viernes, 29 de febrero de 2008


La estación rupestre de Siega Verde (Salamanca) fue descubierta a finales de la década de los 80 por D. Manuel Santoja. Desde entonces se han llevado a cabo diversos trabajos de investigación y se ha creado el Aula Arqueológica para preservar y dar a conocer el enclave.

Todos los grabados están al aire libre junto a la orilla del río Águeda. El enclave se convirtió en un privilegiado punto de observación y caza para los hombres del Paleolítico. Se han catalogado 94 paneles en los que se representan más de 500 animales, principalmente cérvidos, bóvidos y caballos, además de algunos signos esquemáticos. La representación de especies extinguidas propias de climas glaciares (como renos, rinocerontes lanudos y bisontes), semejantes a los documentados en el yacimiento de Foz Côa o incluso de la cornisa cantábrica, ha hecho que los expertos daten estos grabados en el Paleolítico Superior, es decir en torno a 20.000-12.000 años a. C.

Desde el Aula Arqueológica, es posible conocer los grabados más accesibles (14 paneles), a través de un recorrido acondicionado y dirigido, que tiene su punto de partida y destino en el Aula. Son dos los itinerarios previstos: uno, con una duración de una hora, y otro, de treinta minutos.

1 comentario:

ANNA dijo...

Que sorpresa, nunca escuche hablar de este sitio con gravados y ahora en menos de dos meses me han llegado notícias de distintos sitios, es muy impactante.