miércoles, 9 de noviembre de 2011

El culto íbero a la fecundidad (Alicante)

El mito de la vida y la muerte es una constante en todos los pueblos, y también para unos de los primeros pobladores de la Península. En la necrópolis íbera de l'Albufereta de Alicante, en el yacimiento del Tossal de Manises, se descubrieron, en una excavación de los años treinta del siglo XX, unas figurillas de terracota con rasgos helenizantes.
Del excepcional conjunto, conservado en el Museo Arqueológico de Alicante (Marq), se han seleccionado cuatro estatuillas femeninas para la exposición Imágenes de vida y muerte. La muestra, ubicada en el vestíbulo del museo, se podrá visitar hasta diciembre.
Las piezas, halladas en el interior de sepulturas de cremación del yacimiento, presentan rasgos propios de deidades nutricias con el vientre abultado e incluso con el ademán de amamantar a un niño. "Serían diosas protectoras, con atributos femeninos muy significativos", explicó ayer Manuel Olcina, arqueólogo y director técnico del Marq.
En el túmulo funerario, explorado por José Lafuente, y junto a un rico ajuar entre el que destacan cerámicas de importación y pebeteros en forma de cabeza femenina, se halló la representación de una joven embarazada con una paloma, otra figura amamantando a un niño y una tercera de pie, con un niño de corta edad al que parece acunar. Estas piezas, con rasgos helenísticos y elementos de raigambre púnica, confirman la "devoción popular y el culto a la fertilidad", aseguró Olcina, que cita, entre otras a las diosas Isis, Tanit o Deméter, "benefactoras y protectoras", agregó.
Las figuras, de época íbera, estarían relacionadas con el alumbramiento de la vida, con la fecundidad y "acompañaban a los enterramientos para conectar la vida y la muerte", según recordó Olcina.
El comisario de la exposición, Enric Verdú, admite que un cierto misterio planea sobre su origen. No está claro, todavía, si estas figuras con rasgos helenizantes las realizaron artesanos púnicos o indígenas con moldes importados, o bien llegaron ya fabricadas, como obsequio, por las rutas comerciales. No obstante, la investigación de Verdú ha permitido encontrar moldes en el yacimiento de la costa de Alicante con los que supuestamente se harían otras figuras similares. Pero los moldes de las cuatro imágenes en cuestión no se han encontrado. Su hallazgo en contextos funerarios se asocia también a la creencia en la resurrección y el más allá donde el difunto pedía la protección de la diosa.
Por su lado, el diputado de Cultura, Juan Roselló, destacó que el lugar elegido para exponer estas "joyas" es "la carta de presentación del museo". "Con esta pequeña muestra pretendemos establecer un diálogo entre las exposiciones del Marq", enfatizó.

No hay comentarios: