domingo, 14 de diciembre de 2008

SANTUARIO RUPESTRE DE SAN PELAYO (ALMARAZ DE DUERO, ZAMORA)


El Santuario rupestre de San Pelayo (Almaraz de Duero, Zamora) si sitúa en una elevación sobre el río Duero. Desde este enclave se posee un gran control del territorio, especialmente de unos de los meandros del río Duero. Lo primero que llama la atención al llegar a este paraje es una gran concentración de cercados, algunos de los cuales parece que pueden utilizar piedras de la ermita de San Pelayo para su edificación. En la parte central del santuario rupestre de San Pelayo se sitúa la ermita de San Pelayo, que da nombre al lugar. De esta pequeña ermita de planta rectangular solamente se conserva una parte. Junto a la misma se observa una fosa excavada en la roca madre, que es día sirvió como tumba.
En este santuario, dado a conocer por Benito del Rey y Grande del Brío se observan numerosas zonas excavadas en la roca, que han sido interpretadas como lugares de culto. Así sobresale la presencia de cubetas y cazoletas. La principal zona de este complejo se encuentra en su parte más oriental y se trata de una cubeta de grandes dimensiones, con dos pequeños canales. El motivo de estas cazoletas, canales y cubetas, parece estar en algún tipo de ritual relacionado con el agua. En muchos lugares de la Península Ibérica, como en el famoso Castro de Ulaca (Ávila) también nos encontramos con santuarios rupestres de similares características.
Puede ser que todo el conjunto se encontrase protejido por una muralla perimetral, ya que en algunas zonas se observan diversos terraplenes que podrían estar relacionados con la existencia de una muralla.
Para más información: BENITO DEL REY, L. y GRANDE DEL BRÍO, R.: “San Pelayo, Santuario rupestre de Almaraz de Duero, Zamora”. Studia Zamorensia XI. Zamora. 1990.

No hay comentarios: