martes, 21 de octubre de 2014

Pieza del mes: "Tesorillo de Arévalo" (Ávila)

Museo de Ávila. Se trata de un conjunto de monedas de plata y vellón de finales de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna, ocultado intencionadamente a comienzos del siglo XVI. Reales, cornados, blancas, maravedíes, patards…monedas, en definitiva, a través de las que descubriremos datos de la historia de Arévalo y de Castilla, de sus gentes, de su economía y relaciones comerciales, así como de la importancia de la villa bajo medieval, con el Palacio Real construido por Juan II, padre de Isabel la Católica y lugar de residencia hasta su muerte de su esposa, Isabel de Portugal.

Explicación detallada de la pieza (duración 20 minutos) los días:

Sábado, 4 de octubre - A las 12, 13, 17 y 18 horas.
Domingo, 5 de octubre - A las 12 y 13 horas.
Los siguientes sábados de octubre y noviembre. a las 12 y 13 horas.

4 de octubre de 2014 a 29 de noviembre de 2014

http://www.museoscastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/MuseoAvila/es/Plantilla100Detalle/1258100894523/_/1284370625852/Comunicacion

Exposición temporal: "Humanos, osos y marmotas en los Yacimientos de la Loma (Palencia)"

Museo de Palencia. Exposición de diseño propio del Museo, comisariada científicamente por los investigadores del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana), Ana Mateos y Jesús Rodríguez, directores de las excavaciones realizadas en dos yacimientos de la Montaña Palentina, que muestra los hallazgos producidos desde 2009 tanto de fauna como de industria lítica.
El denominado Villanueva 1, frente al pueblo de Villanueva de Arriba, un relleno kárstico en una cantera abandonada, ha proporcionado restos fósiles de animales pertenecientes al Pleistoceno Medio.
Algo más reciente, del Pleistoceno Superior, es el otro yacimiento, Cueva Guantes, que en la llamada Galeria 1 ha dado abundantes restos de oso de las cavernas (Ursus spaleaeus) y vestigios de indudable ocupación humana en forma de lascas retocadas, raederas o puntas talladas en cuarcita, cristal de roca, sílex y lidita pertenecientes al Paleolítico Medio.
La excavación es muy importante con vistas a documentar la presencia más antigua del hombre en esa zona de la provincia de Palencia.

6 de junio de 2014 a 31 de mayo de 2015

http://www.museoscastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/MuseoPalencia/es/Plantilla100Detalle/1258120720700/_/1284331774764/Comunicacion

Pieza del mes: "Broche visigodo de Salvatierra de Tormes" (Salamanca)

Museo de Salamanca. Este broche de cinturón de bronce hallado en el entorno del embalse de Santa Teresa, en Salvatierra de Tormes, fechable en el siglo séptimo. Responde a modelos relacionados con el Imperio Bizantino y en nuestra área señala la zona de influencia visigoda.

Horario: Es visitable libremente todos los días en horario de exposición permanente con una duración aproximada de 30 minutos. Las explicaciones didácticas serán los días:

Todos los viernes a las 18:00 y 18:30 h
Todos los sábados a las 13:00 y 13:30 h
Domingos 19 y 26 de octubre a las 13:00 y 13:30 h

7 de octubre de 2014 a 2 de noviembre de 2014

Museo de Salamanca

Director: Alberto Bescós Corral
Plaza Patio Escuelas, 2. - C.P.: 37008 - Salamanca (Salamanca)
Teléfono: 923 212235
Telefax oficial: 923 263765
e-mails: museo.salamanca.deac@jcyl.es (Didáctica), museo.salamanca@jcyl.es

Museo de Salamanca: Página Web: http://www.museoscastillayleon.jcyl.es/museodesalamanca
http://www.museoscastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/MuseosCastillayLeon/es/Plantilla100Detalle/1258100892610/_/1284373352326/Comunicacion?utm_content=buffer89e12&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Dientes fósiles revelan la existencia de una población humana “desconocida” en China

CENIEH/DICYT 

María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro del Grupo de Antropología Dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) acaban de publicar en la revista American Journal of Physical Anthropology, junto con científicos del Institute of Vertebrate Paleontology and Palaeoanthropology de Pekín (IVVP), el estudio de un maxilar infantil y varios dientes aislados encontrados en Xujiayao, un yacimiento del norte de China, que revela que durante el Pleistoceno Superior el gran continente asiático pudo estar habitado por una especie desconocida todavía sin catalogar.
El análisis detallado de la morfología dental de estos fósiles, datados entre 60.000 y 120.000 años, pone de manifiesta que la población de Xujiayao comparte rasgos tanto con neandertales como con los representantes más primitivos de Homo erectus asiático, y estaría fuera de la variabilidad de nuestra especie. Los autores de este análisis apuntan la posibilidad de que se trate de un homínido todavía no descrito y que habría coexistido en el tiempo con humanos modernos y neandertales.
Cabe recordar que estudios recientes sobre ADN antiguo han revelado la existencia en Siberia de una población acuñada como “denisovanos” de la que se conoce muy poco sobre su anatomía. Los “denisovanos” también habrían habitado Asia en el Pleistoceno Superior, serían diferentes de Homo sapiens y de Homo neanderthalensis y se habrían mezclado genéticamente con un linaje primitivo todavía por determinar. Los investigadores tampoco descartan la opción de que Xujiayao represente la persistencia en China de una población antigua, quizá un descendiente de Homo erectus clásico.
“Nuestro trabajo pone de relieve la gran variabilidad de las poblaciones humanas de Asia durante el Pleistoceno y advierte de la necesidad de reconsiderar la taxonomía de muchos de los fósiles hallados en este continente”, afirma María Martinón-Torres.

Fuente: DiCYT: http://www.dicyt.com/noticias/dientes-fosiles-revelan-la-existencia-de-una-poblacion-humana-desconocida-en-china?handle=dientes-fosiles-revelan-la-existencia-de-una-poblacion-humana-desconocida-en-china&newsId=

6,000-Year-Old Temple with Possible Sacrificial Altars Discovered

A 6,000-year-old temple holding humanlike figurines and sacrificed animal remains has been discovered within a massive prehistoric settlement in Ukraine.
Built before writing was invented, the temple is about 60 by 20 meters (197 by 66 feet) in size. It was a "two-story building made of wood and clay surrounded by a galleried courtyard," the upper floor divided into five rooms, write archaeologists Nataliya Burdo and Mykhailo Videiko in a copy of a presentation they gave recently at the European Association of Archaeologists' annual meeting in Istanbul, Turkey.
Inside the temple, archaeologists found the remains of eight clay platforms, which may have been used as altars, the finds suggested. A platform on the upper floor contains "numerous burnt bones of lamb, associated with sacrifice," write Burdo and Videiko, of the Institute of Archaeology of the National Academy of Sciences of Ukraine. The floors and walls of all five rooms on the upper floor were "decorated by red paint, which created [a] ceremonial atmosphere." [See Photos of the Prehistoric Temple & Animal Remains]
The ground floor contains seven additional platforms and a courtyard riddled with animal bones and pottery fragments, the researchers found.

Massive settlement

The temple, which was first detected in 2009, is located in a prehistoric settlement near modern-day Nebelivka. Recent research using geophysical survey indicates the prehistoric settlement is 238 hectares (588 acres), almost twice the size of the modern-day National Mall in Washington, D.C. It contained more than 1,200 buildings and nearly 50 streets.
A number of other prehistoric sites, of similar size, have been found in Ukraine and other parts of Eastern Europe. These sites are sometimes referred to as belonging to the "Trypillian" culture, a modern-day name. The name is derived from the village of Trypillia in Ukraine, where artifacts of this ancient culture were first discovered.
Archaeologists found that when this prehistoric settlement was abandoned, its structures, including the newly discovered temple, were burnt down, something that commonly occurred at other Trypillian culture sites.

Ornaments and figurines

Fragments of figurines, some of which look similar to humans, were also found at the temple. Like findings at other Trypillian sites, some of the figurines have noses that look like beaks and eyes that are dissimilar, one being slightly larger than the other.
Ornaments made of bone and gold were also discovered at the temple. The gold ornaments are less than an inch in size and may have been worn on the hair, researchers say.
At the time the prehistoric settlement near Nebelivkaflourished other early urban centers were being developed in the Middle East. And the newly discovered prehistoric temple is similar, in some ways, to temples from the fifth to fourth millennia B.C. that were built in ancient Middle East cities, such as those in Anatolia and Mesopotamia, Burdo and Videiko note.
For example a 6,000-year-old temple at the ancient city of Eridu, in modern-day Iraq, also had a floor partitioned into smaller rooms, they note.
The discovery was recently published, in Ukrainian, in the journal Tyragetia. Another paper reporting on recent research at the settlement was published recently online in the journal Antiquity.

Source: Live Science: http://www.livescience.com/48352-prehistoric-ukraine-temple-discovered.html

Scoperta eccezionale in Sicilia: a Selinunte emerge la più grande fabbrica di ceramiche greche del mondo antico (Italia)

Durante la sessione estiva di scavi affidata all’Istituto archeologico germanico di Roma e dell’Università di Bonn, guidato dal professore Martin Bentz, all’interno del parco archeologico siciliano di Selinunte è stato compiuto uno dei più eccezionali ritrovamenti mai effettuati nell’area mediterranea. Ad essere tornata alla luce – con le sue ottanta fornaci, un’estensione di 1.250 metri quadrati nella valle del fiume Cottone, ed una lunghezza di 80 metri – è l’industria di produzione di terrecotte e ceramiche più grande del mondo antico mai ritrovata finora.
Il rinvenimento è stato effettuato durante uno degli scavi estivi che puntualmente si ripetono dal 2010 e che in virtù dei finanziamenti dell’Istituto germanico di Roma potranno proseguire per altri due anni. Lo scavo, effettuato utilizzando stavolta anche il georadar, ha riguardato tre sezioni dell’area, con esiti che hanno permesso di ricostruire il quartiere industriale dell’antica colonia greca.
selinunte_fornace I reperti ritrovati sono stati datati al V secolo avanti Cristo. E’ probabile che la fornace più grande servisse per la produzione di tegole in terracotta mentre le più piccole fossero destinate alla realizzazione di vasi, statue e altre suppellettili. Già nel 2013 era venuta alla luce un’area ancora molto ben conservata, pavimentata con tegole in terracotta e munita di un pozzo profondo dal quale, molto probabilmente, veniva prelevata l’acqua necessaria a lavorare l’argilla. In quell’occasione era emersa anche una zona più arcaica del quartiere, con ceramiche e terrecotte figurate prodotte sul posto.
Il direttore del parco archeologico di Selinunte e delle Cave di Cusa Giovanni Leto Barone ha dichiarato che proprio in previsione della prosecuzione degli scavi per altri due anni c’è da aspettarsi con certezza che l’area riservi ancora molte sorprese.

Fame di Sud:
http://www.famedisud.it/scoperta-eccezionale-in-sicilia-a-selinunte-emerge-la-piu-grande-fabbrica-di-ceramiche-greche-del-mondo-antico/

I Reunión Científica de Arqueología de Albacete


En el último decenio los proyectos de excavación y prospección así como las intervenciones realizadas por motivos de obras públicas, instalaciones diversas, actuaciones urbanizadoras etc., junto a otras investigaciones han ocupado una parte importante de la actividad arqueológica en la provincia de Albacete. Pero la información y los registros obtenidos no siempre han encontrado las vías adecuadas de comunicación.

Con la I Reunión Científica de Arqueología de Albacete, cuya información adjuntamos, el Instituto de Estudios Albacetenses como organismo de la Diputación Provincial de Albacete, y el Museo de Albacete como órgano de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, han considerado conveniente brindar la oportunidad de transmitir y acrecentar el conocimiento generado. Los resultados serán posteriormente editados por el Instituto de Estudios Albacetenses.

Un comité de selección estará formado por algunos de los integrantes del Instituto de Estudios Albacetenses adscritos a la Sección de Arqueología: su presidenta actual Dña. Blanca Gamo Parras, y los siguientes miembros: D. Lorenzo Abad Casal, D. Juan Manuel Abascal Palazón, Dña. Sonia Gutiérrez Lloret, D. Mauro Hernández Pérez, D. Javier López Precioso, Dña. Rubí Sanz Gamo y Dña. Lucía Soria Combadiera.

Excavaciones sistemáticas, estudios territoriales, arqueología de “gestión”, son algunos de los modos que permiten avanzar en el conocimiento de las sociedades que nos precedieron en el tiempo. El Instituto de Estudios Albacetenses ha mostrado siempre una especial sensibilidad hacia esas facetas de la investigación, que ocuparon importantes espacios en los dos congresos de historia de Albacete celebrados en 1983 y 2002, y a la que dedica el premio de investigación Joaquín Sánchez Jiménez.
La arqueología y la protección del patrimonio han sido preocupaciones prioritarias del Museo de Albacete desde su inauguración en 1927. Sus directores Joaquín Sánchez Jiménez y Samuel de los Santos Gallego tuvieron la responsabilidad de velar por los yacimientos albacetenses y cuantas actuaciones se desarrollaron en torno a los mismos. Fruto de todo ello fue la formación de un importante archivo documental albacetense que sigue completándose cada año. En ese marco se convoca la I Reunión Científica de Arqueología de Albacete que se celebrará entre los días 22 y 24 de enero de 2015 gracias a la colaboración entre el Instituto de Estudios Albacetenses
y el Museo de Albacete. Quienes deseen participar podrán hacerlo en los formatos de comunicación y/o de póster, en los dos bloques temáticos siguientes:

• Los proyectos de investigación arqueológica en la provincia de Albacete en el marco del conocimiento de las sociedades. Incluirá las intervenciones relacionadas con excavaciones sistemáticas, estudios territoriales, investigaciones sobre arte rupestre, aplicación de nuevos sistemas o métodos al estudio del pasado.
• La gestión del patrimonio arqueológico en los comienzos del siglo XXI: una perspectiva desde la experiencia en la provincia de Albacete. Abordará la documentación integral del registro arqueológico a través de las cartas arqueológicas; las intervenciones en obras públicas o instalaciones varias; así como la resultante de las intervenciones en núcleos urbanos.

Organiza:
Instituto de Estudios Albacetenses y Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha-Museo de Albacete.
Lugar y fechas: Museo de Albacete, 22, 23 y 24 de enero de 2015.
Inscripción: Gratuita mediante e-mail dirigido al siguiente correo electrónico: reunionarqueologiaab@gmail.com o por correo postal a:
Instituto de Estudios Albacetenses “Don Juan Manuel” Calle de las Monjas, s/n 02005 Albacete
Plazos:
• Con comunicación y/o póster digital hasta el 30 de noviembre de 2014.
A partir del día 15 de diciembre se comunicará la aceptación y el tiempo
asignado para cada comunicación.
Los pósteres, que deberán ser igualmente aceptados, se visualizarán mediante proyección continua durante el desarrollo de la Reunión.
• Asistencia hasta el 20 de enero de 2014.

9th Experimental Archaeology Conference (Ireland)

The 9th Experimental Archaeology Conference will run from Friday 16th through to Sunday the 18th January 2015 in Dublin. Co-hosted by UCD School of Archaeology, University College Dublin and the Irish National Heritage Park at Ferrycarraig, Co. Wexford, the first two days of the conference will be held at UCD’s Clinton Auditorium and the UCD Centre for Experimental Archaeology and Ancient Technologies at University College Dublin.
Here, oral papers, posters presentations and demonstrations/live experiments will take place from 16th-17th of January. On the final day of the conference there will be a field-trip to the Irish National Heritage Park where a range of experiments will be displayed and Ireland’s most visited prehistoric and historic reconstructions will be explored.

Source: Past Horizons: http://www.pasthorizonspr.com/index.php/archives/10/2014/9th-experimental-archaeology-conference

Un leonés publica el primer manual de arqueología medieval en inglés (León)

La editorial británico-estadounidense Equinox Publishing acaba de publicar el primer manual en lengua inglesa sobre arqueología medieval española bajo el título The Archaeology of Medieval Spain 1100-1500.
El leonés José Avelino Gutiérrez, investigador del Departamento de Historia de la Universidad de Oviedo, es coautor y coeditor del monográfico junto a Magdalena Valor, profesora de la Universidad de Sevilla. El manual recorre los principales lugares de interés arqueológico y los monumentos de España correspondientes a la etapa comprendida entre los siglos XII y XV. «Se trata del primer libro con un carácter general y de síntesis sobre el tema que se publica en lengua inglesa. Situamos a España y su arqueología medieval en el mapa internacional, en el que hasta ahora es bastante desconocida», ha resaltado José Avelino Gutiérrez.
El investigador destaca que la coexistencia de cristianos, judíos y musulmanes en la Edad Media es una peculiaridad de la Península Ibérica que le hace única en Europa. «Este tratado trata de explicar y desentrañar de qué manera tanto el norte cristiano como el musulmán fueron cambiando a medida que los cristianos expandieron sus territorios, cuáles son las diferencias y similitudes entre ambas culturas y su legado en la España actual», sostiene.
El libro revisa en sus once capítulos la evolución de las ciudades y el poblamiento rural, la vida doméstica, la tecnología y la industria de la época, así como el comercio y el transporte y la significación de la religión dentro de la sociedad.
La visión de toda la realidad medieval se desgrana comparando la España que en aquel momento todavía formaba parte de al-Andalus con el territorio dominado por los reinos cristianos. El título se enmarca dentro de la serie europea sobre arqueología impulsada por universidades danesas, inglesas, francesas, alemanas y españolas.

Casos leoneses

La publicación cuenta con la colaboración de una veintena de expertos de universidades, museos y empresas dedicadas a la arqueología. Entre ellos, destaca el también leonés Fernando Miguel, que colabora en el libro con un capítulo sobre arqueología monástica. «Nuestra intención ha sido dar cabida a todas las zonas y en todas las épocas. Nos habría gustado incluir más, pero teníamos que hacer un libro asequible», destaca Gutiérrez.
La selección de sitios arqueológicos guarda un cuidado equilibrio que da cabida a todas las regiones hispánicas. Dentro de León, el manual reseña, por ejemplo, la importancia del palacio de doña Berenguela, la muralla, el castillo de Valencia de don Juan o el monasterio de Carracedo. También, por supuesto, están presentes las catedrales de León y Astorga.
El texto se enmarca dentro de la serie europea sobre arqueología impulsada por universidades danesas, inglesas, francesas, alemanas y españolas. La publicación cuenta con la colaboración de una veintena de expertos de universidades, museos y empresas dedicadas a la arqueología.
Una de las características esenciales de este manual es que, por primera vez, se ha logrado compilar todos los descubrimientos arqueológicos que han tenido lugar en los últimos cuarenta años.

Fuente: Diario de León: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/leones-publica-primer-manual-arqueologia-medieval-ingles_929758.html

Indiana Jones no estuvo aquí (México)

En kilómetros y kilómetros a la redonda todo es selva verde oscuro, y en medio están los restos de la ciudad milenaria de Calakmul, la mayoría cubiertos todavía bajo la vegetación desde que desaparecieron los antiguos mayas. El arqueólogo Ramón Carrasco es un señor delgado y fibroso de 64 años. Vive aquí desde 1993. Cuando llegó, esto llevaba alrededor de mil años deshabitado. “Mi primera visita a Calakmul fue en helicóptero. Descendimos en un espacio donde acababan de cortar la maleza e hicimos un recorrido para darnos una idea de lo que sería el futuro proyecto”. Ahora, Carrasco está haciendo de anfitrión para dos decenas de periodistas que han venido en una gira organizada por el Gobierno después de que la Unesco reconociera a este conjunto de arqueología y selva como patrimonio mixto de la humanidad, una categoría combinada de naturaleza y cultura que solo poseen 31 lugares en todo el mundo. Cuando el grupo llega al pie de la pirámide principal de Calakmul, la Estructura II, de 45 metros de altura y con decenas de peldaños de piedra hasta la cima, Ramón Carrasco se queda parado, y un periodista le pregunta si no va a subir con ellos. “Ya he subido 20.000 veces”.
Estructuras, nunca pirámides. En el sitio arqueológico de Calakmul no se dice pirámides porque el jefe dice que no son pirámides. “Los mayas construían cerros, no pirámides”. Considera que para ellos la montaña era el origen y el final de la vida, y que sus pirámides o sus cerros o sus estructuras o como quieran llamarles eran representaciones simbólicas de la montaña, elemento esencial de su filosofía. Ramón Carrasco afirma que el pensamiento maya era animista y que no tenían dioses. Sostiene que para ellos no había deidades que intermediasen entre el hombre y la naturaleza, sino que le hablaban directamente a la naturaleza: “Tú no haces una ceremonia para pedirle al dios de la lluvia que mande lluvia. Lo que haces es pedirle a la lluvia que venga”. La montaña era el centro de todo, “la morada de la entidad anímica”. En su interior residían los antepasados y allí iban a parar los muertos en un regreso circular al origen. Dentro de la Estructura II, por ejemplo, se encontró la tumba de Garra de Jaguar, Yuknoom Yich’aak K’ak’, gobernante del Señorío de la Cabeza de Serpiente entre los años 686 y 697 de nuestra era.
Calakmul estuvo ocupado desde el preclásico medio, sobre el siglo VI antes de Cristo, hasta el clásico tardío, siglo X más o menos. Su momento de auge fue con la dinastía Kaan, la de Garra de Jaguar y su padre. Ahí alcanzaron su fase de mayor dominio sobre el área maya, desde el sureste de México hasta el norte de Guatemala. Calakmul era una ciudad-estado a la que estaban subordinados otros pueblos en una compleja interrelación política y religiosa. Los Kaan iban de una guerra en otra. Entre el siglo IX y el X vino el colapso maya –en teoría por la combinación de una explosión demográfica con sequías– y el centro del Señorío de la Cabeza de Serpiente quedó abandonado durante diez siglos. Calakmul fue uno de los descubrimientos más tardíos de la arqueología mexicana. La selva ocultó las ruinas hasta 1931, cuando el biólogo estadounidense Cyrus Lundell las encontró. Un año después, Lundell informó del hallazgo a Sylvanus Morley, un arqueólogo de Harvard. Morley hizo por entonces la primera exploración y dejó registro de la existencia de un centenar de estelas, lápidas de piedra puestas en vertical sobre las que los gobernantes de Calakmul iban ordenando tallar en glifos la leyenda de sus logros. Desde la expedición de Morley se abrió un hueco de 50 años en el que no volvió a haber trabajo arqueológico en Calakmul y en el que se produjo un saqueo de estelas a las que le serraban la superficie labrada para llevársela. El Instituto Nacional de Antropología e Historia retomó la exploración en 1982 y en 1993 se formalizó el Proyecto Calakmul.
El origen “antropogénico” de la reserva natural, su evolución humanizada, ha sido el argumento de la Unesco para declarar patrimonio mixto toda la zona, dado que el área arqueológica ya era patrimonio cultural desde 2002. El ejemplo de las lagunas consiste en que aquí el suelo es calcáreo y no retiene el agua menos en sitios específicos donde se forman aguadas, por lo que los mayas optaron por cuidar esos puntos de abastecimiento y enlosaron su lecho con lajas de piedra para retener el agua. Con eso también contribuyeron a mantener los únicos lugares donde los animales podían beber. El agua sigue siendo el reto principal para la conservación natural de Calakmul. En los últimos 50 años se ha registrado una reducción del 16% en la media anual de lluvia. Por las copas de los árboles hay un grupo de monos aulladores medio dormidos. Al cabo de unos minutos espabilan y se ponen a berrear como descosidos. Hay quien compara el grito de estos micos con el rugido de los grandes felinos. El sonido que emiten no tiene proporción con el tamaño de su cuerpo y su tono es una debacle gutural. Aun así, de carácter tienen mejor fama que los otros simios de Calakmul, los monos araña, más pequeñitos, pero, según dicen, más “cabrones”.

El agua sigue siendo el reto para la conservación natural de Calakmul. En 50 años se ha reducido un 16% la media anual de lluvia

Al día siguiente, el director de la reserva, José Adalberto Zúñiga Morales, llevó al grupo de periodistas a mostrarle otro ejemplo del modo en que los mayas humanizaron y rehabilitaron el entorno. Zúñiga los condujo a un pueblo, de nombre Valentín Gómez Farías, donde se practica una técnica ancestral de reforestación de terrenos de bosque que han sido tumbados por los cultivos: el acahual. Es un método que consiste en intervenir la vegetación que surge en la fase de barbecho seleccionando y mejorando las especies útiles y eliminando las que no lo son. De este modo se regeneran zonas selváticas haciéndolas productivas e incluso superando en biodiversidad a la original. “Los mayas no se inventaron la selva, pero la reinventaron”, dice Zúñiga. Para hablar de uno de los árboles potenciados en los acahuales se presentó allí Alfonso Valdez, un chiclero de 74 años que empezó a sacar goma de los zapotes cuando tenía 11. Valdez es un tipo al que le ves el interés en cuanto lo tienes delante. Gesto de cuatrero de la selva. Como muchos chicleros, llegó emigrado al Estado de Campeche, donde está Calakmul, desde otro Estado mexicano, en su caso Veracruz. Un periodista le pregunta si ha tenido hijos. “Un poquito”, responde. ¿Cuántos?, se interesa el periodista. “Con tantas mujeres…”, piensa Valdez antes de ofrecer una cifra estrepitosa: “42”. Dice que en los campamentos de la selva las cocineras siempre querían irse con el que más chicle fuese capaz de recoger, y que él cada día sacaba el doble que un chiclero corriente. Hoy en día su cooperativa vende chicles a países europeos y a Argentina. Japón les compra la goma en bruto y fabrica los chicles a su manera. Estados Unidos también compra la materia prima y la usa para elaborar productos farmacéuticos como pastillas y condones, que es lo que en algún momento de su vida le faltó al maestro chiclero Alfonso Valdez. En un acahual del pueblo, el viejo enseña un zapote sin explotar y lo compara con otro ya trabajado, con una cicatriz en zigzag en el tronco que es la huella del camino que se trazó a machete en la corteza para que fuese cayendo la pasta del árbol. Valdez cuenta que los chicleros suben tan alto como siga saliendo goma de los árboles, y que los mayores peligros del oficio son dos: que el machete se enrolle en la soga que los mantiene en el aire y la corte, y que te pique una víbora. Sin ir más lejos, dice que hace dos años a un chiclero le mordió en la barbilla una serpiente cuatro narices. “Duró tres horas”. Valdez explica que el veneno de esta serpiente actúa deprisa y te empieza a salir sangre aguada por los poros y por las encías. Él todavía se siente fuerte para seguir trabajando, aunque por sus arrugas y por lo flaco pareciera que lo hubieran exprimido igual que a un zapote.
La tarde anterior se había visitado otro fenómeno natural de la reserva, el volcán de los Murciélagos, situado a una hora en coche de las ruinas. Es una sima de unos 35 metros de alto que tiene al fondo la boca de una caverna de la que todos los atardeceres salen dos millones y medio de murciélagos. No se conoce hasta dónde llega la cueva. Se ha recorrido más de medio kilómetro de su interior, pero no se ha llegado al final. Las deposiciones de los murciélagos forman una capa que a los espeleólogos les llega hasta las rodillas y que emite gases tóxicos. Las temperaturas que se alcanzan ahí dentro, alrededor de 50 grados, también complican el trabajo de los profesionales equipados con trajes protectores. Cuando empieza a caer la luz, desde arriba se ven salir unos pocos murciélagos y al cabo de unos minutos surge un batir de alas masivo que suena como una cortina de lluvia tenaz y que se prolonga media hora mientras se hace de noche. Si se mira al centro del torbellino se ve un barullo de color gris malva que recuerda a lo que veía Tippi Hedren desde dentro de la cabina de teléfonos en Los pájaros de Alfred Hitchcock, o a las estampidas de murciélagos que alteran los sueños de Bruce Wayne en Batman. Con el movimiento en espiral de los bichos se forma un tubo ascensor de aire que incorpora con ellos un dulce olor a excremento que sube del fondo de la cueva.

“Los mayas construían cerros, no pirámides, para ellos la montaña era el origen y el final de la vida”, explica el arqueólogo Ramón Carrasco

Lo que difícilmente se puede ver en Calakmul es el jaguar, su animal icónico. La reserva es la segunda extensión de selva tropical más grande de América, 723.000 hectáreas, y se calcula que andan por ella unos ochocientos ejemplares. También hay otras especies de felinos: pumas, tigrillos, ocelotes, jaguarundis. El educador ambiental Arnoldo Villaseñor cuenta que ha visto al jaguar tres veces. “No se te olvida cuando ves un animal de esos”. Una vez iba conduciendo de noche por la carretera que cruza la reserva y se lo encontró ahí sentado. Se acercó, frenó y estuvo medio minuto mirándolo sin que se moviera. Al final el jaguar se levantó con calma y se metió en la selva. Villaseñor se encarga del Facebook y del Twitter de la reserva. Dice que hubo un muchacho de México DF que le escribió para comentarle que tenía pensado recorrer la zona en patinete. Su única preocupación era saber si era posible que mientras hacía skateboard por la selva le saliese al paso un jaguar. La prueba de que es infrecuente encontrárselo es la restauradora española María Cordeiro, que lleva ocho años trabajando en el sitio arqueológico sin verlo. Aunque una tarde se cruzó con un puma en un camino de las ruinas. Ella, mandando el temple a paseo, echó a correr. El puma permaneció inmóvil.
Cordeiro es otra especie singular de la reserva de la biosfera de Calakmul. Es de Galicia, del pueblo costero de Caldas, tiene 31 años, llegó a esta selva de México en 2006 en un programa de intercambio temporal y acabó estableciéndose como directora de conservación y restauración del proyecto arqueológico. Esta hija de un marinero se fue a 8.000 kilómetros de casa a cuidar los procesos químicos de las obras que hicieron unos artistas mayas hace más de mil años. Las dos joyas con las que trabaja, cerradas al público, son un friso de estuco descubierto dentro de la Estructura II, que tiene una banda iconográfica de 20 metros de largo con picos de ave, cuerpos de serpiente y colmillos del monstruo de la tierra, y un mural en la Estructura I que requirió de la colaboración de un nanotecnólogo italiano para proteger la pintura de los estragos del clima tropical. Mientras los periodistas suben y bajan de la pirámide a la que Carrasco prefirió no ascender una vez más, la restauradora Cordeiro, vestida con una camiseta, unos pantalones y unas zapatillas Converse en un lugar que inspira indumentarias de Indiana Jones, escucha el chirrido de las cigarras y mira hacia una nube panzona que se acerca por el Oeste. “Se vienen lluvias”, dice la hija del marinero, aunque nadie le ha pedido a la lluvia que venga.

Fuente: El País: http://elpais.com/elpais/2014/10/16/eps/1413459391_952246.html

Un vecino encuentra un cementerio de tipo castreño en un soto de La Válgoma (León)

Un vecino de Narayola acaba de descubrir en un soto de castaños del pueblo de La Válgoma (Camponaraya) un cementerio sin catalogar por los arqueólogos, pero que apunta al típico enterramiento de tipo castreño. Fue un hallazgo fruto de la casualidad. Alfonso González Guerrero ha escrito varios libros sobre la historia de los pueblos de la zona y ahora mismo se encuentra enfrascado en la recopilación de datos sobre La Válgona y Hervededo.
La semana pasada estaba realizando un trabajo de campo en la zona de La Válgoma. Ha tomado datos en los archivos diocesanos de Astorga, en el de Simancas y Samos, y encontró algo que no le sonaba: el nombre de El Monte y Barrancada, dos barrios de La Válgoma.
Fue así como se trasladó a La Válgoma y se encontró a una vecina de 81 años llamada Emma Cortés, que recogía las primeras castañas de la temporada. Alfonso le preguntó si le sonaba el barrio de la Barrancada y ella le contó que hace muchos años, cuando se casó, recuerda que al arar una viña tropezaron con una gran lápida de pizarra, con inscripciones. La lápida se encuentra ahora irrecuperable, pero Alfonso le repreguntó a la mujer si recordaba dónde había aparecido aquella lápida. Y Emma le condujo al lugar exacto.
Tras recibir permiso para tocar la finca, Alfonso se trasladó al terreno que hoy alberga un soto de castaños con una retroexcavadora de un amigo vecino de la zona. Nada más que la máquina intentó asentarse, uno de los brazos estabilizadores se hundió por completo. Estaba claro debajo había algo que no cuadraba. Fue así como descubrieron una gran lápida de pizarra, que no presentaba en este caso inscripción alguna. Debajo, según cuenta el escritor y aficionado a la historia Alfonso González, había una tumba cubierta por cerámica, con un esqueleto humano rodeado de piedras.
Visto lo visto decidió volver a cubrir todo para impedir daños en el lugar y se dirigió a los servicios de Cultura de la Junta de Castilla y León. Le dijeron desde la Administración autonómica que tenía que cursar una carta contando el hallazgo y así lo hizo. La previsión es que a lo largo de esta semana se traslade a este soto de La Válgoma un arqueólogo de la Junta para valorar los restos, catalogarlos y darles la importancia que tienen.
González cree que son de época castreña e incluso se aventura a decir que, por lo que conoce, podrían datar de antes de que naciera Jesucristo. «Nada más que le tocabas con el pincel a los huesos se iban como el viento», relata a la espera de que Patrimonio se interese por estos restos, dado que cree que hay más.

Fuente: Diario de León:
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/vecino-encuentra-cementerio-tipo-castreno-soto-valgoma_929626.html

lunes, 20 de octubre de 2014

Los niños neandertales tenían menores tasas metabólicas basales y de crecimiento que los niños actuales

CENIEH/DICYT

Se acaba de publicar en la revista científica Journal of Human Evolution un estudio pionero liderado por Ana Mateos, responsable del Grupo de Paleofisiología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), sobre los requerimientos energéticos necesarios para que un neandertal creciera durante la infancia y la niñez.
En este estudio se ha modelizado la energía destinada al crecimiento en peso y en altura de los niños neandertales desde el nacimiento hasta los 6 años. Es la primera vez que se obtienen resultados de este tipo en neandertales subadultos, ya que hasta el momento, solo se habían estimado las necesidades energéticas que podrían tener los neandertales adultos, aparentemente superiores a las de Homo sapiens. “A partir de la modelización del crecimiento en estatura y peso, se han calculado algunas tasas metabólicas para los niños neandertales, como la tasa metabólica basal, el gasto energético total diario y la energía depositada en los tejidos durante el crecimiento”, explica Ana Mateos.
Los resultados muestran que los neandertales entre 3 y 6 años tenían menores tasas metabólicas basales y de crecimiento que los niños actuales, en parte debido a su menor masa corporal y a su crecimiento más lento. “La menor cantidad de energía que destinaban los neandertales a crecer probablemente pueda explicarse como resultado de otras adaptaciones metabólicas debidas a factores somáticos y al gran estrés térmico que sufrirían los niños, ya que su capacidad de termorregulación sería menor que la de los adultos”, señala Ana Mateos.
Este trabajo titulado Neandertal growth: What are the costs? cuenta además con la colaboración del Grupo de Paleoecología del CENIEH, liderado por el Jesús Rodríguez y el Laboratory for Human Biology Research de la Northwestern University (EE.UU), dirigido por William R. Leonard.

Fuente: DiCYT: http://www.dicyt.com/noticias/los-ninos-neandertales-tenian-menores-tasas-metabolicas-basales-y-de-crecimiento-que-los-ninos-actuales?handle=los-ninos-neandertales-tenian-menores-tasas-metabolicas-basales-y-de-crecimiento-que-los-ninos-actuales&newsId=

jueves, 16 de octubre de 2014

Atapuerca da a conocer su millón de años de historia (Burgos)

MEH/DICYT

La Casa Municipal de Cultura de Miranda de Ebro acoge desde hoy la muestra ‘La Sierra de Atapuerca: un millón de años de historia’ que permanecerá en este espacio hasta el 6 de noviembre y que se podrá visitar de forma gratuita. La exposición, cedida por el Museo de la Evolución Humana, muestra réplicas de fósiles, objetos, reproducciones, maquetas, etc., extraídas de la historia de Atapuerca que sirven como introducción del yacimiento burgalés. Con esta muestra, realizada en colaboración con el Ayuntamiento de Miranda de Ebro, el MEH pretende acercar al mirandés y al visitante en general una parte importante de lo que puede encontrar en los Yacimientos de Atapuerca y en el propio Museo para conocer quiénes eran nuestros antepasados y cómo vivían. La visita podrá realizarse en los siguientes horarios: De lunes a viernes de 12 a 14 y de 18 a 21 horas, sábados de 12 a 14 y de 18 a 21 horas y domingos de 12 a 14 horas.
El Museo de la Evolución Humana continúa acercando el Museo y Atapuerca a rincones de la provincia de Burgos: anteriormente esta exposición pudo verse en el Museo Histórico de las Merindades de Medina de Pomar. Además, estrecha su relación con Miranda de Ebro, ya de por sí reforzada gracias al acuerdo firmado el pasado mes de marzo con la Cofradía ‘San Juan del Monte’ para que los miembros de esta asociación que visiten el MEH se beneficien de la entrada reducida para visitar el Museo y para acercar todas las actividades realizadas por el Museo a todos los cofrades y mirandeses en general.

La historia de la Sierra

Esta exposición muestra, de forma sencilla y muy gráfica, la historia de estos homínidos -nuestros antepasados- que vivieron en la Sierra de Atapuerca desde hace 1 millón de años hasta 300.000 años. A través de 14 paneles explicativos (en español e inglés), con gráfica alusiva a los temas que trata, seexplica la historia de la Sierra de Atapuerca, la construcción del Ferrocarril y el descubrimiento de los distintos yacimientos, así como los resultados de más de 30 años de investigación de un equipo liderado primero por Emiliano Aguirre y luego por los actuales codirectores (J.L. Arsuaga, E. Carbonel y J.M. Bermúdez de Castro) con el patrocinio de la Junta de Castilla y León.
Además, en las cinco vitrinas los visitantes podrán ver una serie de réplicas de Homo antecessor (el cráneo de ‘El chico de la Dolina’) y Homo heidelbergensis (Cráneo 5 ‘Miguelón’), junto a la fauna con la que convivieron (mandíbulas de hiena, lince, pantera, cuon y lobo) y las herramientas que fabricaron para sobrevivir, proporcionando una idea general de los descubrimientos más destacados de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca y su importancia para desentrañar la historia de nuestros antepasados.
Se complementan con un par de maquetas en las que se puede ver la localización de los yacimientos en la Sierra, y la espacial silueta que adopta la Sima de los Huesos, dentro de Cueva Mayor.

Fuente: DiCYT: http://www.dicyt.com/noticias/atapuerca-da-a-conocer-su-millon-de-anos-de-historia?handle=atapuerca-da-a-conocer-su-millon-de-anos-de-historia&newsId=

El hombre leonés del mesolítico tiene parientes en Suecia y Luxemburgo

El mesolítico de León ya tiene hermanos. El genoma de un hombre de 7.500 años en Suecia y otro de edad similar en Luxemburgo presentan el mismo fenotipo, ojos azules y piel oscura, que el hombre de La Braña-Arintero, de unos 8.000 años, del que se obtuvo el primer y más completo genoma del europeo moderno.
Motala 12 y Loschbour son los primeros hermanos de Braña 1, bautizado Wenceslao por sus descubridores, si bien podría haber aún más parientes ya que en el yacimiento mesolítico sueco se encontraron varios individuos adultos y un niño. Un estudio del Harvard Medical School publicado por la revista Nature concluye que la población europea actual proviene de tres grandes núcleos ancestrales.
El grupo liderado por el profesor David Reich ha analizado los genomas obtenidos de siete cazadores-recolectores de Escandinavia encontrados en una excavación en Motala (Suecia), un cazador que fue descubierto en una cueva de Loschbour (Luxemburgo) en 1935 y una agricultora de Stuttgart (Alemania) que pertenece a las primeras generaciones de agricultores del Neolítico en el continente europeo.
Tanto las secuencias de ADN de Loschbour como las de Stuttgart dan fenotipo de pelo oscuro y Loschbour, al igual que La Braña 1 y Motala 12, tienen ojos azules o claros, mientras que el de Stuttgart tiene ojos oscuros. «Ni Loschbour ni La Braña llevan el alelo de piel clara que está presente en Stuttgart y casi fijo en los europeos de hoy, pero Motala 12 tiene al menos una copia del alelo derivado, mostrando que este alelo está presente en Europa antes de la llegada de la agricultura», dice el estudio.
El estudio genético de estos individuos ancestrales, a los que se sumó la información ya existente sobre el genoma secuenciado del hombre de La Braña-Arintero, y de un euroasiático de Siberia fueron cotejados don los de 2.345 personas de 203 poblaciones actuales.
Los cazadores llegaron a Europa hace unos 40.000 años, mucho antes del advenimiento de la agricultura. Durante las glaciaciones se refugiaron en el sur y se expandieron en el Mesolítico, cuando el hielo se retrajo de la zona central y norte de Europa.
Lo curioso es que su perfil genético, morenos de ojos azules, no se corresponde con ninguno de los grupos de población modernos, lo que sugiere que fueron asimilados por el avance de la ola de agricultores del Neolítico. Sin embargo, sus genes perviven en los europeos modernos, en mayor medida en los del noreste que en los del sur.
Un primer grupo de ancestros de los europeos actuales serían los cazadores recolectores de la zona de Eurasia, estudiados en un hombre de Siberia del Paleolítico Superior, un segundo grupo serían los tres mesolíticos ‘hermanos’ (Braña 1, Motala 12 y Loschbour), de ojos claros, y el tercero los primeros agricultores del Neolítico, cuyos rasgos se han encontrado en el genoma de una mujer de Stuttgart de unos 7.000 años de edad, de ojos oscuros y piel clara.
«Los datos genómicos de las poblaciones europeas actuales presentan proporciones diferentes de estas tres poblaciones ancestrales», explica Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva del CSIC-Universidad Pompeu Fabra. Está al frente del equipo que publicó el genoma de La Braña 1 a primeros de 2014 convirtiéndolo en el referente europeo del mesolítico.
La nueva investigación poblacional explica cómo los europeos han llegado a tener el aspecto actual. Los cazadores de tez morena y ojos azules se mezclaron con los agricultores de piel pálida que entraron en Europa desde el Próximo Oriente —moderna Siria, Irak e Israel—donde surgieron las prácticas agrícolas hace 7.500 años.
Múltiples investigaciones sugieren que el nuevo modo de vida fue se extendió con una ola de emigrantes que se mezclaron con la población indígena de cazadores recolectores que se encontraron por el camino.
Asimismo, una «misteriosa población» con rasgos afines al hombre siberiano (Malta 1) también contribuyeron al paisaje genético actual del continente.
El fenotipo de ojos oscuros de los primeros agricultores se localiza más en el sur de Europa. En cambio, los ojos claros de los cazadores recolectores del mesolítico, tanto de Suecia como de La Braña y Luxemburgo, está más presente en Escandinavia en la actualidad. El componente ancestral del genoma secuenciado del hombre de Siberia (Malta) es el más difuso y tiene valores más residuales. Se cree que entró en tiempos bastante recientes procedente de Asia Central.
«La hipótesis más plausible es que en el Neolítico hubiera una gran sustitución poblacional en el sur de Europa» dice Lalueza-Fox. Los científicos creen que los agricultores llegaron al norte más tarde y en un número más reducido, por lo que se asimilaron con las poblaciones mesolíticas. «Podría ser por eso que los dos individuos que hemos analizado sean más cercanos a los poblaciones actuales del norte del continente que del sur», continúa el biólogo.
La singularidad del nuevo estudio es que confirma que los europeos de hace siete mil o diez mil años tenían los ojos claros y la pigmentación de la piel oscura. Para Lalueza «no es tan raro» que se encuentren individuos semejantes en territorios tan distantes como Suecia, Luxemburgo y el norte de España. «Eran grupos móviles y su concepto del mundo es muy diferente del actual», matiza.
Lo sorprendente es que se hayan encontrado dos individuos tan bien conservados como Braña 1 y su compañero de cueva, Braña 2, al sur de Europa, opina el científico. «De momento, es más fácil obtener genomas en el norte de Europa por el clima», subraya.
«La adopción de la agricultura, la cría de ganado y la vida sedentaria de las sociedades del Neolítico dieron como resultado cambios adaptativos en los genes asociados con la inmunidad y la dieta», señala el estudio Derived immune and ancestral pigmentation alleles in a 7,000-year-old Mesolithic European publicado por Nature en el mes de marzo.
Sin embargo , los limitados datos disponibles de anteriores cazadores-recolectores dificultan la comprensión de los procesos selectivos asociados con esta transición crucial para la agricultura en la evolución humana reciente, añadía el equipo de Lalueza-Fox.
Esta investigación partió del hallazgo casual, en octubre de 2006, de dos esqueletos de individuos varones mesolíticos en una cueva del macizo del pico de Las Vallinas. La cueva está en suelo de la localidad de Arintero, en el límite con el pueblo cercano de La Braña, ambos pertenecientes al municipio de Valdelugueros.
En 2010 la Consejería de Cultura de la Junta publicó el estudio coordinado por Julio Vidal y Encina Prada con todos los datos del hallazgo y las investigaciones arqueológicas, antropológicos y de rituales funerarios. Se supo entonces que eran dos varones de unos 40 años de unos 8.000 años de antigüedad, que medían 1.66 y 1.63 centímetros respectivamente. No presentaban caries en los molares y sí las características propias de usar la dentadura como tercer brazo para preparar pieles, tensar los arcos y trenzar cuerdas y fibras. Braña 1 tenía signos de haber sufrido un politraumatismo y en Braña 2 se encontraron indicios de artrosis. Pero se desconoce la causa de su muerte.
El arqueólogo de la Junta tomó contacto con el equipo de Biología Evolutiva del CSIC y aunque en un primer momento no se afrontó, con posterioridad se decidió intentar lograr la secuenciación del genoma con muestras obtenidas en los molares de ambos individuos. Sólo fue posible hallar el genoma con el individuo bautizado como Braña 1. De esta manera se obtuvo el genoma humano completo de la etapa pre-agrícola.
Actualmente, el equipo del CSIC colabora con otro grupo de Estados Unidos para obtener más copias del genoma del mesolítico leonés. Se han logrado 3,4 copias en la primera fase y se aspira a conseguir hasta 30 lo que multiplicaría su calidad de cara a nuevas investigaciones «más finas».
De momento, La Braña 1 es el «genoma de referencia del Mesolítico: dentro de 100 años seguirá siendo la referencia», añade el investigador para quien el conocimiento del genoma tiene «el valor de que nos sirve para conocernos a nosotros mismos». La Braña 2, bautizado Ataúlfo por sus descubridores, está algo peor conservado por encontrarse el esqueleto dentro de una poza de agua. Uno de los retos que tiene el equipo de Lalueza-Fox es «genotipar posiciones que sean variables en los europeos actuales» para conocer la mutación concreta —un nucleótido u otro— que dio lugar a los ojos azules.
Todavía hay muchas incógnitas que despejar. El equipo de investigación de Harvard señala que con el nuevo estudio se ponen sobre la mesa nuevas preguntas importantes para analizar en futuros trabajos sobre el ADN antiguo. «La primera cuestión concierne a dónde y cuándo los agricultores del Próximo Oriente se mezclaron con los cazadores-recolectores europeos para dar lugar al EEF» (early european farmer- primeros agricultores europeos), señalan en Nature.
La segunda incógnita a desvelar en futuras investigaciones gira en torno a cómo los ancestros del europeo actual adquirieron su primera ascendencia del ancestro del norte de Eurasia.
«La discontinuidad en el centro de Europa durante el Neolítico tardío (hace 4.500 años) asociado con la aparición de tipos de ADN mitocondrial ausente en anteriores agricultores y cazadores-recolectores plantea la posibilidad de que los ancestros del norte de Eurasia pudieron aparecer en este momento», añade el estudio.
Por último, los investigadores subrayan que «será importante estudiar antiguas secuencias del genoma del Próximo Oriente para proporcionar conocimientos sobre la historia de los euroasiáticos de base».
La publicación cita al hombre de La Braña, en el norte de España, y el estudio que se publicó en enero en la misma revista, que abrió el camino para revelar el origen del genoma antiguo del europeo moderno y el impacto demográfico de la llegada de los agricultores en el Neolítico.
El hallazgo de La Braña-Arintero constituyó una novedad muy importante para el conocimiento de los últimos grupos de cazadores-recolectores posteriores a la era glaciar.
Asimismo, podría echar por tierra teorías como la que se venía sosteniendo hasta ahora por prestigiosos científicos como Germán Delibes sobre un supuesto vacío poblacional en la cuenca del Duero entre el Paleolítico Superior y los primeros agricultores y productores del Neolítico. «Abre una perspectiva muy alentadora en lo que hace referencia a la búsqueda de las evidencias habitacionales de estos grupos humanos en la Cordillera», apunta el estudio publicado por el Museo de León.

Fuente: Diario de León:
http://www.diariodeleon.es/noticias/afondo/el-hombre-leones-mesolitico-tiene-parientes-en-suecia-luxemburgo_927531.html