jueves, 11 de diciembre de 2008

ARQUEOLOGÍA FORENSE


El estudio de los restos humanos que puedan aparecer en un determinado yacimiento arqueológico son vitales para poder ampliar los conocimientos sobre los modos de vida de las personas que habitaron dicho lugar. Los restos humanos nos ofrecen una visión más amplia sobre algunos aspectos determinado de la vida de estas gente, en cuanto a sus ritos funerarios y religiosos, sobre los determinados grupos sociales, etc. A través del análisis de los restos óseos humanos se pueden recomponer diferentes aspectos referentes a las edades y sexo de los difuntos. También el análisis más especifico de los huesos nos puede aportar datos interesantes sobre la dieta de los mismos, así como el desgaste de los dientes por el prolongado uso, o posibles enfermedades visibles en los huesos, como el caso de la artrosis.
Los ajuares que en ocasiones poseen los difuntos nos pueden informar sobre posibles jerarquías en un mismo poblado, así como deferentes trabajos desempeñados, o la determinada importancia de ciertos objetos para algunas culturas.
Los diferentes análisis químicos que se llevan a cabo sobre los restos humanos en el laboratorio vienen a complementar la información que dichos restos proporcionan al arqueólogo sobre el terreno.
Igualmente, las tumbas en las que se hallan enterrados nos proporcionan una interesante información sobre los diferentes ritos funerarios. Así, en casos como los de la Cultura del Argar algunas inhumaciones se realizan en jarras de cerámica, denominadas "pithoi".

No hay comentarios: