lunes, 31 de enero de 2011

TEATRO ROMANO DE CAESARAUGUSTA (ZARAGOZA)


Se considera que la ciudad de Caesaraugusta fue fundada en el año 14 a.C., coincidiendo con el quincuagésimo cumpleaños del emperador Caesar Augusto. Recibió el rango de colonia inmune de ciudadanos romanos.
El descubrimiento del teatro romano en 1972 fue un hallazgo fortuito, al iniciarse la construcción de un nuevo inmueble en la calle de la Verónica. Tras sucesivas campañas arqueológicas, el Ayuntamiento de Zaragoza asumió la última etapa de excavación, que se desarrolló desde 1998 a 2002, fecha en la que se inició la construcción del museo.
De Caesaraugusta se conocen una serie de edificios públicos, destacando el teatro por ser el monumento mejor conservado de la ciudad. Durante sus más de doscientos años de funcionamiento fue lugar de reunión, esparcimiento y vida social, tanto de la ciudad como de su entorno, ejerciendo un importante papel como transmisor de los valores culturales, políticos y religiosos del Imperio romano.
Su ubicación en el punto más alto de la ciudad permitia dominar, desde el río Ebro al Coso, un eje urbanístico monumental, del que conservamos importantes enclaves arqueológicos musealizados: el foro,, y su área dedicada al puerto fluvial, y las termas públicas.
Construido durante el siglo I e integrado dentro del tejido urbano, el teatro sobresaldría del resto de las edificaciones en un paisaje substancialmente llano. Con el paso del tiempo la actividad teatral fue decayendo y durante la segunda mitad del siglo III el edificio sufrió el expolio de sus materiales, que se reaprovecharon para la construcción de la cercana muralla, ante un periodo de inestabilidad política.
De las etapas históricas siguientes, las estructura arqueológicas mejor conservadas datan de época musulmana, cuando, tras varios siglos de usos diversos, el crecimiento de la medicina llevó a la ocupación sistemática del solar mediante numerosas viviendas conectadas a través de un laberinto de calles.
En el siglo XIV, ya en época cristiana, el espacio que había ocupado el teatro quedó dividido por el cerramiento entre viviendas, que aislaba el barrio judío. Así permaneció hasta 1492 cuando, tras la expulsión de los judíos, se inició el progresivo ensanchamiento de plazas y la apertura de accesos al barrio.
En el siglo XVI el solar es testigo del esplendor económico y social de la Zaragoza renacentista. Numerosas iglesias se levantan en sus inmediaciones e importantes familias escogieron la zona para construir sus residencias, destacando la Casa de Gabriel Zaporta, acaudalado comerciante, y la Casa del que fue Justicia de Aragón, Juan de Pueyo. Esta última experimentó una importante reforma en 1868, adquiriendo la fachada el aspecto decimonónico que, con algunas modificaciones en el siglo XX, subsiste en el edificio que acoge hoy este museo.
Actualmente se ha realizado una magnifica labor de musealización y exposición del teatro que nos permite conocer de manera precisa y didáctica el uso de este edificio.

Para más información: www.zaragoza.es/museos

No hay comentarios: