sábado, 7 de febrero de 2009

CULTURA CASTREÑA EN LA PROVINCIA DE ZAMORA


En cuanto a lo que entendemos por Cultura Castreña, no podemos aplicar el mismo término para la provincia de Zamora, que el que se utiliza en otras regiones, como Galicia, dada la diversidad geográfica y medioambiental de la provincia de Zamora. Entenderemos como Cultura Castreña aquellos poblados que se sitúan preferentemente en zonas elevadas, como cerros o colinas, que son facilmente defendibles, y que a la vez permiten un control visual perfecto del territorio circundante. Estos castros son propios de la Edad del Hierro, aunque también en épocas precedentes hay asentamientos en altura tipo castros.
Con la llegada de los romanos a la Península Ibérica, muchos de estos asentamientos en altura se van a ir a abandonando, otros, sin embargo, se van a romanizar, por lo cual estaríamos hablando de castros romanizados, como en el caso del Teso de las Viñas (San Vitero). Posteriormente, en los siglos IV - VI d.C., con la llegada de los pueblos germánicos a la Península Ibérica se van a volver a establecer, en ocasiones, en poblados en altura, o reocuparan castros de la Edad del Hierro, como en los casos del Cristo de San Esteban (Muelas del Pan) o El Castillón (Santa Eulalia de Tábara).
El mayor número de castros lo encontramos en las comarcas de Sanabria, La Carballeda y Aliste, donde la densidad de castros es enorme. En muchas ocasiones estamos hablando de asentamientos de un tamaño pequeño o mediano, como el caso de Peñas de la Cerca (Rionegrito de Sanabria), siendo más extraños los castros de grandes dimensiones, El Castro (Ribadelago) o As Muradellas (Lubián). Una característica común a la mayoría de estos castros es que se encuentran ubicados a una gran altura, como en el caso de Calabor, y poseen grandes murallas, a veces constando de diversas lineas de murallas que protegerían todo el asentamiento.
Desgraciadamente, pocos son los castros que se han excavado de manera sintomática hasta la fecha de hoy, entre los que nos podemos encontrar con los de As Muradellas (Lubián), Peñas de la Cerca (Rionegrito de Sanabria) y el famoso castro de Las Labradas (Arrabalde).
Una región de especial concentración castreña es la zona de la Sierra de la Culebra. Donde nos encontramos con una gran cantidad de castros, algunos de ellos situados a pocos kilómetros entre si, entre los que podemos destacar algunos ejemplos como los de Peña Valdemera y El Castillan (Ferreras de Arriba), el Corral de los Moros (Litos), el Castro de la Furnia (Escober de Tábara), etc.

1 comentario:

Xibeliuss dijo...

Hoy me he enterado que Patrimonio ha autorizado una prospección arqueológica en Avedillo de Sanabria. Supongo que será en el "Castiello", otro de los Castros de la zona