido vistos con material de detección y que, al ser interpelados y advertidos de que se encontraban en los límites de una zona protegida, respondieron que solo estaban «buscando balas de la Guerra Civil». Carlos Sanz Mínguez, director del Centro de Estudios Vacceos, asegura que la presencia de furtivos en el terreno no es nueva y que, en esta ocasión, la reconvención de un pescador y de un agente forestal lograron disuadir a los presuntos cazadores de antigüedades. «Lo más positivo de todo esto es que la gente ha tomado conciencia y cuando observa a alguien husmeando con intenciones de llevarse piezas enterradas, nos pone sobre aviso», comenta el arqueólogo, que ya ha puesto en antecedentes a efectivos del Seprona que operan en la zona de Peñafiel. Sanz Mínguez opina que los merodeadores podrían pertenecer a una red organizada de tráfico de antigüedades y que no se trataría de simples aficionados al coleccionismo. «No parecen los típicos que andan a la busca de piezas para colocar en la vitrina de casa; si vienen así de equipados, es porque tienen el propósito de vivir del comercio de antigüedades, una actividad lucrativa y muy viva». Desde el Centro de Estudios Federico Wattemberg se ha intensificado la vigilancia en la zona. No olvidan el expolio que tuvo lugar en febrero de 1990, cuando se registraron más de un millar de hoyos sobre una hectárea que los furtivos cavaron durante una noche para extraer piezas en una parcela comprada por la Junta de Castilla y León, en la que se asienta parte de la necrópolis de Las Ruedas. «Entonces el 'modus operandi' consistió en sacar piezas de forma apresurada y amontonarlas; fueron tan rápidos que se olvidaron varios de los objetos sobre la tierra que habían excavado», recuerda Sanz Mínguez. En aquella ocasión resultó patente el destrozo ocasionado, pues la remoción de tierra profundizó hasta sesenta centímetros, afectando al nivel arqueológico y, en buena parte de los casos, a tumbas que se encontraban intactas y sufrieron daños. La necrópolis de Las Ruedas se asienta sobre unas cuatro hectáreas en las que los arqueólogos fijan la existencia de depósitos funerarios con entre 60.000 y 100.000 enterramientos vacceos y romanos. En el expolio de 1990 los autores se valieron de detectores de metales y la mayoría de hoyos excavados eran superficiales «salvo unos 60 o 70 que tenían más profundidad y destrozaron tumbas, pues alguna de ellas albergaba más de cien objetos», lamenta Sanz Mínguez. En la zona arqueológica trabajan actualmente una decena de personas en la canalización de acometidas de riego procedente del pantano de Valdemudarra, cuya presencia sirve durante el día para ahuyentar a posibles cazatesoros. Las 125 hectáreas del yacimiento vacceo de Pintia suman con el riesgo de expolio otra amenaza a la del arado de las tierras, con el peligro de destrucción de lápidas y objetos enterrados que esta práctica entraña. En enero, el Procurador del Común instaba a la Junta de Castilla y Léon a aumentar la protección del enclave ante el laboreo agrícola de algunas parcelas, por considerar que su declaración como Bien de Interés Cultural en 1993 no garantiza la pervivencia de la zona arqueológica. En el Centro de Estudios Vacceo, de momento, respiran con alivio ante el envite furtivo abortado. Fuente: El Norte de Castilla: http://www.nortecastilla.es/v/20110327/cultura/cazatesoros-pintia-20110327.html

jueves, 24 de marzo de 2011

Rastros de los norteamericanos más antiguos (EEUU)





¿Quienes fueron los primeros pobladores de América? Durante décadas, a la vista de los restos arqueológicos que se han ido encontrando, los especialistas han considerado que debieron ser los clovis, pueblos cazadores de hace unos 13.000 años. Llegarían a ese continente desde el extremo nororiental de Asia hasta Alaska, cruzando por la lengua de tierra en lo que ahora es el estrecho de Bering, y se extendieron hacia el sur del nuevo territorio. Hacían artefactos con características particulares que los identifican. Pero ahora se han descubierto en Texas (EEUU) miles de piezas, incluidas herramientas para cortar y rascar, de algún grupo humano anterior a los clovis. Esas piezas tienen unos 15.000 años y demuestran que alguien había llegado antes a América. El hallazgo se da a conocer en la revista Science.
Hachas de mano de hace un millón de años en India
Los artefactos del yacimiento tejano, denominado Debra L Friedkin, están hechas de pedernal y son pequeñas, lo que sugiere a los investigadores que serían herramientas ligeras preparadas para llevárselas de un lado a otro cómodamente, una especie de equipo de campaña. El yacimiento está cerca de un arroyo que tiene agua todo el año y de un lugar donde hay abundante pedernal, por lo que sería un buen sitio elegido por algún grupo de humanos prehistóricos para fabricarse las herramientas que necesitasen.
La inmensa mayoría de las 15.528 piezas de piedra recuperadas y estudiadas son lascas, lo que queda al fabricar herramientas golpeando la piedra en los puntos necesarios para ir sacando un filo cortante. Pero también hay una docena de bifaces y algunos cortadores, en total medio centenar de artefactos acabados. Servirían para trabajar el hueso, la madera o el marfil y para cortar o procesar pieles.
"En Debra L Friedkin hemos encontrado evidencias de una ocupación humana temprana, 2.500 años anterior a los clovis, lo que convierte el yacimiento en el más antiguo lugar arqueológico creíble de Texas y de América del Norte, y es importante en el debate acerca del tiempo de la colonización de América y de los orígenes de los clovis", comenta Michael R.Water (Universidad A&M de Texas), líder del equipo autor del descubrimiento, que lleva trabajando en ese yacimiento desde 2006.
Las nuevas piezas, datadas entre 13.200 y 15.500 años, han aparecido en un nivel del yacimiento inferior al conocido por restos de los clovis, y los especialistas, al estudiar unos y otros, afirman que los segundos desarrollaron las técnicas de los primeros confiriéndoles características propias a sus herramientas y armas. Esta evolución cultural solucionaría uno de los problemas de la tesis que ha venido defendiendo a los clovis como pioneros americanos, ya que no se han encontrado esas características tecnológicas específicas en Asia nororiental, lo que dificultaba asociar la cultura al desplazamiento humano por ese territorio. A la vista del nuevo hallazgo, esas herramientas clovis serían una evolución de las que ya se fabricaban en América.
Los investigadores recuerdan en Science que ya se habían encontrado algunos vestigios preclovis en varios lugares, pero que eran demasiado escasos para poder establecer conclusiones.
Hachas de mano de hace un millón de años en India
En un yacimiento del sur de la India que se ha venido explorando intermitentemente desde 1863, se han encontrado ahora unas herramientas de piedra del estilo tecnológico achelense de hace, al menos, un millón de años. Son 70 hachas de mano y otros 3.500 artefactos de cuarcita de ese tipo achelense que se originó en África hace un millón y medio de años y que se difundió por Eurasia. El descubrimiento, presentado en la revista Science ayuda a comprender los patrones migratorios de los humanos remotos por Asia meridional e Indonesia. El yacimiento se llama Attirampakkam, está en Tamil Nadu y fue descubierto por el geólogo británico Bruce Foote

Fuente: El País: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Rastros/norteamericanos/antiguos/elpepucul/20110324elpepusoc_10/Tes

martes, 22 de marzo de 2011

Osculatorio y cerámicas de El Castillón en el Museo de Zamora (Zamora)



Recientemente han pasado a formar parte de la exposición permanente del Museo de Zamora, varias piezas procedentes del castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora).
Este lote de materiales esta formado por un osculatorio de bronce, decorado con dos palomas afrontadas, y cuya utilidad no esta del todo clara en la actualidad, pero podría tratarse de un elemento relacionado con una rueca o con un removedor de perfumes.
El resto de elementos se corresponden con cerámicas, donde nos encontramos con un cuenco de Terra Sigillata Hispanica tardía (TSHt) sin ningún tipo de decoración. Y otro cuenco decorado profusamente con motivos estampillados. Ambos ejemplares, al igual que el osculatorio, fueron hallados en un claro contexto arqueológico, dentro de un almacén.
Todos estos materiales se pueden ver actualmente en el Museo de Zamora.

miércoles, 16 de marzo de 2011

I Xornadas de novos investigadores do noroeste: Arte esquemática e hábitat tardoantigo no casto do Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora)





I Xornadas de novos investigadores do noroeste: Arte esquemática e hábitat tardoantigo no casto do Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora)



Los pasados días 18 y 19 de noviembre se clebraron en la ciudad de Ourense las I Xornadas de novos investigadores do noroeste, organizadas por el Grupo de Arqueoloxía y Terriorio de la Universidad de Vigo.

En la sesión correspondiente a: Territorio, poboamento e estructuración social do NO ó abeiro abeiro dos asentamentos tipo castro, dirigada por la Profesora Dña. Beatriz Comendador (Universidad de Vigo), Jose Carlos Sastre Blanco, director de la excavaciones del castro de El Castillón, presentó la siguiente ponencia: Arte esquemática e hábitat tardoantigo no casto do Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora), la cual puede ser visionada en el siguiente enlace.
http://tv.uvigo.es/video/33533

domingo, 13 de marzo de 2011

Puente Romano de Alcántara (Cáceres)





El Puente romano de Alcántara (Alcántara, Cáceres), que cruza el río Tajo, fue construido entre los años 104 y 106 d.C. En esta construcción fue enterrado el ingeniero que lo diseñó, Cayo Julio Lacer. Fue edificado en honor al emperador romano Trajano.
Consta de seis arcos y cinco pilares. Esta construido con sillares almohadillados de granito. Serviría para unir las ciudades de Conimbriga y Norba (Cáceres). La altura total del puente es de 57 metros, sin contar el arco superior. La calzada tiene una anchura de unos 8 metros y en la actualidad el puente sigue abierto al tráfico.
En uno de los extremos del puente se sitúa un templete romano en cuyo dintel se puede leer una inscripción con el nombre del arquitecto, Cayo Julio Lacer, y la leyenda: que durará tanto cuanto el mundo durare
Parece a simple vista un puente desproporcionado para el caudal normal las características orográficas del terreno, pero su diseño no es ningún capricho. Tiene las dimensiones necesarias para permitir el paso de un gran caudal de agua durante las crecidas del río Tajo.
En la Edad Media se le añadió al puente una espadaña y una cruz apoyada sobre cuatro calaveras de granito. Al situarse en una zona fronteriza se ha visto afectado en numerosas ocasiones por guerras y reformas.

jueves, 10 de marzo de 2011

DISSGNAC (FRANCIA)





El túmulo de Dissignac se encuentra situado a aproximadamente 5 kilómetros de la población de Saint-Nazaire, en el Loire-Atlantique, en la zona Noroeste de Francia.
Este conjunto megalítico fue edificado entre el 4500-4000 a.C., situándose dentro del periodo Neolítico.
Posee un diámetro de 28 metros, y una altura de de más de 3 metros. Consta de dos cámaras funerarias, a las cuales se accede a través de dos largos pasillos o corredores paralelos de 11 metros de longitud. La entrada a estas cámaras se encuentra orientada al sureste.
Las cámaras funerarias están cubiertas por un importante túmulo de piedra y tierra. Se ha podido determinar que algunas de las piedras utilizadas en este monumento megalítico no proceden del propio lugar, sino que provienen de más de 4 km de distancia.
Fue descubierto en el año 1873. Ha sido objeto de varias excavaciones arqueológicas, realizadas entre 1970 - 1980 por Jean L' Helgouach. Gracias a estas excavaciones se han podido determinar dos etapas en la construcción del túmulo. La primera de ellas se situaría hacia el 4500 a.C., en la cual se habrían construido dos dólmenes uno junto a otro. En una segunda fase, el monumento se habría aumentado con la prolongación de los pasillos.
Entre los materiales arqueologicos descubiertos en las excavaciones sobresalen cerámicas a mano. También destacan diversos motivos grabados en las cámaras funerarias.
Es Monumento Histórico desde el año 1887.

jueves, 3 de marzo de 2011

Arte Esquemático en la provincia de Zamora





Desde que Gómez Moreno realizase la primera referencia a los grabados esquemáticos de El Pedroso en 1927, las investigaciones sobe el Arte Rupestre Esquemático en la provincia de Zamora, las investigaciones sobre este tipo de manifestaciones se han venido sucediendo con cuenta gota.
Es a partir de 1977 el con trabajo de Esparza Arroyo sobre: El Castro zamorano del Pedroso y sus insculturas, cuando comienza a focalizarse un mayor interés sobre este tipo de representaciones esquemáticas, que tendrá su continuidad con el trabajo de Virgilio Sevillano en 1978: Testimonios arqueológicos de la provincia de Zamora. En la década de los años 80 es cuando comienza a despegar con mayor interés y nuevos descubrimientos el estudio del Arte Esquemático de Zamora. En 1987 Grande del Brío localiza los Abrigos de El Portillón y El Melendro, en la Sierra de la Culebra, cercanos a la localidad de Linerajos. Ese mismo año Fernández Rivera hace públicas las pinturas esquemáticas de El Castro de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara).
Desde ese momento hasta el año 2001 no vuelve a realizarse ningún trabajo investigativo en relación con el Arte Rupestre Esquemático, hasta el descubrimiento del Abrigo de El Portalón (La Granja de Moreruela).
En el año 2001 se publicara un recopilatorio sobre Patrimonio Arqueológico Monumental del embalse del Esla, donde se vuelven a recoger las pinturas esquemáticas de El Castillón.
En 2005 Richard Bradley y Ramón Fábregas realizaron unas excavaciones arqueológicas y un estudio sobre las insculturas del castro de El Pedroso: El Pedroso – A prehistoric cave sanctuary in Castille.
Desde 2005 Sastre Blanco se ha centrado en el estudio del arte esquematico en la provincia de Zarmoa, con la publicación de su T.E.A., realizado en la Universidad de Granada, bajo el título: Una aproximación a la puesta en valor del arte esquemático y su paisaje. La Sierra de la Culebra (Zamora), y que últimamente ha centrado sus investigacione en el arte esquemático del valle del Esla.

Bibliografía:

Bradley, R.; Fábregas Valcarce, R.; Bacelar Alves, L.; Vilaseca Vázquez, X. I. (2005): “El Pedroso – A prehistoric cave sanctuary in Castille”. Journal of Iberian Archaeology, 7, ADECAP, Porto. pp: 125-156.
Esparza Arroyo, A. (1977): El Castro zamorano del Pedroso y sus insculturas. BSAA. XLIII. (pp.: 27 – 40). Valladolid.
Fernández Rivera, B. (1987): Aproximación al estudio de las pinturas rupestres esquemáticas del abrigo de El Castillón, Santa Eulalia de Tabara (Zamora). Studia Zamorensia. Salamanca.
Grande del Brío, R. (1987): La pintura rupestre esquemática en el Centro-Oeste de España. Ediciones de la Diputación de Salamanca. Zamora. pp.: 115 – 133.
Sastre Blanco, J.C. (2006): Una aproximación a la puesta en valor del arte esquemático y su paisaje. La Sierra de la Culebra (Zamora). Revista electrónica del Programa de Doctorado “Arqueología y Territorio”. Universidad de Granada. Granada.