domingo, 1 de febrero de 2009

CARRANQUE (TOLEDO)


En el año 1983 se descubrieron en la localidad de Carranque los restos de varios mosaicos en un excelente estado de conservación. Durante los trabajos de excavación llevados a cabo en este área se pudieron definir tres sectores perfectamente diferenciados.
El primero se correspondería con la denominada Villa de Materno, donde destaca su importante colección de mosaicos. Es un edificio de planta cuadrada con un patio central con peristilo desde el que se accede a las distintas estancias. Se conservan numerosas habitaciones decoradas con mosaicos. Entre los mosaicos destacan los que se encuentran decorados con escenas de héroes y dioses.
La Basílica, que se trata de un edificio que aunque construido para un uso civil, pronto debió de pasar a ser utilizado como un lugar de culto y enterramiento. Dicha construcción fue reutilizada a lo largo de la historia, por visigodos y musulmanes. Se conserva en uno de los muros las huellas de un perro y las de unas sandalias romanas hechas en el momento de su construcción.
El Ninfeo, se encuentra situado entre la villa y la “basílica”, podría tratarse de un aljibe monumentalizado o bien de un mausoleo. Se trataba de un pequeño edificio sobre podio, con un zócalo de granito y cubierto por una bóveda. Su interior estaba pavimentado con mosaico del que sólo se conserva un pequeño fragmento.
Cronológicamente todos estos retos se han fechado a finales del siglo IV d.C., están relacionados con el Emperador Teodosio I el Grande.
En torno a todo este conjunto se ha instalado un magnífico Parque Arqueológico que nos permite conocer en mayor profundidad todo el poblamiento de Carranque.

No hay comentarios: