miércoles, 1 de diciembre de 2010

EL FUERTE (CARBAJALES DE ALBA, ZAMORA)

El Fuerte (Carbajales de Alba, Zamora) se localiza al sur del casco urbano hoy embebido y, en parte amenazado, por la expansión de las nuevas construcciones, con una imagen muy diferente a la que debía de tener en el momento de su construcción sobre el año 1647. Alguna opinión es partidaria del escaso valor defensivo en su origen, lo que motivó las reformas fechadas entre 1702 y 1707, mostrando la pertrechada planta que nos ha llegado a nuestros días.
Esta construcción casi totalmente derruida, se levanta sobre una plataforma de superficie plana, en una zona cuya cota máxima ronda los 761 m. Se trata de un fuerte abaluartado de planta cuadrangular, delimitado por cuatro lienzos de muros defendidos por otros tantos baluartes, situados en cada una de las esquinas del cuadrado y son de planta pentagonal en punta de diamante.
Se complementa con un foso perimetral defendido por cuatro revellines y dotado de un camino cubierto y de un paseo para fusileros protegido por un parapeto continuo. Se accedía al recinto por el norte, por medio de una puerta situada en el centro.
Según los planos de la época, la mayoría del siglo XVIII, donde se localizaba en el interior de la fortaleza la iglesia de San Pedro, la residencia del gobernador, un barracón, una cocina para soldados, varias dependencias, hornos, caballerizas, corrales, almacenes, un pozo y una cárcel.
En el siglo XIX se encontraba en ruina, sirviendo de cantera. A finales de los años 90 del siglo XX los únicos restos visibles eran los del denominado baluarte de Portugal, en la esquina noroeste. El resto de los baluartes solo se identificaban en parte.
El Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León, en colaboración con el Ayuntamiento de Carbajales de Alba, llevó a cabo el Proyecto de mejora del Fuerte de Carbajales de Alba y su entorno, redactado por el arquitecto Pedro Iglesias Picazo, que buscaba recuperar la antigua fisonomía de la fortificación, mediante el vaciado completo del foso y la reposición parcial de elementos desaparecidos.
Entre junio y julio se realizaron varias excavaciones dirigidas por Miguel Ángel Hervás Herrera y Manuel Retuerce Velasco, centrándose en el tercio septentrional que era el mejor conservado, además de encontrarse en esta zona el baluarte de Portugal, el puente de acceso y el revellín que defendía el acceso desde de el camino de Zamora. Asimismo se llevó a cabo el vaciado del foso en su flanco septentrional. Se documentaron evidencias anteriores a la construcción de la fortificación como un enterramiento en fosa y un pozo de agua, contiguo al baluarte de San Amaro.
Se recuperó una buena parte del baluarte de San Amaro, así como una serie de destrucciones intencionadas que aparecían reflejadas en los planos de Carlos de Robelín y de P. Moreau de 1721 y 1739.
También se identificó la traza completa de la cortina norte y del extremo septentrional de la occidental. Se conservan perfectamente, las camas de cimentación, talladas en el sustrato geológico. Se identificaron restos del puente de entrada al recinto superior, de tres tramos, que debió de estar construido con vigas de madera, las que apoyaban en estribos y pilas tallados en la roca.

Bibliografía:

Hervás Herrera, M.A y RETUERCE VELASCO, M. (2000): Intervención arqueológica en el Fuerte de Carbajales de Alba (Zamora). Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, Nº 17. Zamora. pags. 157-184

No hay comentarios: