viernes, 30 de octubre de 2009

EL ÚLTIMO CABALLERO PARDO


"El último caballero pardo" es una novela histórica ambientada en la Salamanca de mediados del siglo XII en la que su protagonista Miguel Domínguez, conocido como “El Cautivo”, es el último de una clase de caballeros, “los caballeros pardos”, que controlan un amplio territorio que las crónicas cristianas conocen con el nombre de “La Extremadura del Duero”, y que las crónicas musulmanas nombran como Al-Sarrasín. Un territorio que no controlan ni los reyes cristianos del norte ni los musulmanes del sur. Es la frontera entre los dos mundos, el cristiano y el musulmán y, como lugar de frontera, es un amplio territorio, peligroso y violento, en el que la única ley que impera es la que imponen los caballeros pardos, criadores, desde tiempo inmemorial, de amplios rebaños de ganados: de cerdos, de cabras y de ovejas, que obtienen de sus razias por tierras musulmanas y que han hecho de éstas su forma de vida… y de muerte. Los reyes cristianos, que durante mucho tiempo los han despreciado y desdeñado, llegado el momento se valdrán de ellos en su lucha contra los musulmanes para ir extendiendo y ampliando sus reinos, pero sin poderlos controlar, de manera que los “caballeros pardos” seguirán guerreando por su cuenta, defendiendo su ancestral modo de vida, su libertad e independencia. La novela nos cuenta cómo transcurre la vida de uno de estos caballeros, Miguel Domínguez, el Cautivo, el último de esos caballeros pardos, en la Salamanca de mediados del siglo XII. Nos relata, de forma amena y entretenida, su infancia en la que es adiestrado militarmente para defender los rebaños de su gente; su amistad con uno de los jóvenes, que le servirá de guía y de compañero de adiestramiento; el despertar del joven a la vida, a los placeres que ésta proporciona y que le llevará a una vida licenciosa y disipada y a la que su padre pondrá fin enviándole al Extremo donde los hombres se curten y olvidan sus juegos licenciosos de la juventud porque en ello les irá la vida. Y Miguel Domínguez, el Cautivo, podrá comprobarlo viendo morir en la frontera a buena parte de los caballeros de la ciudad.E se es el destino de los “caballeros pardos” y la ciudad verá cómo pierde a buena parte de sus hombres a manos de las huestes musulmanas. Pero esa es su forma de vida y la forma en que se forjan sus hombres, que por encima de todo defienden su libertad y su independencia, porque están defendiendo su forma de vivir, la que durante cientos de años han venido realizando sus gentes. Una ciudad que los reyes cristianos, una vez que se ven fortalecidos y poderosos, no dudan en intentar someter. Y los “caballeros pardos”, en un último intento para sobrevivir, para defender su independencia y su libertad, no dudaran en enfrentarse a su propio rey, porque les va en ello la vida, su propio estilo de vida, aunque perezcan en el intento y tengan que sufrir la traición de los suyos. Miguel Domínguez, el Cautivo, nos irá contando a través de sus recuerdos toda su fascinante historia y la de su pueblo. “El último caballero pardo” es el canto a la libertad de todo un pueblo y la de un hombre, su último representante.

Información facilitada por: David Sánchez Nicolás (Universidad Autónoma de Madrid)

No hay comentarios: