martes, 18 de octubre de 2011

El Dolmen de Dombate recupera su esplendor (A Coruña)

El monumento megalítico más importante de Galicia está de enhorabuena. El próximo año, el Dolmen de Dombate será presentado en sociedad con un nuevo 'look' que dista mucho del que tenía hace relativamente poco tiempo: sin cubierta, sin protección de las pinturas y con una visibilidad prácticamente nula por una vieja estructura que estorbaba más de lo que ayudaba.
Estos días ha comenzado ya la última fase de la recuperación del monumento con los trabajos que afectan directamente al megalito y que se centrarán en su reconstrucción y en la conservación de las pinturas y los grabados rupestres. Unos trabajos que realizarán conjuntamente el arqueólogo Manuel Lestón y el conservador Fernando Carrera, que ya están implicados con el yacimiento desde la primera excavación, en 1987, y que financia la Diputación de A Coruña.
Su objetivo es consolidar y restaurar el yacimiento para su óptima visualización, tras la construcción de una gran estructura que lo preservará de los elementos. El equipo de profesionales quiere que el dolmen vuelva a recuperar la imagen que tenía cuando fue construido, hace más de 5.000 años. Por eso, el plan director del monumento fue "milimétricamente diseñado" entre un equipo de arqueólogos, conservadores y restauradores, que trabajaron conjuntamente, para alcanzar una recuperación "perfecta" del mismo, tal y como podía verse cuando se construyó.
Manuel Lestón se ha encargado de las estructuras arqueológicas y Fernando Carrera de la restauración de las pinturas y grabados, un trabajo que lleva su tiempo y que tiene que realizarse con precisión de cirujano, especialmente, tras la degradación a la que estuvieron sometidos durante más de 20 años, cuando fueron descubiertos en las primeras excavaciones profesionales que se realizaron en Dombate.
Actuación integral
"Las pinturas quizá sea lo más delicado y lo más relevante que hay en este yacimiento y, por eso, es fundamental su conservación", asegura Carrera en declaraciones a ELMUNDO.es. Precisamente por eso, su limpieza y consolidación se dejó para el final de las obras. El último "retoque" que se realizó sobre esos trazos geométricos elaborados en rojo con óxido de hierro y en negro con carbón vegetal hace miles de años datan de 1992. Por eso, la necesidad de realizar un actuación integral para conseguir que las pinturas vuelvan a recuperar su antiguo esplendor.
Tra la actuación sobre las pinturas y grabados del dolmen, Carrera instalará una estación climática para conocer con exactitud cómo los cambios de temperatura y humedad pueden afectar a estos yacimientos.
Paralelamente, Manuel Lestón se encargará de la reconstrucción del corredor. Su principal objetivo es colocar milimétricamente las losas que lo cubrían tal y como estaban hace 5.000 años. Sin embargo, alguna de las piedras que aparecen en el monumento no serán reutilizadas porque este especialista considera que, por su tamaño, pertenecen a épocas posteriores. Y es que utilizarlas, podría reducir la monumentalidad de la cámara, que tiene una altura de más de tres metros.
De esta labor quedará exenta la zona del dolmen antiguo, para incrementar el efecto didáctico de la musealización. El pequeño megalito, del que apenas quedan unas losas y las huellas, será reproducido en piedra artificial y se presentará ante los visitantes cómo era cuando se construyó. Manuel Lestón también recreará artificialmente los 20 ídolos que se descubrieron en el interior del monumento durante las excavaciones y que hoy se encuentran en el museo arqueológico del Castillo de San Antón, de A Coruña.
Críticas
La recuperación del Dolmen de Dombate no ha estado exenta de críticas. Parte de la comunidad arqueológica criticó el proyecto de restauración seleccionado porque intervenía "de manera directa" sobre el yacimiento y le restaba valor histórico. Sin embargo, Fernando Carrera insiste en que la solución escogida era la mejor que se podía adaptar. "Había dos posibilidades: o enterrar el monumento o realizar una intervención fuerte e impactante como la que hemos realizado", asegura. Defiende que, ahora, el monumento se podrá conservar mejor y, además, se podrá exhibir a los visitantes.
"Su musealización será incluso mejor que la de las cuevas de Altamira", asegura. Y es que el Dolmen de Dombate, a diferencia de estas grutas puede ser observado de forma directa y también de forma indirecta a través de una reproducción exacta del mismo que estará en el centro de interpretación.
Sin embargo, Carrera puntualiza que el modelo utilizado en Dombate no se debe exportar a otros yacimientos. "Asumo parte de las críticas que me puedan hacer pero sé que a la larga esta intervención va a ser muy positiva para el megalitismo", concluye.

Fuente: El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/15/galicia/1318677248.html

No hay comentarios: