jueves, 22 de enero de 2009

MOSAICOS ROMANOS EN CASTILLA Y LEÓN


La Comunidad Autónoma de Castilla y León cuenta con un importante número de mosaicos romanos. Principalmente estos mosaicos se encuentran en villas asociadas a un mundo rural. Los mosaicos se empleaban para decorar el pavimento de determinadas estancias que tenían mayor importancia en la vida social. Era común que en las zonas de las termas muchas zonas estuviesen pavimentadas con mosaicos.
En la provincia de Zamora nos encontramos principalmente con los mosaicos de Camarzana de Tera y en la Villa Romana de Requejo (Santa Cristina de la Polvorosa). En la Villa de Requejo se encontró un magnifico mosaico realizado con motivos geométricos, que actualmente se conserva en el Museo Provincial de Zamora. Por otro lado, en Camarzana de Tera, el mosaico hallado combina los motivos geométricos con los figurativos.
En la Provincia de Burgos nos encontramos con la Villa Romana de Santa Cruz (Baños de Valdearados), cuyos mosaicos se cree que fueron realizados en torno al siglo V d.C. En el salón principal (oecus) se representaron dos escenas centrales figuradas, rodeadas por una ancha cenefa geométrica, en la que se insertaron seis escenas de caza. Los otros dos mosaicos corresponderían al triclinium y una sala de funcionalidad indeterminada que presenta un emblema estrellado que engloba una figura femenina que podría ser Ceres. Parece demostrado que estos mosaicos debieron de ser fabricados por talleres artesanales de carácter itinerante que ofrecían a los propietarios de las mansiones campestres varios modelos entre los que elegir sus diseños.
En la ciudad de Clunia (Peñalba del Castro, Burgos), las termas estarían decoradas con mosaicos policromos con temas geométricos, situados en los vestuarios (Mosaico de los Arcos). Hay una casa – palacio, en la cual el triclinium o comedor de verano estaría decorado con mosaicos con motivos geométricos
En León destaca la Villa de Navatejera, que en el siglo IV d.C. se reconstruye una parte de la casa y se decoran algunas habitaciones con mosaicos, que conforma a la moda de la época presentan motivos geométricos: hexágonos, cuadrados, etc. y algunos motivos vegetales como las hojas de acanto.
En Astorga (León) nos encontramos con un mosaico que cubre una de las habitaciones, seguramente el comedor. Conocido como el mosaico del oso y los pájaros, ya que en el aparecen estos motivos realizados con teselas de muy pequeños tamaño. Entre los pájaros que están posados en racimos de uva que salen de grandes vasijas, es posible distinguir loros, palomas, y un martín pescador.
La Villa romana de Tejeda (Quintanilla de la Cueza, Palencia), los mosaicos que decoran alguna de las habitaciones representan temas mitológicos, marinos, geométricos con esvásticas, nudos de Salomón, rombos, peltas, etc. llegando a conocerse y denominarse estas estancias por la iconografía representada. Entre aquellos destacan el mosaico de las Cuatro Estaciones, el de Neptuno, el de Leda y el Cisne, el mosaico de los peces.
En la Villa romana de La Olmeda (Pedrosa de la Vega, Palencia) en el oecus o sala principal de la casa se halla el singular mosaico figurado que constituye el emblema principal de la villa. Es una escenificación de un episodio de la guerra de Troya, con 12 personajes a un tamaño mayor que el natural.
Por último en la Villa romana de La Calzadilla (Almenara de Adaja – Puras, Valladolid) en derredor del patio hay una zona porticada, el peristilo, cuyo suelo esta decorado con un laborioso mosaico en el que se advierten motivos geométricos con octógonos, cruces y circunferencias. En el oecus aparece un mosaico de magnifica factura en el que se aprecian octógonos. En un comedor se aprecia un mosaico en el que aparece dibujada una crátera de la que salen motivos vegetales

No hay comentarios: