miércoles, 6 de abril de 2011

Termas romanas del Alto de Cividade (Bracara Augusta, Braga, Portugal)

Las Termas del Alto de la Cividade (Bracara Augusta, Braga, Portugal) fueron construidas a principios del siglo II sobre parte de un edificio anterior. Presentan forma rectangular y orientación NO-SE. La entrada se realizaba al sur por un pequeño pórtico con columnas que daba acceso a un atrio. La primera sala corresponde a un apodyterium con una piscina de agua fría. De este compartimiento, donde los usuarios se desnudaban, se salía para un pasillo que permitía acceder a la palestra, amplio espacio abierto para ejercicios físicos, o al frigidarium donde empezaba el circuito de baños. Este debería contemplar un trayecto frío – caliente – frío, en función del cual, partiendo del frgidarium , se debería de acceder al tepidarium, para, finalmente, utilizarse un compartimiento muy caliente, donde se transpiraba, llamado caldarium. Se regresaba al frigidarium por trayecto retrógrado, con posibilidad de salir de nuevo a la palestra.
El calentamiento de las salas era propiciado por la construcción de cámaras huecas, bajo el suelo de las salas, llamadas hipocaustos, por donde circulaba el aire caliente producido en hornillos, llamados praefurnia. Este aire circulaba además por el interior de las paredes a través de tuberías, o ladrillos huecos, llamados tubuli laterici, garantizándose, de esta manera, un fuerte calentamiento de algunas salas, como ocurría con el caldarium.
La Termas del Alto de la Cividade poseían varias zonas de servicios, la mayoría de las cuales estaba situada en la parte norte, destinadas a almacenaje de grandes cantidades de leña que eran quemadas para garantizar tanto el calentamiento de las salas como del agua necesaria para las piscinas. El agua era calentada en calderas que se colocaban sobre los hornillos, circulando después por las paredes, a través de tubos.
El edificio fue descubierto en 1977, cuando se realizaban en el lugar las primeras excavaciones. Reconocida la importancia arqueológica de las ruinas, los trabajos continuaron hasta 1980, fecha en que fueron interrumpidos, volviendo solamente a ser retomados en la década de los 90. las termas del Alto de la Cividade están clasificadas como Monumento Nacional, integrando un área especial de protección.

No hay comentarios: