lunes, 17 de enero de 2011

El arte funerario (Zamora)

El Museo de Zamora, movido por el deseo de aproximar y divulgar al público uno de los elementos que por su relevancia e interés tiene gran importancia dentro de los fondos que posee el centro, apuesta por designar como Pieza del Mes al ajuar funererio de Villabuena del Puente, uno de los más emblemáticos conjuntos de cerámica campaniforme de la península Ibérica. Lo componen tres recipientes cerámicos, vaso y cazuela acampanados y cuenco semiesférico, barrocamente decorados con motivos geométricos y con incrustaciones de pasta blanca y podría haber pertenecido a un líder o guerrero de 2900 al 1600 antes de Cristo.
N. S. Corría el año 1959 cuando un hombre que estaba haciendo unas labores de reforestación en el pago de la Peña ubicado, en el término de Villabuena del Puente, golpea con su pico lo que pensaba que era un cráneo. El pico destroza completamente la estructura ósea, pero por curiosidad, sigue excavando y descubre un esqueleto junto al que se localizaba una serie de vasijas de cerámica aplastadas y lo que podía ser una punta de una lanza. En el interior de la fosa estaba un esqueleto replegado sobre su costado derecho con las manos junto a la barbilla y las piernas encogidas. En el hueco situado entre brazos y piezas se hallaban los restos de tres vasijas de cerámica decoradas. Un vaso campaniforme, una cazuela y en el interior de ésta un cuenco semiesférico y, al parecer junto el esqueleto, aparece un puñal de metal con la punta hacia arriba... Así describen el hallazgo del ajuar campaniforme de Villabuena del Puente desde el Museo de Zamora.
En el tránsito del III al II milenio a.C., entre el Calcolítico y la edad del Bronce, aparece un nuevo tipo de cerámica de lujo, de formas acampanadas y profusamente decorada, que disfrutarían ciertas élites diferenciadas social y políticamente, explican fuentes del centro cultural. «Se trata de un momento de transición», «incluso algunos investigadores lo consideran un fósil director, es decir, que cuando se localizada cerámica campaniforme se sabe que lo hallado en este estrato va a estar entre 2900 y el 1600 a. C».
Hasta ese momento los enterramientos eran colectivos, pero «en la cultura campaniforme cambian, pasa a ser individuales y masculinos», concretan desde el Museo Provincial al tiempo que recuerdan que el ajuar está compuesto de tres recipientes cerámicos: La cazuela, de mayor tamaño y siempre de forma acampanada, el vaso, de tamaño algo menor y también forma acampanada, y un cuenco, todos efectuados en barro cocido.
Además en el enterramiento se localiza un brazal de arquero que se utilizaba para mitigar el golpe de la cuerda a la hora de soltar la flecha. Junto a él aparece una hoja de puñal de lengüeta, que tienen una sección muy aplastada y ligeramente biselada, así como una arandela de hueso que «podría formar parte de la empuñadura y un botón en forma de "V"», lo que hace pensar que «debía de ser el enterramiento de un jefe, un líder o un guerrero», indican fuentes del Museo de Zamora. Esta idea la refuerza la presencia de hilos de oro «que no sabe si formarían parte de la decoración de la empuñadura del puñal o bien del brazal y se que encontraron en la criba del terreno donde se localizó el ajuar».
El Museo de Zamora organiza visitas para conocer estos elementos de martes a viernes a las 13.30 horas y también desgrana el ajuar en la actividad «Venquetecuente» los sábados a las 17.30 horas así como los domingos y festivos a las 12.30 horas.
Las vasijas se depositaron enteras en las sepulturas. Las tres son de plasta fina y bien cocida, de color negruzco y relativamente regulares. La cazuela la situaron entera en la sepultura, pero en la parte inferior poseía un desconchado que indica que había sufrido la acción del fuego, por lo que se deduce que había sido utilizada. En su interior se descubre el cuenco. El vaso campaniforme se localizó junto a la cazuela y está decorado en toda su superficie. «Es una cerámica a mano bastante perfecta que no tiene muchas asimetrías, que está decorada con un elemento punzante y posteriormente se rellena con un elemento blanco», describen desde el Museo de Zamora.
Del grupo de Ciempozuelos
Los ajuares funerarios aparecen en casi toda la península Ibérica donde existen cuatro grupos, encuadrándose el hallazgo de Villabuena del Puente dentro del de Ciempozuelos, por un hallazgo efectuado en dicha localidad madrileña, y engloba a las piezas de valles del Duero y del Tajo. La mayor parte de los descubrimientos procedentes de los enterramientos que eran por inhumación en fosas individuales.
La exposición más importante en la que ha participado el ajuar campaniforme de Villabuena del Puente es en una que se realizó en Francia en el año 1988.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2011/01/17/arte-funerario/491375.html

No hay comentarios: