viernes, 29 de octubre de 2010

SANTU ANTINE (ITALIA)


En la isla italiana de Cerdeña nos encontramos con una gran representación de yacimientos arqueológico. De entre estos yacimientos podemos destacar uno de ellos, como es el caso de Santu Antine. Esta nauraga se sitúa a 50 kilómetros de Sassari.
Entre la Edad del Bronce y la Edad del Hierro (1.500 - 500 a.C.) se produce en toda la isla de Cerdeña una importante difusión de la denominada Cultura Nauragica, donde destacan importantes monumentos, tanto desde el punto de vista de la arquitectura, como por el nivel de su artesanía.
Las nauragas tenían un importante carácter defensivo y militar, construidos con enormes bloques de piedra. Hay otros también con un marcado carácter ritual.
Esta nauraga presenta varias puertas, siendo una de las mejor conservadas la Sur. Esta nauraga mide 17,55 metros de altura, consta de al menos tres plantas diferentes. Fue construido durante la Edad del Bronce, en torno al siglo XVI. Se trata de un bastión de planta triangular con tres grandes torres redondas. Esta perfectamente amurallado, encontrándose en su interior la gran torre circular, el patio central, etc. Alrededor de este bastión se fue desarrollando todo el resto del poblado prehistórico.
En una zona de este poblado se han documentado restos de lo que debió de ser un asentamiento romano.

Para más información: http://www.nuraghesantuantine.it/




jueves, 28 de octubre de 2010

Dolmen de Aizkomendi

El conocido como dolmen de Aizkomendi (Eguilaz, Álava) fue descubierto en el año 1831.
Esta constituido por hasta 11 ortoestatos, qoe conforman su cámara central y cubierta. Posee unas dimensiones de 60 metros de diámetro por 4 metros de altura. El corredor de acceso a este monumento tendría una longitud de 6 metros de largo. Entre los años 1832 y 1845 se llevaron a cabo diferentes excavaciones arqueológicas tanto en la cámara como en el corredor. Estas excavaciones descubrieron restos humanos de una gran cantidad de individuos que habrían sido depositados en el interior de dicho dolmen. Entre algunos objetos que se encontraron en el interior de este monumento megalítico destacan puntas de lanza líticas y de cobre, botones, etc.
Las últimas excavaciones que se han realizado en este monumento corresponden al año 1965, realizadas por José Miguel Barandiarán.


Bibliografía:

Agorreta, J.A.; Llanos, A.; Fariña, J. y Ugartechea, J.M.: Exploración de Aizkomendi (dolmen de Eguilaz, Álava). Noticiario arqueológico hispánico, nº10-12. 1966-1968. Pags: 97-109.
Vegas Aramburu, J.I.: Aportaciones al estudio del dolmenismo, desde Álava. Medio siglo de arqueología en el Cantábrico Oriental y su Entorno: actas del Congreso Internacional / coord. por Armando Llanos Ortiz Landaluze, 2009. Pags: 817-870.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Titulcia, plata carpetana en un subsuelo mágico (Titulcia, Madrid)


La suerte premia la perseverancia. Ocho años de investigaciones y excavaciones arqueológicas en la localidad meridional de Titulcia, han culminado con la presentación pública de un trofeo deslumbrante. Tiene 2.600 años de vida: se trata de una pátera de plata con sobredorados de oro, que lleva labrada la potente representación de un felino nimbado por serpientes, orlada con una cenefa dentada. Esta orfebrería suntuaria, hasta ahora vedada a la vista del público, consiste en una fuente circular, de 18 centímetros de diámetro y de unos 150 gramos de plata purísima. Data del siglo IV antes de Cristo y pertenece, con toda certeza, a un ajuar sacrificial de la aún muy desconocida cultura carpetana, que precedió a la romanización de la península Ibérica.

En el verano de 2009, el joven arqueólogo Ángel Rellero, de 31 años, descubrió en el paraje llamado El Cerrón de Titulcia esta joya de incalculable valor arqueológico. Se hallaba depositada en el interior de un agujero horadado en el suelo por quienes quisieron guarecerla hace 25 siglos. Al contemplar su magnificencia, se dijo para sus adentros: "Nunca volveré a encontrar algo así en toda mi vida". Posiblemente tenía razón. La pátera se encontraba depositada a unos 50 centímetros de profundidad bajo el suelo de unos terrenos situados en la zona alta de Titulcia, villa agrícola cargada de historia, a caballo entre los ríos Jarama y Tajuña.

"Una mesopotamia en chiquitito", admite José Polo, responsable del equipo que ha protagonizado la excavación, en referencia a la ubicación intrafluvial del enclave madrileño. "Es un paraje de importancia estratégica, por ser encrucijada de rutas que unían el centro de la península con el norte, el sur y levante", explica Inmaculada Rus, arqueóloga de la Comunidad de Madrid. Hace ocho años, ella proyectó esta actuación arqueológica, precedida por numerosos estudios. En la excavación han intervenido de manera directa siete arqueólogos, dos restauradores y un especialista en metales, precisa José Polo. La supervisión científica ha corrido a cargo del catedrático Juan Blánquez.

La suntuaria fuente, destinada a libaciones rituales, se hallaba inserta en un mazacote de arena. Envuelta en un tejido fuerte, parcialmente conservado, permanecía alojada en un receptáculo con tres aberturas hendidas bajo el suelo de adobe de un edificio, quizás un templo o casa principal, del que subsiste su planta. En la base de sus muros se observan abatimientos atribuidos a la irrupción de agentes hostiles.

Si bien no han culminado aún las pruebas con carbono 14 para la datación exacta de la Medusa de Titulcia, como comienza a llamarse a este tesoro, el Museo Arqueológico Regional, con sede en Alcalá de Henares, adonde fuera enviada para su limpieza y restauración, se dotó previamente de un potente instrumental láser para tratarla sin poner en peligro su hechura.

"La importancia de esta pieza de excelsa orfebrería íbera reside en que permite documentar el rango social de los moradores carpetanos de la Titulcia prerromana, ya que la riqueza de la pátera, por la representatividad de su jerarquía y por su refinada estética, no estaba al alcance más que de unos pocos". La decoración incluye un felino de feroces fauces, que José Polo asocia a iconos orientales. "La pátera es una prueba de adscripción de este grupo social de la Carpetania prerromana a las corrientes culturales continentales", añade.

Inmaculada Rus, por su parte, remarca: "Con certeza, se trataba de un objeto empleado en libaciones rituales mediante las cuales se devolvía a la tierra, de modo simbólico, algunos de los frutos que la tierra ofrece". Así, en el contorno mismo del hallazgo se han encontrado además restos de una gran cesta de esparto llena de grano, además de abundante cerámica, fíbulas o hebillas, un punzón y algunos utensilios.

Fuencisla Molinero, alcaldesa de Titulcia, rebosaba ayer de alegría. "Quiero convertir la pátera en el emblema heráldico de nuestro pueblo", aseguraba junto al Vicepresidente regional, Ignacio González, que acudió a la presentación de la Medusa. La primera edil se muestra firmemente comprometida en desarrollar el valor patrimonial que, asegura, su pueblo atesora en el subsuelo. "En su dominio no se acomete obra alguna sin que se observe la legislación que declara gran parte de su término municipal área de reserva arqueológica", destaca Inmaculada Rus.

La existencia de la Titulcia romana, que se supone enclavada bajo esta villa madrileña, aún no ha podido ser probada por completo. Sin embargo, una necrópolis del siglo IV, con tres centenares de enterramientos, más una trama urbana ortogonal, con el eje decumano incluido, así como la disposición de los cultivos, el ámbito ribereño de su lar, la articulación del paisaje y del territorio inmediatos, preludian que los días de nuevos hallazgos están próximos. Desde luego, entusiasmo no faltaba ayer en Titulcia, cuya población acudió en masa al mediodía al Ayuntamiento para ver expuesta su querida medusa. Dada su afluencia, algunos vecinos fueron invitados a retrasar hasta la tarde su visita. A partir de mañana, el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares albergará la espléndida pátera titulciana.

Fuente: El País: http://www.elpais.com/articulo/madrid/Titulcia/plata/carpetana/subsuelo/magico/elpepuespmad/20101027elpmad_11/Tes


martes, 26 de octubre de 2010

PUENTE ROMANO DE GEMA (Zamora)

En la localidad zamorana de Gema del Vino (Zamora) nos encontramos los restos de un denominado puente de época romana. Si bien, son muchos los puentes que erróneamente se asocian al periodo romano, siendo con toda probabilidad medievales, en este caso si que los restos del puente de Gema del Vino parecen corresponder a un periodo romano. Se trata de un pequeño puente con tres arcos, apenas visibles. Esta realizado mediante grandes bloques de piedra, otorgándole una importante solidez a la estructura.
Sin embargo, este no es el único resto con que nos encontramos en esta localidad zamorana, ya que en sus inmediaciones sobresalen otros yacimiento de la Edad del Bronce y de época romana, como son los de Los Mimbrerales y La Perrona. En los Mimbrerales encontrándose un importante conjunto de cerámicas asociadas a la fase de Cogotas I.

Bibliografía:

Fernándes Manzano, J.: Cerámicas neolíticas en tierras de Zamora: La Perrona (Gema) y Fuente de San Pedro (Villafáfila). Brigecio: revista de estudios de Benavente y sus tierras, nº 4-5, 1994-1995. Benavente. Pagas: 51-60.

lunes, 25 de octubre de 2010

MILANÓWEK (POLAND)


The site Milanówek (Poland), district Grodzisk Mazowiecki, nr AZP 58-63/18 is situated 31 km south-west of Warsaw, the capital of Poland. The excavations there were run from 01.04.2009 to 18.05.2009 by the arachaeological company ORION. Within the limits of the site the workers observed evidences of the settlement from the Neolithic period to the modern era and the remains of the blast furnaces which indicate the existence of the metallurgical area in this place during the Roman Period.
Pending the excavations 308 structures from different periods were found, including 217 blast furnaces, 1 lime kiln, 1 well, 88 pits and 1 agglomeration of stones.

The furnaces in the site were unorganized. Like in the other sites situated on the Mazovian Centre of Metallurgy, they were designed for a single use, dug into the ground and had a clay shaft of the height of ca. 1,5 m. They were also accompanied by a lime kiln and a well, which might have been used before or during the process of melting. It is certain with the kiln, which was located in the close neighbourhood. It is much interesting that a few small pieces of the horse bone (tibia) were discovered in the kiln. Up to this time the animal bones were been finding in the other contexts. We know about the dogs and horses burials which may identify the beliefs and rituals connected with the establishment of the furnaces. It is difficult to say why the bones occurred there. They may be the food scraps, but we should remember that this part of the leg is not very consumer attractive.

The well found on the site might have been used by the metallurgists, but on the other hand it is situated far from the furnaces. It is also possible that there is another area of furnaces closer to the well which has not been discovered yet. What we know about it is that types of wells appeared at the end of early Roman Period, but they were the most common were during the late Roman Period.

According to the pottery classification it is possible to distinguish four archaeological cultures: the Culture of Funnel-shaped Cups (Neolithic period), the Trzciniec Culture (early Bronze Age), the Lusatian Culture (late Brozne and early Iron Ages) and the Przeworsk Culture (La Tene and the Roman Periods). The biggest amount of the material is connected with the two last cultures (Lusatian and Przeworsk). The Lusatian settlement might have turned up on these lands at the end of II or at the beginning if I millennium BC and lasted till the end of the Hallstatt Period, which is indicated by the types and forms of the pottery. The earliest przeworsk material dated to the late La Tene. Most of the finds is from the early Roman Period and only two pieces come from late Roman Period (pottery rolled on the wheel). Among the other objects we can distinguish the very corroded bronze broach (Almgren 67/68). In general they are dated to the 1st century AD. Except the broach, the archaeologists found an iron awl, two pieces of the flint stone and the clay loom.


Anna Mrowiec (Warsaw University)





sábado, 23 de octubre de 2010

Odd Pyramid Had Rooftop Homes, Ritual Sacrifices? (Peru)


John Roach

for National Geographic News

Published October 21, 2010

Yes, it's yielded human remains—including five females who may have been ritually sacrificed. But it's the signs of life that make a half-excavated Peruvian pyramid of the Moche culture stand out, archaeologists say.

"Often these pyramidal mounds were built as mortuaries more than anything else," said excavation co-leader Edward Swenson. (See pictures from the tomb of the Moche "king of bling.")

"In most instances [a pyramid] is not where people live, it is not where they were cooking their food," the University of Toronto archaeologist added.

But the newly exposed 1,400-year-old flat-topped pyramid supported residences for up to a couple dozen elites, who oversaw and perhaps took part in copper production at the site, evidence suggests.

The pre-Inca pyramid dwellers likely presided over important rituals, feasted on roasted llama and guinea pig, and drank corn beer, according to archaeologists working at the site.

Among the signs of occupation are at least 19 adobe stands where large vessels of water and corn beer were stored, as well as scattered llama, dog, guinea pig, and fish bones and traces of coca leaves and red peppers.

"There's a far more robust domestic occupation than what we would have expected," said expedition co-leader John Warner, an archaeologist with the University of Kentucky.

Pyramid Emerges

Thriving along Peru's arid northern coast from about A.D. 100 to 800, the Moche culture was composed of independently governed agricultural societies. These groups shared a common religion and a knack for irrigation systems, intricate ceramics, and metallurgy.

In August 2009 Swenson and colleagues began excavating a long mound at the roughly 60-acre (24-hectare) Huaca Colorada site in the Lamayaeque region's southern Jequetepeque Valley. The settlement dates to the Late Moche period, about A.D. 500 to 800.

During the first month of the dig, the team uncovered the mud-brick pyramid within the mound as well as the residences. Later digging turned up evidence of human sacrifice on a rooftop platform: detached body parts and the corpses of five young women, all with signs of ritual burning and one with a rope around her neck.

Measuring about 1,300 feet (390 meters) wide by 460 feet (140 meters) deep, the pyramid is Huaca Colorada's most prominent feature.

Built on a slope, the pyramid appears almost flat when viewed from the north. On its the southern side, however, the monument rises about seven stories at its tallest point—an imposing sight to anyone approaching from that direction.

"They very cleverly utilized the topography to their advantage, to give the appearance of monumentality," Warner said.

"Nasty Business" on Pyramid

Excavations indicate that the Huaca Colorada pyramid may have been home to a group of elite coppersmiths.

On lower levels of the pyramid, for example, are smelting pits, where copper tools and ornaments were fashioned, the archaeologists say. The team also found knives, spatulas, and other copper goods on the pyramid.

It may seem odd that Moche copper workers would have wanted to live above the store, Warner said. For one thing, "copper production is a pretty nasty business from an ecological point of view."

For example, intense fires would have been required to maintain the 1,984-degree-Fahrenheit (1,084-degree-Celsius) temperature necessary for melting copper. The blazes would have cloaked the mound in a dirty, smoky haze, he said.

"It's pretty fascinating that it is occurring in such close proximity to what we right now interpret to be elite residential quarters," Warner said.

Still, the University of Toronto's Swenson said, it's possible the workers lived the high life precisely because of the copper production.

"We know that within a Moche context that metallurgical production is not something that can be understood simply as an economic utility divorced from Moche religious and cultural values," he said.

"It was probably something that was steeped with certain ritual understanding."

Mystery at Huaca Colorada

The unusual nature of Huaca Colorada originally attracted the archaeologists, as the site seems to have been neither an elaborate religious structure nor a political center nor a rustic capital for the surrounding farming community.

"There seem to be some powerful individuals here," but of a unique sort, Swenson said.

Even the murals have a rare flavor. They include well-known figures from Moche iconography such as a serpent and a warrior, but the craftsmanship is informal, almost graffiti-like, compared with murals at other Moche sites.

"Were they allowed a certain amount of prestige and control over their own status—and maybe the labor of others—because of their role in the metallurgical arts?" Swenson said. "It's a possibility."

Secrets of the Fall of the Moche?

The pyramid excavation is in its infancy, according to Swenson, and that raises hopes that the monument may yet reveal more about the poorly understood Moche.

Moche expert Luis Jaime Castillo Butters, for one, is looking for clues as to how the famously independent Moche settlements interacted. The Catholic University of Peru archaeologist is the director of a decades-long excavation at San Jose de Moro, a Moche ceremonial center in the Jequetepeque Valley famed for the discovery of several highly decorated priestesses (The National Geographic Society, which owns National Geographic News, partially funds the San Jose excavation.)

Castillo hopes that comparisons of the Colorada finds with those from San Jose de Moro will help clarify whether, as he suspects, the Moche of the valley regularly gathered at San Jose for ritual celebrations.

"The way to approach this quite peculiar aspect of Moche society—religious centralization rather than economic or political—is by looking at San Jose de Moro and the complex sites around it," Castillo said via email.

What's more, Huaca Colorada, being on a rather elevated site on the edge of the Andes, "will be critical to understand the demise of the Moche in the Jequetepeque Valley, because most of the land around the site was wiped away by a huge flood somewhere around the end of the Moche," said Castillo, who isn't involved in the pyramid project.

The Huaca Colorada excavations, he added, should provide "quite a lot of information on the way of life of the Moche in their terminal years."

Source: National Geographic: http://news.nationalgeographic.com/news/2010/10/101021-moche-pyramid-peru-science-sacrifice-archaeology-ancient/

viernes, 22 de octubre de 2010

DOLMEN DE AXEITOS (PONTEVEDRA)


El dólmen de Axeitos (Ribeira, Pontevedra) constituye un importantisimo monumento funerario megalítico. Cronológicamente se correspondería con el periodo Neolítico (IV milenio a.C.). Este monumento se situa en la conocida como Península de Barbanza.
Esta constituido por ocho imponentes ortoestatos de granito, formando una planta poligonal sobre la que se apoya otra losa horizontal de 4,5 por 3,5 metros, que funcionarioa como cobertura del monumento. Tiene un diamétro de unos 3 metros, con una altura de 2 metros, la piedra que actua como cobertera tiene unas dimensiones de 4,5 por 3,5 metros.
Actualmente se consernvan un par de ortoestatos correspondientes al corredor de acceso a este dólmen.

miércoles, 20 de octubre de 2010

CIRCULOS MEGALÍTICOS DE SENEGAMBIA (GAMBIA)


Los Círculos megalíticos de Senegambia (Gambia) se localizan entre la División Dentral River (Gambia) y la denominada Región de Kaolack (Senegal). Se trata de cuatro grandes grupos de círculos megalíticos, constituidos por mas de 1.000 monumentos, abarcando una superficie total de 9,83 Ha. Los cuatro grupos de Sine Ngayéne, Wanar, Wassu y Kerbatch suman 93 círculos de piedra y númerosos túmulos funerarios. Algunos de ellos han sido objeto de excavaciones que han permitido encontrar materiales cuya datación se extiende desde el siglo III a.C. hasta el siglo XVI d.C.

Los círculos de piedra formados por pilares de laterita trabajados con esmero y los túmulos funerarios conexos componen un vasto paisaje sagrado que se ha ido creando a lo largo de más de 1.500 años. Ese paisaje atestigua la existencia de una sociedad con un alto grado de organización, que perduró a través de los siglos. Las piedras que forman los círculos fueron extraídas con utensilios de hierro de canteras de laterita cercanas y, luego, trabajadas con habilidad para fabricar pilares idénticos de forma cilíndrica o poligonal. La altura de éstos es de dos metros, por término medio, y su peso puede alcanzar hasta siete toneladas. Cada círculo tiene un diámetro de cuatro a seis metros y el número de pilares que lo componen oscila entre ocho y catorce. Todos los círculos se hallan en las proximidades de los túmulos funerarios. Este sitio excepcional es representativo de una zona de monumentos megalíticos mucho más amplia de esta región, que no parece tener parangón en el mundo en lo que respecta a sus dimensiones, su coherencia y complejidad. El esmero con que se ha fabricado cada pilar denota el uso de una técnica hábil y precisa en el trabajo de la piedra y, además, contribuye a la sensación impresionante de orden y grandiosidad que se desprende de los círculos de piedra en su conjunto.

Desde el año 2006 están considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

lunes, 18 de octubre de 2010

MUSEO DE ÁVILA


El Museo de Ávila fue creado en 1913 a partir de los fondos recogidos por la Comisión Provincial de Monumentos, teniendo diversos acomodos, hasta que pasó a instalarse definitivamente en su actual sede en 1964, tras su adquisición por la Diputación Provincial de Ávila, y su rehabilitación por parte de la Dirección General de Bellas Artes, integrándose en el nuevo edificio los diversos museos hasta entonces existentes en la ciudad.
La Casa de los Deanes, excelente ejemplo de mansión señorial castellana del siglo XV, antigua residencia de la máxima dignidad del Cabildo Catedralicio, presenta su fachada estructurada en dos pisos compartidos por columnas con zapatas, y rematada por una crestería plateresca con medallones semicirculares.
Reinagurado en 1986, el museo, concebido con una idea esencialmente didáctica, expone colecciones de Arqueologia, Bellas Artes y Etnografía.
La Sección de Arqueologia, estructurada a lo largo de la planta baja del edificio, contiene una completa muestra de materiales arqueológicos ilustrativos de los distintos periodos por los que ha atravesado la provincia de Ávila desde el Paleolítico a la Edad Media..
Destacan los vasos campaniformes de Pajares de Adaja y los diversos materiales pertenecientes al Bronce Final y a la I Edad del Hierro, periodos en que el protagonismo de la provincia de Ávila resulta especialmente relevante gracias a los yacimientos de Las Cogotas, Sanchorreja o el Castillo de Cardeñosa.
Mayor relevancia tienen las salas dedicadas a a la II Edad del Hierro, la llamada cultura de los Castros, con materiales procedentes de los importantísimos yacimientos de La Mesa de Miranda y su necrópolis de La Osera en Chamartin de la Sierra, Las Cogotas, Ulaca o el Raso de Candeleda, este ultimo de reciente excavación, caracterizados por las cerámicas decoradas a peine, armas de hierro y adornos personales de bronce.
Particularmente característicos del área vettona en que se inscribe la provincia de Ávila en época prerromana serán los verracos, de los que el museo posee algunos ejemplares como los de Martiherrero.
Cabe destacar la escultura marmórea de tema marino con grupo de Tritón y Nereida procedente de la villa de Magazos, o el mosaico policromo con decoración geométrica, hallado en este mismo yacimiento.
De gran interés histórico y lingüístico resulta la excelente colección de pizarras visigodas, procedentes en su mayor parte de la localidad de Diego Álvaro, con anotaciones de textos, números o dibujos, así como el jarrito mozárabe de Balbarda, con motivos vegetales y figurados decorando su cuerpo central.

Plaza de Nalvillos, 3
05001 - Ávila

domingo, 17 de octubre de 2010

Las sorpresas de El Castillón


J. A. GARCÍA.
Cerámicas pertenecientes a la época tardoantigua, de entre los siglos IV y VI, algunas estampilladas con figuras muy simples, ollas decoradas, cuencos, elementos metalúrgicos y sobre todo una vivienda de unas dimensiones mucho más extensas de lo previsto son parte de los hallazgos encontrados durante la investigación y prospección arqueológica realizada en el yacimiento El Castillón, de Santa Eulalia de Tábara, con una extensión de más de cuatro hectáreas.
Todo el material recogido ha sido remitido al Museo provincial de Zamora según precisó ayer el director de las excavaciones, José Carlos Sastre.
Los trabajos arqueológicos vienen realizándose, verano a verano desde el año 2007, y se enmarcan dentro del proyecto de investigación y difusión sobre el patrimonio arqueológico protohistórico de la provincia de Zamora.
José Carlos Sastre destacó ayer, en rueda de prensa, la labor realizada durante este tiempo, que se ha centrado «en investigar los sistemas defensivos (muralla), los sistemas metalúrgicos (hornos) y sistemas de viviendas», que calificó como «los más importantes y que permiten conocer cómo vivían, vestían y la vida cotidiana de los pobladores».
Los trabajos de la última campaña se han centrado en las áreas de metalúrgica y vivienda. Sastre hizo referencia a la excavación «de un segundo horno dedicado a la reducción de hierro y a la recuperación de una gran cantidad de escoria de hierro que sobrepasa los 25 kilos». Sin embargo, no han aparecido signos de la existencia de una fragua.
Además, apuntó, «bajo este horno fue descubierto un pequeño muro, anterior a la construcción de hornos, que podría asociarse a la Edad de Hierro», teniendo en cuenta el importante número de cerámicas realizadas a mano asociadas a dicho periodo y que aparecieron en relación al citado muro.
Abundó sobre los trabajos efectuados en la zona de viviendas, habiéndose excavado «tres habitaciones al completo, una de ellas relacionada con un almacén, otra con un salón de estar y una tercera estancia, que es la más grande y posee un suelo cubierto con lajas de pizarra y que presenta una estructura circular donde se situaría una tinaja para el almacenamiento de productos, alimentos o líquidos, que evitarían el tener que desplazarse a otros puntos».
Los investigadores quedaron un tanto sorprendidos por las dimensiones de esta vivienda, que cifra en más de 20 metros de larga y 18 de ancho, y de la que «al menos quedan por descubrir un mínimo de tres habitaciones más».
En el proyecto, según indicó el director de las prospecciones, «han colaborado un total de 91 voluntarios procedentes de toda la geografía española». En El Castillón han participado investigadores de las universidades de Granada, Autónoma de Madrid, Salamanca, León, Santiago de Compostela, Valladolid, Complutense de Madrid, País Vasco, Extremadura, Castilla-La Mancha, Alicante, Valencia, Autónoma de Barcelona, Gerona, Jaén, Málaga, Vigo, Navarra, de la Laguna y la Escola de Bens y Restauració de Galicia. También han tomado parte activa 24 voluntarios procedentes de universidades extrajeras, del Reino Unido, Irlanda, Polonia, Eslovaquia, Lituania, Portugal, Canadá, Australia y Estados Unidos.
Los voluntarios han tenido además la oportunidad de conocer buena parte del patrimonio arqueológico y cultural de Zamora y de otros puntos de la región.
Así han visitado los campamentos romanos de Petavonium, el castillo de Castrotofafe, Granja de Moreruela, Zamora y sus museos, los dólmenes de Granucillo y Morales del Rey, el castro de Las Labradas de Arrabalde, el castro de As Muradellas de Lubián, así como otros puntos de gran interés turístico como Puebla, el Lago de Sanabria y la sierra de La Culebra.
El secretario del Patronato de la Fundación Caja Rural de Zamora, Feliciano Ferrero, destacó ayer la labor de las investigaciones emprendidas porque suponen conocer un poco de nuestros orígenes, la ubicación de nuestros ancestros y de como vivían aquellas gentes». José Carlos Sastre precisó que aún queda labor investigadora, si las ayudas lo permiten, para otros tres años.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2010/10/16/sorpresas-castillon/470494.html

viernes, 15 de octubre de 2010

La consolidación de las cisternas romanas de Molacillos cuesta 275.000 euros

BELÉN ALONSO, MOLACILLOS.

La Junta de Castilla y León ha destinado 275.000 euros para las obras de conservación y protección de las cisternas romanas del Teso de la Mora de Molacillos que fueron inauguradas ayer por el director general de Patrimonio Cultural, Enrique Sáiz y el delegado en Zamora, Alberto Castro. La actuación en la zona arqueológica ha consistido en la creación de una nueva estructura metálica, que servirá para proteger las cisternas y facilitar la visión de las mismas por parte de los visitantes.
El director general de Patrimonio Cultural, Enrique Sáiz, explicó que «se culmina un trabajo muy importante que se viene desarrollando desde cerca de los años 70 y sigue a partir de 2003 promoviendo la documentación y excavación de esta estructura de ingeniería romana y su posterior consolidación y puesta en valor del lugar». Destacó la importancia de las cisterna romanas de Molacillos, ya que, «en Castilla y León hay pocas estructuras como estas, que se incorporan a la red de yacimientos de la provincia como los campamentos y asentamientos romanos de la comarca benaventana».
Asimismo, Enrique Sáiz, confirmó que esta nueva infraestructura servirá para «poner en valor los bienes patrimoniales del territorio de Zamora que es una industria de futuro, que tanto en la capital como en la provincia, harán del lugar un destino atractivo que creará empleo y riqueza y una oportunidad de futuro para los municipios de los alrededores». La Junta de Castilla y León dará a conocer las cisternas dentro de las campañas de promoción del patrimonio regional a través de cartelería y folletos de mano, que «se está elaborando en estos momentos».
Las cisternas romanas de Molacillos son dos grandes aljibes, con una capacidad de 400 metros cúbicos, con planta rectangular, coronadas por una bóveda de cañón, que permitían almacenar el agua de origen pluvial. Podrían estar relacionadas con un posible asentamiento militar. Están excelentemente conservadas, lo que les da aún más valor, por la escasez que hay en nuestro país de este tipo de construcción civil.
El arqueólogo, Arturo Balado, destaca la importancia del yacimiento por «estar construidas en un momento en que se estaba consolidando la conquista romana de la península y son las únicas conocidas que no está asociadas a una ciudad romana». La época de su construcción correspondería al final de las guerras cántabras y el tiempo de ocupación habría sido de unos 170 años, dejándose de ocupar a partir del siglo I después de Cristo.
Según Balado el aljibe habría sido construidas por el propio ejército «para un destacamento que protegía una vía romana en un momento en el que el territorio no era muy seguro. Con ellas se garantizaba el suministro de agua tanto para la guarnición como para las caravanas que traían el oro en dirección a Roma».
Las cisternas se abastecían de agua de lluvia, ya que el arroyo Salado que pasa junto a ellas y viene de las Lagunas de Villafáfila es insaluble. Las intervenciones arqueológicas no han encontrado las posibles entradas de agua, pero si se han hallado los restos del brocal de un pozo para sacarla.
Las obras realizadas en los últimos años han consistido en trabajos de excavación arqueológica, así como la tramitación del cambio en la titularidad de los terrenos. Las actuaciones en la infraestructura son, por una parte, de restauración de las cisternas llevando a cabo trabajos de limpieza y consolidación de las superficies, y por otra, los nuevos elementos construidos, una estructura cubierta para la protección de las cisternas, un acceso para bajar a ellas y un vallado con paneles informativos.
El alcalde de Molacillos, Daniel Mateos, no podía ayer ocultar su «satisfacción» por el resultado final de las obras. Recordaba los inicios cuando todo apuntaba a que el Teso de la Mora podría albergar un castro celta, «cuando llegamos al Ayuntamiento pensamos en dar realce a la zona. Aquí existe un castro celta que fue datado en posteriores prospecciones, pero que había unas cisternas no lo sabía nadie. Nuestra idea era señalizar el posible asentamiento celta y comenzaron a mirar y mira con lo que nos encontramos».
Daniel Mateos pretende que la nueva zona arqueológica dé a conocer la localidad de Molacillos que junto a la iglesia del siglo XVIII de estilo barroco levantino, con pinturas de José Vergara e «intentemos vivir por aquí del turismo, porque de la agricultura, cada vez menos».

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2010/10/15/consolidacion-cisternas-romanas-molacillos-cuesta-275000-euros/470270.html

jueves, 14 de octubre de 2010

Arqueólogos del CSIC descubren restos de una muralla prerromana en Villardiegua (Villardiegua de la Ribera, Zamora)

IRENE GÓMEZ.
Las labores de investigación llevadas a cabo este año por arqueólogos del CSIC en Villardiegua de la Ribera han sacado a la luz los restos de una muralla de la época prerromana de al menos 2 metros de altura por 4,5 de ancho, que en varios tramos aparece reaprovechada para aterrazar las zonas de cultivo. El cerco rodea todo el cerro, excepto en la parte que da al Arribe y este nuevo hallazgo se incluirá en el itinerario arqueológico que se identificará en breves fechas con el fin de dar a conocer a los visitantes la relevancia histórica de la zona.

Así lo ha confirmado el grupo de investigación Estructura Social y Territorio-Arqueología del Paisaje del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que a lo largo de este año ha continuado las labores de investigación y puesta en valor de los conjuntos arqueológicos de las localidades de Pino del Oro y Villardiegua de la Ribera, financiados por diferentes programas de la Junta de Castilla y León y con la colaboración de los propios ayuntamientos.
Las labores iniciadas en 2009 en Villardiegua de la Ribera, que han tenido continuación este año, permitirán así la apertura de un nuevo itinerario arqueológico con la colocación de paneles informativos, que incluyen la visita a un pequeño conjunto de estructuras mineras auríferas romanas y el asentamiento de Peña Redonda.
Pero además de la puesta en valor de la zona, los investigadores han podido recabar valiosos datos que vienen a corroborar la importancia arqueológica de este territorio situado en la frontera entre las comarcas de Aliste y Sayago. Precisamente, las terrazas situadas al pie del asentamiento de Peña Redonda han sido objeto de estudio durante este año, confirmándose su origen romano «y revelando una profundidad de hasta tres metros».

Según se ha apuntado desde el equipo de investigación que dirige en profesor Javier Sánchez Palencia, «este hecho es especialmente relevante por la dificultad de poder documentar unas terrazas de cultivo de época romana en un estado tan bueno de conservación». Además, junto a los restos de la muralla se han podido documentar también los cimientos de una casa circular junto a gran cantidad de restos cerámicos hechos a mano, «que confirman la cronología del asentamiento desde la Edad de Hierro hasta el final de la época romana».
Además de Villardiegua de la Ribera, este año se ha continuado con las excavaciones en Pino del Oro, donde se comenzó a trabajar en el año 2006 con unos resultados espectaculares.
Así, las investigaciones han permitido ampliar el itinerario arqueológico de la zona minera aurífera romana con dos nuevos puntos de información, que se añaden a los ocho ya existentes. Las excavaciones realizadas en el asentamiento «El Picón» han permitido seguir documentando los restos arqueológicos de un asentamiento datado entre los siglos I y V d. C., recuperándose diversos materiales cerámicos como «tegula», «terra sigillata» o cerámica común romana.
Dentro de los trabajos de este año, se ha llevado a cabo una excavación en el yacimiento de «La Ciguadeña», un pequeño espolón sobre el río Duero, que ha permitido certificar la existencia de un poblado en la Edad de Hierro, rodeado por una muralla que actualmente se conserva reaprovechada y oculta por tierras de cultivo.

Fuente: La Opinión de Zamora: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2010/10/14/arqueologos-csic-descubren-restos-muralla-prerromana-villardiegua/470055.html

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA CANDAMIA (VILLAOBISPO DE LAS REGUERAS, LEÓN)

En el yacimiento leonés de La Candamia (Villaobispo de las Regueras) se encontraron en el año 1986 restos de un enterramiento colectivo, con ajuares líticos. Que ha proporcionado una de las evidencias más solidas sobre el poblamiento en época Neolítica en la provincia de León.
Este hallazgo se compone de de un conjunto de restos óseos humanos quepertenece al menos a seis individuos, útiles pulimentados de corneana junto a varios cuchillos y una punta de flecha de sílex. Dos de ellos, recogidos en la excavación, presentan formas trapezoidales, pesos consistentes y un pulido parcial.
Los restos humanos se encontraban revueltos, aunque algunos de ellos apareció en conexión anatómica parcial, y algunos de ellos presentaban restos de pigmentación de ocre espolvoreada, lo que nos podría estar hablando de algún tipo de ritual funerario.
No tenemos dataciones absolutas para establecer su cronología, aunque por tipología, especialmente de la punta de flecha, podría fecharse en el Neolítico Final, hacia las postrimerías del cuarto milenio o principios del tercero a.C.
Hallazgos similares en la provincia de León se han producido en Villanueva de Carrizo y Gordaliza del Pino, donde se han recogido grandes cuchillos de sílex.

Bibliografía:

FERNÁNDEZ MANZANO, J.: Calcolítico y Edad del Bronce en la provincia de León. Arqueoleón. Historia de León a través de la arqueología. León. 1996. Pags: 29 - 40.
BLAS CORTINA, M.A.: Enterramiento colectivo de La Candamia. Catálogo de la exposición: Astures. Pueblos y culturas en la frontera del Imperio romano. Gijón. 1995. Pag: 239.
VIDAL ENCINAS, J.M.: La Candamia. Numantia III. Arqueologia en Castilla y León. Valladolid. 1990.

lunes, 11 de octubre de 2010

UNIÓN CULTURAL ARQUEOLÓGICA (MADRID)


La Unión Cultural Arqueológica comienza este curso 2010-2011 pisando fuerte.

Todos los que formamos parte de esta asociación somos alumnos y, por este motivo, conocemos a la perfección algunas de las carencias que supone no ser aún licenciados o graduados. Una de estas es la dificultad de publicar. A lo largo de la carrera son muchos los trabajos de investigación que realizamos, sobre distintas áreas del conocimiento de la historia. Algunos de ellos, incluso, nos gustaría poder presentarlos al público en revistas de confianza y prestigio, ya para mostrar a la gente diversos aspectos de nuestro pasado, ya para dar nuestros primeros pasos en el mundo de la investigación profesional.
Pues bien, este año, y después de una concienzuda preparación, ¡la UCA presenta la creación de una revista propia!

Los aspectos fundamentales de la misma serán los siguientes:

· Título: Arqueo_UCA. Revista de la Unión Cultural Arqueológica.

· Oficialidad: La revista dispondrá de ISSN.

· Formato: Electrónico (digital) y postcad (audiobook). En principio, no se realizarán ejemplares impresos.

· Periodicidad: Cuatrimestral (Febrero y Mayo).

· Estructura: Editorial, 10 artículos, y sección de reseñas sobre libros y páginas webs que puedan resultar útiles a los alumnos durante la carrera, además de un comentario sobre un yacimiento arqueológico.

· ¿Quiénes publicarán exactamente?: Aquellos que cursen la Licenciatura o el Grado de Historia, Historia del Arte o Arqueología, en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. No descartamos, no obstante, que alumnos de las mismas carreras de otras facultades puedan hacerlo también.

· Estructura del artículo: Formato del archivo “.doc”. Breve resumen inicial, en castellano e inglés. La extensión será de 4 a 8 hojas. Texto justificado, fuente Times, tamaño 10 pt., interlineado 1,5. Citas del autor en cursiva (doble espacio con los párrafos anterior y siguiente). Bibliografía al final. Sistema de citas Harvard, y con las anotaciones al final del trabajo; en caso de duda, consultar este sencillo manual:

http://www.slideshare.net/vicedo90/caractersticas-del-sistema-harvard-de-citas)

· Imágenes: Ante el problema del copyright, sólo deben ir adjuntas al artículo imágenes propias, o bien, si provienen de internet, de uso público. En caso de duda, consultar en el local de la UCA, o bien por correo electrónico. Lo más recomendable sería el formato JPG o TIFF, y la resolución preferiblemente alta.

· Departamentos: Contamos con el apoyo de los directores de los departamentos vinculados directamente a la arqueología, esto es, Prehistoria, Historia Antigua, Ciencias y Técnicas Historiográficas, y América II (Antropología de América).

· Modo de funcionamiento: El alumno nos envía el que considere su mejor trabajo relativo a cualquier aspecto arqueológico; nuestro Consejo Editorial realizará una selección de los mejores, y un Consejo Asesor los revisará para asegurarse de su buena calidad y profesionalidad.

· Consejo Editorial: Lo formarán tres miembros de la directiva de la UCA, Ismael Bricio Quevedo, Diego Chapinal Heras (Coordinador de la revista), y Javier González López.

· Consejo Asesor/Científico: Integrado por una selección de profesores de los departamentos arriba citados. En cada publicación variará el Consejo Asesor, en función de la temática de los artículos.

· Fechas de envío de los artículos: Se puede realizar ya, siendo la fecha límite el 1 de diciembre.

Con esto, os animamos a todos a que nos mandéis vuestras investigaciones. El tiempo que os puede llevar sería muy escaso, y el beneficio indiscutible, pues podréis lograr una de vuestras primeras publicaciones.

Para cualquier duda o sugerencia, mandad un correo electrónico a

revistaarqueouca@gmail.com.

domingo, 10 de octubre de 2010

Grandes Arqueológos: Hugo Obermaier


El arqueológo alemán Hugo Obermaier (1877 - 1946) es uno de los pioneros de la arqueologia del siglo XX. Realizó sus estudios en la ciudad de austriaca de Viena, donde presento su Tesis sobre: "El hábitat del hombre durante la Edad de Hielo en Europa central".
Trabajaria en varias ocasiones junto a Henri Breuil. Centró su principal investigación en la Cueva de El Castillo (Cantabria), gracias a las investigaciones llevadas a cabo por el Institut de Paléontologie Humaine de Paris. Las excavaciones en esta cueva se llevaron a cabo entre 1910 y 1914.
Al estallar la I Guerra Mundial, las circunstancias hacen que tenga que quedarse en España, investigando diversas cuevas de Cantabria y Asturias. Llegaría a obtener la nacionalidad española.
En 1922 obtiene la cátedra en la Universidad Central de Madrid. Con el estallido de la Guerra Civil española abandona el país y continua su actividad docente en la Universidad de Friburgo (Suiza).

Bibliografia:

Guy Straus, L.: Hugo Obermaier and the Cantabrian Solutrea. El hombre fósil 80 años después: volumen conmemorativo del 50 aniversario de la muerte de Hugo Obermaier. 1996. Pags: 195 - 210.
Obermaier, H.: El Dólmen de Soto: Trigueros (Huelva). Clásicos de la arqueología de Huelva, nº4. 1991. Pags: 9-62.
Obermaier, H. y Breuil, H.: La cueva de Altamira en Santillana del Mar. Madrid: El Viso. 1984.