lunes, 18 de julio de 2011

Museo Numantino (Soria)


Creado para albergar los objetos exhumados en las excavaciones que se venian realizando en Numancia desde principios del siglo XX, el primitivo museo fue inaugurado pro el rey Alfonso XIII en 1919, en edificio de sobrio y equilibrado diseño debido al arquitecto Manuel Aníbal Álvarez, costeado por el mecenas Ramón Benito Aceña.
La sede del museo ha sido sometida en el últimos años a diversas rehabilitaciones y ampliaciones que han permitido un notable aumento de espacio, tanto el dedicado a salas de exposiciones como a servicios museísticos de orden interno, abriendo de nuevo sus puertas al público en 1989.
El museo actual, surgido de la integración en 1968 del antiguo Museo Celtibérico o Arqueológico Provincial, existente en la Diputación en el propio Museo Numantino, proporciona una completa visión de los distintos periodos culturales por los que ha atravesado la provincia de Soria desde el Paleolítico a la Edad Moderna, con especial incidencia en el mundo celtibérico, del que conserva la mejor colección existente.
Los fondos se hallan distribuidos en tres plantas y seis amplias salas de exposición estructuradas en áreas temáticas.
En lo referente al Paleolítico Inferior se expone material lítico y óseo de los yacimientos de Torralba y Hambrona.
El mundo indígena esta representado por materiales procedentes de los castros sorianos de Fuensaúco, Zarranzano, etc, y los ricos ajuares (bocados de caballo, fíbulas, espadas biglobulares y de antenas, collares de pasta vítrea) hallados en las necrópolis celtibéricas de la provincia, fundamentalmente Ucero y Carratiermes, destacando los grandes pectorales espiraliformes de este último yacimiento.
Una gran parte del museo está dedicada a las grandes ciudades romanas de Uxama, Tiermes y Numancia, exponentes claros de la riqueza del patrimonio arqueológico soriano, y todas ellas con una larga secuencia cronológica, debida a los antecedentes indígenas y a las perduraciones de época medieval.
Entre las piezas mas destacables de Uxama cabe reseñar las dos cabezas de Medusa de bronce, el lampadario o la curiosa reja de ventana de hierro. De tiermes procede el broche y botón de bronce con primorosa decoración en plata representando un personaje báquico alado.
Por otra parte, entre los vasos pintados sobresalen la famosa jarra de la Dama del caballo, el llamado vaso de los Toros, el jarro con figura humana con máscara de caballo o las copas de la Abubilla o de las Truchas.
El mundo romano se completa con otras piezas destacables, como el pasarriendas de Fuentestrún o el asa de bronce con nielados de plata procedente de Tarancueña, descollando de manera especial la estatua marmórea de Saturno hallada en la villa de Rioseco.

No hay comentarios: